– SER DE MISÓGINOS –

enero 20, 2004

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – xxxxii –

 

Ayer… Eran las once y media y oigo el tango. Sólo puede ser Guernika. Quiere saber qué es de mi vida, qué hago…

– Trabajando. Yo trabajo aquí, ¿sabes?

– Menos mal. Creí que en este país sólo trabajaba yo y dos más.

Le perdono las tonterías y las frases vacías de contenido y repetidas hasta la saciedad. A él siempre se las perdono

– ¿Y tú?

– Nada te llamaba para ver qué hacías y … luego tengo que irme a dar clase a ‘D’.

– ¿Quieres que nos veamos más tarde?

– No, no, que tengo  que ir a dar esa clase a ‘D’

Antes de colgar

– ¿Oye?

– ¿Qué? -me dice

– Que me gusta que me llames.

No le digo: ‘aunque no tengamos nada que decirnos’. Pero es cierto, es con el único que no me importa no tener nada que decirme… Me ha gustado el gesto; eso es todo, que estuviera pensando en mí… Aunque cuando nos despedimos lo interpreto de otra manera: la semana pasada no he ido a verlos entrenar ningún día por la mañana…

  

Lo que quiere es comprobar si cuando me llama acudo a él en busca de caricias como hace su perro. Es un amo de perro y los amos de perro, son diferentes a los propietarios de gatos. Yo soy una propietaria de gata. Le he rondado y ronroneado como una gata desde que le conocí y adoro que mi gata haga eso conmigo.

Por eso, a las dos horas me pongo una minifalda muy corta, de color crema y una chaqueta de punto ajustada del mismo color encima de una camiseta verde y me voy a verle. Por supuesto llevo medias de reja y botas marrón y un bolso de mano, y los ruidos del mundo a mi alrededor me informan de que estoy atractiva. Voces de hombres que se levantan, golpes de puertas que se dejan caer mientras camino despacio y segura de mí por la otra  acera. Voy a ver a mi hombre, él quiere verme, existe un por qué.

Los ojos de ‘D’ se salen de sus cuencas. Me es indiferente su dinero, su coche carísimo de importación, que Guernika, en ese momento, esté trabajando para él. Lo que él podría darme y que me ofrece con la mirada porque lo único que me interesa es que mi amante sienta henchido el pecho por ser el amo de ese perro tan fabuloso que sólo le obedece a él. ¿Es duro encajar que ese es el trasfondo? ¡Vamos!, que somos todos adultos ya y sabemos cómo funcionan las cosas del poder.

  

Duro es aceptar que quizás el Amor no exista, que  puede que sólo sea  para siempre una  bella palabra pronunciada en vano, como esta prohibido o penado pronunciar el nombre de Dios, una entelequia o una coartada, inventos o paradojas, y que por debajo de la manga las únicas cartas que queremos que nos pasen sean los ases con los que se gana la partida, porque somos tahúres y jugamos haciendo trampas para no perder contra la Vida. Aunque aquí, no perder no significa ganar. No es tan sencillo contabilizar las entradas y salidas del universo emocional y de la posesión del alma, como el dinero. Con Guernika no estoy sobre un tablero de escaques rigurosos, me encuentro en una timba y soy la chica del gángster, pero la que sé que nunca se jugaría al póquer. Él no me inspira esas dudas. Hasta ese punto estoy segura: no soy la única pero no desea compartirme con ninguno.  

  

Aproveché para darle el sobre con esos días de mi diario escritos, que imprimí para él. Habrá una reacción de retraimiento por su parte cuando los lea, supongo…  No sólo he cambiado de la forma en que él cree. Ahora también he evolucionado mentalmente y me he vuelto más analítica, más descarnada,… pero no más inteligente, eso que conste.

Yo no me pienso inteligente porque tengo una teoría humilde con respecto a eso de la inteligencia y ‘el Hombre’. He evolucionado porque he abierto los ojos. Es la única diferencia, antes no quería ver, ¿y qué se puede describir bajo el manto de los párpados? ¿lo imaginado?

Por la tarde nos visitó Diva. Entró cuando ya llevábamos todos un rato dentro y se fue directa hacia él. Creo que para pagarle. Tuve la sensación de que él le había pedido en privado que no se apuntase. Lo mismo que hizo conmigo en el enero pasado… y ella quiso que todos fuéramos testigos de que pagaba para que no pueda librarse de ella. He vivido demasiadas situaciones similares para no darme cuenta… De todas formas no es mi problema, yo ya sé con quién estoy tratando y cómo es él. Jugando a sus ‘juegos de  ahora te premio y luego te castigo’ no le vamos a liberar de su infierno personal.

  

Es un misógino. Sólo es eso, un hombre asustado que no ha crecido, un hombre torturado por miedos infantiles, fantasmas con cadenas que vagan como almas en pena por las mazmorras de su espíritu, por el temor de necesitar con hambre tu pecho un día y verse abandonado a su suerte como la primera vez… por eso no puede renunciar a ninguna.

  

Lo único que sé, es que ella pagó y se marchó corriendo por el pasillo y que luego nosotros nos divertimos. Incluso cuando él me contó esa mentira tan gorda de que había guardado el consolador en la rueda de repuesto del coche y cuando se  lo prestó  a su cuñado, en una urgencia, tuvo que deshacerse de él como pudo; así que lo tiró envuelto en una bolsa de plástico a un contenedor del garaje y cuando regresó por él, ya había desaparecido… Pero lo que yo creo es que Diva se lo quedó y ahora no quiere dárselo. Le diría: ‘yo lo guardo’, porque pese a las mentiras que él le cuente sobre mí… ya no confía.

– Vamos a tener que comprar una casa tú y yo – me dijo-. Si no llueve… ¿No tienes nadie que te preste una casa?

– No. A no ser mi amiga… cuando se separe…

Le digo eso pero yo sé que nunca le pediría la casa a Contradicción porque sería como profanar un hogar y nuestra amistad, aunque luego lo hablo con ella y me dice:

– Lo que le ocurre a ese hombre es que este año ha sido duro para él y ha significado muchos cambios. Tal vez se haya dado cuenta de que ha perdido su sitio y lo que quiere, más que pedirte sexo, es que alguien lo cuide y le de cariño…

– Claro, que alguien le quiera a él solamente.

Y pienso que sí, que eso puede ser acertado porque su mujer antes de esposa,  pienso que es madre. Y con el hijo han tenido demasiados problemas, hasta el punto de que Guernika probablemente haya tenido que quedarse mudo si no quería perderlo todo. Lo sé por mi misma madre. Por cierto, es curioso y más el que no lo haya escrito aún… pero Guernika y mi madre huelen de la misma forma. Me di cuenta la última vez que estuve con él en diciembre. Luego la olí  a ella en el cuello y allí estaba resumido sucintamente el objeto de mi amor.

  

Guernika siempre me ha recordado a mi madre y la relación de amor-odio que mantengo con ella.

casa

ELENA QUERALT

One Response to “– SER DE MISÓGINOS –”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s