– escupir –

agosto 12, 2004

Inmediatez

Después de cenar me conecté y lo primero que hice fue abrir esta página e irme directa a los enlaces, a visitar los diarios que leo, ya, de forma cotidiana. Comía una manzana. Nunca llamo cena a la fruta y leía en el diario de Rachel algo sobre una lluvia de estrellas… Cuando terminé la lectura ya había acabado con mi manzana y me dispuse a escribir lo primero que como siempre se me vino a la cabeza:

Yo solía saber lo que deseaba pero ahora mismo no es ya que dude, es más bien que lo ignoro por completo. Pero he escupido un chicle. Lo hice a la cara de alguien, ante el saludo de alguien; eso era lo más inmediato que deseaba hacer porque creo firmemente que se lo merecía y que conste que hubiera preferido un firmamento, un firmamento cruzado por fugaces estrellas

Son entonces casi las diez y diez de la noche. Luego cuando vuelvo a visitarla cerca de las once (a veces lo hago para releerla en una segunda lectura menos absorta) me encuentro con un nuevo comentario de un tal
Transon que va dirigido a mí:

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Para sabbat:Por muchísimo menos de lo que tú has hecho, hay quien llegó a provocar una masacre en un templo Shaolín… :P

.-.-.–.-.–.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Y me hace gracia y me río y al mismo tiempo considero lo mal que me debo haber expresado para recibir de propina un comentario como éste; y también pienso en lo mucho que me gustaría, tal vez, que un tipo como Transon y para variar me contara un cuento como aquellos que solía contarme mi abuelo cuando era pequeña y ya no tan pequeña; un cuento por ejemplo en el que se hablase de aquel incidente que fue capaz de provocar una masacre en un templo shaolín y que a lo mejor no es ni un cuento y sí su propia historia.

¿Y por qué razón me dio por ahí?, ¿por escupir un chicle delante de las narices de alguien? Y lo más importante: ¿ese acto infantil tenía algún sentido. Pues me imagino que para la mayoría de vosotros que podáis llegar a leer esto no pero tal vez sí para Susana, Maryna, Patricia que son las únicas que conocen hasta el más mínimo entresijo de esa opaca y extraordinaria relación mía con Primo

El primer domingo de agosto cuando llegué de mi viaje… volvimos a hablarnos. Yo hacía tiempo que le eludía; más o menos desde la fecha en que se instalaron en la terraza de la cafetería sus ”antiguas amigas”. Tengo que dejarlo aquí, ahora, para no perderme entre los detalles pero esas relaciones suyas se asemejaban demasiado a un antiguo dolor sordo y seco… Gracias a él, a su tremenda ‘ayuda’, yo conservo alguna que otra lesión vieja en el ánimo; aunque también creía deberle otras cosas más importantes y que me habían curado de heridas y dolores más sordos y secos y antiguos…

Así que estamos hablando y Laura y Sara se encuentran entre nosotros cuando Laura arroja por los aires el cicle que mastica para desprenderse de él sin importarle dónde caiga y Máximo comienza una de sus reprimendas en forma de perorata y que ambos sabemos resultará del todo ineficaz con Serengueti (yo a ‘laura’ suelo llamarla Serengueti). Así que mirándole a él le digo: ‘¿Qué pasa?, ¿qué no te gusta que se tiren los chicles al suelo? Y él me contesta muy serio: ‘No, claro’. Y entonces yo ladeo la cabeza y desde mi boca lanzo el que yo tengo entre los dientes al prado pero observando el lugar exacto al que va a parar. A Máximo este gesto mío le deja cuadrículado:

– Muy bonito. Menudo ejemplo. Ya verás la gracia que te hace cuando pises uno o te sientes encima.

Pero a mí lo que me ha hecho gracia, gracia de la buena, ha sido ver la cara de enfado que se le ha quedado a él y el matiz de incomprensión que se le pasea por el rostro en ese instante.

– ¿Qué pasa, vas a contarme que tú nunca te has desprendido así de un chicle?

– No. Nunca. Siempre los deposito en una papelera o en un cenicero.

– Será porque eres muy pulcro – continúo yo con sorna (y esto que le digo sigue siendo parte de complejo entramado de vivencias opacas que existe entre él y yo que su hija, por cierto, desconoce)

Entonces doy un par de pasos hasta el lugar en el que ha caído el chicle. Me agacho y lo recojo con la punta de mi pulgar y de mi índice, que ha venido a formar una pequeña pinza, con la precisión y el cuidado con el que un cirujano de un telefilm televisivo nos haría ver el proyectil extraído y alojado en un cuerpo herido.

– ¿Ves? -le digo y para esas alturas él ya no entiende nada de nada cuando me encamino hacia la papelera de la que nos separan unos quince o veinte metros y dejo caer en ella y a cierta altura ‘ el artefacto desactivado’ sin escatimar ni una gota de pompa del simbólico acto. Luego vuelvo a ellos y continúo:

– ¿Moraleja?

– ¿Moraleja? -repite él sin saber a qué pretendo referirme.

Y no he dejado de mirarlo un sólo momento; de hecho creo que no he vuelto a mirar a ninguna de las dos niñas que por supuesto no se han perdido ni un milímetro de la película que parece que rodamos.

– Sí moraleja. Ya sabes: ‘Hay errores reparables y hay errores irreparables…’

Quiero explicarle que EDUCAR ES MUCHO MÁS DIFICIL QUE TRATAR DE REPRIMIR, y sigo refiriéndome a todo ese mundo que existe ya entre nosotros de opacidades y arrepentimientos porque a mí, aunque me cueste reconocerlo, estaba comenzando a calarme hasta los huesos y el alma la sensación de ser parte de esa gran parte de gente que parece haberse equivocado con él.

Luego la tarde no se agota durante unos minutos o parrafos más, y así llega otra semana que nos pasa por encima y un nuevo fin de semana y el lunes, este lunes, dónde ocurre entre nosotros algo que creí ”mágico” y el martes, el día en que le compré la Witch a ‘L’ y en la que él por primera vez dio conmigo un paso importante ante los ojos de su esposa y el miércoles en el que regresé por decisión propia al refugio del amor de Guernika (y ese amor lo digo con la boquita pequeña de quién quiere endulzar las cosas que no son tales) y a descubrir casi por accidente la trampa, con Máximo, en que el destino me ha hecho caer otra vez… ¡Dios mío, una y otra vez!

Y así hasta ayer jueves dónde me presento en el parque con ‘las raquetas’ como les prometí a las niñas, sobre todo a Covi y da lo mismo lo que fuera a contaros porque ya no tengo tiempo para hacerlo, se me ha hecho tarde y tengo que meterme en la ducha. Resumiendo: la palabra perfecta para definirlo todo es traición, o al menos es así como lo experimento yo (quizás en otro instante…) y cuando Primo abandona el parque por la acera, muy cerca de la cual se encuentra el banco en el que yo hacía que leía y sólo esperaba, mastico el chicle con dureza entre mi boca y cuando él, que ya no las tiene todas consigo, me saluda con una muestra evidente de sus reparos, yo me limito, con cara de desprecio y asco, a escupírselo. Luego me giro y no le miro más y cuando llamé a mi madre para contárselo, para decirle: ‘Tú tenías razón es sólo un gilipollas’

Y ella me dijo:

– ¡Ah, muy bien!.

Yo le contesto:

– Pues no te lo pierdas porque va a ser mucho mejor, porque la próxima vez que hable con él lo único que pienso decirle es que sí, que lleva razón, que todos somos un poco cotillas pero que él sólo es una puta maruja.

Y mi madre se ríe porque me conoce y sabe que lo haré, porque sabe que cuando algo me indigna no me ‘caso’ con nadie (en ese sentido soy incorruptible), y que a lo mejor hoy o mañana me calmo y no lo hago, pero que el día menos pensado o cuando él menos se lo espere lo haré porque es evidente que ese ‘conocimiento suyo’ ya ha llegado hasta mi consciencia y va a ser difícil, muy difícil que yo no haga todo lo posible y hasta lo imposible por hacerlo también ingresar en la suya.

Y lo siento por ti, si has alcanzado este punto de la lectura y no has comprendido nada pero sólo se me ocurre decirte que te encuentras dentro de mi mundo interior, del dietario de mi alma y que no todo es tan bello o tan temible pero a veces sí, a veces cuando se me envenena el ánimo sí… ¿o qué ocurre?, ¿vas a decirme que a ti nunca te sucede?

cartel

12/08/2004. tema: … de Amor y de Sombras…. #

One Response to “– escupir –”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 13 comentario/s de este artículo.
    sabbat:
    P.S: Aquel domingo que escupo el chicle por primera vez lo más inmediato que pretendo es hacerlo ver que yo ya no tengo un especial interés en gustarle. Era como decirle: ‘´¿Ah sí?. Así que eso no te gusta, ¿y me lo dices?. Pues mira…’

    En realidad nunca he tenido interés alguno por gustarle como no era porque yo a lo que aspiraba era a que me conociera como persona y me aceptara como tal, con mis errores y aciertos, con mis defectos, manías y virtudes.

    Lo imposible, supongo :'(

    Y vale sí, la venganza es dulce y ayer disfruté de mi ‘desacato’ porque ante los jueces y los tribunales sólo existe eso pero hoy, esta mañana, me siento triste… y especialmente triste por mí y no por él. Así que compruebo que el egoísmo regresa y que la época del ”resplandor en la hierba” se termina.

    Es que tampoco os he contado el detalle de la gitana y debería
    13/08/2004 09:11:14

    sabbat:
    SOBRE ESO DEL RESPLANDOR EN LA HIERBA (quería referirme a):

    Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba de la gloria en las flores, no hay que afligirse. Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo…..

    William Wordsworth
    13/08/2004 09:16:36

    Anónimo:
    Antes estaba completamente de acuerdo con la frase e incluso es una de las que tengo anotadas y colgadas en mi habitación (imagínate la “casualidad” que me pareció encontrármela a la entrada de tu bitácora, pero ahora ya no estoy tan segura.

    ¿”Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”? no sé, no sé, ahora me da más por pensar que el tiempo y las malas etapas son capaces de ennegrecer los recuerdos más bonitos :-(
    13/08/2004 11:37:55

    a:

    13/08/2004 13:22:10

    Anaïs:
    No lo sientas por mí, por ejemplo porque me hiciste ver muchas cosas. Me hiciste ver que hay veces que una se harta de hacer lo correcto siempre, de decir palabras bonitas que son sólo mascaras para no hacer daño, pero que también a veces, te hartas de que sólo tu seas la que se adapte a los demás, sin pensar o preguntarse qué queremos en realidad…¿para quién o qué lo hago? ¿para los demás? y…¿yo qué quiero?.
    Hay muchos Primos, pero siempre se puede elegir. Si no te aporta gran cosa…olvidalo que la vida está hecha para vivirla y disfrutarla no para que nos amargan.
    Un besito sincero, pero que no suene a compasión, sino a compresión. ;:)
    13/08/2004 13:30:53

    Maryna:
    Y yo creo que desde el recuerdo, no sólo podemos conservar la belleza sino que es probable que volvamos a “amarla” ;)
    Y sobre el simbólico chicle, qué decirte, chica… seguro que sintió que se lo escupíste en el centro de su corazón. Y seguro que le hicíste ver que eso sí era un “error irreparable” pero ¿sabes? Yo al menos he aprendido que cuanto más gestos de desaprobación, más emociones hago sentir en el interior. La indiferencia es la misma muerte.
    Hoy se me apetece abrazarte y darte un besote en la frente :)
    13/08/2004 16:28:29

    Selvio:
    No dejes de ser como eres, ni de soltar tus pensamientos en palabras… por que eso provoca que otras mentes se alerten y eso es muy saludable.

    Me gusta leerte…
    13/08/2004 21:48:29

    Marta:
    Hola cariño!!!! Tengo mucho que leer por aquí, y quiero hacerlo con calma, ayer leí que no iba todo demasiado bien? o fue sólo un espejismo? Espero que el descanso haya ido bien, y que tengas mejor la espalda? (uys, no me acuerdo muy bien, lo siento, ando todavía algo perdida con esto de volver a la rutina)

    Miles de besos, guapetona!
    13/08/2004 23:34:05

    Nimue y su kaos:
    interesante lo del chicle…a veces debes hacer simplemente lo que sientes…;)
    14/08/2004 01:56:38

    Sensei:
    ¿De verdad el hecho de escupirle un chicle a un subnormal da para comerse tanto la cabeza después?

    Para mí son delirios en plan “soy espontánea, hago lo que quiero y me da igual lo que pienses”. Lo que tienes que hacer es darle dos ostias, irte y olvidarte de que existe; o bien simplemente ignorar a alguien tan aburrido como un tío que se indigna con un chicle en el suelo. Así te desahogarás como Dios manda y no escupiendo un “chicle cargado de simbolismo”.
    14/08/2004 14:19:30

    sabbat:
    A mí lo único que me da para comerme poco la cabeza son los mamones. ¿Qué quieres que te cuente?
    14/08/2004 14:48:10

    Luis Muiño:
    Va por la segunda lectura (me ha encantado y me parece muy sugerente…). A ver qué te parece mi forma de verlo:
    Cuando uno se deja llevar por las visceras, se desahoga. Pero luego, en el recuerdo, el impulso se tiñe de una sensación de melancolía. Nos hemos dejado llevar por el rollo del capullo en cuestión, y eso nunca se recuerda con alegría.

    La otra alternativa, ser más reflexivo, también tiene su lado bueno y su lado oscuro. Por una parte, los que tienen ese sosiego son personas con buen rollito continuo. Pero se tienen que quedar con muchas ganas de dar rienda suelta a su mala leche.

    Lo de siempre: no debe haber ninguna alternativa que a uno le deje satisfecho del todo. Imagino que depende de las necesidades de cada momento. Yo, por ejemplo, tengo ganas de desahogarme un poco…y tu post me ha sentado genial.
    14/08/2004 23:05:59 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    sabbat:
    ¿Luis Muiño?. Da casi un poco de vergüenza que tú llegues hasta aquí y te leas ‘esto’ pero ‘esto’ es lo que había…
    y Primo no es un capullo cualquiera y si me dejara dejar por su rollo me adaptaría al sistema y de lo que trato yo es de lo inversamente proporcional; o sea de que los dos nos ”fuguemos” de su sistema.

    El acto fue visceral y no lo fue. Y no soy yo quién debe de sentir melancolía alguna; de hecho no la siento porque este altercado me lo planteo como parte de una batalla más que voy a librar por alguien que me Importa. Y es que yo soy tan idiota que aún creo, contra toda prueba, en la existencia de los sentimientos auténticos. ¿Será eso lo que llamamos Amor?.

    Tu desahogo por otra parte: estupendo. Considerando todas las opciones posibles pero … ya sabes, luego lo intrincado de cada historia en particular tiene sus propios fondos marinos

    Un saludo :)
    14/08/2004 23:46:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s