DEL QUE PARECÍA HABER PACTADO CON EL DIABLO

octubre 21, 2004

Ahora mismo una llamada al teléfono de casa

No sé si es anónima porque la pantalla está estropeada y no veo los números.

Digo, ¿sí?, ¿sí? pasan unos segundos y cuelgan…

 20/10/2004 20:47

Susana dice:

¿No te parece una tremenda casualidad? ;-)

21/10/2004 0:03

Pues no sé qué decirte. Podría haber sido cualquiera. Aunque C. si tiene nuestro teléfono. ¿Tú crees que Enol lo habrá llamado para decírselo?. Yo pensando como pienso, nunca creyendo en imposibilidades, ya me imagino cualquier cosa de cualquiera. Además está lo del proverbial corporativismo que existe entre los hombres. Por ejemplo que él estuviera  de verdad muy dolido conmigo como me expresó antes. Pues nada, tiras de teléfono y dices: ‘Oye fulanito no te lo vas a creer pero mira en qué milonga estás metido y tú sin saberlo…’ y etc.

A ver si os sitúo. Cuando yo conocí a Coga comenzamos a frecuentar el bar de C. C. había sido transportista y luego había abierto ese negocio, una sidrería en Caldas  y Coga había estado trabajando para él e incluso había asistido a su boda con Ana, y a mí ellos me caían bien, eran muy agradables, y servían para el negocio, gente carismática… de esa que te hace sentirte cómoda y C. era amable conmigo y simpático sin embargo… no sé, de todas formas ese ‘pero’ lo achaqué a mis complejos, tantos en aquel entonces, y estuvimos yendo por su bar mucho tiempo hasta que un día no sé como fue la cosa que salió Enol a relucir, y yo que llevaba meses  sin saber de él, me alegré inmediatamente y le pregunté a C.: ¿Y cómo está?. Y C. contestó textual: ‘- Ese, como Dios. Dio el braguetazo y a vivir como los reyes’. Y entonces creo recordar que me enfadé muchísimo con él porque yo nunca había querido creerme esas historias que contaban de Enol en su pueblo, todo tipo de rumores … que si había salido con la farmacéutica, y con la médico  y que era un vago y que  él de lo único que iba en busca era de un buen partido que le resolviese la papeleta y luego estaba lo que él mismo me dijo aquella noche: ‘Con G. lo tengo todo’. Lo mismo que me ha repetido esta y más cosas de las que tal vez no se acuerde. Así que salí en defensa de Enol, como si me fuera la vida en ello y C. se río de mí  a la cara , me llamó ingenua y me aseguró que sabía de que hablaba porque el mismo Enol se lo había confirmado. Y desde aquel día se me atrevesó C. en la garganta y  ya no quería ni volver por su bar… Luego fue cuando enfermó de gravedad (algo en los huesos por lo que tuvo que dejar el negocio) y recuerdo que a todos les impresionó mucho su deterioro pero a mí no me daba ninguna pena. Y más tarde comenzó a trabajar en esa mueblería y yo continuaba con mi manía y era muy distante con él cuando él se empeñaba en seguir siendo amable y yo era incapaz, se me revolvía algo en las tripas, porque había puesto en evidencia una de mis mentiras… y encima su presencia en aquella calle me jodía por motivos personales: C.  trabaja justo en frente del edifício de la madre de Olivares, o sea se había mudado a mi lugar favorito de juegos y así fue como yo dejé de pasearme por aquella calle a todas horas, es que me enfermaba hasta que él pudiera verme y lo he evitado siempre en la medida de lo posible hasta la semana pasada, en que coincidimos y me saludó, y yo le regresé el saludo con todos mis reparos. Pero no he podido evitar pensar muchas veces en como se rió de mí aquel día de hace unos catorce años y con qué seguridad me afirmó  aquello. Sólo que yo prefería creer todos este tiempo que sólo había hablado la envidia, que envidiaba a Enol, a su amigo, si de verdad lo eran tanto como él decía.

Es más, algo curioso: cuando Enol me recoge en la rotonda aquel día y hablamos del aspecto físico y él díce: ‘Es increíble pero  a alguna gente no os pasa el tiempo por encima’. Yo le contesto: ‘Sobre todo a C… ese está igual que siempre’. Y él dice: ‘Bueno C. parece que hizo un pacto con el diablo’… ¿Por qué de lo primero que hablamos fue de C.?

PACTO CON EL DIABLO

One Response to “DEL QUE PARECÍA HABER PACTADO CON EL DIABLO”

  1. lasalamandra Says:

    ¿Cómo hacer un pacto con el diablo?

    Pero imaginamos que ustedes querrán saber cómo se hace un pacto con el diablo. Vamos a explicárselo a continuación.

    Eliphas Levi, sentadas las bases de su axioma expresado en un capítulo anterior de este tema, no rechaza en absoluto la posibilidad de pactos infernales, aunque sí exprese sus dudas sobre algunas de las “recetas contenidas en los grimorios para tal fin”. Por nuestra cuenta añadiremos que las recetas citadas por Levi son las menos absurdas y desquiciadas de las que hemos tenido oportunidad de leer en los muchos grimorios que hemos consultado (¡y son miles!), la mayor parte de las cuales servirían únicamente para hacer reír a un niño. Levi, hecha esta salvedad, nos señala todos los pormenores del ritual de evocación que se debe seguir… y nos deja a solas con el diablo. Su escenificación del pacto es, a nuestro juicio, y con las reservas de rigor, una de las pocas que alían aún la magia pura con la magia cristiana, y es por ello precisamente que la reproducimos a continuación.

    http://www.proyectopv.org/1-verdad/pactoscomohacer.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s