Como fue enamorarme de él…

octubre 23, 2003

¿Cómo pudiste enamorarte de alguien así?
– ¿Enamorarme de alguien así? No comprendo…
– Sí, de alguien que se casa por dinero…

.

Celine DionAll By Myself

.

No me había enamorado de él el día que me dijo aquello.
– Es que con ella lo tengo todo: ya ha estado casada, ya ha tenido dos hijos y ¿sabes?, su padre tiene más de mil millones…
Me había enamorado de él un día, dos años antes. Me enamoré como una niña, cómo sólo se enamoran los niños: sin mentiras.

Primer Amor

‘El amor del niño es conmovedor porque el no sabe fingir, no sabe poner en escena sentimientos que no tiene. No se manipula a si mismo para manipular a los demás. Es sincero, transparente, sencillo y verídico. El niño sabe decir mentiras para evitar la presión de los mayores o para atraer su atención cuando se siente descuidado, pero no se miente así mismo sobre lo que siente ni miente a los demás. Por eso, cuando está enamorado, es tímido. Porque no sabe cómo reaccionará el amado ante su amor y no sabe cómo manipular sus propios comportamientos, no sabe cómo poner en escena los sentimientos que le sirven para seducir.’

‘El primer Amor’

F.Alberoni

Le había conocido en el verano de mis 18 años. Bueno, conocer conocer… no, exactamente no le había conocido, sólo le veía por el pueblo. Nunca fuimos presentados, nunca hablamos. ¿Se llama enamorarse a que ver a un desconocido súbitamente pueble de locas mariposas tu vientre? Creo que sí. Ahora y si me preguntas, no pienso que puedas llamar inmadurez ni a aquella forma de ser mía, ni a esta que es la misma que insisto en mantener a fecha actual y sin pronósticos de mejoría. No es inmaduro empeñarse, en la vida, en amar como se amó al primer amor… es valiente y adulto porque es una elección comprometida. Nadie llama niño a un niño como un insulto cuando se es niño… a los niños pretende insultárseles con esa definición cuando llegan a la adolescencia y se vuelven insoportables pero entonces… ya no son niños, son caricaturas de los adultos, y se pretende que lo sean que es peor. Pobres, patéticas y vulgares réplicas infantiles nuestras.

Cuando las vacaciones finalizaron y me vi de nuevo en mi pueblo, a 14 kilómetros del suyo y sin posibilidad de encontrarme con él a diario… idee un plan, porque talento para la intriga nunca me faltó, y eso me informa de que por aquel tiempo existía la atracción pero no el sentimiento. Es el sentimiento auténtico y profundo el que te hace necesitar ser irreprochable.

Mi mejor ”amiga” (nuestra amistad fue una amistad de ventana), mi vecina M., con la que hablaba diariamente (Yo vivía en el sexto y ella en el quinto. Ella se asoma por la cuarta ventana de la parte de atrás del edificio, su habitación, y yo por la tercera, la mía) le llamó. No me fue muy difícil localizarle por la guía telefónica. El concejo no era muy grande, unos veinte mil números de teléfono y sabía la calle y el número de su casa. Sólo tuve que comenzar despacito por la ‘A’ y resultó que se apellidaba Enol. ¿Lo que le dijo? Pues no lo sé, pero supongo que menos lo que yo hubiera querido que le dijese… cualquier cosa. El caso es que él se presentó aquella misma tarde en la zona de vinos de mi ciudad. ¡Qué emociones!. Era viernes y antes de irse, se acercó a mí y me dijo:
– Alguien me ha contado que te has enamorado locamente de mí. ¿Nos vemos mañana y hablamos de ello?

.
Cómo fue de sorpresa (de verdad que ya no me lo esperaba) y fue él quien me abordó a mí, yo reaccioné estupendamente. Estaba muy guapa. Mi amiga B. me había prestado una blusa roja con grandes ‘topos’ negros, drapeada y escote en ‘V’ y llevaba unos ajustados leggins negros y un recogido. No se lo negué y quedamos para el día siguiente a las cinco en punto de la tarde, la hora a la que mueren los toreros.
– Eres realmente encantadora -me dijo él antes de despedirse muy cerca del oído. Su barba recortada me hizo cosquillas en la mejilla.

.

Celine Dion : “I Can’t Help Falling In Love”

.
Aquellos cinco minutos que supusieron nuestra primera conversación hablada fueron de fábula, de una sencillez y una sinceridad apabullante. Fluíamos… Es curioso pero los había olvidado. He olvidado tantas cosas que desearía recordar…
Pero la noche fue espantosa. No pude conciliar el sueño ni un único minuto. Peor, mucho peor que eso; yo siempre he sido un tumulto de impulsos eléctricos bullendo descontrolados por mi cuerpo en plan bacante pero hasta aquella madrugada, la ansiedad nunca me había dominado hasta el punto de hacerme auténtico daño. Recuerdo los calambres, comenzaron en los pies hasta arrancarme gritos de dolor. Me asusté mucho y luego aún más, cuando ascendieron por las piernas y me retorcieron todo el cuerpo. No sé lo que viví en aquella madrugada. Quiero decir que no sé si tiene un nombre científico. Nunca se lo conté a nadie. Sólo a él al día siguiente, para explicarle porque era incapaz de articular palabra pero no creo que le resultara comprensible nada de lo que le conté a duras penas y para colmo de males me vino la regla.

.
Me sentía tan horrible que quería irme nada más verle. Fui a recogerle cerca de la parada del autobús. A ver, un ejercicio de memoria, para que voy a esconder que soy muy frívola: llegué vestida con un vestido azul turquesa recto y largo, acabado en pico cerca del tobillo, de bajo irregular. Ropa de diseño gallega de Ángeles Boada que mi abuela me compraba en la boutique de la madre de mi amiga M., que por cierto, era clavadita a Isabel Presley pero con tres o cuatro veces sus caderas. Una belleza sosa que estaba casada con un auténtico cabrón. El padre de mi amiga nos perseguía a todas, incluso a ella. Era un acosador.

– A ver, tranquilízate y cuéntame todo de ti.

Y se lo resumí todo en una frase compuesta.

– A los dieciséis un poli de 36 me violó y a los 17 aborté de mi novio. No hay más que decir
– ¿Y por eso odias al mundo?
– Nooo, yo amo…

.

Y entonces él se despojó de su máscara y se sinceró conmigo. Tenía veinte o veintipocos años cuando se fue a estudiar arte dramático a Madrid, abandonando sus estudios de náutica pero no corrió la misma suerte que Imanol porque no se dejó dar por el culo como él. Así me lo dijo. Más que eso, no pudo hacerlo por las circunstancias: se enamoró perdidamente de una mujer y sólo podía quererla. Ella se quedó embarazada y él deseaba que tuvieran ese hijo pero ella lo abortó sin tenerlo en cuenta. Dijo que no quería estropear su futuro escénico llevando la carga de un niño tras sus espaldas. Supuestamente él no podía tener hijos, le habían diagnosticado un cáncer de próstata mientras hacía la mili. Le dieron seis meses de vida y allí estaba conmigo tras más de seis años. Tenía 26.

.
Luego ella un día vino a visitarlo. Venía a despedirse porque quería pasar una última noche con él. Era una mujer afortunada, había encontrado por fin su papel estelar. Se casaba con un tío muy rico, inmensamente rico. Lo amaba a él pero… de esta forma iba a tenerlo todo en la vida. Luego podrían verse, ¿no? Ella viajaría. Pero no, así no. Él no quiso verla más. Había sido la última noche. Le pidió que se casaran y ella le rechazó. ¿Por qué tenían que casarse? No era necesario, se convertirían en amantes. Pero no, eso no.
– ¿Me escuchas? No es a ti sola a quién la vida ha tratado injustamente.

.

Tenía dos hermanos, uno de mi edad pero él mas pequeño de tan sólo cuatro años. Su madre lo había tenido muy tarde, demasiado tarde. Era como un hijo para él. Era su corazón. Así lo dijo. Siempre sería un niño… No comprendí aquello pero años más tarde supe que era lo que quería decir.

.

UB40(I CAN´T HELP) FALLING IN LOVE WITH YOU

.

Es curioso, también había casi olvidado esta conversación. Cómo iba él vestido aquel día no era importante. Lo recuerdo sí pero nunca me han importado esas cosas. Soy frívola, cierto pero sólo para mí. Yo encima del vestido llevaba un guardapolvos naranja.

Da igual que hablen bien o mal de ti. ¿No entiendes que lo importante es que seas de esas personas de las que se hable?

Pero yo me estaba enloqueciendo con mi facilidad para dar que hablar. Creo que estaba al borde de la psicosis y todo porque no podía perdonarme mis propios ‘crímenes’. Tenía sueños muy extraños por aquel entonces.

Soñaba que sangraba y que daba a luz un minúsculo feto ensangrentado y lo escondía entre unas mantas y cuando regresaba a mirarlo todo era putrefacto y maloliente y el feto se había convertido en el cadáver de mi abuelo; era diminuto pero era el cadáver de mi abuelo, podía reconocerlo. Había matado el amor o el amor se me había muerto.

Y caminamos hasta el parque, hasta un lugar cerca del laberinto de las magnolias y frente a la entelequia del estanque de nenúfares. El palomar aún no había sido restaurado y yo me senté del revés, con los pies del otro lado, en un banco.

– ¿En qué piensas? -me dijo él. Sé que era pura en aquel momento, que eso fue lo que le parecí.
– En lanzar una moneda al agua y pedir un deseo. ¿Y tú?
– En la belleza. Soy un enamorado de la belleza.

.
No pude articular palabra. Me había tranquilizado durante nuestra conversación pero su manera de mirarme me atragantó la saliva en la garganta. Y sólo hacíamos eso, mirarnos
– ¿Y qué es lo bello? -atiné a decir por fín.
– Tú, tú lo eres. ¿Me dejas darte un beso?

Asentí y junté mi boca a la suya abordándole como en todos los besos que había dado durante los últimos años y él al principio lo aceptó pero poco a poco fue llevándome hacia él, hacia su propia manera de entender los besos y acabé siendo reconfortada. Y mi deseo se cumplió sin necesidad de lanzar una moneda al agua.

No sé porqué me olvido de los besos de amor que me han dado y siempre que me encuentro con uno nuevo (o con un trato humano) pienso que es el primero… Aquella vez no fui yo la que solicitó el beso, ni la que lo comenzó pero recuerdo que él me estrechaba contra su pecho de la misma forma protectora en que la otra noche lo hacías tú. Me enamoré de él porque fue como tú para conmigo: protector, cariñoso y cálido. Me meció entre sus labios y su cuerpo con ternura durante un tiempo indefinido. ¿Qué exámenes querías que le hiciera pasar? El amor fue eso, lo que tú dijiste que era: algo inevitable. Y la historia es mucho más larga y le pasaron los años por encima, hasta que la desdeñé por insolvente. No sé siquiera si se ha terminado. Por una parte, al revivirla hoy he sentido la tentación de averiguarlo. Podría hacerlo. Quizás debería de hacerlo, quizás ya le haya concedido demasiado tiempo a nuestros ‘descoincidires’; quizás debería ir en busca de este hombre ahora que soy distinta, que soy madura, que me he hecho a mí misma y hablar…

Ya te dije que soy de naturaleza comprensiva. No le emití nunca un juicio. Me limité a comprenderlo y a aceptarlo por todo lo que había compartido conmigo. ¿Por qué no iba a hacer lo mismo que le hicieron? Aún era joven. ¿Por qué no iba a cobrarle a la Vida con la misma moneda que la Vida le pago?

Me consta que no ha sido infeliz. Habrá sido tan infiel como tú pero pienso que ha sabido ser un buen padre y un buen marido, como tú. Él no tenía hijos propios. Nunca hubiera podido tenerlos y nunca hubiera podido dármelos. No se murió de cáncer pero en el diagnóstico no le mintieron. No sé de quién era el hijo que abortó aquella mujer que amó. No sé si entonces yo era capaz de escuchar como soy capaz de escuchar ahora. También yo me equivoco poco con los otros, aunque no lo creas. Lo que sucede es que no voy por el mundo juzgando a nadie, ni emitiendo juicios de valor porque sólo veo apariencias y en casi todos los casos no me preocupo de ver nada más, no me interesa… a no ser qué… pero es que internarse en aguas más hondas a veces es complejo y… exige un compromiso, tácito pero compromiso al fin y al cabo y no con todo el mundo estoy yo por esa labor. Vale, tú eres otra excepción. ¿Quieres que te conozca como persona? Bien, si de verdad lo quieres te descubriré pero debes quererlo de verdad y no arrepentirte nunca de ello.

¿En serio crees que no sé lo que es el ‘Amor’? ¿No será que tú sólo conoces el amor que a todo hombre le interesa conocer? Ya te dije que discrepaba contigo en muchas cosas de las que hablamos pero aún no he decidido en cuántas, ni en qué medida.

Un beso, sólo con cariño para que no experimentes ninguna opresión.

.

5 Responses to “Como fue enamorarme de él…”

  1. Denisa Says:

    Qué bonito, qué amargo, es tan real…

    Me ha llamado mucho la atención el párrafo de los niños, es cierto, cuando nacemos vivimos en la autenticidad, no nos engañamos, sólo sentimos!! qué pena que la madurez vaya apagando este estado. Es muy duro ser uno mismo al 100%, luchar contra el rechazo, la inconveniencia. En fin, reflexiones.

    Besos

    _________________________
    ___________________________

    Bueno, yo he decidido vivir en esa autenticidad pero ahora estoy cambiando modos Denisa :)
    En el momento que escribí esto… hace cinco años… lo necesitaba. Escribirlo, contarlo… Recuerdo que poco después me puse en contacto con el hombre del que hablo. Nos habíamos perdido la pista después de reencontrarnos… aquí llevamos como dos años sin vernos… y le di este words… No le gustó la parte en que hablo de su matrimonio. El olvidó la conversación que tuvimos y lo que me dijo. Después lo aclaramos todo y nos hicimos amigos. Tuve una casi aventura con él pero me detuve… lo cedí… No me arrepiento. Ya estaba enamorada de otro y luego de otro… Lo dejo aquí porque es parte de mi historia y tiene que entrar. Pero hoy no lo escribiría :)
    Besos

  2. Renton Says:

    Wow… creo que necesito un ratito para asimilarlo todo.

    Hay más de lo que parece.

    Bravo!

    :]

    __________________________
    _____________________________

    Hay toda una vida aquí dentro Renton. Pero en la mayoría de las situaciones una vida equivocada… Hay que vivir no hay que pensar… y yo pensaba demasiado, recordaba demasiado, disculpaba demasiado… No me hagas ningún caso :)
    Besos

  3. nandara Says:

    El otro día, cuando leí el post en el que escribía que te habías enamorado del señor que se casaba por dinero… no terminé de entender muy bien con quién te casaste tú, con el susodicho o con el que le contabas el enamoramiento…
    De todas formas, tú elegiste. :)
    ……..
    El sueño del feto es horrible, estremece. :(
    ……….
    La sensación de sentirse escuchada no tiene precio :)

    ___________________________
    _____________________________

    Me casé con el amigo del tío del que estuve enamorada. Era como una manera de no perder el contacto con él. Sucede mucho. No a mí sola. De todas formas elegí y no elegí tan mal. Me desarrollé por otro lado… seguí uno de los caminos posibles. Pero me lié con el amigo por darle celos, por joderlo, porque me desease… Y hace un par de años el que se casó con la otra me dijo que debería haberse casado conmigo… ¡Mentira! Yo ya sé eso también. Aunque con él me hubiera casado enamorada, claro. Y con él también me llevo muy bien. Nos conservamos mucho cariño :)

    Él me dijo que yo era muy especial y que aquella tarde también fue muy especial para él…
    Cree que nos hubieramos entendido muy bien. Yo sabía eso. Él me veía niña. Yo habría madurado…

  4. nandara Says:

    Hay que vivir no hay que pensar… y yo pensaba demasiado, recordaba demasiado, disculpaba demasiado… No me hagas ningún caso :)
    …………
    De adolescente, 15-16 años, durante un verano playero, conocí a gente de una comuna… una de las componentes me dijo al ver el libro que yo estaba leyendo (“Así habló Zaratustra” de Nietzshe): “no leas libros y menos de los que hagan pensar, porque te liarán la cabeza aún más”.
    A veces creo que si descansara la mente, igual sería mejor. Pero es algo crónico y asumido :)))))) sin embargo, da que pensar. He recordado aquello al leer la respuesta a Renton :)

    ________________________
    ________________________

    Si hubiera leído a Nietzsche habría hecho lo correcto. Serían pensamientos consistentes. Pero lo mío era darle demasiadas vueltas a lo que no había que darle ninguna. Leer es tener la cabeza bien ocupada. Rumiar pasado es lo que no sirve :)

  5. nandara Says:

    Cree que nos hubieramos entendido muy bien. Yo sabía eso. Él me veía niña. Yo habría madurado…
    ————
    ¿En qué sentido habrías madurado?

    _________________________
    _________________________

    Pues que habría dejado de tener 18 años, y luego 25 y luego 40 :)
    En el sentido real…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s