PEQUEÑOS MIEDOS

julio 7, 2004

No debería …

…estar transcribiendo aquí este comentario desde mi diario privado pero…

Estuve en xxxx xx xxxxx. Y allí dejé dos nuevas bitácoras para encuadernar: ‘Desde Oaxaka con Amor’ y su anexo. Aquellos dos meses y medio fueron muy fructíferos porque yo estaba enfrascada en mi relación con Enate y mantuve abierto tanto ‘El cenote de los deseos’ como ‘Mi querida Alex’ en ‘Desde la penumbra’. Por cierto, esa chica nunca me devolvió el ejemplar de ‘Los Mares del Miedo’ que le presté. Creería que se lo había regalado… y yo aún tengo el cd de Fito Fitipaldis que me dejó ella para que escribiera sobre aquellas canciones que me propuso como un reto… A veces me acuerdo de Enate pero procuro olvidarme pronto. En realidad en seguida me di cuenta de que me engañaba o pretendía engañarle o engañarme porque sabía de sobra que nunca podría ser alguien a quién yo sería capaz de respetar. Creo que estando cerca suyo presencié demasiadas cosas que no me gustaron, aunque en aquel momento tratase de racionalizarlas. A lo mejor no me quedo tranquila hasta que un día las enumere. La mayoría son escenas sueltas de aquel escenario de vidas disparatadas que era su bodega
Luego Coga y yo comimos en el chino de siempre. Y después conseguí que me acercara al centro comercial a consultar lo de la maleta. Fue una sorpresa cuando el vendedor me dijo que me haría un cambio. Regresamos a buscarla, otra vez a Sagún (di tú que por el autopista es un momento) y ¡voila, estrenaré maleta!; menos mal porque no sabía dónde conseguir que me solventaran lo de esa rueda… aunque he tenido una mala sensación, para qué voy a mentir, pero voy a intentar despreocuparme de ella y que pase lo que tenga que pasar.
Primo y Laura no están en el parque pero si el padre de las gemelas con Andrea. Le veo a lo lejos y evito saludarle y él sabe que le evito pero aún así poco a poco se va acercando a mí. ¡Este tío es un cara! y yo detesto a los caras. ”’Estoy buscando a alguien que se venga conmigo y las niñas cinco días a Benidorm”’. ¡Menudo morro que tiene el pavo!. No, si cuándo yo pensaba que le gustaba para madre adoptiva de sus niñas, ya sabía yo que no andaba muy desencaminada. ¿Y yo qué hago antes de regresar la cabeza a mi libro? Pues decirle: ”’¿Cómo no quieras el teléfono de Elena, ‘la poeta’?. Mira que a mí no me importa dártelo y esa seguro que te va a cualquier parte…”’. ¡Está tan desesperada y tan loca!, pensaba yo para mí. ”’NOOO. ¿Pero cómo voy yo a llamar a alguien que no conozco de nada”’. ¡No, y hay que joderse!, ¿y se atreve el tío a venir a darme la brasa a mí?; nada menos que a mí que hace meses que no hago más que meterle corte tras corte. Así que tras decirle que yo estaré feliz y trabajando en XXXXXx en esas mismas fechas, luego es cuando apartando mi cara de él regreso al libro, a ‘mi libro’ (es mi bitácora) y él poco a poco regresa al banco de al lado y cuando se marcha con su hija no se atreve ya a despedirse de mí. Experimento alivio. ¿Será ese el tipo de alivio que experimenta Sergio cuando ayer yo dejo de hablarle? Espero que no.

Me presento en el … cerca de las ocho. Diva que está pendiente de la verja, espía mi paso. Creo que ella aún está muy colgada de él. Me cuesta encajar el que siendo psicóloga pueda continuar atrapada con una persona como Guernika. ¿De qué sirven los estudios?, te preguntas. Pero qué pregunta tan estúpida. Ya sabemos que a parte de para rellenar anotaciones académicas para poca cosa más. Lucía, la hija del argentino, está en la xxxxx; ha vuelto este verano y es ella quién me cuenta la relación de Alfonso con su padre. Recuerdo que me extrañó el verano pasado cuando los vi juntos: son cuñados. La mujer de Alfonso es tía de Lucía por parte de padre.

Victor se muestra amable conmigo pero… La semana pasada llegó temprano todos los días y estuvimos xxxxxxxxx un rato solos pero sigue existiendo ese pero. Victor es completamente anodino y además es un tipo raro; como muy metículoso y pacato. No me ofrece confianza y es imposible saber lo que está pensando.
Minutos más tarde llega ‘J’, y se percibe que no le gusta demasiado verme a mí sola. Recela de mí y deduzco que es idiota porque a ver… a parte de ser amable con él, ¿qué motivos le he dado?. ”’Sergio va a venir”’. Me lo cuenta porque al parecer no estaremos solos. ‘Guernika’ nos ha dejado un rato pero sólo hasta que llegue alguien. ‘Sergio’ le ha llamado en algún momento del día para pedirle que le preste una xxxxxxx y me alivia y no me alivia saberlo, a un tiempo. La semana pasada he estado pensando que algo tuvo que ver mi comportamiento con él para que faltase y no sé si sentirme culpable o preocuparme. ¿He hecho algo malo interesándome por él? No puedo pedirle a todo el mundo que sea tan consciente como yo de sus comportamientos y motivos, primero porque los ejercicios de sinceridad aunque sean sólo para con uno mismo son dolorosos y más importante aún porque la introspección es un camino que no todos elegimos tomar. Y quizás no sea ese el que ‘Sergio’ camine.
Por fin él asoma al fondo y yo procuro no ser demasiado susceptible pero me es imposible ignorar ‘las risas’ que intercambian entre ellos. No son malas del todo y no me duelen porque son hasta comprensibles pero me empujan hacia atrás, hacia una zona oscura, desangelada y hacen que me repliegue en mi misma. Luego ‘Sergio’ trata de vencer su timidez natural, sus reparos, o sus temores y se comporta conmigo como el chico agradable que ha sido estas últimas semanas, como el chico que ha sabido ”conquistarme” por su especial forma de ser. La verdad es que cuando ‘J’ se nos unió yo noté un cambio en él, aunque no fuera un cambio espectacular. Puede que yo le avergüence; sería hasta lógico, ¿no? Dice que va a sudar la despedida de soltero del fin de semana. ”’¿Te casas?”’, le pregunto yo. ”’No, un amigo”’, me contesta él. Y entonces me parece un cielo. Es por su manera de decirlo. Aquí yo soy la experta de entre los dos. Si viviera mi abuelo diría: ‘la veterana’. Sonrío. He llegado a vivir lo bastante para verlo. Y pienso en  Primo y lo encantadora que tengo que resultarle cuando aún ante su presencia me ruborizo como una niña.
Por cierto me he cruzado con ‘C’ cuando ya me iba del parque y me ha comentado que a la tarde Primo se llevó a Laura a dar una vuelta por xxxxx, seguramente hasta ‘El Foro’… Eso me entristeció porque tuve la sensación de que se me estaba castigando.
Esa noche vi a Nora. Me llamó porque su marido trabajaba y estuve un rato en su casa.
Y un apunte más, aunque no es que me importe, pero describe: ‘Guernika’ después de tanto decir que lo único que necesitaba era descansar ha aceptado este verano dar clases en el xxxxxxxx, de nuevo. Aunque dice que será sólo en el mes de julio. ¿Y yo por qué me he interesado?. Por conveniencia propia. En aquel momento me vino bien refugiarme en él y en su conversación. Por lo demás, por mí puede morirse.

morirse

07/07/2004. tema: …paradojas…. #

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s