ME LEVANTÉ MUY ENFERMA OTRA VEZ

mayo 16, 2004

crisis

Me levanté muy enferma otra vez. Ayer tarde comenzó otra de mis crisis. Por supuesto que no iría a la carrera que organizaba el ayuntamiento de C. pero puse el despertador para acudir a la final del segundo memorial E….

A Gonzalo le envié un mensaje (bueno no, dos, porque no estaba muy segura de haber enviado bien el primero) sólo diciéndole:  ‘No me esperes’. Nada más. Habíamos quedado en encontrarnos a la puerta del PDVO. a las once menos cuarto; así que no entiendo porque razón me llamó luego a las once. Yo escuché la llamada pero no le contesté y ni intención tengo de hacerlo ahora o nunca. Si hay algo que detesto, y que me deja absolutamente fría es el que se equivoquen conmigo y él ya se ha equivocado demasiadas veces… Para mí está muerto y si alguna afectividad le tuve en el pasado he de decir que hoy por hoy ya no existe; y ni siquiera creo, al menos por mi parte, que exista la atracción física. Todo tiene un límite y cuando uno lo rebasa… esta claro que ya no hay vuelta de hoja.

 Y me pensé si el cuerpo, en realidad, lo que estaba haciendo era advertirme de que no fuera hoy a ninguna parte porque así no habría visto, ni sentido… pero he visto y sentido demasiado. Aunque antes de todo lo que ocurrió leí algo que me ayudó muchísimo. Susana me señalaba una cosa muy importante que como convive conmigo  a diario, a mí, era hasta lógico que se me pasase desapercibida. Susana me decía:

‘Creo que le asustará saber hasta qué punto es importante para ti, creo que de entrada acojona un poco saber que eres importante en la vida de una persona, y más de una persona así como tú: que no se amilana ante la primer dificultad y que lucha por conseguir aquello que quiere’.

Y creo que Su ha dado justo en el blanco. Lemprier también me lo dijo un día: ‘A ti ganarte no es que pierdas… sino conseguir que tú misma te rindas: lo más difícil’. Lo difícil sí, porque yo  un día estoy cansada y flaqueo, como todo el mundo pero eso sí, sino es mañana será pasado pero recordaré… y olvidaré puede que todo menos aquello de que no quiero rendirme. En eso soy como Laura o ella  es como yo…

Si mis dolores y mis articulaciones inflamadas me lo permitieran os pondría con gusto al tanto de todo lo acontecido en la semana pero me temo que en breve tendré que volver a la cama a ver si  logro aliviarme con  el calor de la almohada eléctrica (antes probé con hielo, y antes de eso con más calor) y se me pasan estos mareos y este malestar general. Yo creo que lo peor de todo son esos síntomas… porque al dolor  y a las molestias estoy más acostumbrada. Pero de todas formas dejo este ‘tópico’ que he iniciado abierto con ese fin y a modo de resumen… os iré contando… Espero que vosotras queridas mías os sintáis mejor de lo que yo me encuentro hoy, aunque hoy ya me encuentro muchísimo mejor que ayer (ayer fue horrible y es la segunda crisis en poco más de quince días) y por favor: no me deseéis que me mejore y esas cosas porque lo detesto. Sólo quiero llorar libremente si me apetece, ¿de acuerdo? y a ser posible en silencio porque sino me sentiré mucho peor.

Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s