– TIEMPO Y MOTIVO –

enero 27, 2004

 

– DESDE NAMIBIA LA TIERRA DE NADIE – il –

 

No me importa que llueva pero tampoco me importa la lluvia.
No significa nada. Me dijo: ‘ una o dos veces al mes’ y eso supone que no le veré a solas aproximadamente hasta dentro de quince o veinte días. ¿Hasta entonces qué pensaré? Lo que quiera porque ya no existe nada en lo que pensar. Le he aceptado de la manera que él es y eso supone que no me resulta ninguna sorpresa.

Recuerdo que hace años sufría por días como éstos, en que llueve y no había motivo alguno para ir a verle. Andaba como un alma en pena a su vera, ahora lo único que me preocupa es lo contrario: no parecerle un alma en pena que vaga en busca suya arrastrando cadenas con que atarle.

  

Es curioso que los hombres nada más que anhelen aquello que no pueden poseer, como el mar, el aire, la conquista del aire y del espacio, ser capaces de predecir seísmos o cuando un volcán dormido entrará en erupción. Dicen que es para evitar catástrofes pero tampoco es eso. Yo sé que no es eso; es la pequeñez propia que se exhala de la conciencia de la falta de dominio. Es como respirar en el frío de la noche, uno ve su mismo aliento como si fuera un fantasma.

Bien, ya sé que no haré que cambie y sea diferente pero tampoco dejaré que me cambie y me convierta en alguien distinto, en un arlequín. Somos sólo sexo. Nunca dejaremos de ser eso…

Ayer sí le vi. Llevábamos tres días sin coincidir. Cuando llegué al rincón donde se encontraban las otras mujeres, me di cuenta de que él se había deslizado hasta la sala de juntas. No sé si con un motivo. ¿Habría tenido tiempo ya de leer lo que le entregué la semana pasada? Me dice: que prefiere lo hablado a lo escrito, porque en lo escrito da demasiado tiempo a pensar. ¿Por qué desconfía del tiempo y del pensamiento? Lo meditado supuestamente es más maduro.

Nos saludamos. Estoy casi segura de que sólo fue allí por eso. Para tropezarse conmigo. Me dio la sensación de que Guernika me había echado de menos.

Con Gonzalo bien. Me llamó para decirme que se retrasaría cinco minutos. Todo un detalle.

Y  otro detalle del que había olvidado hablar. En  ‘El hijo de la novia’ cuando la chica le dice a Ricardo Darín eso de que ella sabe que estuvo enamorada de él pero que ya no sabe si lo está y él antes le dice lo de que no quiere jugar con ella y… ella le contesta que le parece muy bien, porque ella vale:  ‘yo valgo mucho’, y que tampoco le dejaría que jugara por eso…

pues me emocioné porque llegó un punto en mi vida que yo dije algo así y eso significaba que mi autoestima empezaba a sobreponerse

No me importa que llueva, ¿vale?, ni la lluvia pero hoy sin tener ningún motivo estoy un poco deprimida.

Tiempo y motivo. Tiempo y motivo. Tiempo y motivo. ¿Por qué no hago más que repetir eso hoy?

arbol

One Response to “– TIEMPO Y MOTIVO –”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s