CARICIAS INCOMPRENSIBLES

julio 15, 2004

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

14/07/2004 23:36

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

He reincidido por segunda vez en lo de las correcciones. La excusa es que antes cuando me fui tenía demasiada prisa. Quería llegar con tiempo al parque pero lo del parque es un tema vetado, así que de eso no voy a hablar aquí. Puedo decir, supongo, que me he sentado en el mismo banco del abuelo de Laura (aclaro que porque no me quedó otro remedio) y que inmediatamente he abierto el libro. Y me está gustando pero la protagonista me recuerda en exceso a una jovencita bastante desequilibrada que conocí en la red y cuya rabia tuve la desgracia de sufrir durante mucho tiempo. ¡Por tonta, precisamente, por ser tonta!. A Primo le he visto por la mañana, hice por verle pero fue un visto y no visto; así que cómo si no hubiera existido. Y trato de concentrarme pero ¿cómo se llama esa delgada y estrecha tela con la que cuentan algunos ejemplares y qué sirve para marcar dónde fue que dejaste detenida la lectura?, ¿tiene un nombre físico?; bueno, ella, la tela, de vez en cuando se dejaba caer sobre mis dedos porque hacía brisa y me daba la sensación de ser un molesto insecto

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

15/07/2004 8:29
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ahora ya es por la mañana; anoche el sueño me derrotó, y hoy esto de teclear no va a ser jauja. El índice derecho me duele como si me estuviera criando. He encendido la luz del flexo para mirármelo, una potente bombilla de bajo consumo. Yo vivo entre penumbras la mayor parte del día y la persiana de este estudio nunca (y cuando digo nunca es nunca), nunca se levanta. He cortado esa uña demasiado pero no ayer; parece que en el centro se me ha clavado algo. ’entre rendijas’ quizá podría haber elegido llamarme también… Escribir sin ’jotas’ podría resultar relativamente fácil, ¿pero cómo hacer para evitar las ’m’ y las ’n’. La vida se ahogaría sin ellas: nadar, natación, nanosegundo, megalomanía, mamonaza. Decidí irme a la cama porque me llamó ’en las nubes’ y terminó llorando a lo largo y tendido del día una segunda vez; su marido trabajaba de noche:

VARIACIONES

– Tú tenías razón. Si llegas a venir conmigo me lo habría cobrado.

Eso se lo dije mientras paseábamos porque al final sí que hubo un paseo y la que habló más que nada fui yo. Pero no de mí y hablar de los otros no desahoga. ¡Jodido índice!. Pues que te den por el saco, payaso. ¿Qué pasa que no quieres ayudarme a escribir?. Marta, una nueva conocida virtual (una chica en verdad amable) me dice: ’… pero es tan real esto que cuentas…’. Pues claro, querida -inciso para mirarla metafóricamente hablando y asintiendo explicarle- ¡Jodidamente real!; es que ’en las nubes’, mi querida ’en las nubes’ se pasa la vida allí (yo la llamo así por eso) y ayer era un cielo cubierto de gaviotas que gritaban su voz histéricas anunciando tormenta en alta mar, barruntando oscuridad y aguas… ¿Y sabes cómo solía llamar yo a ’en las nubes’ antes de que regresara a ellas?: Contradicción y así es cómo debería llamarla hoy porque la he agarrado por los hombros, la he vapuleado hasta que la he obligado a abrir los ojos arrastrándola por la dura realidad y le he dicho: ’Te engañas continuamente’; o sea que he sido implacable otra vez con ella. Y al final lo dijo: ’Es que me expulsaste de tu Mundo; ya no me queda ningún refugio’. Pues claro, su marido tenía razón se estaba tragando íntegra mi vida como si fuera de color de rosa, y eso lo empeoraba todo.

CARAS EN BELMEZ

Sí, Ana, qué triste, tienes razón. Lo mismo de triste que es cuando yo os leo a vosotras (sobre todo a Bo peep y a ti) y me pregunto en que país habitamos nosotras para estar condenadas a vivir bajo la dictadura de la desolación. Fíjate se me ha venido una imagen a la cabeza, la de ’las caras de Belmez’ y una antigua voz radiofónica de programa nocturno: ’Aquí tenemos hambre. Aquí tenemos frío. Esto es la boca del infierno’. Se me quedó grabado aquello. Los equipos de investigación se instalaron en la casa de María y con sus aparatos ultrasensibles se supone que captaron las voces de las rostros de las paredes y el suelo en esa psicofonía. ¿cómo se llamaba aquel programa?, ¿tal vez al filo de la navaja?. Yo me moría de miedo pero lo escuchaba y claro luego no podía dormir y tenía que encender la luz y ponerme a leer a Tom Sharpe para reírme y por eso a Alma se le hacía tarea imposible lo de lograr que se me soltaran las sábanas por la mañana. Por cierto, ahora ha sonado el despertador, eso quiere decir que debería ya levantarme de la cama. Lo dejo aquí. Pero es injusto, es injusto, muy injusto, y creéme, pasearse por vuestras vidas, leeros y plantearse el por qué hay gente que parece encontrar el amor y ser meridianamente feliz y por qué los demás tuvimos que resultar ser los impresentables desheredados de la faz de la tierra. Y esto no te lo digo ni por envidia, ni por mí que yo no tengo queja, o sólo la tengo a ratos porque yo no pienso rendirme ante esta puñetera vida hasta que no me entierren. Te lo digo por ejemplo por mi amiga Contradicción cuya última decepción de ayer fue enterarse que en el grupo en el que escribe lo más probable es que no la lea nadie (a no ser su marido que va olfateando todas sus miserias como lo hacen los perros que son arrastrados por sus amos por las calles del barrio y yo) porque aquello hace meses que es una aldea virtual fantasma. Claro, como a ella le interesaba tanto escuchar a los otros… no se dio ni cuenta de que ninguna seguíamos allí. Y luego nos preguntamos porque narices nos quedamos solos…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

14/07/2004 20:26 expuesto por Itza  (contradicción, en las nubes, Nora)

.-.-.-.-.-.–.—-.–.–.–.–.–.

Estoy hasta las narices de ser quien debo ser y no ser quien en realidad soy, pero como cojones voy a ser yo, si no me gusto absolutamente nada. Odio como soy, mi prepotencia, mi vanidad, mi envidia, mi complejo de inferioridad y para colmo de males mi ignorancia sobre mi misma, y ahora me pregunto ¿como coño rompo yo con todo esto? ¿donde está la solución? volver al psicologo para oir de su boca lo que yo misma me digo aqui, o cambiar mi vida de una puta vez.
De lo único que estoy segura es que las migrañas, el stress, la tristeza, todo junto me está debilitando y eso no me lo puedo permitir, yo no puedo caer en una depresión endogena por miedo a cambiar mi vida. Son demasiados casos los que últimamente llegan a mis oidos, que si una no reconoce a su propia familia, la otra se queria morir,…..y así día tras día, en todos encuentro mi proyección, pero no es mi camino.
Hoy mismo me sentía tan sola y tan desvalida, que las lagrimas brotaron de mis ojos sin yo poder evitarlo, más tarde acudí a mi dentista y su trato tan humano y cariñoso me reconforto, pero es curioso que tenga que sacarme una muela para que me sienta un poco mimada, hasta ahí llegan mis carencias.

CHICHEN ITZA

One Response to “CARICIAS INCOMPRENSIBLES”

  1. lasalamandra Says:

    Bufff, sabes una cosa? Me encanta como escribes. Es como si estuviera escuchandote, estás ahí enfrente, contando todo esto, como si te conociera de toda la vida. Transmites mucha cercanía.

    Un beso!

    P.S: gracias por preguntar :)

    * Fecha: 15/07/2004 22:09
    * Autor: Marta ( http://www.infoaragon.net/servicios/blogs/galatea)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s