EL JAGUAR Y EL DISCERNIMIENTO

marzo 1, 2004


Últimamente he sentido la mirada del jaguar a través de mis ojos…
No era él a quién yo veía vigilando la entrada del cerco, era yo siendo él.


16/11/2003 6:05

Por lo demás yo me he pasado toda la tarde merodeándome a vista de pájaro y en círculos concéntricos desde el aire. He aprovechado los giros del viento y la tranquilidad, y hecho vuelos rasantes y picados y mis alas y mis plumas se han sentido inmóviles y veloces, aunque no libres. Ayer, mientras caminaba por las calles también escuchando música, ensimismada, una canción de Sting, por fín sentí como un alivio que me remontaba desde esta tristeza mordiente que me ha acompañado durante días y más días a ras del suelo y que comenzaba a respirar altitud. Me encontraba conmovida. Había logrado distanciarme del abatimiento de tan profundamente que me sumergí en él. Ya distingo el estado aunque jamás ha vuelto a ser tan inconmensurable como lo fue aquella primera vez. Ahora es como si fueran episodios, reincidencias de amor azul y pensé, ahora pronto vas a emprender ya otro viaje por entre las montañas del interior.

Pero hoy, a media tarde, he visto algo diferente. He visto un cerco de piedras perdido en el medio de ninguna parte de una jungla y a un jaguar custodiando la entrada. Podría ser mi enemigo pero yo sentía que era mi guardián. Lo sabía sin más, sin precedentes, lo que ocurre es que yo aún estaba ‘fuera de’ ese círculo y tenía que quedar ‘de dentro’ de él pero ¿cómo?. No sé como llegar al centro, no sé aún como mirar desde ese centro, no sé cómo estar allí. Lo que tengo que lograr es ver como el jaguar vigila la entrada por mí

Lo que si puedo decir es que era muy hermoso, un animal magnífico, un animal de fuego, rebosante de un extraño ‘nervio’ paciente y astuto. Era la sensación que me transmitía: lo veía todo, lo esperaba todo. Nunca había observado nada igual. Miento, nunca le había presentido tan próximo a mí. Y éste es el motivo real de que aún no me haya acostado; quería anotar esto, no queria hablar de … pero antes me encontraba tan agotada… aunque no tanto como ahora.

 

 

Meditación para el discernimiento

Siéntate o tiéndete cómodamente y presta atención a tu respiración, siguiendo cada inspiración y cada espiración a medida que el aire entra y sale en tu cuerpo.

Distiéndete con cada respiración. Haz que todas las partes de tu cuerpo que estén tensas simplemente se disuelvan con la espiración. Si piensas, haz que los pensamientos se alejen como si fueran perlas que se deslizan sobre la seda, y vuelve a concentrarte en tu respiración. Haz eso durante unos minutos, sosegando la mente y relajando el cuerpo.

Ahora imagina, visualizándolo mentalmente, que estás solo en el centro de un círculo, un círculo de luz o de fuego. Puede ser un círculo cercado por una valla de madera o de piedra, o un foso, o una hilera de árboles. De alguna forma, mírate allí, de pie y solo, rodeado por lo que marca los límites de tu círculo individual. En ese círculo hay una abertura, algún tipo de acceso a través del cual los demás pueden entrar y salir. En esta abertura hay un guardian, ya sea una persona o un animal.

I-M-A-G-I-N-A- A – T-U- G-U-A-R-D-I-A-N

Ahora imagínate a personas que conoces acercándose a la abertura de tu círculo. A medida que se acercan, de una en una, el guardián de la entrada te hará saber, de algún modo, si deben o no entrar en tu círculo. Te lo dirá con un gesto o una palabra, o bien por medio de una sensación corporal. Espera a que suceda. El guardián te hará saber que algunos pueden entrar y salir cuando quieran, mientras que otros sólo pueden entrar en ciertos momentos y durante un lapso limitado. Tómate tiempo para aprender lo que el guardián tiene que mostrarte sobre la gente o las situaciones de tu vida. Las situaciones pueden estar señaladas por figuras simbólicas, como, por ejemplo, un colega que se acerca, no como individuo, sino como un símbolo de una situación específica de tu trabajo. Limítate a observar lo que pasa sin hacer juicios de valor, empezando por personas o circunstancias que no sean conflictivas -aunque puedes llevarte algunas sorpresas- y yendo poco a poco hacia las que muestran más ambigüedad.

Libera la imaginación. Más tarde analizarás y examinarás lo que has recibido. Cuando sientas que tienes todo lo que eres capaz de digerir, da las gracias al guardián y vuelve a tomar conciencia de tu respiración y de tu cuerpo, moviendo rápidamente los dedos de los pies y de las manos y estando completamente presente.

 

fragmento del libro de Oriah Mountain Dreamer, La invitación’

9 Responses to “EL JAGUAR Y EL DISCERNIMIENTO”

  1. lasonrisadelamistica Says:

    Interesante meditación. Muy interesante…

  2. la que llora y espera Says:

    esa meditacion no pudo haber llegado en mejor momento. espero concentrarme y poder hacerla ya que me siento absolutamente debilitada.

    muchas gracias

    _________________________-
    ______________________________

    Yo tuve que hacerla muchas veces hasta interiorizarla. El texto de arriba es mi resultado de mi trabajo con ella. Incluso me acompaña cuando camino… Si tienes algún problema… Cuéntamelo. Más adelante las grabaré para mí. Espero…

    Y si miras abajo del todo en la página… el apartado meditaciones y rituales… alguna iré incluyendo ahí
    A ti :)

  3. fiore Says:

    En una meditaciòn similar,no igual,el guardiàn era mi abuela materna,a la que no conocì personalmente,solo por cuentos y alguna foto.En la meditaciòn era alguien que estaba,calladamente,pero sentìa que era un guìa para mì alguien a quien recurrir.Un beso

    ____________________________
    ____________________________

    Sirve cualquier cosa que nos haga sentir confianza. El guardián terminó por aparecer… en la repetición de la meditación… Cada vez se fue haciendo más nítido, más viva su presencia. Hasta que una noche Belenos lo vio… a ver si quiere contarlo. Todavía me habló la otra tarde de ese momento… Se lo comento :)
    Me alegro por tu abuela y por ti.

  4. nandara Says:

    El guardián es como la química entre dos personas… conoces a alguien y el instinto, o como se le quiera llamar, tiende a marcar territorio o abrir las puertas de par en par. Es la magia de la comunicación :)

    _______________________
    _________________________

    Sí que es eso y es algo más. Esta meditación podría sorprenderte…

  5. caotica Says:

    lo hice y me hizo sentir muy relajada, entre otras cosas, muchas gracias

  6. caotica Says:

    el guardian fue uno de mis gatos, y fue excelente su eleccion.

    _____________________
    _____________________

    Mira, muy buena idea. Esa no se me ocurrió a mí. Aunque andaba persiguiendo entonces a mi nahual :)
    Mañana dejaré el ritual del Mensajero. Lo probaré esta noche, de nuevo. A ver qué sucede… Es de Coelho, de su libro el diario de un mago.

  7. Maria Says:

    senti algo parecido con un jaguar durante una meditacion… senti su mirada, senti que era yo siendo el

  8. clara Says:

    en una sesión de reiki tuve una metamorfosis en la que me transformé en un jaguar, que significaría ello?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s