– LA EXCURSIÓN –

julio 11, 2004

¿A ti te apetece contar un viaje?

Llegué a la revista ALMIAR siguiendo uno de vuestros enlaces, en concreto uno que hay en la página de Rafa Prieto, acerca de Roxana Heise. Leí el cuento de esa escritora; escribí un comentario y la revista me contestó con un e-mail, así que me di una vuelta por el sitio y me encontré con esta propuesta: Cuéntanos un viaje en bicicleta. Entonces me sucedió algo curioso, sentí que había una historia de la que casi no le había hablado a nadie y la escribí allí. La siguiente:




‘El viaje fue corto. Éramos cinco o seis amigas; todavía no recuerdo aquello con nitidez, una tarde más del verano, me he parado a pensarlo ahora, una de tantas tardes y no sé de quién fue la idea de hacer aquella excursión en bicicleta. ¿Qué tendría yo?, ¿catorce o quince años?. Ahora caigo en la cuenta de que ese debe ser uno de los pocos recuerdos medio olvidados que aún no me había parado a clasificar. Porque yo me dedico a eso, quería que lo supieran, a clasificar recuerdos en la memoria; los trato con el mismo mimo y cariño que un entomólogo invierte sobre sus insectos y me he convertido en una archivadora estupenda; ¡ah!, lo qué hace la práctica. yo antes era incapaz de situarme en la vida por culpa de mi mala cabeza, un caos de cabeza, hasta que un día comprendí que en la vida precisamente lo importante era mantener el equilibrio como si pedaleáramos sobre una bicicleta y empecé a hacerlo: me dedicaba a volcar todos mis recuerdos sobre la mesa como los clavos y las puntas de aquella caja de zapatero de mi abuelo pero sin ayuda del imán, y luego iba juntándolos uno por uno según los tamaños y grosores. Pedalada tras pedalada, y sin desfallecer.

Y Cristina iba seguro, la de la tienda de ultramarinos; lo sé porque fue la que me acusó luego de aquello pero que corta era ella… cuánto espíritu desperdiciado, ¡madre mía!; yo pensaba que habría necesitado una transfusión de aliento. ¿Pero dónde narices se le inflan los pulmones al alma?. Nadie sabe cómo insuflar la pasión en las venas; eso te nace desde dentro, nace contigo y entonces dicen que eres de raza y tú no lo acabas de entender nunca pero a veces te sientes orgullosa y otras mal, claro, porque depende quién, a lo mismo lo interpreta de otra manera y entonces murmuran de ti que estás loca. ¡Muchacha alocada!

También iba Geli, la que luego se hizo peluquera y se independizó; sí, la misma que estaba enamorada de aquel policía amigo de su madre que meses más tarde se fijó en mí y me forzó… Yo creo que por esa época comenzaron mis olvidos.

Aquel día Geli, no más de quince minutos antes de que sucediera aquello, se distrajo por algo o se asustó por culpa de un coche y se fue directa contra los hartos. ¡Pobre!. Ella y la bicicleta fueron a reposar su despiste y los huesos sobre las ortigas; aunque la bicicleta salió menos indemne y perdiendo porque el ocho del manillar no se le fue con el paso de las horas y tampoco las otras lesiones que la convirtieron en vehículo lento y pesado en exceso. Quizá tenía qué ocurrir, no lo sé pero no a mí, menos mal porque lo mío había sido un préstamo. Me la había dejado un amigo. Una orbea roja y yo ya sabía lo que era caerse de espaldas sobre un suelo tapizado por ortigas.

Regresábamos por los muelles. Tampoco sé de quién había sido la idea pero fue por atajar. Quién lo sugirió dijo que era el camino más corto, o por el que había menos tráfico. Ya se sabe las bicicletas son para el verano y los coches un peligro. Pero desde luego no pensaron que nos encontraríamos a aquellos tipos. Cuatro en un coche polvoriento y desvencijado, pura chatarra y con el peor de los aspectos. Y yo sólo sé que sentí miedo; porque la acritud del regusto del sabor del miedo me subió como una nausea hasta la garganta y se me agarró a ella como si fuera a vomitar por ella el estómago.

Las otras dijeron ¡Meca! pero yo no dije nada. Sólo vi cómo me miraba uno de ellos, el que iba en el asiento de al lado del conductor, con que lascivia y supe que vendría a por mí. ¡Rápido, rápido!, les grité yo pero ninguna era capaz de imprimir más fuerza a los pedales. ¡Vamos todas juntas y no nos pasará nada!, dijo Cristina. Claro, a ella seguro que no, y a lo mejor a ellos hasta mirándola a ella, de tan desganada que era para todo, se les pasaban las ganas … Pero yo entendía lo que sucedía, lo que ellos nos increpaban, lo entendía con el vientre y mi vientre me aseguraba que si nos entregábamos no saldríamos de aquella tarde tan inocentes cómo la habíamos emprendido

Dicen que las dejé tiradas pero yo memoricé la matrícula y alcancé la carretera. Creí que el corazón se me saldría del pecho también como el estómago, por la garganta. Y sinceramente creía que si yo me salvaba ‘mis amigas’ estaban salvadas. Y tal vez ellas no comprendieron nunca lo que yo traté de explicarles: ‘podrían haberme perseguido a mí en mi huida frenética y yo habría estado pérdida’.

A lo mejor fue una excusa, como dicen y yo una cobarde pero me di cuenta de que el instinto de supervivencia en mí era algo inevitable y también de que verdaderamente no las quería. La bicicleta, desde que mi abuelo me enseñó a montar en ella, siempre fue una lección y una prueba de confianza’

BICICLETA




¿Y tú, vas a contarles tu viaje?
¿Por que siempre necesitaremos estar contando cosas?
Es curioso, yo tendría que llamar a mi madre para que me refrescase su historia pero creo que hoy aún podría seguir hablando largo y tendido de las bicicletas. ¿Será por que estamos en verano?

11/07/2004. tema: \’enlazamé que te enlazo\’. #

One Response to “– LA EXCURSIÓN –”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 7 comentario/s de este artículo.
    Rafael P.:
    ¡Mis mas sinceras felicidades, amiga¡ Ahora mismo voy a incluir este texto en mi blog, fotografia incluida, para que lo lea mas gente…¡es buenisimo¡¡Me ha encantado¡¡
    Mis saludos, ESCRITORA.
    11/07/2004 22:36:24 email: erreprieto (arroba) yahoo.es

    en_penumbra:
    Pero no hombre que no, que va a ser bueno; si ni siquiera lo he corregido. ¿Cómo puedes haberlo leído tú ya si yo aún estoy repasando las faltas de ortografía?.

    Es sólo otro recuerdo…
    (de todas formas te agradezco mucho tanto entusiasmo :))

    Y la foto, ¿cual?. La primera o esta otra que he mangado del google hace un rato y a lo mejor tiene copyright se enfada la peña y me tira a mí el chiringuito abajo y de paso a ti.

    Espero que no me vayan a detener por incitar al copieteo indiscriminado y al desorden organizado.
    11/07/2004 22:46:35

    Rafael P.:
    ok¡Pues ahora la quito, no vaya a ser que tengas un disgusto….oye, ¿puedes decirme como se pone el hipervinculo a tu blog?Es que..si, abajo te he puesto un enlace, pero quisiera que me dijeras como tu lo has hecho arriba, donde pone “Almiar”,Rafa Prieto y esas cosas…
    Ayudame, porfa…
    Mis saludos.
    rafa.
    11/07/2004 22:55:47 email: erreprieto (arroba) yahoo.es

    Anónimo:
    Pues si que lo soy…un inutil, ay, dios, estos hombres…parecen algo y luego nada….je¡
    Anda, ayudame….porfi….va….
    Saludetes¡.
    11/07/2004 23:12:45

    en_penumbra:
    No, no, por mí no te preocupes. Tú preocupate sólo por ti que yo voy a seguir trasgrediendo fijo :)

    Verás, abajo del hueco dónde escribimos los comentarios hay unas herramientas de lenguaje htlm; una para escribir en negrita, otra para cursiva, otra rayado, o por último enlaces; pues pinchas ahí y se abre un recuadro (pero suave porque si vas con prisas se te pasará el otro) y en el primer recuadro escribes lo que quieras que se enlace por ejemplo Rafa Prieto (aceptas) y se te abre un segundo recuadro que te pide la url (hppt//… ) borras eso (al menos es lo que yo hago) y ahí copio la dirección correcta de la barra del navegador. Entonces el sistema lo entiende y te obedece. Trátalo con cariño como si fuera un perro que funciona ;)
    11/07/2004 23:22:42

    Rafael P.:
    Pues muchas gracias, amiga. Te lo agradezco…voy a ver si lo hago y luego me pongo con una cosa de humor que estoy escribiendo…
    gracias¡¡
    12/07/2004 00:29:12 email: escribeme40 (arroba) hotmail.com

    Fran:
    Bonita historia llena de vida. Hay algo en tus textos audiovisual y este mucho mas. Para mi ya se ha quedado como un corto, una intensa historia.
    12/07/2004 10:04:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s