– DE GUERNIKA, EL DAÑO Y MI SONRISA –

diciembre 16, 2003

 

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – vi –

 

Son pasadas las cuatro y media de la tarde. Lo anterior lo escribí esta mañana temprano pero me dejé en el tintero un diálogo…

Alma dijo: ¿Pero tú sabes qué fue Guernica? Ese cuadro retrata los horrores de la guerra. Y yo le contesté: ¿Y a quién has conocido tú que haya luchado más que nosotros uno contra el otro? ¿No viviste a lo que llegamos, al mismo infierno?

El guernica es una semblanza a la paz…

Sí, si lo miras así tal como lo estás explicando… entonces sí, tiene sentido. Y si lo miras por todas partes, le digo yo.

– Era verdad que le querías. Esto de ahora lo demuestra.

Ya te dije que le quería. ¿Por qué creías que no?

– No, si tú estuviste mucho por él pero no pensé que eso era el amor.

– Es que tú lo desconocías. No había nada sobre lo que pensar. El amor se siente

 Esa conversación tuvo lugar esta madrugada.

 Alma  me contaba que ahora que está leyendo mis bitácoras impresas, de las que no sabía nada a no ser el que las escribía, a veces llora por la belleza.

Y yo entonces sólo puedo callar y sonreír con gratitud porque no hay nada más hermoso que compartir un sentimiento.

 Antes cuando caminaba por la calle envuelta en el silencio de colores del que me rodea la música con la que me aíslo, me di cuenta de algo importante:

la distancia justa a la que debería quedarse el resto del mundo de mí es la sonrisa.

Adoro sonreír pero los demás no entienden que es lo único que deseo hacer.

Mi sonrisa no es una invitación a mi interior, ni una nota al margen. Es una frase íntegra y un punto y aparte, y sólo si me quedo quieta muda su sentido.  

Yo sonrío por no hablar y pretendo dar lo mejor de mí en ese instante pero sin detenerme. ¿Por qué la gente se empeñará en pedirte algo más de lo que tú quieres dar? Y sin embargo es curioso que lo que demarca el límite  de la frontera con unos, con la mayoría, señale a la vez el más allá…

Hoy me he pasado más de media hora mirando a Guernika y sonriéndole, y aunque sea difícil de comprender, después de nuestro glorioso pasado de traiciones y daño, no existía el rencor. Sólo lo verdadero permanece porque no se puede fingir eternamente 

Y hoy he descubierto que la sonrisa es la distancia perfecta a la que quiero encontrarme de los demás.

maddona

4 Responses to “– DE GUERNIKA, EL DAÑO Y MI SONRISA –”

  1. lasalamandra Says:

    Se recomienda el poema en Gargantuario que es al que está vinculada la imagen:

    Unos versos… alli sigue

    Soportando el peso de una sola columna y sin embargo
    Aplastado por el cielo gris e imperceptible de Florencia
    Observando una paloma una gota de luz en la espesura
    La sombra de Brunelleschi sobre la mesa vacía
    Pero encerrado para siempre en un huevo de agua y tierra
    Como el pincel de Piero como la espuma
    Como la suavidad el rumor de la sangre entre los pliegues de la Madonna
    Pero buscando una apertura un intersticio celeste entre las nubes
    Imaginando un objeto imposible

    http://gargantua1.blogalia.com/historias/27623

  2. lasalamandra Says:

    Sobre la imagen:

    DAMA CON ARMIÑO

    La identidad de esta joven, durante muchos años desconocida, se ha fijado por fin en una de las amantes de Ludovico Sforza, Duque de Milán. Se trata de Cecilia Gallerani, que siguió a Ginevra de Benci cuando ésta se casó. La joven aparece retratada con un armiño en los brazos. Este animal se usaba para cazar ratones, pero además, probablemente se trata de una alusión al nombre de la muchacha, puesto que armiño en griego se pronuncia “galé”. Estos juegos eran muy comunes, como el del citado retrato de Ginevra u otros de la época. El retrato fue tan retocado en épocas posteriores que llegó a dudarse de la intervención de Leonardo en el mismo. El fondo no debía de ser negro en origen, sino que posiblemente tuviera elementos paisajísticos. Destaca, por otro lado, la desproporción existente entre la mano y el rostro de la muchacha, una mano estilizada y elegante que acentúa el porte regio de la modelo. El cuadro pasó a poder del rey de Francia, admirador de Leonardo y conquistador de Milán. Durante la Revolución Francesa su destino fue el príncipe Czartoryska, en cuya colección se mantiene hasta nuestros días.

    Autor:Leonardo da Vinci
    Fecha:1483-84
    Museo:Galería Czartoryski
    Características:54 x 39 cm.
    Material:Oleo sobre tabla
    Estilo:

    http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/cuadros/379.htm

  3. lasalamandra Says:

    Cierto, como dice Jorge Eduardo Eielson … la sonrisa de Leonardo es una rosa cansada

    http://gargantua1.blogalia.com/historias/27623

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s