PRIMERAS Y SEGUNDAS ANOTACIONES

mayo 5, 2004

SENTADA

 

miércoles 05 de mayo del 2004

Éramos una paciente de la doctora Natalia, una mujer mayor, y yo quienes estábamos congregadas en aquel pequeño recinto pero a mí eso me bastaba para sentirme segura porque casi me aseguraba que Primo se comportaría con toda corrección: no nos encontrábamos a solas.

– ¿Mucho has madrugado hoy?

(Se refería a que salvo rara excepción él no suele verme por allí antes de las once y media o de las doce de la mañana)

– Sí. -dije tal vez demasiado ceremonial porque el momento lo requería aunque él  entonces no lo supiera… Había colocado el paquete de discos y el sobre marrón que contenía un CD con el completo de todo lo que fue escrito desde mi primera etapa virtual en ‘Oaxaka’ y otro disco extra más, con el contenido de lo escrito  desde el 27 de abril hasta el 04 de mayo, a la vista en el interior del gran bolso negro para facilitar la agilidad de los movimientos. Y fue cuando extendí mi brazo, respiré hondo y se lo ofrecí a él en presencia de la mujer. Aquello era lo que le había mostrado en varias ocasiones durante los últimos quince o veinte días pero sin hacer amago alguno de entregárselo

– ¿Qué es esto que me das? – dijo

Pero yo estaba preparada para la pregunta

– Las fotos de Laura.

– Y me las das en disco y en un CD… ¿No son muchas?

– Sí. Las del CD son las mas antiguas porque se me estropeó el ordenador y luego empecé a grabarlas poco a poco en discos.

No tengo problemas con las mentiras  o el mentir cuando se trata de inventarme cualquier excusa sobre la marcha; es sobre el papel (o en el teclado) cuando la mentira y las mentiras se me hacen insoportables. ¿Pero acaso le mentía?. ¿Son estas palabras algo diferente a imágenes, a retratos nuestros?

– ¡Ah!, pues gracias – fue lo que dijo él aceptándolas antes de descender por las escaleras.

¡Y qué sencillo había sido!. Más discreto imposible y sin necesidad alguna de ponerle en evidencia.

MIEDO

Segunda anotación del miércoles día 05 de mayo

 ¡Ay!, y respiré…,  por fin respiré profundamente. Esa es la sensación que se me repite una y otra vez, y supongo que en pos de la que corro, desde la primera vez que me decidí hacer algo similar; Ya podía morirme en paz si fuera necesario… no me quedaba nada por decir, hacer o por confesar y ese es el principal sustento de la conciencia limpia y de la tranquilidad de espíritu.

¿Y sentía además algo tan tangible como la alegría y el contento?. Sí, por supuesto, pero aleada con el temor que sino la oculta como si fuera un eclipse, si la ensombrece como un riachuelo que transcurre húmedo y sosegado bajo las solapas de una fronda de árboles. ¿Y qué era lo que me preocupaba esta vez? El lugar en el que todas esas letras aparecían escritas, un reducido cuarto secreto y virtual en el medio de ninguna parte de un inmenso universo global; y si hubieran sido sólo palabras y guarismos… pero también se mostraban imágenes reales de ellos. Él podría enfadarse mucho conmigo por tal motivo (sus caras y sus nombres reales aparecen) y por eso el miedo asediaba mi corazón como un enemigo al acecho. Prudencia. Sé prudente que tú no sabes aún con quién estás tratando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s