EL MUERTO DESNUDO

agosto 8, 2004

Tarde de sábado

He estado en la playa. La de siempre. Una nudista…
Allí hoy ”conocí” a un tipo. ¿O sería un estereotipo?, ¿o tal vez un arquetipo?
Anchos hombros, torso y constitución atlética. Altura (sobre el 1’85). Edad: puede que más o menos la mía. Moreno y atractivo, con un pelo rizoso y más bien largo. Pero yo no estaba sola, y fue después de que jugando diera aquel mal salto y me retorciera toda la pierna en la caída. Ahora apenas la puedo mover…

Minutos antes se había presentado Carlos. Había pasado por delante de mí con una mujer morena que por supuesto no era su mujer. Se desnudaron aunque ella se quedó en tanga, y se sentaron, entonces me saludó. Yo también le hice un gesto con la mano pero sin querer que pasara sólo de eso. Carlos es un auténtico ‘baboso’ (no sé si existe esa expresión fuera de mi tierra); de esos tipos que cuando están contigo no tienen más que ojos para ti y para intentar acercarse lo más posible a ti; o sea un lanzado, lo que yo más detesto y de los agobiantes. Hace unos ocho años que le conocí, a él y a la que luego se convirtió en su esposa. Estaban ambos en el curso de verano que impartía Guernika. Era julio, y fue el mismo día en que conocí a Guernika, el hombre que se convirtió en la pasión más devastadora de mi vida.

Cuando piso en falso y me retuerzo de dolor Carlos y su amiga se ríen. No pueden tener idea de cómo ha dolido y no habían dejado de mirarme desde que llegaron y se sentaron. Me da rabia el gesto, les delata, sobre todo a él que nunca ha conseguido acostarse conmigo por más que lo ha intentado y aunque el primer impulso es incorporarme de inmediato, luego me dejo caer al suelo, en la arena y me sujeto entre aullidos feroces las piernas. Coga no se ha dado cuenta, se había vuelto de espaldas para ir a buscar la pelota y Juan, un asiduo de la playa y su acompañante pelirojo (los dos jugaban con las palas como nosotros) amagan un intento de ayuda en su actitud. Ahí hay buen corazón pero les detengo aunque agradezco su preocupación. Todo sucede en lenguaje no verbal, como una película de cine mudo, incluso mis gritos y Coga camina hacia mí frío. Yo le digo: ‘Cómo se te nota el cariño’ pero en el fondo no le estoy recriminando nada porque supongo… No, que digo suponer, sé, sé a ciencia cierta que a mí me sucedería exactamente lo mismo. Ni los sentimientos ni su ausencia se pueden obviar.

Antes de eso he visto a una chica con la que nunca había hablado; es más, lo único que habíamos cruzado en el pasado habían sido miradas amenazantes por mi parte y burlas por la suya (¡Ah, los ambientes… cómo condicionan!) pero hoy nos saludamos con una sonrisa y comenzamos a charlar como si fuesemos viejas y amigables conocidas. La desnudez es extraña. Lo es porque muy amenudo ocurren extrañezas que mientras uno va vestido le parecen impensables pero como casi todo requiere educación. Me refiero a que hay que aprender a tener mentalidad nudista. A mí, al principio, me parecía imposible detenerme a hablar con nadie y menos con nadie desconocido.

Luego, y un rato antes de irnos, Coga me dijo que ha habido un muerto. Y a él se lo dijo, a su vez, Juan pero sólo le dijo eso porque nadie sabía nada más; y es que de lo que Juan no se entere… Es todo un personaje allí, aunque yo tardé un par de años en descubrir que era profesor de deporte y que en realidad no era calvo sino que se rapaba el pelo. Nosotros le llamábamos ‘el calvo’; bueno, creo que todo el mundo allí le llamaba así. Recuerdo que cuando llegamos aquel primer verano se obsesionó conmigo y yo en respuesta lo único que hacía era distanciarme lo más posible de él. Por una parte su interés tan palpable, tan evidente, halagaba mi vanidad femenina (aún estaba llena de complejos de aquella) y por otra a veces, sobre todo cuando pasaba a su lado, me hubiera gustado poder sentirme invisible. Pero ese muerto, que ya me perdía… lo más probable es que haya sido un ahogado. La presencia del helicoptero sobrevolando el mar y cielo sobre nosotros corroboraba que algo grave sucedía; eso y aquellas aglomeraciones de gente en el arco de la playa; es una de esas playas inmensas dónde uno puede estar andando durante lo que parecen kilómetros y kilómetros. Yo confieso que estaba distraída. Había bandera amarilla y él, el hombre que ”había conocido’ una hora antes, no dejaba de mirarme y a mí lo único ‘sensacional’ que se me ocurrió fue hacerme ‘la interesante’ (aquí va un mohín) con él, durante toda la puñetera tarde ( y digo ‘sensacional’ porque hay que ser idiota para que se te presente una oportunidad así y no dedicarte a aprovecharla y eso que durante toda la mañana he estado deseando que apareciera alguien nuevo que amenizase un poco, al menos, el panorama emocional de mi vida).

Cuando nos hemos ido Carlos nos ha sobrepasado en su coche y me llamó la atención el verle solo.

– ¿No se va con su mujer? – me preguntó Coga

– ¿Su mujer?, ¿pero qué dices?. Esa no era su mujer. ‘M’ es gorda y rubia.

– Vaya, pues creí que era su mujer.

No me extrañó. Carlos en el agua se comportaba con mucha… naturalidad con su amiga. Vamos, que no se estaba cortando ni un duro pero lo que nos dejó a los dos helados fue cuando un par de kilómetros carretera arriba vemos como ‘M’ sube al coche de Carlos en el mismo mirador que da a la playa. Vale, y sin unos buenos prismáticos no parece posible poder observar gran cosa pero de todas formas sus padres, los de ‘M’, tienen un chalet, como mucho, a otro par de kilómetros de allí. Y entonces es cuando una piensa que hay algunos que se juegan de veras el tipo pero tarda en caer en la cuenta de que ella es de esos mismos.

Por cierto, ayer (porque el día resulta que ya se me ha hecho ayer escribiéndolo) ETA volvió a la carga con dos nuevos atentados, uno en Ribadesella y otro en una localidad de Santander. Y mañana (por hoy) seguro que Coga leerá con fruición el periódico para terminar de hacerle la autopsia al muerto

SUPUESTAMENTE MUERTO

08/08/2004. tema: … de Amor y de Sombras…. #

One Response to “EL MUERTO DESNUDO”

  1. lasalamandra Says:

    Hoy es un día triste para los seguidores de la Energía, el gran líder espiritual Al Sa Ronikads ha aparecido muerto esta mañana día 12 de agosto de 2005. La policía fue alertada por los familiares del fallecido que no sabían nada de él desde hacía una semana. Un amigo de la familia declaró que “Al Sa” no abría la puerta y no contestaba al teléfono. Según fuentes policiales el cuerpo puede llevar muerto entre 3 y 4 días. Los forenses, todavía sin pruebas definitivas, barajan todas las posibilidades: sobredosis, suicidio, accidente, asesinato (lo cierto es que el cadáver no muestra ningún signo de violencia).
    Por ahora la información es bastante escasa y contradictoria. Intentaremos mantenerles informados de las novedades respecto a tan trágico suceso.

    La Energía se ha quedado huérfana. No se puede expresar con palabras todo el dolor que sentimos. Al Sa Ronikads era un visionario, era un Mesías; él nos mostró el camino, él nos enseñó los pasos a seguir, él no ayudó a superar la vida. Ahora no estás, esperamos de todo corazón que tu camino, tu destino, tenga ya un fin. Esperamos que tu cuerpo sea Energía, por que tu eras toda nuestra Energía.
    Al Sa Ronikads, ahora es tu momento.

    Al Sa Ronikads 1978-2005.

    Esta poesía de Miriani Olivendi está dedicada a ti.

    XII

    Limpia el pañuelo de sangre y
    llévame.
    Llévame lejos.
    Limpia la alfombra de sangre y
    Llévame.
    Llévame lejos.
    Hoy las hormigas andan sin rumbo.
    Llévame lejos.
    Hoy las llaves no abren puertas.
    Llévame lejos.
    Límpiame,
    limpia la sangre y
    llévame lejos.

    Miriani Olivendi.

    Poesía número 10, extraída del libro “Nanas para un feto muerto” (1901).

    http://blogs.ya.com/pindiar1889/200508.htm#25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s