– LOS SUEÑOS QUE DESPIERTAN ANHELOS –

enero 19, 2004

 

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – xxxxi –

 

Soñé con Enate.

Me encontraba en un garito oscuro pero no en el mismo que le conocí, y no estaba sola pero tampoco sé decir con quién. Creo que era otra mujer, como aquella primera noche pero no ‘la poeta’. Puede que fuera Contradicción, no lo sé. Humos, olores, música de jazz.

  

Estaba en la barra, sobre un taburete y de pronto entraban dos hombres, yo miraba y uno era él. Se acercaba a mí y no me decía nada. Sólo me miraba muy triste, plenamente apesadumbrado.

 Su tristeza pesaba tanto, era tan densa, que me calaba hasta los huesos como si fuera niebla

No nos decíamos nada. Sólo empezábamos a chocar nuestras cabezas suavemente, como si fuéramos animales dóciles de la misma especie y nos comunicábamos sentimientos y volvíamos a hacer el amor como la primera vez. Sin deseo, sólo ‘No-sexo’, lo antónimo del ‘No-Amor’. Nos habíamos echado de menos. Era lo que nos decíamos

Desperté con una sensación extraña, más alojada en el alma que en el cuerpo…

garito

2 Responses to “– LOS SUEÑOS QUE DESPIERTAN ANHELOS –”


  1. […] alambradas, alba, albahaca, albedo, alce, alfarero, alfredo, alhelí, alicia, allanar, allende, alojada, alpes, alquimia, amable, amanecer, amantes, amar, amargo, amarre, ámbar, amén, amigos, amistad, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s