– La promesa que le hice al Rumano –

diciembre 25, 2003

 

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – xiv –

 

Fue una cena realmente agradable, con un ambiente muy distendido. Mi madre me dijo antes de irme que yo lo había puesto todo de mi parte llevando el peso de la conversación y de una forma muy natural, que así daba gusto, que me lo agradecía. Ninguno mencionamos a mi hermano, el gran ausente. Lo único en que discrepamos  mi padre y yo fue en su manera de verme. Él dice que soy una altruista y luego añade:

– Mira, ¿ves?. Todavía hay gente buena en el mundo.

– Pues claro que sí, el mundo está lleno de buenas personas

– No, no te creas que tantas. No hay mucha gente que se embarque en eso de lo que tú hablas y practicas.

Pero yo le digo que no, que lo mío no es altruismo, que al contrario,  es egoísmo del más puro… que yo me limito a cuidarles y a comprenderles, sí, pero a cambio ellos me enriquecen como persona… soy yo quien aprende

  

– No, no, estás equivocada compañera. Tú piensa lo que quieras pero yo sé que ahora tengo una hija altruista. ¡Ay que joderse! Yo una hija altruista con lo déspota que soy… y a mí que hasta me molesta ver esa clase de individuos. Eso no te lo enseñé yo, ni nadie

  

– Bueno, digamos entonces que soy bastante particular pero no altruista…

Aunque, no sé  bien que pensar… ayer le tomé unas fotos a uno de esos vagabundos  de los que sobreviven tocando el acordeón por las calles. La anécdota es un poco más larga y sigue el hilo de otra historia pero el caso fue que el viejo acordeonista hablándome en un idioma extraño y mezcla de lo que me pareció otros varios me pidió que hoy (por ayer) le llevara una de esas fotos. Le tomé algunas porque la luz no era buena y no le di dinero por su música ni como limosna pero si mi palabra de que regresaría con algo para él mañana (por ayer).

El músico ambulante era un hombre de raza gitana y despedía un olor pestilente, como de haber pasado muchos días fuera del alcance del agua y el jabón, y aún así me tendió una mano que yo acepté y me dejé dar, sin demasiados reparos, un beso en cada mejilla.

Tuve una sensación extraña, como de estar obligada y pienso que esa era su pequeña recompensa ante una promesa que creía no se haría efectiva. Me había ganado por la mano. Pues bien, pasó la tarde y a cierta hora tomé los papeles impresos con su imagen y crucé la ciudad en su busca. Me encontré con un conocido y me detuve a saludarlo unos minutos al inicio de la calle y cuando eché a andar y ya me acercaba a la fuente en la que le encontré, no sentí la música y tuve miedo de que todo hubiera sido en balde pero vi a una figura vestida con una chaqueta de Papa Noel tomar su acordeón y caminar calle abajo.

Lo que ya no puedo explicar es porque sentía yo que era tan importante lo que iba a suceder. Daban las ocho menos cuarto y se retiraba cuando  toqué su hombro y él se dio la vuelta. Entonces le sonreí y le tendí los papeles  en silencio y con orgullo: ‘Yo soy una mujer de palabra’ (quería decir).

  

Y sencillamente él no podía terminar de creérselo. Un hombre con una mirada de haberlo visto y vivido ya todo en la vida, incluso la maldad más abyecta pero que no había sido capaz de preveer que yo si me presentaría porque ayer precisamente era Noche Buena. Lo que no me esperaba yo a cambio era su miedo.

  

Miró las fotos  como comprendiendo y luego a mí con ojos espantados, como si de pronto me reconociese de no sé bien qué  y tomando mi mano me la estrechó entre las suyas y me dio varias veces las gracias de una forma humilde y apurada, más como un rezo que como nada, necesitando escapar con ello de mí y casi rogándome, a un tiempo, que le dejara ir… Seguí sonriendo y me di la vuelta sabiendo que yo me iba en paz pero que por lo que fuera alguien había contraído una deuda conmigo. Vamos, un suceso excepcional aunque hoy no conozca  el por qué…

Luego embebida en el mismo estado de percepción en el que entré inmediatamente después del ‘incidente’ caminé por entre el bullicio de la multitud segura de mí hasta que di con la silueta del hombre  que buscaba. Fue sencillo. Simplemente le vi porque estaba allí sólo esperando ser visto. No pensaba detenerme y por eso si él no llega a levantar los ojos y mirar en ese mismo instante hacía mí, no me hubiera descubierto pero lo hizo…

  

  

la misma forma de mirarnos, como dos águilas desde el aire, reconociéndonos como si fuéramos otra vez partes distintas de la misma alma.

Ella estaba con él, a sus pies y saltaba y yo les quería  pero habría otros días…

 bristol

4 Responses to “– La promesa que le hice al Rumano –”

  1. lasalamandra Says:

    Querido Papa Noel:

    Te extrañará que te escriba hoy, pero quiero aclarar ciertas cosas que me han ocurrido desde que te mandé mi carta, lleno de ilusiones, en la que te pedía que me mandaras una bicicleta, un tren eléctrico, una Nintendo 64 y un par de patines.

    Quiero comentarte, Papa Noel, que me maté estudiando todo el año, tanto que no solo fui de los primeros de la clase, sino que saqué todo dieces en el cole. No hubo nadie que se portara mejor que yo ni con sus papás, ni con sus hermanitos, ni con sus amiguitos, ni con sus vecinos. Hacía recados sin cobrar, ayudaba a los viejecitos a cruzar la calle, y sin embargo, ¡qué huevos los tuyos!, es que dejar debajo del árbol una puta peonza, una mierda de trompeta y un maldito par de calcetines… ¿Qué coño te has creido barrigudo de mierda?, o sea que me porto como un imbécil todo el año para que vengas con una mierda de ese calibre.

    No conforme con eso, el maricón del hijo de la vecina, que es un idiota sin educación, malcriado y desobediente, a ese tonto de las pelotas, le trajiste todo lo que te pidió. Por eso ahora quiero que venga un terremoto o algo así, para que nos lleve a la mierda a todos, ya que con un Papa Noel tan imcompetente y falso como tu, mejor nos trague la tierra a todos.

    Pero eso sí, no dejes de venir el año que viene, porque voy a reventar a pedradas a tus putos y sarnosos venados, empezando por ese mierda de Rudolph, que tiene nombre de homosexual. Te los voy a espantar para que tengas que joderte caminando a pie como yo, cabrón, ya que la bicicleta que te pedí, era para ir al colegio que queda a tomar por culo de aquí.

    Ah, no quisiera despedirme sin mentarte a la puta madre que te parió, ojalá que cuando hayas subido tan alto, se te de la vuelta el puto trineo y te pegues una buena hostia por ser tan hijo de puta: eso sí, te advierto que el año que viene te vas a enterar de lo que es un niño cabron.

    Atentamente, Nano.

    P.D.: La peonza, la trompeta y el par de calcetines, puedes recogerlos cuando quieras y metértelos por el culo.

    http://www.parrulo.com/weblog/node-24/

  2. srtamowgly Says:

    La Historia del Señor del Acordeón es muy muy buena. Y me has recordado que le debo una foto al Frutero del Mercado del Arenal. No se la prometí, pero quiero dársela. Éra pura alegria y optimismo

    +Esa carta de Papá Noel, ya la conocia XD, es un puntazo

    ______________________________
    ______________________________

    Fue mucho mejor la que tuve con un barrendero :))
    Pero no sé si todavía está por aquí. Aquello si que fue un Encuentro :))
    Se me ocurre que para subir el video de los juegos de papá y mamá… podíamos agenciarnos una lista carta reyes magos y papa noel con todos los juguetes que se puedan buscar… y colgarlo… ¿cómo lo ves? :)

  3. srtamowgly Says:

    ¿Buscar todo eso en youtube dices? o en interné en general?

    ________________________
    __________________________

    Digo que quiero preparar una trampa truco como la que preparé en lo de los horóscopos. Pero todavía no sé cómo… Déjamelo… ya pienso en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s