CON SARA, UNA NIÑA NUEVA

julio 16, 2004

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

A Sara la conocí ayer; apareció con Miri (Miriam). Se suponía que ambas habían intimado lo bastante para dormir una en casa de la otra. Yo les dije que lo que habían hecho era ’estrechar lazos’. Pero lo que ocurre es que Miri está dispuesta a estrechar lazos con cualquiera porque está muy falta de cariño. Su padre es el mismo que el otro día me dejó caer aquello de las vacaciones en Benidorm… y su madre vive en xxxxx y en teoría ha comenzado una nueva vida sin ellas; aunque a Marcos, el hermano mayor de las gemelas ( porque Miriam tiene una hermana gemela llamada Andrea y las dos tienen ocho o nueve años), si que se lo llevó con ella. Y eso es muy injusto porque las niñas confiesan echar mucho de menos a su querido Marcos… ¡Pobrecillas, que caritas se les ponen cuando te hablan de él!, pero claro, una no puede ir por la vida ni fingiendo sentimientos que no terminan de nacer, ni recolectando niñas como si fueran avatares o estampitas… o sea que eso es un asunto muy serio, ¿o no?.
…………
……..
….
..

Sara tiene los ojos bonitos, de un color azul cielo plomizo y como es una niña, es bonita como todas pero con algo de exceso de peso; nada importante si la cosa no le va criando complejos, digo yo. Lo que ocurre es que es una niña muy convencional; o sea que ha heredado un espíritu marujeril de esos que a mí, cuanto menos, me incomodan y pregunta continuamente pero no preguntas de esas que te ponen en un aprieto constante (como por ejemplo hace Laura), ni de esas otras que te hacen tener que devanarte los sesos a la velocidad del rayo para darles respuesta como sea porque terminan por ser un reto de movimiento continuo para la inteligencia (como también hace Laura)… sólo las típicas encuestaciones: ¿Tú dónde vives?, ¿en qué trabajas?, ¿cuántos años tienes?, ¿eres rica para haberte comprado un bikini de 174 euros?. Y yo lo que le he contestado es lo de siempre: ’¿No te parece qué haces demasiadas preguntas?’… claro y se le ha quedado un semblante que… así que a continuación añadí para quitarle peso: ’Es que a mí no me gusta nada que me interroguen sobre mi vida privada’… Y bueno lo ha encajado sólo que al parecer no estaba acostumbrada a que nadie se las contestase así. Luego me ha besado, y me ha besado y me ha vuelto a besar y me ha dado un montón de abrazos antes de marcharme. Y su mayor preocupación sorprendentemente era que yo fuera a quedarme en Galicia y no volver a verme… Increíble, ¿o no? Bueno, y yo lo que me pregunto es qué les pasa a las niñas de hoy en día. No entiendo como pueden volcarse de esa manera y en cinco minutos con una extraña.

sARA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s