LLUEVE

septiembre 5, 2004

Es viernes 03 de septiembre del 2004. Llueve. Pantalón vaquero, botas marrones, camiseta de manga larga y paraguas a cuadros.A los pocos minutos de salir de casa: sé que lo de la camiseta y el paraguas va a pesarme. Hace más calor del que pensaba y habría bastado con el paraguas de bolsillo. A veces me paso de previsora.Doy un rodeo. No es un asunto demasiado largo. Sólo por probar suerte y sí, cuando la casualidad lo quiere las cosas nos suceden como las aguardamos. Nada más dar la vuelta a la esquina me tropiezo con la visión de un Guernika taciturno y atravesado en el medio de la calle. El perro se ha detenido a olisquear un arbusto. Él no me espera, aunque quizá tampoco me desestima. No tiene buena cara. Parece que se arruga, y va a optar por lo de siempre, hacer como que no le apetece hablarme (aunque no es exactamente eso, ya lo sé; en el fondo sólo es un hombre muy corto) y como mucho quizás se estire y me salude. Pero yo me lo vengo mirando con fijeza.

A menudo los míos me hablan de mi mirada, yo nunca me la he visto y dicen que un día me costará un disgusto. Mi madre casi a diario: ‘Tienes la misma mirada de hijadeputa que tu padre’; una mirada muy fría pero sanguinolenta, extraño contraste, capaz de cortar el alma… y a mí es verdad que sus ojos me producían pavor, me parecían los ojos de un loco, un aviso prematuro de las fauces, de sus mandíbulas, capaces de despedazarte a dentelladas y a mordiscos y yo sentía el vértigo, esa borrachera de la debilidad (Kundera ), en cuanto los posaba sobre mí y también sentía que no existía ningún lugar en el mundo que fuera lo bastante seguro para sentirme a salvo. Y por no tener no tenía ni caja amarilla dónde refugiarme ( -y ahora estoy citando a Rachel-)… Vale, puede que lo mío sea un asunto de la herencia genética pero también puede que sólo sea otro caso de mimetismo batesiano: la naturaleza imita los colores del peligro… Hace poco alguien me escribió algo que me llamó la atención. Me decía algo así como que tenía el ‘don’ de poseer un ‘ojo salvaje’. Y la mayor parte del tiempo es así como yo me siento… como si fuese un ser que hubiera sobrevivido desde su más tierna infancia a la jungla, en la jungla: ‘Soy la reina de los monos…’. Yo debiera haber cantado eso mientras saltaba a la cuerda en el colegio de monjas y las otras niñas cantaban y decían mares y tiraban el pañuelito al agua y lo volvían a recoger. Y me detengo delante de Guernika y le digo: ‘¿Cómo estás hoy?’ Y él me contesta: ‘Mal, a ver el lunes… Ahora parece que se me ha bajado un poco la inflamación pero…’. Ojos como puñales. Él anciano prematuro siente vértigo. Y yo tal vez algo semejante a la piedad. Es un decir… Nos despedimos. y él se deja arrastrar por el perro que vive en la misma caja amarilla en la que vive él. Una caja con una mujer que se quedó embarazada hace 20 años para atraparlo, y que seguro que alguna vez le quiso como le quise yo. Aunque yo todas las cajas las veo grises por dentro o como mucho del color de las cajas de zapatos. Una vez pinté una de negro, de negro brillante con una pintura esmaltada que compramos para repintar los escachados de los azulejos de un baño; porque en alguna de las casas a las que nos mudamos sé que hubo un baño con azulejos de color negro brillante que subían hasta el techo pero yo no recuerdo ni en cual. Fue en aquel tiempo en que yo trataba de introducirme en una al precio que fuera pero como no tenía costumbre… tuve que empeñarme en olvidar y así fue que de tanto querer olvidar perdí ni se sabe dónde esas memorias.

P.S: Sobre el terror que provocaba en mí la mirada de mí padre: yo suponía que todos le temerían igual pero pensándolo bien eso es bastante improbable, e imagino que habría hasta quién se riera en su cara de ‘esas miradas’.

llover

One Response to “LLUEVE”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 9 comentario/s de este artículo.

    sabbat:
    P.S 2: Luego decoré aquella caja negra con pinzas y quedó bonita para lo mal que se me han dado a mí de siempre las manualidades. Guardo muchos boligrafos en ella, la mayoría a medio usar y rotuladores y lápices sin punta y alguna pluma. Y tiene mucho polvo por encima en parte porque es difícil de limpiar y en parte porque me gusta verla con los años cubrirse de polvo. Me recuerda una época.

    05/09/2004 23:10:03

    _________________________________________

    Marta:
    Nena, me gusta tu cambio de look en el blog. Queda muy… “tú”, muy personal. (eso es lo que, al fin y al cabo se espera, no?)

    La mirada a la que te refieres es la tuya? No sé, creo que alguien que se expresa como tú, no puede tener el tipo de mirada que tú describes. Será que la gente no sabe mirar ;)

    Besos
    05/09/2004 23:50:26

    _______________________________
    sabbat:
    Marta tengo que copiarte aquí un trocito del libro ‘Mujeres que aullan o corren con los lobos’ de una tal Pinkola Estés… Espera a ver si lo encuentro. Un minuto…
    06/09/2004 00:06:12
    _________________________________
    sabbat:
    Bueno no encontré ese pero encontré éste:

    ‘Los lobos y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivos y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada. Son expertos en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes’ (Pág 12)

    (es que sé que lo copié en algún diario de hace años pero…)
    06/09/2004 00:12:34
    ____________________________________
    Sabbat 3:
    Es igual venía a decir que los depredadores se ríen de ti y de tus penas… y que son inconmovibles así que es una pérdida de tiempo dedicarse a suplicarles compasión porque su crueldad nunca se detiene… Así que esa mirada, es la mirada de la que yo uso cuando me tengo que enfrentar a algún tipo de depredador, y eso digo que el primero con el que di fue mi padre y que yo he aprendido a reflejarlo a él

    Besos :)

    P.S: No olvidemos que los agresores buscan víctimas… yo no estoy dispuesta a parecerlo.
    06/09/2004 00:16:18
    ________________________________
    Marta:
    Por supuesto :)

    Gracias por la aclaración.
    06/09/2004 00:34:52
    ________________________________
    Anita:
    Mi caja,,,primero salí de la caja de la familia para entrar en la propia…ahora trato de salir de ambas! Yo sí q te imagino esa mirada…
    Genial lo q has escrito de los lobo, lo q pasa q akí una loba es una come-hombres, pero siempre me he sentido cercana a ellos.
    besitos de domingo noche
    06/09/2004 02:34:20
    _________________________________
    hermes:
    Pues a mi no me extraña que tengas esa mirada y eso no quiere decir que tu persona no tenga que ver con lo que escribes y mucho menos que seas “mala”, creo que es la mirada que has aprendido y es una buena defensa. Muchas veces necesité una mirada así, aunque la mía fué potente y profunda en otros aspectos. me gustó la cita: “Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza”. No les gana nadie en intuición. Un sentido que admiro entre otras cosas, además de la perversidad (aunque solo en la pantalla)
    06/09/2004 17:11:05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s