– Coitus Interruptus – (Pediculosis iii)

noviembre 15, 2004

Coitus Interruptus ( – iii – ): y el anterior

No me apetece, pero que nada, terminar de escribir este post que le dije a ‘en las nubes’ (Nora) que escribiría. ¿Motivo? Se suponía que iba a ser una venganza o algo así, e iba a ironizar mucho y a divertirme poniéndome sarcástica (es uno de mis mecanismos de defensa habituales) y luego enviándoselo a él pero a más me detengo a recapacitar sobre mis sentimientos auténticos, más me doy cuenta de que cada día que transcurre estoy más profundamente enamorada de esta persona y aunque no sé por qué me sucede; lo que sé es que no soporto querer causarle ningún tipo de daño y más si éste es injustificable e innecesario. Y esto lo he escrito ahora mismo cuando son las once y diez del día lunes 15 de noviembre pero los dos párrafos siguientes, son de anoche.

..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.-.–
Después de esa mirada abre la puerta, entra adentro, y se supone que consulta mi nombre en la pantalla del ordenador, y sale a decirlo en voz alta a la puerta. Creo que eso lo decide todo. Podría haber optado por tranquilizarme y ser amable como le he visto hacer con la mayoría de sus pacientes pero yo sólo soy una molesta asegurada. Así me hace sentir. Aunque sé que es mentira. ¡Jaja! Lo que soy es una amenaza. Así le hago sentir. Y me levanto casi con ganas de darme media vuelta y largarme por las escaleras. Ni siquiera sé si el mío es un motivo para acudir al médico de urgencias. Cuando estaba en el otro centro siempre me atendía el mismo. Un tío majísimo que era mucho mejor que el de por las mañanas y por eso mismo alguna vez preferí ir a verle a él, en vez de al otro, y jamás me echó nada en cara. Bueno, hubo un día que un sabañón se me hinchó tanto que un aro estuvo a punto de cortarme la circulación y él lo arregló con unas tenazas en un instante. Aquí al lado lo tengo guardado, en el cajón para acordarme algún otro día de devolvérselo a mi madre. Me lo compró ella misma una mañana que le seguíamos, a Pésimo. Fue después del último eclipse del siglo … Yo quería que él supiera que estaba casada para que se tranquilizara con respecto a eso… No es lo mismo una mujer que busca una aventura, que otro tipo de mujer… y aquella mañana creí que el anillo me daría suerte. Nunca antes tuve intención de llevar algo así.

Y ahora viene lo curioso. No soy capaz de recordar nuestras conversaciones tal como se producen. Altero cosas, cambio unas palabras por otras, existen las lagunas… así que no sé como comienza el diálogo pero mientras él rodea la mesa para sentarse tras ella, yo veo una primera imagen en la que deposito el bolso y el chaquetón en la silla que hay al lado de la que elijo para sentarme yo, la que está más pegada a la puerta y mientras me escucho diciendo que me lleva allí un asunto algo bochornoso. Así que la pregunta debe haber sido: ‘¿Y bien qué te trae por aquí?’

..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

También le explico que por la mañana no me había sido posible acudir al médico de cabecera porque ya tenía concertada una cita previa y que ni puedo pasarme una hora más con esa preocupación con la que acudo a él ( y menos resistir una noche más), ni sabría tampoco qué pedir en una farmacia. Entonces le cuento que cuando me bajo la noche anterior las bragas veo un algo que me asusta mucho en el salvaslip porque está vivo y se mueve. ¿Dirías que era un insecto? Sí, claro y se lo describo y le digo que desde ese momento tal vez por los efectos de la sugestión me abraso de picores y que me parece tener en el sexo de todo, hasta unas olimpiadas… ‘Tienes que quitarme esto como sea’. Me refiero a la molestia y a continuación le digo:

– ¿Me arranqué un pelo? ¿Te lo enseño?. Yo creo que tiene algo a unos milímetros de la raíz.

– Sí, claro

Y él se levanta y en la consulta parece aún más alto, y se dirige a a la superficie de trabajo dónde están los útiles clínicos y dónde se encuentra el armario en el que guardaba los más de mil folios que se me ocurrió manuscribir y fotocopiarle (ya dije que escribía para él y aquel era un diario en el que yo nunca ocultaba nada) y mientras se pone los guantes quirúrgicos yo desdoblo con sumo cuidado la braga que he guardado con curiosidad en una bolsita de plástico de esas que te dan en los quioscos cuando te compras el euro de caramelos solano y le comento lo del flujo, que me parece distinto al de siempre. ‘Es como más amarillo’

– ¿Amarillo tirando a verde?

– No, a verde no. A amarillo – le digo mirando muy concentrada el salvaslip

Y la siguiente fotografía es de su mano extendida , pero no de su mano, de sus dedos dentro de los asépticos guantes. Y esa es la imagen que sustituye a la imagen de sus dedos que yo tenía mentalmente archivada. Los dos allí dentro hace un par o tres de años, de pie, junto a la ventana, a pleno sol, tras las cortinas que servían de ‘biombo’ y sus dedos acarician con dulzura mis sienes mientras él me llama por el nombre para hacerme regresar. Acabamos de besarnos y es como si tuviera que despertarme de un trance hipnótico. Nunca me había sucedido algo así… y yo sigo escuchando esa música de Myers, ‘La Cavatina’ de ‘El Cazador’

15/11/2004 20:08. Tema: Inspiración… expiración.

3 Responses to “– Coitus Interruptus – (Pediculosis iii)”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 7 comentario/s de este artículo.
    Leit:
    Muy bueno tu blog!
    Leit
    2004.11.15 19:37:24 email: LeitMotiv8 (arroba) hotmail.com
    sabbat:
    Oye Leit, que hace un tiempo viniste y me dijiste algo estupendo y te dediqué un post.. más o menos. Es uno que tiene una imagen de la torre de un castillo

    (es que yo soy un desastre para lo de las visitas)

    Besos.
    2004.11.15 19:58:53
    Selvio:
    ¡no puedo creer lo interesante de tu blog!
    No lo conocía y lo tengo que devorar, te acabo de poner en mis links para venir a leerte seguido e invitar a mis amigos a que te concozcan

    ojala me aceptes entre tus links tambien…
    2004.11.15 19:19:15
    sabbat:
    Yo creo que sí que lo conocías Selvio porque un día me dejaste un comentario pero no nos pusimos de acuerdo… y no sé si estarás ya en los link… tengo un montón pero si eso es u problema mañana mismo… pero los de ahí fuera son los de los amigos :)

    Besos
    2004.11.15 19:34:50
    sabbat:
    Bueno, amigos exactamente no pero es la gente que quiero visitar a diario

    Otro beso.
    2004.11.15 19:37:36
    Susana:
    Guantes asépticos, comentarios asépticos…qué de cosas puedan llegar a serlo ¿verdad?

    Sabes que el diccionario pone que si hablamos en términos médicos aséptico viene de asepsia que significa “libre de microbios” pero si hablamos de aséptico en cualquier otro sentido, se refiere a “desapasionado, neutro”.
    2004.11.16 19:33:08 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com
    sabbat:
    Creo que sé por dónde vas ;)

    Besos :)
    2004.11.16 19:45:50


  2. […] Coitus interruptus – cuatro-: ¿el anterior? […]

  3. candelaarias Says:

    19 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s