H.A.CAMARASA

agosto 29, 2004

Desnudo bajo la parra …

 desnudo bajo la parra

H. Anglada Camarasa

Susana se interesa por mi día y me envía un abrazo reconfortante que agradezco. Ella dice haberse levantado meláncolica pero Susana es melancólica por naturaleza, como lo es tantas veces su signo, porque Susana ha nacido bajo el influjo de un signo melancólico… aunque yo no creo que Susana sea meláncolica por ese motivo, sobre todo porque hace tiempo que aprendí que los signos no son ningún motivo.

Susana es melancólica porque sería una Susana menos bella sin su melancolía y la melancolía, pienso, es algo irremediable en Susana, las espinas de su rosa… ¿Te imaginas una rosa sin espinas? Venga sí, imaginémoslo. ¿Le molestan a una rosa sus propias espinas? Piensa: ¿te molestan a ti tus brazos o tus pulgares?, ¿te molestan en condiciones ”normales” (te lo etiqueto bien: ‘naturales’)?, ¿qué crees que harías sin ellos?, ¿sin tu talle?. No, lo que nos molestan son nuestros delirios… porque qué es un delirio… la persistencia de una idea en oposición manifiesta con la realidad o el buen sentido, hasta caer así en una convicción erronea… Las espinas, los brazos que tiendes y con los que apartas, los ojos que cierras, el cuerpo que se debate, a quién en verdad molesta es a aquellos que pretenden aferrarte sin comprender que tú naciste para ser libre, para clavarte en su carne y bautizar la vida con sangre.

A Susana le ha sucedido algo hermoso ayer, algo que yo aún desconozco y se ha despertado con los hechos teñidos de los colores agridulces con los que tiñe su mundo el matiz de la melancolía. Y por eso leerla me resulta similar a comer comida en un restaurante chino. Yo tengo, al menos, una cita mensual con esos sabores y he convertido esa cita en una fiesta diurna para los sentidos. Así que lo primero que casi he hecho hoy, ha sido llamar a ‘en las nubes’ para leerle la opinión de Susana:

¿Qué cariño es el tuyo? ¿qué forma de amar es la tuya? ¿le quieres y así se lo demuestras? BASTA, ¿es que acaso hay una forma buena de cariño y otra mala? ¿es que solo hay una forma de amar, o al menos una forma correcta de amar?.Me niego!! quiero creer que hay tantas formas de amar como personas, como momentos, como situaciones personales, como sensaciones…quiero creer que hay tantas formas de amar como se nos ocurran y como sintamos y que todas ellas pueden ser igual de bonitas o de válidas.

Joder, con la gente y su manía de hacerlo todo “correctamente” entendiendo por correcto lo más habitual!!!

Susana

Y luego le he dejado claro lo que sentía: ‘¿Ves?, Susana lo entiende y si ella lo entiende no sé por qué tú no eres capaz de entenderlo’

– Porque yo no haría nunca algo como lo que tú estás pensando.

Ni yo lo que ella hizo… Y me cambia el humor y le digo que no se preocupe que a ella no va a dolerle y que será divertido, que de todas formas es algo que ya ha empezado, que los tramites iniciales se cursaron el día que fui a recoger mis análisis, o quizás mucho antes; a lo mejor fue hace meses, cuando decidí que le convertiría a él en mi A.T.S y por eso elegí a ‘A’ como médico. Y le cuento que tuvo que ser él quién le dijo a Primo lo de mis pruebas. Allí estaba esa mañana, desocupado, sin hacer nada, con las manos en los bolsillos, mirándome cuando entré, mirándome las piernas que se me veían muy largas entre aquella mini falda tan corta y las alpargatas de diseño de Aedo de cuña alta. Luego llegó Primo, a los pocos días, y me preguntó aquello con sonrisa cínica: ‘¿Qué tal los resultados de tus pruebas?’ Y yo contesté sin malicia: ‘No lo sé. No lo sabré hasta que pasen un par de semanas’. ‘Claro’ -me respondió él. ‘Y no te extrañe que lo sepa. Aquello es una casa…’ y se callo y yo supe que quería decir ‘de putas’ pero no lo dijo. Eso era lo que pensaba yo, lo que deseaba que pensara y continuó tras la explícita pausa: ‘…pequeña’. Y yo le miré de esa manera en que le dices a otro pero qué falso eres, qué cobarde, no te has atrevido, ¿eh?. Y él interpretó mal el ataque y siguió diciéndome: ‘Todos somos un poco cotillas. Tú también’. ‘Pero yo lo soy abiertamente’ Fue una respuesta como un ladrido, de perra de guarda, de advertencia: ‘¡Eh tú no te acerques a ese terreno que soy peligrosa!’

– ¡Ah!, pero no te había llamado sólo para esto -le digo a ‘en las nubes’. ¿Quieres conocer al padre de Pedro O?

– Siiiiiiiií

– Pues estás de suerte. Me encontré ayer con unos videos suyos por la red y no te lo pierdas, el hijo es una réplica idéntica del padre.

– Así que es sólo un imitador.

– Sí, y uno muy fiel…

Pero a lo mejor es que la genética nos traiciona, más que las buenas costumbres y me pregunto si ese venerable anciano, que no venereo y que veo con su panza rijosa, con su talante burgues y sus crines blancas (Pedro O. tenía un pelo muy particular) no habrá perdido algún día la cabeza entre un amasijo de piernas y sexos de mujer que se besan y le excluyen de la estancia del deseo y en eso también habrá salido el hijo clavadito a él. Y me lo imagino beodo en un lupanar de Manila, en los años 50, mientras una filipina de labios lábiles le recorre la polla con la lengua y él le va contando en tagalo y despacito, mientras le acaricia la cabeza, la fatídica historia de una muchacha llamada Fortunata que tuvo amores malditos con un tal Juanito Santacruz, y todo porque Filipinas, a diferencia de la América latina, no fue evangelizada en castellano

Y a mi amiga le apasiona el descubrimiento de esos videos. Maravillas de la tecnología con las que hoy podemos perpetrar nuestras infidencias.

– ¿Y cómo diste con esto?

– Recordando… ya sabes mi memoria… pero y tú, ¿qué me cuentas de lo de Carmina Ordoñez? Es que ayer él me la puso de ejemplo (supongo que la conocía en persona) y yo no fui capaz de comprender el por qué, como no estoy al tanto de los rumores…’

Y entonces a ‘en las nubes’ comienza a soltársele la lengua, como a la filipina y aunque lo primero que declara es no saber ‘nadadenada’, luego resulta que se lo sabe ‘tododetodo’ y me ha hecho un informe tan exhaustivo sobre la vida y milagros de esa ‘divina mujer’, que no ha dejado títere con cabeza. Y después cuando colgamos yo me he puesto en seguida a buscar una imagen que ilustre de la mejor manera posible la conferencia que acabo de recibir y descubro un pintor desconocido (digo por mí): Hermen Anglada Camarasa y un cuadro suyo ‘Desnuda bajo la parra’

29/08/2004. tema: … de Sombras y amor…. #

One Response to “H.A.CAMARASA”

  1. lasalamandra Says:

    Luis Muiño:
    Hermoso lo de que hay tantas formas de amar como personas, como momentos, como situaciones personales… Nos empeñamos en poner un nombre a un sentimiento y creer que con eso, cuando hablamos de esa emoción, estamos hablando de lo mismo. Pero yo creo que, en realidad, cuando hablamos de amor nos referimos…a nuestra forma propia de amar en ese momento. Y así no hay manera de ponernos de acuerdo. Me ha gustado que me lo recuerdes.
    29/08/2004 19:22:14 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s