– ah eso ellos no saben –

octubre 25, 2004

pues lo he hecho ahora mismo cuando eran las doce y veinte del mediodía busqué su número y lo hice pero no desde el mismo teléfono que él conoce y escribo esta mañana no puedo dejar de preguntarme lo que habrá sido de aquella Paz

tema: Monólogos impuntuados. # Hay 1 comentario/s de este artículo.

– y yo tampoco –

Y con Peiper también hablo de sexo. Le pregunto que cuál es el libro que ha leído últimamente y me dice que han sido tres: ‘Cuentos para pensar’ de Bucay, ‘Genoma’ de Matt Ridley y ‘Nacho Vidal’. Nacho Vidal me suena a un tipo que la tiene muy grande, le digo yo que le he puesto a prueba y le escribo todo esto y lo que llevamos hablado con una mistral de tamaño mísero pero ante la que él no protesta (no gorguta que diría mi abuela), y eso me gusta de él, me gustan las personas que soportan con paciencia que se les toque los cojones, intuyendo que es eso, solamente eso, una manera de decidir si el tiempo merece o no la pena.

– Si, es un actor porno (dicen que ahora el mas famoso del mundo) nacido en Mataró. Es su biografía. El tamaño de su pene es superior al de un vaso de cubata. Nunca habia leido la vida de alguien asi

– ¿Y alguien ha encontrado ya tu punto ‘G’? – le pregunto

– La pregunta es : ¿alguien lo ha buscado?. Diría que no

– Yo no sabía ni que existía hasta hace un par de días… quizás ellos o ellas tampoco lo sepan
Y Peiper me contesta que él ha oído decir que en el hombre está en la vía rectal. Y yo le digo que sí, y que creo que yo ahora, por lo menos, ya sabría cómo dar con él. Y entonces él me pregunta si se lo he encontrado a algún hombre y le repito que no, que sólo sé de su existencia desde hace un par de días y que al que se lo conté no me apeteció encontrárselo
Y es verdad, se lo expliqué a Coga con pelos y señales. Le dije cómo tenía que doblar las piernas, cuántos dedos tenía que introducirse por el culo, cómo debía de masajearse esa protuberancia a unos cinco centímetros del orificio de entrada y en dirección al pene… pero él no mostró demasiado interés y me puso como excusa lo de sus almorranas. ¡Mentira! Creería que luego alguien podría llamarlo maricón o algo así. Aunque luego a la hora de la comida se acordó de una escena que había visto en la que a Jorge Sanz, Victoria Abril le metía un un pañuelo por el culo mientras él se corría de placer. Fue en ‘Amantes’ de Vicente Aranda y a Coga Victoria Abril le ‘pone’, le pone mucho y me lo recuerda, siempre lo hace y yo le digo que a mí Jorge Sanz se me parece a otro Sanz, a Alejandro (incluso por la voz) pero entonces en quién pienso es en  Sergio, porque también es joven como lo era él en aquellas escenas y se parece a Jorge Sanz pero no es tan guapo. Es que a mí no me gustan los guapos y me imagino metiéndole un par de dedos en vueltos un paño de seda roja por el culo mientras le susurro al oído todas las cosas imposibles que me apetecería pervertir en él. Y antes he leído en una página de curiosidades que precisamente la escena del pañuelo fue idea del propio actor. Y me encanta el erotismo de alacranes que se destila de todo el film y de la palabra amantes. A-M-A-N-T-E-S. A-M-A-N-T-E-S. Lo repito y es tu sabor lo que me estalla ahora en la boca, en el nacimiento de la garganta, como un vino de Toro y cuando contesto al teléfono compruebo que me he quedado ronca porque te deseo. Y pienso que me gusta tanto la palabra amantes como la palabra Penumbra o como me gusta chuparla cuando me siento cómoda, como me gustó chupártela a ti.
Y Peiper dice: curioso giro de la entrevista, de libros al punto g. Veremos como sigue … y hemos hablado de cómo deberá encontrarle ese punto quién tenga que buscarlo en él mientras le hace una felación . Y él sé ríe y dice: ‘vaya, si que nos lo ponen escondido jajajajaj maldita naturaleza jajajajaja’. Y yo hace rato que le escribo en una comic sans de un tamaño muy agradable porque me cae bien y sobre todo porque ha sido paciente conmigo y me siento bien y yo también sonrío como si hubiera tomado manzanilla porque él me ha aceptado tal como me estaba mostrando. No ha intentado clavarme banderillas como quién se está encerrado con una vaquilla sobre la arena y el ruedo de la plazoleta pequeña de un cortijo. Y le digo que el suyo está tan escondido como el nuestro y entonces él se pasa al terreno de las confidencias y me habla de una chica y eso no me parece bien contarlo por aquí y hablamos de la masturbación y él me pregunta el por qué yo necesito hacerlo, ¿acaso no estoy con nadie?. Y la respuesta es muy simple: ‘Bueno -le digo, yo me masturbo porque necesito tener orgasmos físicos y psíquicos y los necesito a menudo… no puedo esperar a estar con alguien para eso… y cuando lo estoy pues no busco el orgasmo, busco el placer

Y entonces me acuerdo de otro Tomás, de un Tomás que era médico y de aquella chica que estaba con él sobre al alfombra y pienso que contra lo que me rebelo no es contra ti, sino contra esas puertas que me niegan el acceso al territorio de tu memoria poética.

un beso.

sabina

tema: Monólogos puntuados. # No hay comentarios de este artículo. comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s