‘Miel y leche hay debajo de tu lengua’ (CANTAR DE LOS CANTARES)

julio 17, 2008

Y ya por acordarse de cosas que te dicen los hombres... y que igual son verdad o no…

Hace algunos meses… uno me dijo que el emperador Carlomagno olía muy rico, a miel. Porque consumía mucha. Quizá el glorioso fuera goloso. Y aquel ni que lo hubiera olido… Y es que batallas con leyenda, gracias a esa malaputa que es la historia (lo digo porque hay quien dice que se prostituye con enfática facilidad), las tenemos por doquier. Véase sino la añadida del bosque de las lanzas y las cincuenta mil doncellas

Ahora bien, lo que si puedo jurar… es que de lo que se hace pasar uno por el gaznate como trova se lo huelen los demás. Por ejemplo, yo con aquel tratamiento de borraja y no recuerdo que otra perla herbal… ¡ah sí! onagra, purificadores de la sangre y me dijeron de aquella… que especialmente recomendados en ”procesos menstruales dolorosos” e irregularidades varias. Pues maldita la gracia que me hizo: rompía a sudar a mares a poco que me moviese, y encima parecía que me había estado rebozando con un menda lerenda, o sin falta de él, por un prado. A ”casi” hermana ”vaca” atufaba y ninguna gracia que me hizo el tema aromático.

Luego ya, más curiosidades de la miel no las cuento porque me las ha ahorrado el Sabadell. No me vaya pasar a mí con él como a él con el Muiño, que hasta las comas, en ciertos temas se las calca. ¡Ay no, perdón! Es que a veces, parece ser que escriben juntos artículos sobre fantasmas, para el MUY. Yo esto del pájaro lo vi en una serie documental que se llamaba los secretos de la comunicación; aunque pensándolo bien deberían haberlo llamado ‘los milagros’. Porque no sé como todavía quedan hermanas aves que se fían de los humanos con tanto pajarraco y morrudo que anda suelto.

Links:

- A la miel de la imagen.

- Al CANTAR DE LOS CANTARES.

Tú ”kasandriña” ;)

One Response to “‘Miel y leche hay debajo de tu lengua’ (CANTAR DE LOS CANTARES)”


  1. [...] dejaba de mentarlo y de recordarnos su leyenda e importancia descomunal. Algunos, incluso dicen que su olor era el de la miel, si Lamb relata esto se me pasó desapercibido. Yo, la pequeña decepción que sufro, con esta [...]

Los comentarios están cerrados.