– Revuelta –

agosto 5, 2004

‘Alcanzar la libertad formal a través de la destrucción de la forma. Eso fue lo que se propuso George Baselizt’

Gracias a Rachel he descubierto que Baselitz y yo nos parecemos… ‘Alcanzar la libertad formal’ que definición moral de mi misma. Porque yo soy formal, ante todo soy formal, me doy cuenta de eso. Y no es ningún handicap, eso soy yo. Es así de simple.

BASELITZ

‘… a través de la destrucción de la forma’ , cómo las detesto. A las formas digo; menos a aquella de Auden:

Si vieras una radiante forma/
dale caza y atrápala/
No seas tímido,/
se atrevido, se alegre/
la vida es corta, hay que gozarla/
con todo lo que sienta la carne/
en el instante en que te apetezca/
‘No hay vida sexual en la tumba’

Es curioso pero la única referencia que he encontrado a este poema aparece en la reseña de una película: ‘Confidencias’ de Luchino Visconti. Yo lo memoricé a los dieciséis años, puede que a los quince; así que probablemente el recuerdo sea inexacto ¿pero acaso existen los recuerdos correctos? volvemos a las formas, a la destrucción o el amor que tan bien dijo Aleixandre

Me levanto y me encamino a la estantería de mimbre donde sé que reposan esos versos. En la portada hay una mujer blanca, alabastrina, que levanta un brazo por encima de su cabeza y se agarra la nuca. Podría estar desnuda pero eso no alcanza a verse. En la mano derecha sostiene una rosa gigante y hay más manos pequeñas y representaciones de estrellas en un firmamento diminuto. La mujer mira hacia lo bajo con la mirada oblicua. No llega a a avergonzarse y sin embargo parece que mira hacia el mundo. Y ahora qué dudo: ¿no es eso un minúsculo falo roto y puntiagudo sobre su pubis? Las hojas de la rosa son verdes y también grandes; más grandes que las estrellas en comparación e infinitamente más grandes que la vergüenza, que mi vergüenza. Compruebo la fecha y la firma de la primera página: 19 de julio del año 87. Veinte años tenía entonces y un enorme sentido del ridículo y mi letra era aún legible. Desoladoramente legible: formal. Había elegido la muerte, la de los condenados a muerte, la pálida muerte alabastrina…

Recurro al índice o al azar. No buscaba nada en concreto y por eso encontré lo primero que me sirviera. Para eso son las palabras, para servirnos; no para alimentar mansedumbres y esclavizarnos ante ellas. Ayer rompí una palabra. La que había dado. Es una costumbre que quiero instaurar en mi vida. No solía hacerlo y por eso es bueno. Hay que aprender a jugar ante quienes juegan sin ellas o constantemente mintiendo si no se pierde y yo siempre pierdo, por eso pierdo y lo único que he conseguido es estarme harta de perder.

‘Tristeza o pájaro’ decía el poema elegido… ‘Esa tristeza pájaro carnívoro; / la tarde se presta a la soledad destructora,/ en vano el río canta en los dedos o peina, / peina cabellos, peces o algún pecho gastado/…’

Y podría haber seguido porque no es difícil dejarse llevar por la corriente pero nunca hubiera sido ese el poema que yo un día hallé en este libro. El sentimiento subsiste.

‘Se querían’ ¿Me dejarás recitártelo?

¿Pero a quién?, ¿a ti o a él? Porque ¿sabes?, dije que no lo haría pero otra vez fui débil y estuve con él…

Lo poco que he escrito desde que regresé lo he escrito casi todo en el diario de Rachel. Y ayer leyéndola y contemplando ese dibujo de Baselitz que ella añadía en su página (era la primera vez que la veía hacerlo) se me ocurrió pintarle lo que veía yo en él: Dos pájaros posados justo en el horizonte del mar más azul y el cielo más azul. Parece el dibujo de una niña. Uno esconde la cabeza y el otro le mira esperando que no se niegue a ver la verdad. Entre tanto en el mar hay olas y el cielo puede que amenace tormenta….

SANSITRE

Es curioso ahora suena ‘True’ de Spandau Ballet pero no hablo apenas inglés… paradojas y ayer Rachel me comentaba que lo que a ella le parecía curioso era que las dos viéramos lo mismo en el cuadro de Baselizt. ¡Qué bonita manera de enseñar al que no sabe! Esa clase de delicadeza es la que debería aprender yo.

Pues eso, que aún revuelta porque las ganas de mandarlo todo al carajo de estos últimos días no remiten y revuelta doblemente por la sensación de asco vital que se me ha instalado en el estómago y que me provoca una nausea constante recojo aquí a modo de resumen lo poco que he sentido ganas de decir.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

02/08/2004 08:50:38

No tengo fuerzas para más que para decir que ya he llegado y he leído… Me incorporo a tu diario, querida, cada día más ”impresionada”: He conocido al Santo Bebedor… he bebido de la ”misma absenta”, he sido una mujer batiéndome contra una mujer, y quise ser prostituta una vez, allá cuando tenía entre dieciseis y diecisiete años. ¿Será una etapa arquetípica de la evolución femenina?, me pregunto. Luego conocí a otras mujeres que también lo pensaron o que lo quisieron. Yo creo que eso ocurre cuando el cuerpo resucita… Es algo complejo de explicar para alguien tan cansado como yo ahora, y al que han dado tanto por el culo en estos últimos quince días.

03/08/2004 09:34:30

A mí también me han dicho a veces que visto como una prostituta. El primero fue mi padre cuando tenía 14 años y me hizo subir a cambiarme aquel vestido ceñido de lana rojo con dorados en la pechera que me había tejido mi abuela y que yo llevaba con medias negras y una chaqueta ajustada, también tejida pero a punto calado y crema. Me llamó con la mano desde la ventana, me hizo la seña de que subiera, me pego dos hostias mientras me ordenó que me cambiara porque parecía una puta y me dijo: ‘ahora bajas’. Yo cambié el vestido por unos pantalones de pana verde pistacho y seguí siendo provocativa y estando guapa… Hace cuatro días volvió a repetirse casi la misma historia. Nunca ha dejado de repetirse desde entonces porque nunca he dejado de vestir como me dio la gana. El habito hace al ”monje” :-)

04/08/2004 06:09:32

Tengo que irme a la ducha. Tengo cita en el centro de salud para hacerme unos análisis… lo malo de mi fotografía del viernes noche fue que él se corrió dentro de mí en el autobús, era el conductor y yo lo más que soy capaz de recordar es la llave que llevaba colgada al cuello: pequeña, extraña, con una historia pero no sé si me mintió. Lo único que sé es que he tenido que tomar esa pastilla en dos dosis y que ahora debo hacerme unos análisis para averiguar lo que he podido pillar. La polla le sabía mal. Y eso que estaba recién duchado. A lo mejor es que no acostumbra a lavársela. No me gustan las pollas que saben mal.

05/08/2004 10:30:29

¿Se puede preguntar por qué motivo comenzaste a ver a M?. No comencé por el principio de tu diario.

Y añado aquí lo que Rachel me dijo:

Un hermano mío se tiró desde una azotea. No fue algo irreflexivo, me mandó una carta que llegó dos días después. Por otro lado, mi antigua empresa requería mucho tiempo, muchas relaciones banales, me obligaba a ser un Agente Doble demasiadas horas al día, casi a llever una doble vida. Y me pasó factura, todo junto, se convirtió en una losa. Aún me cuesta no doblarme, ser capaz de vivir tal y como pienso. Cada día, menos, eso es cierto. Pero aún me falta, también lo se.

Espero que el asunto con el conductor no se haya convertido en una gonorrea. Es tan desagradable…

Besos

Sí, besos… que a mí hay días que se me olvidan pero creo que sin querer.

05/08/2004. tema: … de Sombras y amor…. #

One Response to “– Revuelta –”

  1. lasalamandra Says:

    Marta:
    Mmmm, realmente es una frase estupenda, y la has explicado de manera sorprendente.
    Pero me he perdido un poco con lo del diario que has escrito más abajo, es tuyo? o de alguien que te lee?

    Besitos
    13/08/2004 23:46:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s