¿Cómo Amor te llaman ciego si te engendras de mirar?

marzo 2, 2004

Como tenía que ir a pedir las llaves suponía que le vería pronto. Así fue.  Se hallaba en una silla, tras el funcionario de turno. Hubo un intento de sonreírnos tímidamente o alegrarnos (yo iba predispuesta a ello) pero él lo estropeó pronto, cuando dirigió su atención momentánea hacia lo que había a mi lado; dos mujeres hablando y una miraba hacia él. No logré no sentirme, justo, como si hubiera llegado, de una manera inoportuna, a interrumpir lo que pudiera estar desarrollándose entre ellos y, en cambio, me sentí estúpida hasta la médula y para mi bochorno percibí con horror como un rubor incandescente me trepaba por el cuello hasta teñirme la cara y el nacimiento del cabello de un llamativo púrpura delator. Guernika tenía que estar notándomelo porque era indisimulable. Mi reacción, en un esfuerzo vano, fue la de intentar ocultarlo; por eso agaché la cabeza y me parapeté tras el folio blanco que anunciaba los horarios de ‘noséquecondenadactividadelclubdetiro’.

No recordaba ya cuándo fue la última vez que me sucedió eso, pero tuvo que ser hace muchos, muchos años. Encima tuve que estarme allí esperando, a que la jovencita que me precedía terminase su consulta, durante un par de minutos y a mí me daba la sensación de que a cada segundo el color de la prueba de mi vergüenza se hacía más patente. Fuego, eso era lo que sentía, debilidad en las piernas  y en el estómago  y arder la cara. Maldije interiormente mi puñetera y nauseabunda debilidad (porque encima no estaba ni indignada) y me cagué (con perdón, pero lo que cuenta para mí es la exactitud descriptiva del diálogo interior) en todos mis muertos y hasta en mi patética  sombra. <<Es que enamorarte de un indeseable no se te puede ocurrir más que a ti, ¡Idiota!, que eso es lo que eres, idiota, y absurda…>>. Y no sé porqué recordé los versos de Tirso:

¿Cómo Amor te llaman ciego si te engendras de mirar?

¿Por que tiemblas al hablar si te dan nombre de Fuego?

Nunca había entendido a qué se refería esa segunda interrogación hasta ese momento. ¿Y cómo continuaba? Ah!, sí…

¿Por qué quitas el sosiego si el mundo paz te ha llamado?

Pero cuándo me miré al espejo del cuarto, a los pocos minutos, me sorprendió verme tan pálida. Yo seguía sintiendo las mejillas y la frente incendiadas. ¡Qué extrañas pueden llegar a ser nuestras percepciones subjetivas y qué diferentes de la realidad!.

De lo que no me cabe la menor duda es que después del incidente, él se derrumbó conmigo. Y no entro ahora en explicar los detalles del por qué…  Pensándolo bien, alguien debería castigarle a escribir mil y un veces en el encerado algo como esto:

‘Si sigues así, gilipollas, terminarás estropeándolo todo aunque ella haga milagros’

A ver si con esas, caía en la cuenta de que cobarde se escribe con ‘b’ de baldío y no con ‘v’ de valiente, victoria, o vencidos.

Aunque pensándolo mejor , y en cuanto a él,  de qué me ha servido a mí escribir todo lo que llevo escrito…. No hay  colegio, ni escuela, ni internado, ni universidad que te enseñe a sortear ‘lo inevitable’.

One Response to “¿Cómo Amor te llaman ciego si te engendras de mirar?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s