– El lobo la amenaza y su Caperucita Roja es peligrosa –

diciembre 16, 2003

 

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – v –

 

Contradicción me contó que Stephen ‘el lobo’, antes de ayer por la noche, hizo las maletas y le arrojó por dos veces las llaves sobre la mesa. Me llamó desde el trabajo sólo para decirme que cuando llegase a casa volvería a llamarme.  Seguro que sucedía algo grave. Necesitaba hablarlo con alguien y dice que yo soy lo único que tiene y esa es una gran responsabilidad. 

El tema era que estaba dispuesta a decirle:

‘Mira vete. No podemos seguir así’.

Él las había deshecho casi inmediatamente y habían dormido en habitaciones separadas como todas las demás noches. Los niños con ella en la cama. Sólo había sido otra de sus rabietas… y por eso Stephen ‘el lobo’ no se merece otro nombre. Esta es la primera vez que lo llamo así. ¿Alguien se acuerda de lo que ocurrió con aquel pastor que gritaba ‘socorro, qué viene el lobo’?

Contradicción dice que Melancolía no se inmutó, que se limitó a permanecer fría manteniéndose al margen y pienso que es menos melancolía de lo que creemos y más muchas otras cosas que ella ni se imagina.

Es una de esas mosquitas muertas en las que la gente no sabe penetrar pero que por dentro están tremendamente vivas. Me lo demostró minutos antes del disgusto. Contradicción se encontraba muy preocupada por sus relaciones virtuales y yo accedí a tenderle una trampa… Me aceptó en su messenger en segundos y si hubiera sido cualquiera y no yo… no quiero pensar el poder con el que habría jugado. Pero ya que existe esa puerta y que está entreabierta en ella y que es inevitable hasta que el viento la empuje y la abra, pienso que más vale que sea yo y no nadie, quien lo haga… así que esta vez voy a traspasarla con cuidado y no la asustaré antes de tiempo.

Cuando Contradicción llegó ayer a casa se encontró con una carta de Stephen ‘el lobo’. Me la leyó con la resignación de siempre y cuando terminó me dijo:

‘Quiere que le mienta y no pienso mentirle’.

Luego me contó que había estado hojeando ese diario que él escribe con él fin encubierto de que ella lo lea. Había escuchado nuestra conversación del otro día en una de las veces que levantó el teléfono (si no es que lo mantiene levantado todo el tiempo) y yo dije: ‘Tu marido me da más asco cada día’. 

Y hablaba de una venganza terrible, una que ha pensado para ella y otra que pensará para mí. ¡Qué gracia! Yo que él no me obligaría a pensar a mí, porque ignora cuales son mis antecedentes cuando lo hago y sobre todo cuando alguien osa amenazar mi mundo y mi tranquilidad. Yo eso nunca lo escribo. Lo actúo como todo y luego lo escribo pero claro yo no soy Ausencias ‘la loba’.

colmillos

3 Responses to “– El lobo la amenaza y su Caperucita Roja es peligrosa –”


  1. […] – v – – El lobo la amenaza y su Caperucita Roja es peligrosa – […]


  2. […] – v – – El lobo la amenaza y su Caperucita Roja es peligrosa – […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s