EL MOHÍN

octubre 3, 2004

– v – … y por qué no podría haber sido sólo para seducirte a ti.

… y por qué no podría haber sido sólo para seducirte a ti’. Ese es el mensaje que le envío a Enol desde el centro de salud cuando ya he pasado por esa reunión dónde iban a presentarme a la nueva compañera. Patricia, la chica que había aceptado el trabajo ha llamado el miércoles por la tarde a la asociación y ha renunciado al puesto. Les ha dado como excusa que no le iba a ser posible compatibilizar horarios pero yo no lo he creído. Además lo sospechaba. Me preguntaba que sería lo que iba a suceder cuando ella llegase a las instalaciones y comentase con el personal que íbamos a trabajar juntas… Y así ha sido. Formulé una hipótesis y creo que acerté. Estoy segura de que cuando comenzaron a contarle como puedo llegar a comportarme con cualquiera… lograron asustarla. ¿E iba a arriesgarse a algo así por 40.000 ptas?, por cierto, ¿cuánto supone eso en euros? Pero me he presentado en el despacho y he visto a Roxana y se me ha caído el alma a los pies. Esos chicos están condenados y la presidenta se ha pasado toda la entrevista con los brazos cruzados como cuando no se relaja nada y se mantiene a la defensiva. A las dos nos había gustado mucho Patricia y era evidente desde el primer minuto que ambas formaríamos un buen equipo. Aún así he tratado de sobreponerme a la primera nefasta impresión y he comenzado a adoptar posturas de apertura y proximidad con el cuerpo para suministrarle a la chica un poco de seguridad en si misma y no tanta cerrazón y Roxana me las ha ido copiando. Pero ni con esas la presidenta se ha relajado del todo y sin miradas siquiera, supimos que compartíamos la misma escasez de confianza por el futuro del grupo.

La invité a tomar un café que pagó ella para acercarnos. Entramos en el Casablanca y subimos al altillo. Un individuo moreno y atractivo con un traje elegante desde la calle ata mi mirada durante un segundo largo y me sonríe. Yo no correspondo. No estoy de humor para tonterías y si lo hiciera estoy segura de que él se lo habría pensado mejor y en vez de transitar sólo al otro lado de la ventana, se detiene y cruza el umbral del local. Roxana bebe coca-cola y es más resuelta de lo que aparenta en principio. Y me habla de dinámicas y me pregunta por lo que opino, me dice que es lo que ella ha pensado para hacer frente a la actividad, y el café es intragable, así que lo aparto hasta el borde más lejano de la mesa y ella no tiene ni idea de deportes (como mucho, ejercicios de coordinación) y me comunica con sinceridad aplastante que va a necesitar apoyarse en mí. Y yo le digo que sí, que lo de las dinámicas a mí me parece de fábula pero que no es exactamente eso lo que les apetece a esta gente que hagamos con sus hijos. Y ahí esta el problema, que eso era justo lo que yo no quería: el asumir la responsabilidad de los entrenamientos. O sea que ella va a poner su buena voluntad en ayudarme pero yo que soy la supuesta voluntaria voy a ser la que piense y me esfuerce como si me pagaran por ello. Bueno, no será sencillo pero dice que contamos con mi experiencia y yo sólo procuro pensar en lo que he aprendido en estos últimos años con mi compañero y como mucho me doy los tres meses previstos…

Algo positivo que he sacado en claro de nuestra conversación por hacer un balance favorable: ella ha estudiado trabajo social (ha vivido en pisos tutelados con enfermos mentales) y me ha estado comentando la existencia de algunos programas interesantes; sobre todo me ha llamado la atención el más peligroso o el menos recomendable (así es como lo tasa Roxana): ‘ la ayuda a las prostitutas en la calle’. Entonces le he dejado claro que mí el ejercicio de la prostitución me parece de putísima madre, aunque que me gustaría que no existiera la explotación de las prostitutas como tal y sobre todo los amos de otros. Y Roxana no se ha escandalizado ni por eso ni por lo que le he explicado después y me ha hablado de alguna idea más y yo se las he valorado en conjunto pero en la práctica… Me ha pedido sólo que pueda comentarlo conmigo todo y que entre las dos seamos capaces de ponernos de acuerdo y le he dicho que sí pero… espero, sólo espero. Y ahora la actividad se ha convertido en un proyecto que de antemano me aburre.

Luego le he comprado unos pendientes a Laura, unos aros rosas y la chica de la tienda me ha recibido con una inesperada alegría. Hemos hablado durante unos minutos de su viaje de bodas y me dice que lo de la rivera maya ha sido un gran acierto y que se muere de ganas por regresar. Se la ve tan bonita y feliz. ¿Por qué yo no puedo conformarme con depender, por ejemplo, en una tienda de ropa y pasarme la vida sonriendo y haciéndoles las pelota a los demás y tengo que sentirme tan asquerosamente libre todo el tiempo? Así no hay manera de convertirse en una mujercita de provecho (entreparéntesis: léase con un mohín)

Más tarde le he leído a Alma la última conversación entre Enol y yo y sé que Nora ya no las leerá porque yo no quiero que las lea ni leérselas. También sé que deberé mudarme porque ella conoce la existencia de la página dónde publico esas conversaciones y entiendo que no será capaz de resistir a la tentación de no buscarla, y de esa manera su marido también acabará dando con nosotros. Me limito a prevenir males mayores y hasta tal vez, pienso, que de haber sido una niña estudiosa y no tan fantástica habría llegado a ser una buena cirujana. Me imagino circuncidando prepucios de hombre pero también me imagino lamiéndote a ti la polla. Nunca llegué a saber a qué sabías…

Y Alma ha puesto el grito en el cielo. ‘Eso es una degeneración’, ha exclamado. ‘¿De verdad piensas acostarte con ella?  Creí que esa etapa se había muerto y la habías dejado bien enterrada en el pasado con aquella mujer… ‘. Pero luego nos reímos, nos reímos escandalosamente y las dos sospechamos que ella aún está viva, más viva que nadie que yo conozca, a pesar de las arrugas, y las limitaciones físicas, y la vejez, a no ser Laura

Y dan las tres y media y comienza a sonar el teléfono. Es Nora y me pregunta si podemos vernos ya y si voy a llevar el portátil como el día anterior y le digo que no, que no me apetece, y sé que soy cortante pero es que no pienso esclavizarme ni de esa, ni de ninguna otra manera. Detesto los compromisos y ella lo sabe. ¿O sea qué pretende que yo renuncie a mi intimidad para que ella sólo se divierta?. La libertad también es una conquista, así que quedamos para más tarde y me dice que ha estado escribiendo en su diario. Y sé que lo hace porque yo le he comentado que Enol tiene esa dirección suya y podría leerla (se la facilité)… y de eso se trataba, de provocarle estímulos, ¿no?. Pero la visito y no me gusta lo que contemplo: ‘Ayer soñé, pero estaba despierta, quería sentirme pura, quería ser como una virgen que llevan en brazos, ayer soñé despierta y luego lloré, porque era eso, solo un sueño’.. ¡Por dios, que no somos novicias, que ya no tenemos edad para serlo! y es que me disgusto porque lo que leo e interpreto no es ninguna fantasía de mujer, y creo que me voy a romper la crisma por una niñita que no ha crecido y lo que es peor, que no tiene ninguna ilusión por crecer. ¡Jo-der!, que si Enol quisiera desvirgar a una jovencita digo yo que se follaría (o follará) a una niña de 20, que esas tienen las neuronas del placer más a flor de piel y no tan perdidas y reclusas entre tantas cicatrices… No podemos permitirnos el lujo de resultar tan patéticas cuando el alzheimer ya está casi ahí, esperando impaciente a la vuelta de la esquina. No sé, pero deduzco que las memorias poéticas y la estulticia es lo peor que se olvida

Y a las cinco y media otra vez el teléfono pero no contesto. Luego sí me entero de que era ella misma para decirme que había escrito algo más…

estulticia

ESTULTOLITOS

03/10/2004. tema: Diario. #

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s