DE RATONES Y HOMBRES

septiembre 4, 2004

 

 ” Unas millas al sur de Soledad, el río Salinas se ahonda junto al margen de la ladera y fluye profundo y verde. Es tibia el agua. porque se ha deslizado chispeante sobre la arena amarilla y al calor del sol antes de llegar a la angosta laguna

– John Steinbeck –

 

DE RATONES Y HOMBRES

No sé porqué me dio por ahí. Será verdad que el chocolate contiene feniletilamina, lo mismo que el ”amor”. Aunque lo de la naranja es más inexplicable o no; tal vez fue un juego de palabras, una ironía negra del pensamiento: ¿’media naranja’?… Así que eso fue: ‘A mí póngame usted uno mediano de chocolate y naranja. ¿Se puede?’ ‘Aquí se puede lo que sea’ -replicó la mujer que despachaba en el puesto de la playa pero cuando vi el tamaño de la tarrina entonces cambié de idea… ‘No, no, mejor póngame el más grande’. Ya que existen los milagros debía de querer asegurarme de que por una vez me quedaría saciada… ¡Qué risa, primero tuve que sentarme para acabármelo y luego no podía ni caminar de pesada que me sentía!

Un amigo nuevo me ha recomendado que en vez de naranja la próxima vez me atreva con la menta pero el placer de esa mezcla de sabores ya lo he descubierto hace tiempo con el ‘After Eight’, y a mí a ser posible me gusta explorar nuevos horizontes… Es broma, supongo.

La tarde del jueves le tocaba ”la custodia” de la niña a Nuria Salvatierra. No estando su suegra disponible es ella quién se encarga cuando a Mximo le toca guardia, y yo me quedé cerca de la carretera. Ella estaba sola en la terraza y leía, no sé si una revista o el periódico. Me fijé en que Carmen no había llegado, y si he de ser sincera también me pregunté si el retraso tendría que ver con el conocimiento de los hábitos y horarios de Máximo.

– ¿Vas a pedírle perdón a Lucía? -me preguntó Laura corriendo hacia mí y sentándose a mi lado.

– Verás… aún no lo he decidido. Es que creo que antes deberíamos valorar algo.

– ¿Cómo que algo? – me pedía que concretara

– Pues algo como por ejemplo cuántas veces deseaste tú que nos quedáramos a solas…

– Muchas -dijo introspectiva

– ¿Y cuántas veces desee yo que ellas me dejaran en paz?… Incontables.

– ¿También yo?

– No seas tonta. Ya sabes que tú no pero por eso mismo no debes olvidar que los deseos se cumplen.

– ¿Todos?

– Todos los que se desean con la insistencia suficiente y con intensidad, por eso hay que tener mucho cuídado con lo que se desea, porque como dicen, puede cumplirse

Era una noción nueva de la que nunca antes habíamos hablado. Continué:

– Y por eso debo pensarme bien lo que debo hacer. De momento creo que las dos podemos aprender una lección importante de esto

joel peter witkin

En ese instante un hombre se sentó en el respaldo del banco y me sobresalté. Me dijo que me tranquilizase, que el día anterior había sucedido lo mismo, sólo que había sido yo quién me había sentado con ellos después de preguntárles si les molestaba. La mujer tardó un minuto en llegar y Laura y yo seguimos hablando como si ellos no estuvieran presentes. No había nada que esconder.

– Me conformo con que tú sepas que yo no actué bien, que fui muy injusta con una niña que no tenía la culpa de nada y que estoy muy triste y muy enfadada conmigo porque me equivoqué. Además Lucía tiene que sentirse doblemente herida porque para ella fuiste tú quién lo empezó y yo me comporto como si lo hubiera olvidado.

– Pero yo no fui. Fue Carmen que me dijo…

– No, no, espera. Vamos a repasar los hechos tal y como sucedieron. Yo tenía aquella foto en la que apareciamos tú, yo y la niña pequeña en tu cuello y que nos tomó Lucía y tú quisiste enseñársela a Carmen.

– Es que…

– No, espera. Déjame terminar. Ya lo habíamos hablado y tú podías intuir que a mí no me gustaba en absoluto esa mujer pero querías experimentar con nuestras reacciones y yo dudé; cuando me preguntaste si podías mostrarle la foto iba a decirte que no pero sobre la marcha lo recapacité y entendí que no tenía derecho a imponerte mis limitaciones; así que si tú querías enseñársela…

– Ya pero ella me dijo que te dijera…

ARBOL DE LA NOCHE LARGA

– Y yo te dije sólo que no quería saber nada de esa persona, que me respetases, que si yo decido ignorar a esa mujer estoy en mi pleno derecho. Como ese árbol (le señalo uno), a mí no me gusta y decido que no existe, pues no lo miro y no existe. No existe para mí pero yo no utilicé esas palabras que puso Lucía en mi boca. Yo no dije que me la pasaba por el forro de los cojones y tú lo sabes. Eso lo añadió Lucía de su propia cosecha, porque seguramente es lo que está acostumbrada a oír en su casa y ese no es nuestro problema pero a mí me indignó. Ahora bien, lo que es imperdonable es que un adulto manipule a un niño para que transmita sus mensajes (yo he cuídado muchísimo ese aspecto en mi relación con Laura). Si un adulto quiere decirle algo a otra persona debe levantarse el mismo y dar la cara y no debió enviarte a ti a que me dijeras que me prohibía que le sacase más fotos a ese bebé cuando yo nunca le había tomado ni una sola instantanea. Y menos no siendo nadie.

(Aclaro que Carmen no es nada en la vida de esa niña, a no ser amiga de la madre. Quizás en otro momento cuente los detalles puntuales…)

[odeo=http://odeo.com/audio/14823033/view]

http://odeo.com/audio/14823033/view

– Espera… -me dijo Laura, que había permanecido durante nuestro intercambio muy seria y reflexiva y la vi correr prado arriba al encuentro de Carmen, que cruzaba el parque en ese momento por el sendero de los columpios infantiles. También prensencié como las otras niñas se congregaban en un círculo a su alrededor como hasta hacía días hacían sólo conmigo, y sonreí con sarcasmo para mis adentros: ella había conseguido lo que quería, usurparme ese vistoso recibimiento infantil que yo nunca he buscado ni premeditado. Pues bien, que le aprovechase. Seguramente Ana tenía razón en lo que me dijo: a ella le enfermaba que las niñas me quisieran y yo no iba a permitirle que me traspasase ese daño. Asi que punto final del sarcasmo y ojalá que el calor de esas pequeñas fuera suficiente para …

Insolites

Entonces miré a la mujer vieja que permanecía sentada al lado de Laura y vi que aún continuaba asintiendo con aprobación al eco de mis palabras pero sin dejar de observar el lejano y disconforme gesticular de las manos de Laura mientras dialogaba con la recién llegada y no dudé ni por un instante del contenido acerca del que se le estaba informando… Pero al parecer Carmen no se mostraba de acuerdo con lo que Laura le discutía porque el movimiento continuo de su cabeza no era el de aceptación. Todo lo contrario de Lucía cuando la mujer le hablaba, y sí allí, con nitidez, asomaban esas caricias negativas de las que también me había hecho mención Ana, la otra noche.

– Así da gusto. Enseñar a los niños con esa limpieza – me dice la mujer. Y como te escucha ella. Te pone toda la atención del mundo.

El marido le daba la razón. Eran un matrimonio agradable. Se sentaban allí para esperar el autobús porque es el banco más cercano a la parada; una parada sin marquesina siquiera, dónde la gente que olvida sus paraguas se moja cuando llueve. Así que charlamos sobre el modelo de educación actual hasta que ellos se fueron. Poco a poco la gente mayor que frecuenta ese parque, la educada, va incluyéndome en sus saludos. Después de escucharme me respetan y de alguna forma deben de sentirme cercana. Las mujeres me dicen que soy demasiado guapa para no tener novio y demasiado joven para resignarme a estar sola y los hombres … alguno me llama ‘la profesora’. Yo se lo discuto pero ellos dicen que me escuchan cuando converso con los niños y que los niños aprenden. Yo les digo que en todo caso nos aprehendemos mutuamente.

Nuria Salvatierra continua leyendo y de vez en cuando levanta su cabeza hacia mí y ve que yo también leo y levanto la mía hacia ella. La mujer se ha acercado a su mesa y creo que la está invitando a que abandone la soledad de la revista y se una a la conversación de la suya pero Nuria Salvatierra declina por varias veces, eso sí con amabilidad. Es una persona distante y educada y siempre me ha parecido una mujer muy inteligente. Tiene un marido demasiado atractivo, y no será ésta la que se la de con queso. Imagino que ella como yo tiene buena memoria, y de ratones está el mundo lleno, de ratones y de hombres.

Parafraseando a Shakespeare: ‘Anfibología… esa es la cuestión’ y yo no soy sólo una adicta a las feniletilaminas del ”amor”

3 Responses to “DE RATONES Y HOMBRES”

  1. lasalamandra Says:

    hermes:
    Por algo, el chocolate era considerado por los Mayas como un estimulante sexual y ya sabes que los antiguos eran mas sabios, pues no tenían referencias de conocimiento, que inventaron ellos. Lo de la menta lo he probado y por eso se lo que digo, mas no lo he podido probar aquí. El chocolate admite mas algunas mezclas extrañas. Una vez Mirta Legrand en una película de los años 50, pidió “Perdiz con chocolate”.
    05/09/2004 13:23:47

    Marta:
    Me gusta la foto, me encanta ese pelo y todas las pinzas que te has puesto. (lo siento, pero es que todo lo que tenga que ver con el cabello, me chifla)
    Además la foto es espectacular, deberías hacerte más y ponerlas en un book, como modelo de algo.
    Más… El título muy sugerente, chocolate y naranja, esa es una mezcla explosiva, aparte de riquísima.
    Y sobre tu texto, me encanta esa manera de educar, y de hablar con los niños. Las cosas claras, y con ejemplos gráficos que ayuden a la comprensión.
    Pero lo que más me ha gustado, es lo de los deseos.
    Me alegra saber que hay gente que todavía piensa así.
    (Voy a ponerme a desear algo bueno para tí, te lo mereces)
    Besos
    05/09/2004 23:48:08

    sabbat:
    Las fotos son by Laura :)
    ¿Verdad que esta niña tiene una forma de buscar la realidad especial?
    06/09/2004 00:18:26

    sabbat:
    Sobre la perdiz al chocolate:
    Un día tú y yo Hermes tenemos que atrevernos con eso :)
    Besos a los dos y gracias por vuestras genuinas aportaciones
    06/09/2004 00:19:57

  2. lasalamandra Says:

    EL ARTÍCULO DONDE ENCONTRÉ ESTA IMAGEN

    El Arbol Cosmico Vasco
    Enviado por: dafnet en Martes, 29 Agosto, 2006 – 08:42
    En la cosmogonía arcaica vasca, el Cosmos era un organismo vivo, que se regeneraba periódicamente, razón por la cual, la naturaleza toda era su expresión, siendo el árbol, la manifestación viva de esta capacidad de regeneración eterna; creencia por lo demás compartida por la religiosidad indoeuropea, donde el árbol jugaba un papel preponderante
    Para comprender el simbolismo mítico-religioso del árbol, debemos adentrarnos en la mentalidad del antiguo vasco, en donde su cercanía con la naturaleza y la vida, le permiten descifrar en el ritmo de la vegetación un sentido más profundo;

    la regeneración periódica, da lugar al simbolismo de la salud, la inmortalidad. A raíz de ello, el árbol no solo simboliza el cosmos, sino también la vida, la juventud, la inmortalidad y la sabiduría. Si analizamos las creencias vascas, nos damos cuenta que el árbol y el bosque son lugares sagrados, donde se expresan de forma trascendente los misterios de la vida y de la creación, así como de la renovación de la juventud En una forma más “popular”, degradada de simbolismo mítico, es posible ver incluso la asimilación de la naturaleza y, por tanto, también del árbol, de las propiedades del alma-espíritu o “sombra.

    A lo largo de todos los Pirineos hay claras huellas del culto a los árboles. Un claro ejemplo son los altares dedicados al dios (la haya) y al dios seis árboles. En el país vasco, esta fuerte implantación del culto arbóreo se ve reflejada en los altares votivos en la zona de Bigorra dedicados a Fagus, la deidad de los árboles. A menudo la epigrafía de dichos altares, está acompañada de hojas y esvásticas. La divinización de la haya podría provenir como lo teoriza Oliver de Marliave, de la utilización antiquísima de los hayucos como alimento complementario de las poblaciones pobres montañesas.
    Sin embargo, el árbol que ocupa el lugar de máxima importancia en la cosmovisión vasca es el Roble, siendo éste el emblema heráldico del país vasco El citado árbol ha inspirado durante mucho tiempo un gran respeto, tras el cual se trasluce un fuerte sentimiento religioso primitivo. La religión del Roble o del dios Roble parece haber sido compartida por todas las ramas del tronco ario en Europa. Tanto griegos que ítalos asociaron al árbol con su dios máximo, Zeus o Júpiter, divinidad del cielo, de la lluvia y del trueno. Quizá el más antiguo y ciertamente uno de los santuarios más famosos de Grecia fue el de Dodona, donde Zeus era reverenciado en su roble oracular Por otra parte, una gran cantidad de las apariciones marianas en los Pirineos, se producen justamente sobre robles. De la sacralidad del Roble han nacido variadas tradiciones y ritos, como el paso a través de éste como método curativo de enfermedades; siendo justamente un roble joven el mejor árbol en el cual llevar a cabo este rito.

    La práctica del paso de los niños enfermos a través del tronco astillado de un roble joven , es una práctica que subsistió en forma viva hasta bien entrado el siglo XIX. Este rito perseguía traspasar la enfermedad del niño al árbol, al ser éste un símbolo de renovación, de la vida y, por ende, de la salud. La creencia que sustenta a dicho rito se hundía en las creencias vascas más antiguas. Si en los días siguientes el arbusto se marchitaba, era una prueba clara que el rito había sido exitoso. El barniz cristiano de esta práctica pagana es dado por el requisito de la participación en él de dos hombres llamados Juan y de la fecha a realizarse, es decir el 24 de junio, día de San Juan.

    Quizá el personaje que mejor representa la cosmovisión naturista del pueblo vasco y su estrecha unión con los bosques y la naturaleza, sea Basa Jaun el Señor Salvaje de las montañas y bosques de Euskadi. Una de las figuras centrales del panteón vasco. Basa Jaun posee elementos de deidad rústica como de hombre salvaje. Tiene la forma de un hombre alto cubierto de pelo y una larga cabellera que le cae por delante hasta las rodillas cubriendo su cara, pecho y vientre. Protege los rebaños, gritando desde las montañas cuando se acercan tempestades, para que los pastores retiren su ganado. El folclore lo ha dotado de una compañera llamada Basa Andere, con la cual habita en cavernas o abismos. Se cree que la región predilecta de Basa Jaun y Basa Andere, es el gran bosque de Iratí, en los Pirineos Atlánticos, una de las más antiguas zonas de pastoreo en los Pirineos. Basa Jaun es el protector de la naturaleza en su estado virgen, y puro, a la vez que de los rebaños y de la vida salvaje. En la figura de Basa Juan, el señor del bosque, está simbolizada la vida salvaje y primitiva, el orden en estado primordial, el hombre mismo en una prefiguración aun unida con la naturaleza, como fuerza pura y virgen.

    Dentro de los personajes míticos del panteón vasco, es posible encontrar claras referencias al simbolismo árbol-vida-inmortalidad que ya hemos indicado en este trabajo. La mención de un jardín de plantas de inmortalidad, que posee Jauna Gorri (Señor Rojo), genio que reside en la cima del Anie ó Ahunamendi, es un claro ejemplo de esto. Dicho genio posee el poder de desencadenar tormentas
    Ante Dios humillado en pie sobre la tierra vasca

    en recuerdo de los antepasados bajo el árbol de Gernika

    ante vosotros representantes del pueblo

    juro desempeñar fielmente mi cargo»

    Estas son las palabras – recordadas en una placa – dichas por José Antonio Aguirre, Primer Lendakari de Euskadi en 1936. Palabras que se han convertido en fórmula protocolar al momento de acceder al cargo de Lendakari
    En dicha ceremonia el Lendakari frente a los 12 metros de altura de su tronco, utiliza una fórmula ancestral: “ante Dios humillado, en pie sobre la tierra vasca…”.

    Dicha ceremonia pone de manifiesto el carácter “sagrado” que, desde épocas antiguas, el árbol, y especialmente el roble, ha sido el centro de la actividad social en el pueblo vasco
    la palabra otorgada bajo la sombra de un árbol posee un valor especial; de ahí nacen las tradiciones de los “árboles junteros” llamados así por servir de cúpula viva a las reuniones que regían a los antiguos vascos.

    Ejemplos de estos árboles junteros los podemos encontrar en los robles de Gernika, Aretxabalagana y Arriaga, como protectores vivos de las Juntas de Bizkaia y Álava; símbolo de la supervivencia del carácter sagrado del árbol, guardián del orden y, por tanto, juez de los pactos y juntas
    el árbol ha jugado, y lo sigue haciendo, un papel importante dentro de la cultura vasca, desde los principios mismos de ésta. Ya sea como símbolo del eje-centro del mundo, de punto de unión entre los mundos (tierra-cielo), de la fertilidad, fecundidad, vida e inmortalidad; o como símbolo de orden y justicia; el árbol se encuentra estrechamente unido a la historia y a la forma de entender el mundo que los vascos aun conservan.

    http://www.saltoalinfinito.com/portal2/index.php?name=News&file=article&sid=780

  3. lasalamandra Says:

    DE RATONES Y HOMBRES

    Autore
    STEINBECK, JOHN
    Editor
    Edhasa
    Isbn
    8435009149
    Colección

    Clasificación
    Literatura Anglosajona. Narrativa
    Páginas
    168
    Precio
    € 17,00
    De ratones y hombres narra la historia de Lennie, un deficiente mental, y su compañero y ángel de la guarda George, dos braceros al borde de la indigencia. Contratados en una granja regentada por un ex boxeador, la insatisfecha esposa del patrón pone en serios aprietos a Lennie, que la mata accidentalmente y huye al bosque. Un conmovedor canto a la amistad y sobre todo una novela intensa con unos diálogos ejemplares y perfectamente construida, de la que ningún lecto podrá olvidar su desenlace.Coincidiendo con el centenario de John Steinbeck, hemos publicado con una presentación como se merece el autor esta obra y otras dos La perla y Hubo una vez una guerra.

    http://www.unilibro.es/find_buy_es/libro/edhasa/de_ratones_y_hombres.asp?sku=195538&idaff=affi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s