y todo género de formas y olores y colores brotando hasta de las zanjas

octubre 17, 2004

Son las tres de la tarde de ayer y estoy conversando con Borja cuando recibo un mensaje suyo:
.

Estoy con él en la cama y dice que no me folla si no te digo que eres un hijodputa aprovechado y que con su mujer sólo vamos a follar él y yo cuando él diga {t(…) .


.
Es el mismo mensaje que yo le envié a él el día anterior pero el ‘te quiero’ entre paréntesis ha desaparecido y ahora lo ocupan esa ‘t’ solitaria como si fuera la Alphard naranja de la cabeza de la hidra y unos puntos suspensivos. Y no me cuadra. Tiene que ser un error me digo. No me cuadra él retornándome un mensaje así. Y pasan una o dos horas y marco su número de teléfono y lo hago con llamada oculta porque estamos en fin de semana y supongo que estará en casa con su mujer y no quiero darle problemas y me contesta con una voz helada y sepulcral, fúnebre diríase: ¿Sí?  Ha intentado darle trascendencia al tono y yo me limito a colgar sin emitir sonido alguno. Lo que ya pensaba hacer de todas formas y me da igual lo que signifique la devolución de ese mensaje y lo que signique todo. Sólo sé que se lo merecía.

galgo ahorcado

Y estoy aquí sentada, charlando entonces con una buena amiga que me está haciendo un favor y tal vez porque en la calle diluvia y por eso no me apetece salir a ninguna parte a mojarme yo sola y dan las seis cuando comienza a sonar la melodía del tango en el teléfono. Y sé que sólo puede ser él porque le he regresado el tango hace días, desde que he comprendido que estábamos más muertos, el uno para el otro, que Gardel en Chacarita. Y ni siquiera he pensado en contestarle, dije: ‘No, esta vez te vas a meter esa puñetera dictadura tuya y los rencores por el culo’. Y he cortado la llamada y me he puesto a escribirle otro mensaje nuevo:
.
Dice que te diga que te diga que mientras estoy con él no voy a pensar en ti y y he sido interrumpida por otra llamada suya, otro de sus jodidos coitus interruptus a los que me tiene afiliada y de los que ya estoy tan harta y esta vez soy yo de nuevo la que vuelvo a cortar la comunicación y sigo escribiendo:
.
que no quiere oír más el tango .
.
Y me he reído con sangría y se lo he contado animada y con rapidez vertiginosa, como de catarata vertida sobre el teclado a esa joven amiga que está geográficamente , ni más ni menos que en la otra punta de esta España oscura y ”profunda” y turbia y desasosegada, y a ella quizá se le ha quedado mal alma porque yo no la tenía acostumbrada a esta maldad mía que él, sobre todo él, me ha enseñado y yo he aprehendido por osmosis, como lo que fui, su alumna más aventajada y ha sonado una vez más la música del tango, y me lo he imaginado indignado, rojo de ira y desafiante la he vuelto a cortar…, digo la llamada y ha sido la última. Y entonces te he dado a ti las gracias en un silencio radiante y te he enviado por los aires un beso muy fuerte para que te estalle en la boca a borbotones por hacerme sentir fuerte y acompañada y luego le he resumido a ella un poco por alto el relato del por qué está ocurriendo esto y me ha aliviado bastante cuando ella me ha dicho: ‘Ay nena… mándale todos los mensajes que te pida el cuerpo’ porque sé que al menos ella me ha comprendido.
.

tema: Monólogos puntuados. # No hay comentarios de este artículo. comentar

5 Responses to “y todo género de formas y olores y colores brotando hasta de las zanjas”

  1. lasalamandra Says:

    Al Troesma desde la mitad del mundo

    Gardel en su tumba de Chacarita
    Por Galo René Pérez
    Novelista, historiador y ensayista, nació en Quito en 1923. Fue presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y actualmente es director de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. Sus obras más destacadas son “Confesión insobornable” (dos volúmenes); “Tornaviaje” y 1a “Historia crítica de la literatura hispanoamericana ” (dos volúmenes). Recientemente publicó “Un escritor entre la gloria y las borrascas, Vida de Juan Montalvo” considerada por la crítica especializada como una de las biografías más completas realzadas sobre la vida y la obra del gran escritor y político ambateño.
    Se ha dicho que un paseo callado por el interior de los cementerios vale tanto como la mejor lección de filosofía. Ir despacio por en medio de esa fría geometría de rectos caminitos, de cipreses inmóviles, de mármoles y de muros blancos alineados con una disciplina definitiva, ayuda en efecto a meditar en nuestra natural exigüidad: en ese tope final, común e inevitable, de nuestros alientos. Las ciudades de los muertos, como situadas en un occidente preciso donde todo va declinando -el calor de los afectos, la luz de las evocaciones, el brillo de la fama y de la fortuna-, se asemejan entre sí, no obstante el diverso carácter de los pueblos.
    En las grandes urbes, colmadas de millones de vidas, los cementerios se multiplican sin tregua, para alcanzar a recibir las ramas desprendidas, quebrantadas, de esa abundosa fronda humana. Y dilatan ellos, además, sus dimensiones, en grado que impresiona: son como un abrazo de gigante en el que van cayendo, hora tras hora, decenas de cuerpos empujados por la muerte.
    Buenos Aires tiene una necrópolis -un lugar de queda según el viejo decir que ha ido adquiriendo extensión enorme: es el cementerio de Chacarita. Está no lejos del centro de la capital. Y, como es lo ordinario en estos sitios, se han establecido frente a su entrada mercaderes de flores, que las venden en ramos suaves, tersos y frescos, aunque de anticipado aroma funeral. Este último detalle es motivo de rara repulsión en el fondo de nuestras intimidades. Pero hay muchos visitantes dispuestos a comprar la simbólica ofrenda antes de hacer camino por los rincones de Chacarita en que yacen sus deudos.
    En una mañana de octubre de algún año quise a mi vez recorrer, por la simple tentación de hacerlo, ese tranquilo horizonte de vidas apagadas. Me fui pues perdiendo en su laberinto de rigideces. Al andar únicamente sentía el eco límpido, neto, de mis pasos, que quizás era la respuesta justa a las eternas oquedades del contorno, individualizadas con nombre y número para cada prisionero de su ración de sepultura. Caminaba desprevenidamente. La presencia del mármol y de la piedra lisa de los mausoleos no cesaba de castigarme con las severas impresiones que filosóficamente recogió Salomón en su viejísimo libro del Eclesiastés. Los haces de flores que expiraban al pie de esos túmulos me parecían la representación de la marchitez humana que se escondía bajo tierra. Y discurriendo así, de un lado para el otro, bajo los caprichos del azar, fue como me encontré de pronto ante una figura humana trabajada en bronce, en tamaño natural, que se erguía sobre un plinto de piedra. El ademán de esta escultura (porque en efecto lo tenía) era como el de alguien que gozó en su existencia de una habitual fuerza comunicativa, y que sin duda se vio rodeado de vehemencias admirativas y de pasiones y afectos. Para ser verdadero aseguraré que, como corroborando el aire y el gesto que creía advertir en la estatua, había en ese mismo instante, en torno de ella, gente de la más diversa condición.
    Y movido yo precisamente por tal circunstancia, me aproximé a averiguar cuál era la probable figura ilustre que concitaba tanta atención. Lo primero que observe fue la actitud de una anciana que apoyaba sus codos sobre la piedra de dicha tumba para hacer tal vez una oración, entrelazando expresivamente sus dedos descarnados. Minutos después vi llegar a un grupo de niños de escuela. Vestían delantales blancos, igual que su maestra. Hablaban sin casi prestarse atención. Pero obedecían a quien les conducía, sobre todo en el afán de adornar el lugar con ramos de claveles y de rosas. Parte de éstos se fueron efectivamente colocando frente a la urna funeraria, que se hallaba casi arrimada al monumento de bronce.
    Me encontraba muy cerca para advertirlo todo. Y de veras me placía comprobar que también me había sido un ser querido el hombre al que estaban destinadas aquellas consagraciones. Impresiones de infancia y de juventud me unían a su recuerdo. Predilecciones de ahora, también. Leía pues, en ese momento, las decenas de placas que repetían, en distintos tamaños, el nombre de Carlos Gardel, y que me revelaban que ahí, junto a la hermosa escultura de Chacarita, estaban las cenizas de ese inolvidable cantante que murió, en un accidente aéreo, hace media centuria. Observaba que sus leyendas provenían de amigos, de compañeros, de centros folklóricos, de organizaciones musicales, de empresas de cine, y hasta de personas innominadas que han confesado en caracteres de perennidad su orfandad amorosa.
    ¿Cómo hay que explicar esta adhesión afectiva tan múltiple y tan constantemente renovada? Pues de la manera más neta y sencilla: recordando que el tango triunfó allí y en casi todo el mundo al conjuro de la voz inconfundible de Gardel. Porque aquello que tiene características de cosa única en cualquier arte, sea mayor o menor, cuenta con posibilidades más firmes de adquirir el mérito de los inolvidables. El tango, como lo cantó Carlos Gardel, suena aún esa su melancolía que cautiva, por todas partes. Pero él no sólo fue un intérprete, sino un creador sensible de la música popular de su patria. Supo en efecto componer canciones en las que jamás faltaron las ternezas nostálgicas de su tierra porteña.
    Todo ello, naturalmente, ha sido causa para que no dejara de levantarse hacia Carlos Gardel y sus tangos el corazón conmovido de su pueblo.
     
    http://www.todotango.com/spanish/gardel/cronicas/troesma/nota12.html
     

  2. lasalamandra Says:

    Hay 1 comentario/s de este artículo.
    manuel h:
    jajaja a lo mejor cuando dije en algún comentario que me había gustado más el artista adolescente que el ulises te pareció mal aunque sólo fuera por el último capítulo del novelón pero a lo mejor no a lo mejor te daba igual y otra cosa ¿no te pasa a ti que cuando quieres escribir sin puntuar se te van contínuamente los dedos a las comas y a los puntos? y una cosa más ¿la rayuela y no me refiero al juego ni siquiera a la novela sino al blog que anda por ahí también es tuya? besos
    17/10/2004 03:32:44

  3. andres Says:

    los galgo no se deben ladtimar

    __________________
    ____________________

    No se debe lastimar nunca. Ni a los galgos ni a nada, ni a nadie.

  4. mateo gomez Says:

    no puede ser todo con la gente suicida que bavaros .si alguna persona se va a suicidar o ahorcar la dejo para que no sean tan maric… me entienden no todos los hijos de puta los que no se quieren asi mismo.. no todos solo los que se matan eso no es quererce si mismo no,en fin no sean bobos que algun dia se asesinen luego no entienden todo el dolor que sienten tus familias y mas si no es muerte natural que no van a entender porque
    si uno piensa que se lo ha dado todo ,pero la mayoria es porq tienen problemas q no creen poder resolver pero no es asi
    NO SEAN ASI ASI COMO SE VAN A PEGUNTAR NO CON SUS SERES QUERIDOS O FAMILIAS

  5. yladah Says:

    Sí el suicida está tan desesperado que omite el dolor que le va a provocar a los suyos. Un duelo terrible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s