EL DAGUERROTIPO

octubre 27, 2004

Tango: fumando espero al hombre que más quiero /

 

 

Y él después de aquello se despidió diciéndome que me quería, que me quería a su manera, y que iba a llamarme pero no me llamó. No lo hizo hasta las vísperas del regreso a la actividad y eso ya fue en septiembre. Me llamó una tarde noche para decirme que se le había roto un ligamento en el hombro y yo le escuché pero ni siquiera me preocupé por él. Eso también te sucede y es absurdo fingirlo si no ocurre. Y comenzamos el ”nuevo curso” y él, al final, no se dio de baja pero estuvo unos días tocándose el brazo como si le doliera justo cuando yo le miraba o él pensaba que lo haría, para eso lo hacía, para que le viera hacerlo porque antes funcionaba. Pero él no sabe que funcionaba de mentira, que no existía una preocupación real porque nunca tuve necesidad de sentirla.

Y otra noche le pregunté cuándo íbamos a estar juntos: ‘Necesito hacer el amor’, y me dijo que no sabía, que ni siquiera podía conducir… No comprendo por qué a mí los hombres se han empeñado en tratarme como no debían, ”cerrándome el grifo”. Eso fue lo que hizo Coga cuando nos casamos. Me suministraba el sexo con cuenta gotas e incluso llegó a negármelo por completo cuanto yo más lo necesitaba, y así fue durante mucho tiempo, meses que se convirtieron en años, hasta que me cansé, hasta que definitivamente me cansé y nunca más volví a pedírselo. Ni eso, ni cuentas por nada.

Y mientras tanto yo me entretenía a mi manera, con el otoñal porque allí no había nadie más, y además a mí me atraen los otoñales, más que los chicos jóvenes como tú. Bueno, no tan jóvenes… Digamos que eres una excepción, que me entraste por el ojo derecho

Y un día cuando le di la espalda y ya me iba por la puerta me llamó. Sonó el tango y me giré para mirarle: ¿Quieres que nos veamos mañana?, me dijo. Venga sí, le contesté y no tenía mucha razón de ser porque yo en unos días iba a tener una cita con alguien que consideraba importante o acababa de tenerla pero quedamos y me preparé sin mucha ilusión, aunque lo hice como si se tratara de un ritual, algo litúrgico, como unas abluciones previas y luego salí a la calle a esperar a que diera la hora y fui tropezándome con sus mentiras: el coche estaba aparcado frente a la puerta de entrada, menudo ‘hijodeputa’, ahora me doy cuenta sí, él me había pedido que le esperase en Salinas, y yo ya había estado allí hacía un par de días con él, con aquel hombre de mi pasado y entonces no le di importancia pero luego sí: alguien nos habría visto (el club donde trabaja su amigo estaba justo en aquel aparcamiento) y se lo habría contado y como es un tarado, porque en el fondo eso es lo único que es, quería citarme en el mismo lugar en el que me vieron con el otro. Y para eso me había contado el cuento de que tenía que llevar a una tía de su mujer al aeropuerto (siempre tiene que llevar a un montón de gente al aeropuerto cuando está conmigo, siempre la misma estúpida excusa) ‘y es que volver a buscarte…’. Pero no, yo ganas de moverme en autobuses por su culpa, ninguna. La pereza y la incomodidad de usar transporte público ya sólo la venzo por alguien que me importe mucho y como rica precisamente no soy para tirar de taxis pues… le dije que eso era imposible, y que si quería estar conmigo tendría que venir a por mí él mismo y lo primero que hago es salir de casa y zas, allí estaba su coche frente a mis narices y él debió verme y no pasaron 15 minutos sin que me llamara para avisarme de que no podía ser, que imposible, que ni siquiera había podido acompañar a esa tía política suya a tomar el avión porque los cabrones de los … pues eso que les echó la culpa y me contó otra de sus truculentas historias… y yo ni me inmuté. ¿No puede ser?. Bueno, pues no te preocupes chico que no pasa nada, hala cuídate. ¿Acaso quería calentarme vilmente otra vez para que estallase? Lo más probable aunque le había salido el tiro por la culata porque es que me quedé exactamente igual. Lo mismo me daba ir ya con él que no ir a ninguna parte.

EL ALAMO

 FACHADA DE LA CAPILLA DEL ÁLAMO

Y ese, ese era el daguerrotipo de nuestro cansancio como le dije una vez. Me preguntaba como sería y ahora lo venía proyectado ante mis ojos en imágenes. Un relato apagado dentro de mí como quién se queda dentro de un bar a solas después de que hasta el último de los clientes se haya marchado y ya no hay luces hace rato. Y entonces me veo sentada sobre una silla y tengo el mentón apoyado sobre las manos, que a la vez descansan sobre los codos y la mesa, y hay una devota escoba al lado y no más que desganas para barrer. Y en la siguiente escena tengo una copa entre las manos de algo sórdido, que bebo sin prisas mientras miro una peli en blanco y oscuro, en la que aparece de entre la niebla un Bogart con su cara recortada y su sombrero de ganster y su gabardina; una sentimental para amantes del cine negro y que yo tildo de aburrida porque nunca me han gustado pero eso era lo que te quedaba ver antes cuando no existían más que aquellos dos canales de televisión, y de vez en cuando tomo un sorbo para fingir que existo y observo en la calle la farola solitaria de la esquina, el baile de los insectos atraídos por la cegadora luz, una danza macabra de máscaras o de sombras chinescas, o de ”espectros” y ahora Bogart besa a la chica que no es otra que su mujer, Lauren Bacall y yo sueño con otros besos, con los besos que le da a la pelirroja Hepburm Cary Grant y de lo único que me alegro es de haberle partido un día la cara con aquella bofetada que le di, fue un placer, como lo era el fumar y recuerdo lo bueno que era a veces eso, aspirar con el diafragma una calada del cigarrillo rubio y tragarse el humo para luego dejarlo ir lentamente como un hilo por la nariz.

25/10/2004. tema: … de Sombras y amor…. # No hay comentarios de este artículo. comentar

2 Responses to “EL DAGUERROTIPO”

  1. lasalamandra Says:

    Eso lo escribí en un sabbat para Sergio, el jovencito. Haciéndole participe de mis ”desventuras”.

    Aún así tarde en dejar a ese hombre, creo … bastante.

    Y ese mismo dia iba a abandonar a Molly Bloom.

  2. lasalamandra Says:

    El daguerrotipo, construido por Louis Daguerre en 1839, es un invento precursor de la fotografía moderna. Fue además un puente entre la cámara negra creada por Zahn y retocada por Joseph-Nicéphore Niépce, y la cámara de objetivo del alemán Petzvalen. Las publicaciones del momento dieron a conocer el nuevo aparato a la sociedad, pero supuso sobre todo una revolución en el mundo de la información ya que permitió cubrir el seguimiento de la Guerra de Crimea y de la Guerra de Secesión estadounidense.

    Para la obtención de la imagen se parte de una capa sensible de nitrato de plata extendida sobre una base de cobre. A partir de una exposición en la cámara, el positivo se plasma en el mercurio. Finalmente, la imagen se fija tras sumergir la placa en una solución de cloruro sódico o tiosulfato sódico diluido.

    A finales del año 1840 se habían conseguido tres progresos técnicos en el daguerrotipo. En primer lugar, se consiguió una lente hasta 22 veces más brillante. Además, se aumentó la sensibilidad de las placas ante la luz al ser recubiertas por sustancias halógenas (aceleradores o sustancias rápidas), con lo que el tiempo de exposición se redujo. Por último, las placas se doraron para enriquecer los tonos.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Daguerrotipo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s