EL SABOTEADOR

septiembre 24, 2004

Estoy avergonzadísima. Aún no me recupero del asombro y llevo más de una hora aquí sentada, bloqueada y preguntándome por qué. Abro mucho los ojos, como platos pero como platos que giran sobre una de esas varillas que un malabarista disfrazado de payaso sostiene en sus manos, una por cada brazo. Yo una vez presencié algo inaudito. Fue hace unos meses, en un encuentro de integración al que asistía como monitora. Hubo una carrera de campo a través y nos dieron un globo a cada uno para que mientras corríamos lo sostuvieramos en lo alto. Se pretendía más que hacer un evento competitivo darle al acontecimiento una nota colorista. Una mujer ya entrada en años y con un grave retraso se fijó en mí y comenzó a acariciarme el pelo y la cara… ocurre mucho que ellos no reconocen las barreras epidérmicas que nosotros levantamos, y ella era muy dulce, muy suave, sus manos lo eran, parecía un pajarillo así que me dejé encantada… yo, por otro lado, creo recordar que llevaba tomada de mi mano a Rosi, y Rosi es ‘la mejor chica del mundo’, quiero decir que es alguien con un comportamiento irreprochable y sin embargo su madre esta tarde nos contó algo inaudito también, sobre todo por tratarse de ella. Y la cosa fue que hace unos días se sentaron a comer en un restaurante y era un mal sitio, la puerta de los baños estaba cerca y la gente entraba y salía y por eso resultaba incómodo, así que las cinco personas restantes decidieron levantarse de esa mesa y acomodarse en otra pero cuando lo hicieron Rosi les dejó de piedra porque empezó a gritar y a decir que ella de allí no se movía y vamos que la chica se puso como loca y la situación les desbordó porque si fuera otra … Sí, porque en este mundo del discapacitado intelectual cualquiera, cualquiera de nosotros ( y me incluyo) te puede montar un poyo en un minuto, que te quedas a cuadros… pero Rosi. Bueno, dice su madre que ni fueron capaces a comer allí, que sintiéndose impotentes para calmarla abandonaron el local y se refugiaron en el coche hasta que la chica, pasado un rato largo, al verse sola se levantó de la mesa y les siguió. Y claro Conchita, la madre, que se sentía muy disgustada (la falta de costumbre) pues ni siquiera le habló y continuaron viaje y nos contó que Rosi todo el camino iba, como en una letanía, dándose golpes con la palma de la mano en la cabeza y diciendo: ‘Dios, por qué me has hecho ser tan mala’. Inaudito, como aquello. sólo que aquello lo fue de otra manera… A ver, terminamos de correr y nuestra Beatriz no sé sabe porqué milagro había entrado la tercera, o sea que nos ganaba otra medalla. ¡Nos sorprenden a diario de tantas maneras distintas!. Y luego de la entrega de premios venía aquella actuación… la del payaso malabarista. El individuo, un sudamericano, había estado intentando ligar conmigo toda la mañana pero yo seguía en mis trece: nada de dejar acercarse a hombres que no fueran  Primo y tampoco él me había mostrado esa faceta entrañable que luego esgrimía con apabullante naturalidad ante aquel público tan especial y pidió colaboraciones y él, supongo que al azar, eligió una mano de entre las que se levantaron y le puso al chaval una peluca como la suya sólo que de rizos naranjas y le dijo que le iba a convertir en un mago y parecía que iba a ser un gag de humor pero entonces el joven ante la alegría de propios y extraños comenzó a lanzar las bolas con maestría por los aires, como el payaso malabarista acababa de mostrarle y, que gracia, debería haberse visto la cara que se le quedó, al tipo digo… es que algo así no se lo esperaba y el chico era basante mejor que él, y luego ya cuando le puso en las manos el plato y la varilla al siguiente voluntario que eligió de entre el público se le notaba que lo hacía con desconfianza, no fuera a ser… Inaudito, oiga. Pues eso, así me he quedado yo hoy conmigo cuando después de que  Enol se desconectara de la red me dispongo a recapacitar sobre la forma que he tenido de comportarme en la conversación que sostenemos por la noche.Luego cuando intuyo que es lo que ha sucedido busco la imagen que debería ilustrarla. La palabra elegida es ‘saboteador’ y es así como doy con el cuadro de Johann L., que es un artista austriaco que pinta, esculpe y escribe. Pero a dónde quiero ir a parar… pues bien, no es sencillo de explicar pero en mi personalidad creo que existe un aspecto oscuro que se encarga de destruir todas aquellas relaciones en las que me aproximo a una cierta intimidad, sobre todo las que establezco con hombres. Y que yo tenga conciencia ha sido así toda mi vida. Y estaba yo tan feliz esta tarde, porque primero aunque no lo mencionase estos días atrás he sentido algo parecido al miedo por lo que Enol pudiera pensar acerca de mí y de mi forma de comportarme y por eso me he alejado, porque no estaba segura de que él quisiera volver a verme y por fin ayer descubro que sí, que yo le he gustado y hasta me ha escrito unas líneas de lo más prometedoras y de verdad que estoy que me vierto y trato de llegar a casa más temprano que los otros días para así quizá poder coincidir con él y decirle eso, que me siento muy feliz porque me hace muy feliz que él ahora esté transitando por mi vida y pasa un buen rato y él no aparece y luego como sé que se retira pronto pues dejo de esperarlo intentando evitar sentirme decepcionada por ello y cuando ya no lo espero es justo cuando aparece y yo sé (lo presiento) que se ha conectado sólo porque es probable que mañana no nos ‘veamos’ porque los fines de semana los pasa en su otra casa y no regresará hasta la tarde del domingo

– ya estas normalizada , o sigues metida en ti? -me pregunta

sabbat (me muero por volver a estar contigo -dicho entre suspiros entrecortados- … en serio) dice: Te deseo

– jajajajjajaja -rie

– ¿Eso que parece?

– qué vehemencia, y yo – o sea que también me desea

Y a continuación le pregunto si irá a la playa a jugar ese partido que él suele jugar y me dice que sí y yo le comento que Coga hace tiempo que me sugiere que vayamos y le pido por favor que si me ve allí no me salude. Y él me asegura que no lo hará pero también me dice que está convencido de que a ‘Coga’ puede producirle cierto morbo la historia. Y yo insisto y le aseguro que a él no quiero mezclarle, que le quiero fuera de mi vida (de mi vida erótica quiero decir), porque a mí si que no me produce ninguno, al contrario, me lo corta todo… Entonces cambia de tema: ‘¿Y qué te ocurre con ‘en las nubes’?’. Y yo le digo que no sé lo que me ocurre pero que sí sé que es lo que quiero que no continue ocurriendome y eso es seguir teniendo miedos. ‘¿A qué?’. Me siento con las espaldas abiertas en relación a ella – contesto. Y él no lo entiende, aunque también añade un que yo sabré… Acababamos de estar juntas y hoy no fue una buena idea. Ella ha tergiversado todo lo que sucedió ayer con Laura y Primo y yo he sido sincera y le he dejado claro que no me gusta que me diga que él no tiene sentimientos por mí (hace cuatro o cinco años ya nos enfadamos muy gravemente por algo así), que si quiere es muy libre de pensarlo, que me parece muy bien, pero que yo lo que menos necesito es que ella me haga el gran favor de ayudarme a descreer. ‘He visto un cambio con respecto a mí’ -dice. ‘… en los dos. Tal vez Laura le habló bien a él de mí. La noté tan distinta’. Eres mi amiga, le explico yo pero ya fastidiada (para que voy a mentir) y entonces le recuerdo lo que parece haber olvidado que le dije hace cosa de un mes, que yo sigo dispuesta a follarme sin contemplaciones a ese compañero suyo A.T.S y sólo porque es el único amigo que le conozco. A ver si así lo entiende ella de una puta vez, ¡jo-derr!, que follarse a un viejo gordo y asqueroso no va a ser ningún plato de gusto y yo he llegado a la conclusión de que estoy dispuesta a jugar hasta ese punto. ‘¡Calla, no digas eso!’. ¿Y por qué no?. Es una decisión tomada. Pero en el fondo pienso que Enol puede tener el poder de alterar todo eso, ¿qué sentido tendría hacerse daño cuando puedes elegir disfrutar? ‘¿Y si te enamoras de Enol?’ – me pregunta. Y entonces yo recuerdo que estoy feliz y me río… ‘Me encantaría. Sentiría mucho más pero eso es muy difícil’. ‘Te ha abierto horizontes nuevos’ -dice. ‘Sí’ – asiento pero su hija y la amiga de su hija no paran de estarse por allí dando la brasa y el humor de ‘en las nubes’ ya se ha avinagrado. ‘Olivares es un reprimido, siempre lo será. Yo le comparo conmigo por eso sé que no puede darte nada’. Mirala, que graciosa, ¿y a ella sí?. Y después de escucharle decir eso sobre el sentimiento de identidad ya se me ha disparado el sarcasmo como un resorte y le he dicho: ‘¿Y en qué sois tan iguales. Ahora tú eres una seductora también?’. Y ella se contiene y se muerde la lengua pero seguro que ha tenido que venírsele a a cabeza la chica de Boiro cuando visita por primera vez a Ramón Santiago en ‘Mar adentro’ y él le espeta aquello de que sólo es una frustrada. El sábado cuando salimos de ver la película ‘en las nubes’ me dijo que se había sentido muy reconocida en esa escena. ¡Ah!, y hablando de eso, no lo he comentado nunca pero a mí Javier Bardén me pone un montón. Me pasa con él y con Carmelo Gómez y creo que así liquido yo el tema de mis gustos con el cine español.

Pero a Enol no le explico nada de todo esto. Al contrario sólo le digo: ‘No me importa ahora en las nubes… me siento egoísta’. Y él se ríe: ‘Mujer… habría para todas. Para ti más’. Entonces le insinúo que ese es un asunto a largo plazo y que la seducción corre de su cuenta… Es que ella no se quiere acostar con él, que ni le recuerda, es en  Primo en quien ha posado sus miras… y digo miras porque tampoco le conoce por otra cosa que no sean mis referencias y su estatus social. Es médico, es lo que cuenta y luego critica a otras por eso mismo… y a mí lo que me hunde en la miseria es que precisamente sea médico y se dedique a ejercer como tal sobre todo conmigo: ‘Yo amo al padre de Laura, no al médico’. Y Enol me para los pies y me matiza que sus historias se las busca él, y me dice que no le ayude tanto, que si no creo que él tendría que decir algo al respecto… aunque si yo se lo pido, eso ya sería otra cosa.

– Quiero que hagas sólo lo que desees. Es lo mejor que puedes hacer por mí

Y él me dice que entonces puede hacer mucho por mí porque hacer sólo lo que desea es lo que siempre acostumbra hacer.

– Pues hazlo, hazlo, hazlo, hazlo, HAZLO, ¿A QUE DEMONIOS ESPERAS?… Es broma imagino… es que te deseo, va en serio.

– Me la follaré. .. Y a ti con ella… o a las dos… o primero a ti y luego a ella… o las dos me follaréis a mí.

– Si, pero claro antes tienes que seducirla

– No sé como.

– No importa… seguro que se nos ocurre algo.

Pero eso ya se le ha ocurrido a ‘en las nubes’. Hoy también me ha comentado que lo de la llamada estuvo muy bien, que le quedo estupenda y que le salió todo muy natural. Así que creo que a él de interesarle lo tendría tan fácil como eso… podría seducirla sólo con una llamada de teléfono.

– Me gusta lo bonito y si no me gusta no hay nada que hacer, ya lo sabes. Lo bonito no es lo hermoso, es lo que me seduce… (pasan segundos)… ¿Te has caído? -pregunta

– No, te leo. -digo

Estoy pensando que a mí entoces tiene que haberme encontrado bonita… ¿por qué no me lo dice?.

– ah, ya veremos pero a ti te he de follar como un poseso

– ¿Eso tiene fecha?

– No

– Bueno, más divertido… con incertidumbre como … yo que sé ( ahí me ha roto)

– Te veo un poco revolucionada -dice

– Pues sí -contesto

– Es mi culpa -pregunta

– Totalmente – admito con un sinónimo de plenitud

– ¿Por qué? – ¡qué cabrón!

– Porque joder te deseo (y lo he escrito como lo he pensado)

– ¿Pero la idea del encuentro no era para relajar la situación? – insisto, ¡qué cabrón!

– ¿Qué cojones de situación?

Ahí ha sido … un sabotaje. Y esto es por lo que ya se acercan las cuatro de la mañana y no puedo dormir. Menuda vergüenza. No lo entiendo, ¿por qué he dicho eso?. No era necesario y está totalmente fuera de contexto… Lo inaudito, tanto esmero, ¿tanto cuídado para esto?. Y sólo se me ocurre que ha tenido que ser por culpa del miedo. Es así como actúo cada vez que lo siento y me rebelo contra él. ¡Ay!, es que a más miro esa línea más vergüenza me entra y más me siento como Megan en el papel de la eterna niña del exorcista. ¡Ay dios mío!.

– Creo que la has sobredimensionado -supongo que tiene razón; eso puede ocurrir cuando literaturizas una circunstancia

– ¿Me vas a decir tú a mí como me siento?.

– eh, eh, eh. Tranquilita.

– que no estoy enfadada, ni borde… estoy desesperada.

Y ahí es donde se delata la verdad de lo que me ocurre. Me hizo daño que Primo me lo dijera cuando le conté lo del conductor de autobús. Me preguntó que si estaba desesperada. Me dijo que no podía ir acostándome así como así con desconocidos, que eso tenía que hacerlo dentro del contexto de una relación: ‘¿o es que estás desesperada?, porque si no no lo entiendo’. Eso me dijo

– A mí con esas motivaciones no. Estás muy borde ahora mismo. Jamás se me ocurriria tratarte así, por lo tanto no lo hagas conmigo

– No, no… gesticulo, digo tacos, me apuro pero no te falto al respeto

– Haces bien

– Nunca se me ocurriría. ¿Me viste capaz el otro día?

– Ni a mi, y no se trata de lo que hubiese visto sino de lo que veo ahora

– No quiero guardar las formas. Por favor. No me hagas guardar las formas. ¿Tengo que guardar las formas?

– yo no te hago nada

(Claro que no, que tonta he sido… Le estoy poniendo a prueba inconscientemente y de paso casi me cargo toda la buena actitud que él ha mostrado para conmigo desde el principio)

– Te pregunto

– Ni me tienes por que preguntar nada

– No estoy perdiendo los papeles

(pero si que los estaba perdiendo… estaba sufriendo un secuestro emocional y ya van varios en estos meses ¿porque lo de Lucía qué fue sino eso)

– Tú sé como crees que eres y yo seré como creo que soy

(Creerse uno que es algo o alguien o de una determinada forma. ¡Que interesante!. Por ahí van los tiros. ¡Maldita sea sabe de lo que está hablando. De la probabilidad de un desconocimiento…)

– Te estoy expresando lo que siento

(Pero no tendría que habérselo expresado a él. Él era la persona equivocada para marcarme un desfase así. No me extraña que haya estado eludiendo durantes varios días el conectarme… Esto era lo que me asustaba que pasase. Es un comportamiento incontrolable pero por qué. No entiendo lo que escondo. ¿Qué diablos estoy ocultando ahí?)

– Pues eso exactamente hago yo

(Este tío es genial. ¿Cuántos podrían reaccionar así ,con esta madurez?)

– ¿Cómo vas a diferenciarlo de otros estados?… Ya, pero yo lo entiendo y a mí no me parece mal lo que me dices

(¡Qué lío, que lío hay ahí y en el fondo qué pánico!. Es deprimente, esta parte mía es deprimente, auténticamente patética)

– No pretendo hacer un tratado de sociologia. Solo conversar con una amiga

– Vale, entonces guardo las formas… Empiezo

– Haz lo que creas conveniente … o no

– ah, pues gracias me siento estupéndamente.

(Y el lío sigue… estoy intentando borrar de un plumazo toda la conversación que hemos mantenido)

– Bueno, mejor me acuesto y nos vemos mañana

(y él hace más o menos algo parecido pero con su estilo)

– Qué duermas bien … Enol

– si?

– No, era que duermas bien Enol. Sólo eso… siento el malentendido

– No se trata de malentendido. Tranquila, que ya se que lo estás pero me refiero a que no pretendas que todo el mundo esté como tú en ese momento

– No, no lo pretendo… sólo quiero no fingir contigo

– Ok. Perfecto pero no me achuches entonces, jajajja

– Me gusta que reaccionases así. Tú no puedes verme la cara. No te enfadarías conmigo si me la hubieras visto. Era suave, vehemente pero suave

(y eso es cierto…. estaba expresándome lo mismo que si hubiéramos estado frente a frente y lo estuviera verbalizando y entonces no hubiera existido ninguna confusión. Es la primera vez que me sucede esto. Yo por aquí hasta me paso de formal y ya no estoy abochornada. Ahora ya no…. ahora ya lo tengo todo bastante claro )

– De acuerdo. Esa es tu imagen

(No saques eso de contexto. No es que él te esté pidiendo que seas de una determinada manera, sino que te dice que esa es la imagen que él ha guardado de ti. El positivo. Como le gusta verte en todo caso… y se hace evidente que es cierto eso de que él puede hacer muchas cosas por mí porque ya las está haciendo. Ahora menos en serio (o más), creo que cualquier terapeuta, si este fuera el caso, diría que estoy trabajando mucho en esta relación… Ismael, el psicólogo de ‘en las nubes’ decía que ella no trabajaba nada en la relación terapeútica que ellos mantenían. Es sólo una forma extraña de decir que me estoy esforzando por crecer)

– Qué duermas bien… un beso – me despido

– pero no me malinterpretes tú a mí -prosigue

– a ver… ¿en qué ? -se me ocurren varios sentidos

– En mis reacciones

– Te preguntaré. Te preguntaré lo que no entienda, si no te molesta… -ahora si vuelvo a ser yo

– ok. Sobre que hora sueles entrar al messenger?

– No tengo horas… si quieres que me conecte pégame un toque y si puedo me conecto – él me interesa infinitamente

– Hasta el domingo no estaré aquí

– Lo sé. Por eso entraste a despedirte

– pues si

– No me puse borde… tal vez caprichosa – sí, supongo que podría decirse así

– Como no puedo utilizar el correo no me queda otra… una curiosidad, ¿cómo es tu amiga?. Te juro que me pica la curiosidad un montón

– Espera… que voy a ver si encuentro alguna foto… es muy bonita… más bonita que yo.

mujer triste

One Response to “EL SABOTEADOR”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 7 comentario/s de este artículo.
    sabbat:
    Tengo muchos problemas con la conexión y por eso no soy capaz de conectar el messenger… ni editar de una forma correcta los comentarios… por eso os pido perdón por las molestias que os pueda ocasionar.

    Un beso, que de momento leer os leo :)
    24/09/2004 17:07:01
    Manuel:
    No te preocupes, que de que te leemos, te leemos.
    24/09/2004 23:34:06
    Baco (de las confesiones de Baco):
    Baco:
    No entiendo las dos ultimas frases… ¿?
    24/09/2004 15:49:29

    ————–
    25/09/2004 00:52:48
    Anita (la del diario de un hada):
    Anita:
    Lo prime…reacciones Caoba total con los hombres.;)
    A ver…instinto…no pongas NADA (sí stoy gritando), de tu parte para q pase algo entre “en las nubes” y él. Si tiene q ser, será. Pq a “en las nubes” nunca la han tratado como Enol sabe tratar a una mujer y se puede enamorar, y no es pq ella se enamore…valora cuán importante es ella en tu vida y la relación q tienen ahora, sin personajes nuevos.
    Y mira, te debe de star tirando muchas estructuras, pero sí, le gustas a ese tío y mucho, y no solo eso, kiere ayudarte. Follando o sin follar, (q claro q kiere follarte, no es imbécil, menos mal q todavía kedan de esos), pero kiere ayudarte. Pero no dejará q le hagas daño, ni q lo manipules.
    Q kieres demostrarte Sabat guapa?
    besos con mucho amol;)
    24/09/2004 16:35:50

    …………….
    25/09/2004 01:15:49
    Hermes (de Hermes Bitacorum):
    hermes:
    El relato está genial, porque enebras la historia hasta llegar a la palabra clave que te intranquiliza “saboteador”, posiblemente por eso te atre tanto, porque no sabes que esperar de él y ahí el miedo.

    Me parezco mucho a ti en varias cosas. Con la diferencia de que yo he sentido esto mismo solo una vez (y tu varias), cuando me enamoré como un perro y escribo separando los textos en párrafos.
    24/09/2004 18:27:28
    25/09/2004 01:17:35
    Ogro:
    Ogro:
    Romper miedos, romper barreras. Sin inhibiciones te ayudaras tu, sientete viva, que joder esta muy viva.
    24/09/2004 23:12:20

    ———
    25/09/2004 01:18:33
    Susana:
    Pasa a veces, eso de atacar al otro cuando sabemos que nos interesa más de lo que nos gustaría, y pasa porque nos jode… y porque tenemos miedo; sobretodo porque tenemos miedo, miedo a la vulnerabilidad, a que nos hagan daño.

    ¿No es eso? Un beso muy fuerte.
    25/09/2004 11:48:08 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s