– Un fragmento de una novela histórica, acerca de unos enigmáticos tapices que frecuentan una dama y un unicornio -

octubre 1, 2005

Tracy Chevalier

—Repasemos unas cuantas cosas mientras esperamos la llegada de Monseigneur.

—¿Le han gustado los dibujos? ¿Los ha elogiado mucho? (…)

—Se han de hacer seis tapices para decorar las paredes de la Grande Salle, n’est-ce pas? Dos grandes, cuatro un poco más pequeños. Y siguen el proceso de la seducción del unicornio por la dama, n’est-ce pas?

—Me parece que se reconocen aquí sugerencias de los cinco sentidos. La dama que toca el órgano para el unicornio sugiere el oído, por ejemplo. Y la mano que descansa sobre el cuerno del animal representa sin duda el tacto. Aquí… la dama teje claveles para formar una corona y eso es el olfato, aunque quizá no resulte tan obvio. (…)

—Las novias llevan coronas de claveles. La dama está tentando al unicornio con la idea del matrimonio y el lecho nupcial. No representa el olfato.

—Pero ¿te das cuenta de que puedes incorporar fácilmente los sentidos? Haz que el unicornio huela los claveles. U otro animal. Y en el tapiz en el que el unicornio descansa en el regazo de la dama, podrías hacer que le mostrara un espejo, para representar así la vista.

—Veamos, tienes la dama con la mano en el cuerno del animal, y eso es el tacto. Cuando toca órgano es el oído. Los claveles, el olfato. El espejo, la vista. ¿Qué es lo que queda? El gusto. Nos faltan dos tapices

—Por supuesto el fondo se llenará de millefleurs, … Los tejedores de Bruselas harán el dibujo: es su especialidad. En los dibujos sólo está esbozado. (…)

—Como veis, es posible mirarlos en este orden. Primero la dama se pone el collar para seducir al unicornio. En el siguiente toca el órgano para atraer su atención. Aquí da de comer a un periquito y unicornio se ha acercado más, aunque todavía mantiene la posición rampante y la cabeza vuelta. Casi está seducido, pero necesita más tentaciones.

—Luego la dama teje una corona de claveles para una boda. Su propia boda. Como podéis ver, el unicornio está tranquilamente sentado. Por fin el unicornio se recuesta en el regazo de la dama y los dos se miran. En el último de los tapices lo ha amansado y lo sujeta por el cuerno. Como veis, los animales del fondo están ahora encadenados: se han convertido en esclavos del amor. (…)

El unicornio y el león sostienen banderas y estandartes de Le Viste en todos los tapices.

—Deseo señalaros, monseigneur, que en todos los casos el unicornio está acompañado por el león, como representante de la nobleza, la fortaleza y el valor,

—Quiero astas en punta. Hay demasiadas mujeres y flores en estos tapices. Las astas han de tener aire militar, y algo más que nos recuerde la guerra. ¿Qué sucede con el unicornio cuando la dama lo captura? (…)

—No lo lleva la dama hasta el cazador que cobra la pieza? Deberíais añadir otro tapiz para completar la historia. (…)

—La tienda ha de ser muy grande y deberá estar en uno de los tapices de mayor tamaño. La dama con las joyas o la dama con el periquito. ¿Qué preferís, monseigneur? (…)

—Se puede insinuar, por ejemplo, la caza o, si se prefiere, la batalla, con las lanzas (un toque muy adecuado, monseigneur, si se me permite decirlo), los escudos guerreros que el dibujante ha sugerido que se añadan, y tal vez algo más. ¿Qué tal una tienda, como la que se instala en las batallas para el Rey? Eso nos recordaría al Rey además de la guerra. Pero, claro está, quizá fuera demasiado sutil. Quizá fuera mejor un cazador que matara al unicornio. (…)

—Pero estaba pensando más en una divisa para una batalla. Algo para indicar que se trata de una batalla por amor.

—Pardon, monseigneur. (…) he tenido una idea. ¿Qué os parece “A mon seul désir”? Significa…

‘La dama y el unicornio’

- TRACY CHEVALIER –

One Response to “– Un fragmento de una novela histórica, acerca de unos enigmáticos tapices que frecuentan una dama y un unicornio -”

  1. kasandra Says:

    sabbat said…

    Los tapices de “La dama y el unicornio” han fascinado a expertos y aficionados durante siglos. En cada uno de ellos, una elegante mujer y el mítico animal se encuentran en un islote de hierba rodeado de flores. Pero poco más se sabe sobre ellos… El seductor Nicolas des Innocents ha recibido el encargo del noble parisino Jean Le Viste de diseñar unos tapices para su gran salón. Mientras Nicolas mide las paredes, conoce a la hermosa hija del noble y nace entre los dos una pasión imposible para la época. Tracy Chevalier, la famosa autora de “La joven de la perla”, lleva a los lectores al momento de la creación de la obra de arte, dando vida a los hombres que la diseñaron y crearon, y a las mujeres que influyeron en ellos. La historia y la ficción se entrelazan en un tapiz literario de ambiciones, deseos y hechizo artístico que rivaliza en belleza con la obra que lo inspiró.

    TRACY CHEVALIER
    La dama y el unicornio
    Editorial Alfaguara
    312 páginas-

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Conclusión escrita en algún lugar de la red (perdí esa referencia):
    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Hacía tiempo que no leía una obra semejante. Es raro encontrar alguna novela histórica que no trate temas trascendentales o de grandes personajes sino que trate de centrarse en algo mucho más simple, pero no menos hermoso e interesante. La dama y el unicornio lo hace, y lo hace bien.

    Nos encontramos ante una novela eminentemente romántica. Los personajes giran alrededor de la confección del tapiz, pero la historia de sus protagonistas principales es una historia de amor, desengaños e imposibles. Además de conocer todos los detalles de la manera de tejer este objeto de adorno tan usual en el Renacimiento, nos adentraremos en las vidas de quienes trabajaban incasablemente para terminarlo: desde el pintor que lo diseñaba hasta el maestro del taller (lissier) y cómo afecta su confección a todos ellos, pudiendo llegar a cambiar su vida para siempre.

    Tracy Chevalier se sabe desenvolver a la perfección con este tipo de historias, como ya ha demostrado con su anterior producción literaria (‘la muchacha de la perla’, por ejemplo). Maneja los temas amorosos con soltura y sensibilidad, sin cursilerías y estridencias, lo cual es realmente complicado. La versión de los personajes es íntima y cada uno tiene una personlidad muy definida -a lo que, sin duda, ayuda el hecho de que cada capítulo esté narrado en primera persona por uno de ellos-.

    Por contra, este tipo de obras tiene el problema de que el ritmo con el que están narradas suele resultar uniforme, lo cual puede resultar un poco cansino: no hay un momento en el libro en que la tensión se dispare, aunque hay situaciones que dan pie a ello.

    En definitiva, nos encontramos ante una novela histórica-romántica de buena manufactura. Es entretenida y está bien llevada, con las dosis justa de sensibilidad, amor y desencuentros. Aunque no resulta sobresaliente, sí es hermosa y merece la pena abrir sus páginas y adentrarse en ellas. Si la tuviera que describir en una palabra sería, sin duda alguna, “bella”.

    Sinopsis

    El seductor artista, Nicolas des Innocents, ha recibido el encargo del noble parisino Jean Le Viste de diseñar unos tapices para su gran salón.

    Mientras Nicolas se encuentra en la estancia realizando las medidas, conoce a la hermosa hija del noble y nace entre los dos una pasión imposible para la época.

    A partir de este momento conoceremos las vidas de los personajes que rodean la confección del tapiz y cómo les afecta ésta.

    Los tapices habían viajado mucho desde que fueron exhibidos por vez primera en el palacio de Jean le Viste, que fue quien los encargó. Perdidos en el tiempo, fueron redescubiertos en 1841 por el escritor Próspero Mérimeé, a la sazón inspector de monumentos históricos.La gran escritora George Sand, amante de Alfredo de Musset y Federico Chopin, se convirtió en su defensora y escribió artículos de prensa y alguna novela sobre ellos.

    Ambiciones, odios, y extrema pasión circularán alrededor de una obra de arte mayúscula. Claude le Viste recibe el flechazo de Cupido cuando ve a Nicolas. “Mon seul désir… Ese es mi hombre. He pensado en él a todas horas de todos los días desde que lo conocí… “. ¿Será Claude la dama que seduce al unicornio?
    Saturday, October 01, 2005 10:29:00 AM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s