EL BARRO

octubre 27, 2004

– i –

Y llega y subo al coche y conduce hasta el faro.
Aquello está lleno de gaviotas, que vuelan y gritan y por una vez piensa en mí o en él y aparca en un lugar desde donde vemos el mar, que está encrespado y sombrío, y viste del mismo gris granítico que el cielo encapotado de nimbostratos. Ha llovido mucho estos días atrás, ¿o sólo el día anterior?. Y el suelo es barro, puro barro.

Y pienso que me gustaría follar alguna vez sobre un suelo así con un hombre, en ese suelo de hierba y barro tiene que ser con un hombre curtido, no con un niño como tú, en una mañana como esa pero bajo una lluvia clamorosa; y luego entrar en una casa en la que haya un fuego esperando, y caldo de ave y leños en la chimenea, y meternos en un baño a ponerlo todo perdido de agua caliente, vaho y barro… Imagínate barro hasta por el espejo, cuerpos llenos de barro y pelos llenos de barro quedándose limpios bajo el chorro del agua… y nos ves besarnos mucho, sobre todo hacemos eso, besarnos con el barro en la boca, revolcándonos por ese suelo de barro antes y luego quedándonos limpios de barro y besándonos.

DIOSA DE BARRO

Y esa mañana también ha llovido pero ya no llueve y él me dice que si se lo hubiera preguntado no habría necesitado sacar el paraguas de casa. ¿Y él desde cuándo entiende de eso?
Y yo ni me he tocado ni le he tocado en todo el trayecto, y de lo que más ganas tengo es de acabar pronto con esta pantomima.
Más pronto que la última vez si es posible.
Y como siempre voy sin bragas y llevo las bolas chinas dentro. Así que estoy lista.
¡Qué paradoja! Tengo ganas de irme ya antes de terminar, cuando antes…

.
Pero él enciende un cigarrillo y se pone a hablar. Lo habla todo y me cuenta lo que quiere. Y enciende otro, y otro más.
Nunca ha sabido escuchar, ni escucharme, sólo repetirse; y yo antes he apagado el teléfono y ya sé que nadie va a llamarme. Y él habla porque no quiere que ocurra lo de la última vez. No quiere que parezca que sólo vamos allí para tener sexo porque sabe de sobra lo que yo pienso de eso. Lo que no sabe todavía es que yo ya no pienso lo mismo, y creo que el sexo es lo mejor que nos ocurre a él y a mí, que nos ocurría, a cualquiera porque no hay nada más. Nunca lo hubo. Y el teléfono lo he apagado cuando he recibido la llamada de ese chico. No me dio tiempo a contestar. Pero es él, qué a propósito… ‘¡Qué raro! Es mi compañero, el de la Asociación’-le digo. ‘Desde ayer no deja de llamarme todo el mundo’. ‘Mira qué importante ella’ – dice con retintín y se burla. ‘No, es que lo he dejado. Por fin lo he dejado’ -le digo.
Y él no lo dice pero se ha puesto celoso porque a él y a mí nos ha visto muchas veces juntos y eso le dolía.

Se miente así mismo pero esas cosas aún le duelen, como me duelen a mí tratándose de él, aunque no deberían. Como a lo mejor me van a doler siempre, absurdamente.

¿Y por qué lo habré apagado? Ahora con suerte volvería a llamarme y yo le contestaría y me reiría, y sobre todo interrumpiríamos este aburrimiento de conversación y de paso le jodería en el alma. Pero ahora, ahora dice él, es muy amigo de éste y de aquel, y todos los demás son sólo unos putos maricones, que están en contra de ellos tres porque apoyan a los chavales de contratas (claro, como ahora su hijo es uno de ellos); a los que los otros sólo les hacen la vida imposible, y no se salva ni uno; e incluso su amigo del alma es esto y lo otro y lo demás allá, y él… dice también que él es sólo un puto peón y que tampoco pinta nada (¡vaya!,menos mal que lo reconoce, menos mal porque esto es nuevo). Pero es mucho mejor que el gerente (ya decía yo que la cosa tenía truco), que el gerente es un mierda, un alfeñique y lo único que hace es tener por validos a esos putos maricones, y dejar que ellos lo mangoneen todo; y no vale nada, ninguno, sólo valen todos para colgarse medallas y … Lleva cuarenta y cinco minutos repitiendo lo mismo y yo fingiendo complacencia y esperando por mi momento. Porque esa mañana sí, esa mañana cuento pasármelo, después de todo, realmente bien.

27/10/2004. tema: … de Sombras y amor…. # No hay comentarios de este artículo. comentar.

One Response to “EL BARRO”

  1. candelaarias Says:

    43 visualizaciones y procesado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s