– La margarita dijo: ‘Sí, quítatelas…’ (-iii-)

diciembre 22, 2002

PRINCIPIOS DE UNA METAMORFOSIS

(segunda parte del miércoles)

Me había equivocado. De repente como una oleada a traición llegó él y me inundó el torrente sanguíneo de deseo, ansias, prisas y me despojó de cualquier vestigio de paz. Y eran sus manos pulsando los resortes de mi cuerpo las que lo ocupaban todo y me arrastraban en una dirección hacia la que en aquellos momentos me era imposible dirigirme. Me llamaba, su voz pensaba en mí. Lo sentía. Pero era demasiado temprano, no podía reclamarme ya… Me había comprometido a recoger a la niña de Nora y no podía dejarme escucharlo aún. Eso es, ponte seria contigo misma (me dije). Pero todo mi cerebro se había detenido y no era capaz de articular ninguna idea que no fuera relacionada con él. Era su voz la que había tomado el mando de mis pensamientos y parecía querer fijar mis rumbos y mis coordenadas pero no hay viento capaz de arrastrar una voz por entre dos kilómetros de calles transitadas de ciudad… Antes, al principio, hace años, cuando comenzó a sucederme esto de sentirle hablarme así… me daba miedo estar volviéndome loca. Entonces yo intentaba tapar, de alguna manera imposible, mis oídos para vetarle porque necesitaba luchar contra él: no quería quererle si antes él no me quería más a mí. Quería conseguir verlo rendido a mis pies y derrotado antes de entregarme a él que era lo que más deseaba yo. Esa fue una primera fase. Me imagino que la del superviviente. Él decía que la vida era una selva… Luego cuando me di cuenta de que jamás se rendiría, que antes muerto… comencé a valorarlo el doble y me conformaba con firmar un armisticio con él, ya no quería sólo una tregua con la vida. Estaba eligiendo y estábamos hablando de condiciones y él tampoco estuvo dispuesto en principio (me dijo que cuando él quisiera, que tenía que ser él…) y cuando quiso, la que no quise fui yo… No sé, vi una brecha, supongo, y creí que podría escapar de él… El pacto con los aliados no se acababa en el fracaso con ‘Aguilares’, por ejemplo (que me falló a pesar de todas las esperanzas que había puesto en él para que me rescatase de ‘Saulo’. Primo jamás me creyó… Sabía que yo pertenecía a Saulo); Pero creí haber encontrado un mundo sin fronteras, sin límites para mí: existían tantos hombres del otro lado de la pantalla tan fascinantes, tan cultos, tan inteligentes, tan … ¡Tonta de mí!. Lo que hace especiales y necesarias a las personas no era eso que yo había valuado de más por no haberlo tenido al alcance de la mano en ‘mi mundo’. Mucho lloré yo, la noche que leí ‘El principito’ cuando llegué al asunto de el zorro y lo de la domesticación… (fue el 10 de junio, justo tres días después de haber tenido aquella aventura con un desconocido en una habitación en penumbra; aproveché a leerlo cada vez que el ordenador se me quedaba colgado por un virus que le entró esa noche y tardaba unos cinco minutos en arrancar y lo arranqué más de 20 veces, señor… )

‘- El tiempo que perdiste por tu rosa hace que la rosa sea importante
– El tiempo que perdí por mi rosa… ‘dijo el principito, a fin de acordarse”

El tiempo que perdí yo contigo… (decía yo para mí pensando en él, en el hombre del coche). ¿Se acordaría él de cuando lo amenazaba y le decía que no pensaba perder más el tiempo con él y seguía un año y otro ‘perdiéndolo’ Por eso lloraba…

‘Los hombres han olvidado esta verdad ?dijo el zorro-. Pero tú no debes
olvidarla. Eres responsable para siempre de los que has domesticado.
Eres responsable de tu rosa…

– Soy responsable de mi rosa… ‘

¡Maldita sea! Eres responsable de mí… (gritaba llorando para mí aquella noche). Supongo que aquella noche comenzó mi viaje de regreso a la realidad. Había perdido tanto tiempo luchando contra él… Y justo cuando atravesaba por debajo de la ventana de la habitación de hotel en la que estuve con aquel ex-director general del partido popular que me enseñó que se puede ser altamente inteligente, sensible y culto, mundano, cosmopolita, libre pensador, polifacético y políglota, planificador, hipertitulado y un amante excepcional y sin embargo ser solo un hombre muy vulgar para ti, del que él dice que eres excepcional; pero él uno más, sólo otro como todos los demás… bueno pues cuando justo pasaba por debajo de esa ventana (Sí, a menudo me hago esta reflexión al pasar por allí) camino a las escaleras que dan a las escaleras donde debía esperar a la hija de Nora sonó el teléfono móvil y era Nora; Abandonaba la consulta en aquellos momentos. Me dijo que la segunda vez que entró a ver a Tomás, él ya no se demoró en absoluto y todo fue visto y no visto y que venía a nuestro encuentro. ¿Dónde estás? (preguntó) Al lado del Centro de Salud (mentí) ¿por qué mentí? Porque me dio vergúenza que ella supiera que me había perdido en mis reflexiones y no había apurado tanto el paso como prometía mi marcha… Cuando colgué salí del ensimismamiento a punta pies y aceleré la caminata. Observé que Primo aún estaba en su consulta pero no me detuve ni un segundo. ¿Le habré querido tanto como pensaba o habrá sido otra trampa de mi mente? Recordé cómo lo elegí una mañana… Nunca creí que estuve perdiendo el tiempo con él, o dedicándole mi tiempo. El concepto tiempo no importaba con ‘Aguilares’. Tampoco existían los celos. Yo celos sólo los he padecido por Saulo. Pero celos propiamente dichos, celos enfermizos, celos hasta de las sombras… Una cosa verdaderamente grave de la que no sé como voy a librarme. Bueno, sé que no puedo librarme; sólo puedo evitar que él no los sufra por mí con la esperanza de que él tampoco quiera que yo los sufra por él y aprendamos a cuidarnos. En teoría si una sumisa es buena con su amo… su amo se encarga de que a ella no le falte de nada. Lo he hablado con muchos. Me he informado muy bien. He llegado a comprender lo que sienten ellos en su relación con sus sumisas y esclavas. Incluso ‘amo negro’ me dijo que una sumisa por la que hay sentimientos es el bien más preciado de su señor. ¿O no le rompió a él aquella mala puta cuando lo abandonó? Lo de mala puta me lo dijo él. La llamaba así porque era muy puta, la más puta, la que más quiso… así me lo escribió. Todo depende de los sentimientos. Eso dicen todos. Ninguno lo llama amor. Ninguno dice que estuvo enamorado. Hablan de sentimientos. Lo importante no es el estar enamorado, o el ser capaz de estarlo, o el no ser capaz… No. Son los sentimientos los que mueven el mundo. Incluso ese llamado desapego…

En cinco minutos Sara, la pequeña de Nora apareció por las escaleras a cuestas con su pesada mochila y su cara de corazón, y su negro cabello ensortijado, y su abrigo morado con caperuza. No me vio. Observé por tanto desde una posición privilegiada como crecían firmes los brotes de su autoestima. Se integraba en el círculo de madres y niños sin aspavientos, ni complejos, sin chirridos. Como un engranaje engrasado en el sistema pero un engranaje con personalidad. Sara es muy suya. Lo ha sido siempre. No le gusta que le den prisas y no se lo consiente a nadie. También es muy sensible pero creo que su sensibilidad es más estética que emocional. Un día tuve un coqueteo con su tierna primavera. Pero fue una tierna primavera que duró poco. ¿Qué quiero decir? Quiero decir que es profundamente inteligente y que su inteligencia está reñida con su inocencia. ¿A qué llamo entonces coqueteo? A que mi niña interior se coincidió con la niña que ella fue, una tarde, hace años. Tiene diez años pero es muy madura, entonces tendría cuatro. No creo que su niña interior se salve del crecimiento. La observo pero esa parte no se la veo. Quizás los niños que han crecido en la confianza de sus hogares evolucionen diferente a los niños que no nos pudimos permitir ser niños porque desde bebes fuimos víctimas. Desde mis primeros recuerdos siento la necesidad de esconderme y de encontrar quien me proteja…

La llamé a gritos varias veces pero no me oyó. Los niños que estaban con ella si me escucharon pero como no debieron relacionarme con ella, nada le dijeron. Tuve que cruzar y entonces sí, y vino a mi encuentro aunque no le cogí la mochila como otras veces porque cuando voy vestida (es decir, vestida como iba; abrigo largo, falda, bolso en la mano, paraguas; vestida aparatosa) me molesta cargar con peso. Me recriminé el egoísmo pero no lo hice. Menos mal que llegó Nora con su merienda y a tiempo (ni un par de minutos tardó) y se la tomó. Esa mochila tiene un peso endiablado.

Bajamos por el lado del centro de salud. Vale, fue porque quise yo pero no de la misma manera que antes, cuando Primo me gustaba casi tanto como Saulo. Bajamos pero porque me sentía feliz y es algo que él debería de saber, que Saulo me hace feliz, que he aprendido a vivir con mi enfermedad, que ya no deseo ser rescatada, que no necesito que nadie me rescate de él. ¿Y eso qué demuestra? ¿qué no paso realmente de él, qué me sigue importando? ¿y qué? Nunca dejará de importarme. Nunca volverá a ser otro más como los demás. Le he querido. Le he querido mucho. Me ayudó mucho. Me ayudó una inmensidad, escribirle todo lo que le escribí. Mi corazón se limpió de odio gracias a él. Pero ya no es lo mismo, no, no mientras Saulo me quiera con él. Siempre fue Saulo el que tuvo todos los triunfos en la mano. Y Primo lo sabía…

Y Sara sigue con lo del ‘No sé yo, no sé…’ que le he enseñado a decir y que yo a mi vez aprendí de ‘alguien’. Una expresión ¿inquietante tal vez?. Creo que Sara llegará a ‘leer’ en la gente… Y en la consulta de Primo seguía habiendo luz. Sara tenía que ir al baño así que paramos en la cafería que hay en la esquina del hotel. Aguilares de fijo que bajaría por allí en breve y le dije a Nora:

– En cuanto lo vea pasar voy a salir a la calle y voy a decirle:
¿Sabes lo qué te digo? Que tienes cara de aburrido… y volveré a entrar.

Y Nora me contestó:

– Ni se te ocurra hacer eso estando conmigo.

Me dio la risa. Me trata como a una niña… Como a Sara

– ¿y por qué no? (le pregunté).
– Porque no esta bien (fue lo que se le ocurrió argumentarme)
– Pues precisamente por eso voy a hacerlo. ¿Desde cuando me preocupo
yo de hacer lo qué está bien?

Pobre Nora. Se quedó sin argumentos… Yo creo que tampoco a ella le llama tanto la atención Aguilares desde aquel día que entró en su consulta y yo me quedé fuera. ¿Los deseos se cumplen, no?. ¿No había deseado ella que fuera su médico? Es de esos hombres a los que hay distancias que no le sientan bien y yo lo sabía. Aquel día tuve una de las mayores satisfacciones de mi vida. Eso era dignidad, lo mío; no esa comidilla de centro de trabajo que a lo único que se dedicaban era a rumorear. No he acabado con ellos. No, con ellos no. Aún voy a darles mucho de que hablar… Pero como en aquel momento Sara había ido al baño y Aguilares podía pasar en cualquier minuto, pues … la margarita dijo no, sin deshojarla y yo no fui al baño a quitarme las bragas. Fue un café relámpago sólo para que fuese Sara porque teníamos que llevarla a clase particular de inglés antes de las seis. Y allí que nos fuimos, yo abrazada a ella, sometiéndola debajo de mí, como si tuviera alas y ella fuera un polluelo y yo me hubiera vuelto, de repente, gallina clueca ( Me apeteció hacerlo porque me invitó al cine. Me surgió de dentro. Nunca toco sin ganas. Iba a ir con su madre este sábado que ya pasó. Iban a ir las dos solas en plan ‘tarde para ellas’, sin papa y el hermanito pero me dijo que no le importaba si me unía, a ellas, yo. Todo un obsequio. No sé, me despertó la ternura…) y ella contándome la historia de Harry Potter hasta que llegamos al portal de la academia sin soltárseme. Sin ser muy afectuosa de manera física, que niña tan cariñosa es…

Pero cuando la dejamos me dio tal crisis de ansiedad que creí que me moría. Quería caminar en la misma dirección de Nora y era incapaz. Los pies se me negaban y tenía que hacer un esfuerzo grande para avanzar. Ahora teníamos que ir a buscar a Santi. Llegaba a la parada a las 18h15′, en el autobús que lo traía de la guardería. Tiene 18 meses y energía como para acabar con cinco o seis como nosotras en una mala tarde pero es un niño riquísimo… Nora estaba muy seria. Algo la había trastornado en la consulta del oculista. Le dije: ‘Te he visto ya tantas veces perder las ilusiones…’ Pero ella siguió enfocándolo por el tema de su visión: que si había perdido vista, que si con el tiempo quería someterse a una aberronometría para estudiar lo de volverse a operar, que si … No te desmorones (le repetí). Estás como aquella noche en que bullías de emociones y alegría y te viniste abajo cuando Javier no quiso venir a visitarte… Caes en picado y entonces te torturas. Y asintió. Entonces le dije: Mira Nora, lo siento mucho pero tengo que irme inmediatamente. Lo hablamos en otro momento pero tengo que ir a verle como sea. No aguanto más. Ella me asintió comprensiva y me dijo: venga vete que por hoy ya abusamos bastante de ti y Santi me dio un beso y apuré el paso por las calles de mi ciudad esta vez en la dirección exacta hacia la que me arrastraban las mariposas que viven en la azotea de mi vientre. Menudas inquilinas más inquietas que tengo pero que haría yo sin ellas…

Serían las siete menos cuarto cuando abordaba el filo de la calle que va a dar a las instalaciones deportivas. No tengo conciencia alguna de haber visto a nadie en especial, o de haber tenido pensamiento alguno en concreto, o de… Nada, nada desde que dejé a Nora frente al edificio de la moneda. Nada y soy hasta incapaz de hilvanar ni una mísera coma en una de mis hipotéticas oraciones. Nada, casi media hora de trayecto andado se ha borrado como si fuera la cinta de un videocasette que ha grabado una carta de ajuste sin voz en el medio de donde antes hubo una película. Nada hasta la alambrada pero él no estaba sobre el asfalto. Sólo estaba Calabacilla en la otra pista. Y su coche tampoco estaba por ninguna parte. Caminé hasta el final con la esperanza de que estuviese aparcado en la esquina de la calle transversal en dirección hacia arriba como siempre que tiene previsto irse conmigo pero tampoco. Bueno tranquila, no te inquietes (me dije). Pase lo que pase no dejes que se te altere el ánimo. No es importante. Contrólate (insistí para refrenar la reacción emocional de carácter negativo que suelo sufrir en estas circunstancias). Pero es que si no se había molestado en traer el coche eso quería decir que no tenía deseos de mí…. Menos mal que le vi derecho en la ventana de la conserjería mirando impaciente hacia el exterior, hacia mí que cruzaba las puertas; más que verle, le sentí con la necesidad de llamar, el mismo, mi atención sobre sí y le miré intensamente pero oblicua, con ese tipo de mirada con la que se tienta a las connivencias; como insinuándole: ¿ves? He venido a verte sin bragas como a ti te gusta. Y tenía que lanzarme escaleras arriba a desprenderme de las malditas bragas como fuese pero cuando crucé las puertas allí estaba el grupo de madres y de chavales con Gonzalo, mi compañero; ya habían salido de la piscina y no me quedó otro remedio que cruzar con ellos unas palabras pero ¿por qué diablos no me las había quitado antes?. Y pasó justo por delante Saulo que creí que iba en dirección a los baños y me dije: pues ahora no puedes subir porque si te intercepta menudo fraude que vas a ser; pero torció hacia el exterior y se encaminó hacia las pistas. Entonces sí, aproveché a subir unos momentos. Y la verdad… no hacen falta más de diez segundos para despojarse de unas bragas. Eso sí, aproveché a mirarme en el espejo y bebí unos sorbos de agua. Estaba acalorada y tenía las mejillas sonrojadas. Sonreí.

Cuando bajé por las escaleras hasta el hall ya me encontraba muy excitada. No sé que puede cambiar el llevar un triángulo de tela de más o de menos, algunos son más escasos que otros, incluso algunos inexistentes pero algo es indudable que cambia. Y volví a detenerme con el grupo. No sé que me dijo Gonzalo. Yo estaba tan pendiente de los pasos de Saulo que no podía prestar atención a más nada… y vi que regresaba por la puerta y toda la sangre del cuerpo quiso alzar el vuelo por el pecho. Luego sentí el impacto entre las sienes y luego el torrente sacudió como un látigo el cauce mojado que se había formado entre mis piernas. La respuesta de estrés se había disparado a pesar de que tenía a Eva, una síndrome de down encantadora, abrazada por los hombros y traté de que ella no se diera cuenta. Nadie que no haya vivido la pasión puede entender de lo que hablo… Mi voluntad quedó por completo anulada al observar como él se dirigía al sótano del edificio y como le dejaba dicho a la conserje morenita a donde iba para que supieran como localizarlo o no lo buscasen … No sé; aún no sé leer en los labios pero en aquel preciso momento sé que cegué y le seguí ciega creo que sin articular nada coherente más allá de un ‘ disculpadme pero tengo que irme ahora’. Él me miró y yo era como un resorte suyo que se plegaba a sus movimientos. Entre él y yo siempre existieron unos hilos incomprensibles que yo me había empeñado en controlar primero y más tarde, ante lo imposible del hecho, en romper…

Pasé por delante de Alejandra esbozando una sonrisa medio nerviosa por si se percataba de mí pero encontré serenidades sin juicios en aquella expresión suya que se dejó puesta como para hacerme más sencillo el paso siguiente, el traspiés. No quiso prestarme atención conscientemente. Algunas mujeres entendemos sin demasiadas explicaciones lo que es el amor… a lo que obliga el amor. Y lo que son los celos: también creí que había estado con ella. Yo no sé si a él le sucede como a mí y piensa que he estado con todos, con cualquiera, y que si no he estado podría estarlo… pero creo que sí, que le sucede como a mí. ¿y quién es capaz de relajarse en ese ‘estado de sitio’ si a cada minuto puede darte cualquiera, la sombra de cualquiera, el alto para pedirte los papeles o el santo y seña y tú sin ‘salvoconducto’ y por supuesto sin papeles… Se vive mal desconfiando y queriendo. Así es lógico que nos neguemos a querer y que nuestro cerebro nos convenza de que en realidad no queremos pero ay, ay del cerebro… ¿qué puede el cerebro después de todo cuando dos se quieren? Yo he dejado de desear que él se enamore de mí. Me conformo sólo con la verdad. Me conformo con sus sentimientos, los que sean porque sé que no se puede luchar contra ellos. Cuando existen acaban surgiendo. Cuando no existen nadie puede inventárselos; sólo fingir que los tenemos…

One Response to “– La margarita dijo: ‘Sí, quítatelas…’ (-iii-)”


  1. <<El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos los caballos>>.

    PLATÓN -, siglo IV

    .

    ¿Esto te hace pensar como a mí lo que me hace pensar a mí? Es para que lo valores… yo partí hacia un camino francés [este fue su primer arcano: hay una tirada en él, una tirada esperándote…], camino a Santiago, con los arcanos mayores de un Tarot y fue así porque tras casi tres décadas de contacto con la baraja (para conseguir mi primer Tarot tuve que robar dinero durante meses, tenía entonces 13 años) quería averiguar en qué podía ayudarme, a qué podía conducirme y jugué un juego vivo a través de esa travesía de 40 jornadas y regresé a mi hogar con tan sólo un arcano en mis manos. El número XVII.

    EL TAROT EN EL CAMINO DE SANTIAGO

    .

    Ese camino, hoy, en el invierno del 2012 he comenzado a transmutarlo, por medio de la alquimia de la voz, del que se está leyendo la propia narración, que fue relatada sí, hasta un punto pero que no se concluyo, ya que el camino es una energía viva y trascendente, que va entregando la energía de sus lecciones, lentamente, con el transcurrir del tiempo… Lo que sigue ya es una copia de una página que aquí hubo desde el principio y que a partir de ahora ya no podrás encontrarte cuando nos visites, a mí y a los caminos y a las voces que perduran aquí… Sin embargo, si tú descubres esta entrada y quieres jugar como ya te he señalado… aunque sutilmente… yo estaré ahí, imagino, mientras no me encuentre en el camino o mientras me encuentre todavía en él…

    .

    .

    .

    EL TAROT (Diccionario de los Símbolos)

    Triunfos fue el nombre que en sus orígenes recibieron los arcanos mayores del Tarot. Algo que los príncipes y señores de las cortes de Lombardía (comenzó ahí) encargaban pintar a los artistas y posiblemente inspirado en un poema del mismo nombre y firmado por Petrarca. El medievo iba a dejar paso al renacimiento y ésta será una de sus manifestaciones.

    .

    EL TAROT DE LA EVOLUCIÓN

    [o la paradoja de un Camino Simbólico]

    pero no debes hacer ningún caso a la publicidad…

    el Sistema la incluye porque se escucha a Dido de fondo y eso lo autoriza…

    .

    Profundizaremos, en los próximos meses, en estas nociones… y procuraremos hacer un recorrido por el libro que es la baraja, incluidas sus cuatro cortes.

    .

    EL LOCO DE LE MAT CHEMIN -primera parte –

    [Tarot del Camino de la Evolución]

    .

    [14. FEBRERO. 2012. Yo el Tarot me lo llevé al Camino, al francés primero, un Rider-Waite y que comienza aquí, con la ETAPA DEL MAGO, y luego al del Norte un Marsella… y jugué con él en vivo y aprendí a través de él quizá pero sobre todo de mí…]

    .

    21. 7. 2011. Si ya conoces los significados tradicionales asociados a los arcanos… quizá te interese avanzar conmigo en esta otra dirección trascendente: Te sugiero que comiences por LA LECTORA – II – Visconti-Sforza. Pero debes saber que, por fin, están siendo introducidos, primero, los arcanos menores de la bajara Rider-Waite

    .

    Esta baraja fue creada hacia 1910 por Arthur Edward Waite, antiguo miembro de la Golden Dawn, en colaboración con el editor londinense Rider; y pictóricamente realizada por una joven artista americana, Pamela Colman-Smith, también antiguo miembro de esta orden.

    .

    El diablo del Tarot Rider Waite.El Mundo del Tarot Rider-Waite.el arcano 17 o la estrella.el  tarot de la Templanza.la emperatriz del tarot rider-waite.

    .

    Tarot16 O LA TORRE HERIDA POR EL RAYO.El jucio o arcano xx.El Ermitaño Rider-Waite.La muerte Rider Waite.colgado..lOS ENAMORADOS.La luna rider Waite.

    El sol waite..El carro Rider Waite.The fool o el Loco Rider Waite.....

    .


    .
    .
    .

    .

    <<LA JUSTICIA SIN LA FUERZA ES IMPOTENTE. Y LA FUERZA SIN LA JUSTICIA ES TIRÁNICA>>

    – BLAISE PASCAL

    ....

    .

    ARTICULOS

    EL TAROT: una imagen del camino de la iniciación

    Los arcanos mayores del Tarot Rider-Waite

    Documental: la historia del Tarot

    TAROT DE LOS IMAGINEROS (o los tarots del ‘Misterio de Compostela’ – L. Charpentier-)

    De la relación entre el Sumo Pontífice y el Emperador: León III y Carlomagno a los Triunfos

    ..

    .

    El Camino del Loco (primavera 2009)

    .

    .

    .

    AS DE OROS (del Tarot del Camino)

    .

    Significado básico de los arcanos mayores

    .

    .

    ¿Quieres realizar esta tirada? ENTRAR

    .
    .

    actualización (12/ octubre/ o9): Lee atentamente el siguiente enlace:

    BIENVENIDO AL FASCINANTE MUNDO DEL TAROT DE MARSELLA (presentación de LE MAT y su enseñanza)

    Ejecuta las primeras instrucciones que se te facilitan en esa entrada (intenta responder -para ti mismo -en tu interior – a las preguntas esenciales que se te plantean) y regresa si quieres seguir adelante. Y recuerda la frase de Lao-Tsé << Un camino de mil kilómetros comienza por un primer paso>>.

    .

    ......................

    LOS 22 ARCANOS DEL TAROT DE MARSELLA(Marsella, 1760)

    Significados básicos de los arcanos mayores – (JAN GARBAREK- we are the stars)

    LOS ARCANOS MAYORES DEL TAROT DE MARSELLA 1760 (Nicolas Conver)

    2009 Noviembre 24

    4444 – BIENVENIDO AL MÉTODO DE LA CRUZ SIMPLE DESDE ESPAÑA

    2009 Noviembre 22

    EL REGISTRO DE LOS COLORES EN EL TAROT DE MARSELLA (códigos)

    2009 Noviembre 25

    DEL SIGNIFICADO SIMBÓLICO Y DE LOS NIVELES DE LOS 7 TERNARIOS DEL TAROT

    2009 Noviembre 26

    DEL SIGNIFICADO SIMBÓLICO Y DE LOS NIVELES DE LOS 3 SEPTENARIOS DEL TAROT

    2009 Noviembre 26

    .

    .

    EL TAROT COMO CAMINO INICIÁTICO: vías activa/solar y pasiva/mística

    2009 Noviembre 28
    .

    .

    .

    Significado de los arcanos menores de bastos o elemento creativo del espíritu (introducción)

    .
    .

    .
    Enlazado a:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s