– por qué por qué –

octubre 23, 2004

Abrí esa página dónde declaro que quiero conocer gente interesante que o bien folle de maravilla o bien se haya leído el ‘Ulises’ de Joyce y me lo cuente como un cuento y me encuentro con un correo de Roger que dice que soy fantástica y que le gustaría follar conmigo pero que prefiere que le llame yo a él y me facilita un teléfono móvil para que lo haga 645 80 57 90 pero eso no es lo que yo prefiero y me preguntó por qué ese ”tipo” piensa que soy fantástica, ¿acaso por qué miento o me invento cosas? ¿o fantástica será un sinónimo de estupenda? y entonces lo que es, es una solemne estupidez puesto que Roger no me ha visto en su vida y desconoce cómo y quién soy en realidad y por eso mismo es él quién se las inventa… y además me irrito porque no me gusta la gente que no sabe leer y no estoy hablando de saber leer cartas o libros sino de saber leer en todo lo que dice el Mundo y en ti especialmente cuando dices que no. Yo me había limitado a proponerles un juego, les dije: ¿Te atreves a llamar a ese número y conseguir así el número de teléfono que había escrito en esas bragas? No me interesaban sus preferencias en absoluto y menos explicarle a nadie lo que hago con la primera y la última rebanada del pan. Pero bueno, ¿qué tipo de pregunta es esa?.

Y luego he llamado a Nora y le he contado lo que he hecho y ella me dice que no es muy ético haber dado por la red el número de la cabina y yo le explico que no me parece tan terrible, que sólo tiene que fijarse en cuanta gente lee, por ejemplo  el diario de Rachel , y cuántos somos los que nos atrevemos a escribir un mísero y anónimo comentario. Pero aún así entiendo que ella lleva algo de razón y me comprometo a borrar parte de lo yo misma he escrito. No se trataba de molestar a nadie. Esa no era la intención

Y ahora abro otro correo y en éste me encuentro interrogantes tales como:

Si quiero saber más, ¿qué he de hacer?

¿Preguntar o indagar?
¿Jugar a sugerir, o mostrar?
¿Interesarte, intrigarte, seducirte…?

Pero a la vez me dice que hay demasiada gente predecible y yo estoy de acuerdo y tal vez por eso arqueo las cejas con cierto escepticismo no comprendiendo bien entonces el por qué… aunque lo que si me gusta es ser ”la propietaria” de un blog inclasificable, como también me dice el mismo individuo porque a ver… a quién no le gustaría creerse eso y mientras, escucho a Sabina en ‘el hombre del traje gris’, cuando aprieta el frío y Nora me saca del error y me cuenta que ‘C.’ ayer no llevaba un traje de color marengo sino azul, azul marino y que procurará no pensar en nada hasta el viernes porque está comprendiendo en sus propias carnes que cuando se vive en la incertidumbre es mucho mejor no pensar, sobre todo para no sentir miedo y dejar así que las cosas ocurran. Y hoy he estado en el cementerio y tanto mi abuela como mi hermano se esperaban que gritase mucho, que gritase enfadada por todo porque no sé porqué maldita razón tengo que ir yo un sábado por la mañana a limpiar tumbas y mi madre incluso le advirtió a mi hermano: ‘Tú oigas lo que oigas no digas nada y no te metas’ y en verdad que crucé por las puertas del más pesimo humor y con los peores pronosticos pero cuando aquel tipo que era clavadito a aquel otro del bombín que se inflaba de hamburguesas en Popeye, me llevó hasta la escalera, un mostruo de acero con ruedas y yo intenté empujarlo y no pude y le dije al Wimpy con mono de ayuntamiento: ¿y cómo se supone que voy a moverla?  Y él mirándome como si no pudiera creerse que existieran las mujeres tan inutiles, levantó a la escalera por unas barras lo mismo que una carretilla, entonces me entró un ataque de risa, que fue empeorando con el impenitente ruido que hacía el endiablado artefacto al ser empujado cuesta abajo por aquella calleja y después cuando me quedé con los rebordes de mármol entre las manos y ya no te quiero contar lo de los gritos cuando comenzaron a brotar aquellas arañas rojas y gigantescas del interior del ”florero” y así me pasé los siguientes 20 minutos riendo a carcajadas entre los nichos, poniéndome perdida de agua, disfrutando como una enana y mirando a mi abuela sentada allí con aquella cara de póquer que trataba de aguantarse la risa a duras penas, con el bastón en la mano, y que sin poder moverse daba gracias al Dios del cielo porque a pesar de los gestos de desaprobación que hacían los otros ‘usuarios’ que adecentaban sus tumbas en circunspecto silencio a nadie se le ocurrió echarnos del cementerio.

 Friedrich, creo

Y luego sí, luego ya en casa si me lo dijo con cariño: ‘Eres incorregible. No puedes evitar montar el jolgorio en todas partes, ¿verdad?’  Y yo pensé que a ella sí, que a ella si que debería de llevarle flores, de vez en cuando, al cementerio. Y vuelvo a escuchar a Sabina porque esta canción suya no la conocía y me está gustando:

Viajero que regresas
a esa ciudad del Norte
donde una dulce nieve empapa la razón
(…)
hablale de mi vida
las autopistas negras que atraviesan volvando mi terca soledad

(..)
los hoteles que un día quisimos compartir
los coches aparcados sobre nuestro recuerdo
(…)
dile que estoy parado al final de mi mismo
igual que un aduanero sin nadie a quién multar
como un autoestopista debajo de la lluvia
como la menopausia de una mujer fatal
y dile que la echo de menos cuando aprieta el frío
cuando nada es mío
cuando el mundo es sórdido y ajeno
que no se te olvide
es de esas que dan siempre un poco más de todo y nada piden

Cuéntale que la extraño y que me siento seco
(…)
igual que un perro a cuadros, igual que un gato azul
(…)
Y dile que la echo de menos
que no se te olvide
.

Un beso

23/10/2004. tema: Monólogos puntuados. #  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s