APUNTES DEL SUICIDIO

noviembre 1, 2004

También traté de seguir la pista de Henry Roorda
6 de Noviembre de 1925
Querido amigo,
Ayer te mentí. Tenía la obligación de ser prudente, pues no quiero que nada me impida suicidarme. Cuando recibas esta nota, estaré muerto (a menos que haya fallado).
He abusado mucho, de lo mío y de lo de los demás, y eso es irreparable.

Adiós. H.R.

MI SUICIDIO ROORDA
Es así como empieza este soliloquio que esconde -en realidad- un diálogo entre el actor y el público, quedando lejos la idea de un exhibicionismo narcisista. (Otra técnica interpretativa más.)Mario Gas, en el Teatro Principal, nos ha hecho partícipes de todas aquellas razones, tanto para vivir como para morir, que encontró Henry Roorda, aquel profesor de matemáticas, pedagogo francés y pensador del movimiento anarquista, además de dandy, escritor y degustador de los alimentos terrestres, que le llevó, con poco más de medio siglo vivido, a optar por el suicidio como una excusa para desaparecer. Un suicidio con el que publicará su obra póstuma, cuyo título en un principio iba a ser “Un pesimismo alegre” pero que la edad le hizo rectificar por “Mi suicidio” puesto que lo consideraba más llamativo y más acorde con el melodrama que buscaban los lectores en los libros.

Y de ‘Final’ un corto de Jose Luis Montesinos

Manuel es escritor, flirteó por un tiempo con el periodismo, bueno, con las necrológicas en un diario de pueblo, y atendió voces atormentadas -sin demasiado éxito- en el teléfono de la esperanza. Eso hasta reencontrarse con su verdadera y un tanto mórbida vocación… Manuel descubrió que la gente, en general, anda bastante desesperada. Descubrió también que la mayoría de esa gente no sabe escribir demasiado bien y que por ello, lastimosamente, no podían dar el paso final con la elegancia y buenas maneras de una nota suicida conmovedoramente bien redactada. Así es, Manuel -lo dice en su tarjeta de visita- escribe cartas de suicidio. Y lo hace con extremada seriedad, con un envidiable y casi inquebrantable celo profesional.
Lo primero que sorprende en Final, el cortometraje escrito y dirigido por José Luis Montesinos, es un guión atrevido que, sin remilgos y con la dosis exacta de humor negro, se lanza a contar a una historia diferente, sin demasiados fuegos artificiales ni piruetas técnicas, confiando plenamente en sus virtudes como relato. “De vez en cuando me gusta escribir cuentos. En realidad, siempre comienzo los guiones escribiendo una historia que se pueda leer de corrido y que cualquiera pueda entender. Lo primero que escribí de Final era así, un cuento de dos páginas”
El tema en Final es el suicidio. El suicidio visto desde los ojos de un escritor adicto a historias tremebundas que, indefectiblemente, concluirán con una soga al cuello, un balazo en la sien, una sobredosis de barbitúricos o en las vías de un tren.
Y el suicidio, el terminar con la propia vida-ahora que Amenábar ha llevado al cine la historia de Ramón Sampedro y su odisea en busca de una muerte digna-, es siempre un tema polémico. “Tuvimos bastantes problemas a la hora de conseguir los apoyos para el corto. Imagínate, vas a un ayuntamiento o donde sea y planteas la idea de un escritor de cartas suicida o queremos rodar aquí un suicidio, una muerte. Y esto, en una cárcel, en la RENFE o en una iglesia” cuenta Montesinos.

Claro y de Sampedro y Amenabar

Interpretar a Ramón Sampedro ha sido un reto físico y profesional. ¿Qué viste en él para aceptar este trabajo?
Lo que me sorprendió de Ramón fue la naturalidad con la que hablaba de cosas tan fuertes: amor, muerte, vida, sexo. Hablaba desde la distancia y la sabiduría del que ha estado pensando sobre todo eso durante veintiocho años. En cierto modo era un iluminado, y, sin embargo, también era una persona sencilla que no hacía apología de nada. Era un marinero que había construido esa intelectualidad a fuerza de voluntad, porque en una situación como la suya, escribir y leer es muy difícil. Esa mezcla entre lo intelectual y construido, y a la vez, lo llano y de campo, me pareció muy atractivo.

Rodar la muerte de Ramón tuvo que ser duro. ¿Cómo te enfrentaste a esa jornada de rodaje?
Hubo un momento mientras preparaba la escena, durante la que tuve que ver una y otra vez la verdadera muerte de Ramón, que me pareció que estaba usando su dolor. Pero comprendí, viendo como sufría durante su muerte, que el mensaje de Ramón no podía caer en vano. Y que esta película iba a llevar un aviso a mucha gente que, en su momento, no se enteró de cuál había sido la lucha de Ramón. Creo, como Alejandro, que es importante que se vea, porque fue a lo que se vio abocado Ramón: a morir solo y con dolor.
¿Hasta qué punto esta película se puede considerar ficción?
Por motivos dramáticos, y para condensar en esas dos horas lo que fue la experiencia de Ramón, han aparecido personajes y han desaparecido otros. El personaje de Julia, por ejemplo, es un compendio de varias mujeres. Una de las cosas que más me sorprendió de Ramón es que se decía que tenía un harén a su alrededor. Julia resume a las mujeres que se enamoraron de él cuando ya estaba tetrapléjico. Por otro lado, el sobrino, Javi, tiene que ver con el sobrino real, pero le hemos incorporado experiencias de las sobrinas. Esos cambios permiten que la narración sea más fluida y más efectiva.
Cómo habéis logrado que una película que tiene tan presente la muerte sea tan luminosa?
Porque nos hemos dejado llevar por el carisma y la personalidad de Ramón, empezando por Javier Bardem. Esa era la contradicción de Ramón: que alguien tan vital y que se llevaba tan bien con la gente, perseguía la muerte. La muerte es un tema recurrente en mis películas, pero si LOS OTROS era una visión de la familia desde el lado oscuro, desde la muerte, MAR ADENTRO es una visión de la muerte desde la vida, desde lo cotidiano, lo natural, desde un lado muy luminoso.

¿Qué significado tiene el mar en esta película?
MAR ADENTRO es uno de los versos de un poema de Ramón. Hay un momento de la película donde Ramón dice que el mar le dio la vida y el mar se la quitó, porque fue donde tuvo el accidente. El mar es, también, la sensación de escape. Es esa línea del horizonte que nunca se acaba, que representa el infinito.
Y en la película hay un viaje que se inicia a través de una ventana.
Las ventanas estuvieron muy presentes en la historia desde la escritura. Ramón tenía dos ventanas en realidad. Yo quería poner solo una. Benjamín, el director artístico, me convenció de poner las dos. Ramón era una persona que no salía de su habitación, tenía bastante con su mundo interior y con lo que veía a través de esas ventanas. Sin embargo, teníamos que sacar al espectador de la habitación, y hacerlo a través de las ventanas físicas y emocionales.
En todas tus películas la música ocupa un lugar protagonista, pero en esta se une tu pasión con la de Ramón Sampedro. ¿Qué destacarías de la composición de esta banda sonora?
Ha sido en realidad un proceso de descomposición. Después de muchas dudas, traté de ser más metódico que nunca, partiendo sólo de tres temas principales (Ramón, Julia, Rosa). Rosa es más celta, Julia sinfónico y Ramón una mezcla de ambos con un fuerte contenido épico.
¿Sientes que has dado un salto con MAR ADENTRO?
Creo que tiene lógica que haya acabado haciendo esta película, porque habla de seres humanos y de la muerte. Es algo que tengo presente desde que estoy en el cine. Me interesan las personas y lo que da sentido o se lo quita a nuestra existencia: la muerte. Cuando se habla de la poca gallardía del que da un paso así, cuando se llama “cobarde” o “insolidario” a alguien como Ramón, creo que se enjuicia egoístamente a aquel que no está más que haciendo uso de su libertad. Si había alguien sin miedo, ese era Ramón. MAR ADENTRO es o pretende ser, ante todo, un viaje. Un viaje a la vida y a la muerte. Un viaje a Galicia, al mar y al mundo interior de Ramón Sampedro

 Curioso, ahora que vuelvo a leer esto de las músicas para centrar a los personajes pienso que ya he encontrado algo similar pero con el tema de los colores en 21 gramos. Voy a ver si logro encontrarlo…

4 Responses to “APUNTES DEL SUICIDIO”

  1. lasalamandra Says:

    Prieto comenta: “Los elementos visuales de la película corresponden al arco emocional de la historia y de los personajes. Debido a la estructura de la película, hemos distinguido cada una de las tres historias por el color. Se trata de ofrecerle una pista sutil al espectador para que sepa en todo momento en donde está. El mundo de Paul es azul frío. El mundo de Jack es amarillo rojizo. El mundo de Cristina es intermedio, tiene rojos y dorados pero mezclados con elementos azules que proceden del mundo de Paul.

  2. lasalamandra Says:

    Luego de una conversación con Maryna tengo pendiente este fragmento:

    carmen dice:

    Voy a tratar de escribir una novela… los sentimientos ya te digo que son reales

    ·$2 MaRyNa dice:

    en serio???

    carmen dice:

    sí, sobre una mujer que piensa suicidarse. No creo que haya sido un tema muy tocado. Asusta

    ·$2 MaRyNa dice:

    me recuerda a veronika decide morir

    carmen dice:

    sí, vale pero veronika decide morir y la salvan y a raíz de ahí se escribe la historia. Esta mujer muere

    ·$2 MaRyNa dice:

    me gusta la idea… me encantará leerlo, cielo

    carmen dice:

    Y a mí, mucho

    ·$2 MaRyNa dice:

    siempre te he dicho que deberías de escribir una novela

    carmen dice:

    es la primera vez que me gusta una idea

    ·$2 MaRyNa dice:

    tienes pluma

    carmen dice:

    no sé, ya lo sabremos con el tiempo

    ·$2 MaRyNa dice:

    bueno, ten claro que es TU novela

    ·$2 MaRyNa dice:

    no te dejes influenciar por nada

    ·$2 MaRyNa dice:

    es tuya, puedes hacer con ella lo que quieras, escribir lo que quieras

    carmen dice:

    El suicidio no es un tema que la gente se tome con calma …. a ver, me preocupa Susana, lo que habrá estado leyendo estos días en esa lista del jardín de Lais

  3. candelaarias Says:

    26 visualizaciones


  4. […] la novela! ¿Por qué se suicida entonces Henry Roorda? Eso piensa kasandra, esa butaca que es la mejor butaca y que nunca le toca a uno. Y piensa más, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s