LO QUE ADORNA LAS COMISARIAS

noviembre 27, 2004

Y la denuncia la pongo dos horas más tarde. Cuando me doy cuenta de que no soy capaz de meter una pelota dentro de la pista, aunque apunte a las mismas líneas de siempre y de que si lo dejo para mañana, lo más probable es que encuentre cualquier excusa válida para terminar por no ir. En ese sentido me gusta lo que me cuenta Luis, eso de que algunas veces ha pensado que el miedo nos hace sentirnos culpables. Y también dice: ‘No entiendo mucho la relación, pero es como, si para escapar con fuerza de algo que nos atemoriza, debiéramos sentirnos puros e inmaculados. Y claro: eso nunca ocurre. Alguna culpabilidad arrastramos todos…’

Y entonces cuando me marcho caminando con mi compañero, que también se llama Luis, Luis Mariñas y que es un jubilado entrañable de más de 70 años se lo voy contando y él me dice algo increíble. Me dice: ‘Le has hecho un gran favor a ese hombre, que te agradecera’. ¿Favor, Luis?, pero si estamos hablando de pasar un muy mal trago. ‘Da igual’, me contesta. ‘Ahora todavía no ha sucedido nada irreparable y si tú no le detienes tal vez termine por hacer daño a alguien’. Aunque Luis no se imagina que yo haya podido encontrarme en un peligro serio porque dice que corro demasiado para eso. Habla de mi forma física y no se detiene a tener en cuenta el miedo.

Así que cruzo el paso de cebra. Hay dos hombres en la garita. Uno de ellos, con las manos en los bolsillos, abre la puerta y me pregunta que es lo que quiero. Poner una denuncia, y su postura delata que no me toma demasiado en serio. No me ofendo. Puede que algo así ya me esperase pero ahora la culpa se ha volatilizado y no sé cómo, he logrado sentirme lo suficiente pura e inmaculada. No huelo a pólvora quemada y por eso ya no soy moralmente débil. Mis muertos y crímenes están a salvo y me es indiferente lo que ese otro hombre desconocido y uniformado esté elucubrando acerca de mí. Quizás el mismo sea un acosador en su vida privada, tal vez un maltratador. Está reaccionando con desconfianza o a la defensiva pero es su problema; yo no soy quién tengo que decirle: ‘Eh, tú, no me mires así, que yo soy la víctima’, que lo recuerde él cuando lo crea necesario. Yo me limito a pasar al despacho y contestar a sus preguntas mientras él toma notas apresuradas con una caligrafía tan filiforme ,que hasta parece mentira que él mismo vaya a ser capaz luego de descifrarla. Y tampoco yo puedo evitar que el que escriba precisamente de esa determinada manera me haga enfocarlo con un poco más de simpatía: su letra se asemeja a mi letra.

Es un hombre de complexión fuerte y de estatura media. Pensaba que se pedía como mínimo el 1’80 para ser esa clase de funcionario. Yo no podría haberlo sido. Me habría faltado un centímetro y medio. Y es moreno, también con una buena mata de pelo como el ‘poli’ del comentario anterior pero éste usa barba y bigote. Otro punto a su favor. Los hombres con barba me agradan desde que soy muy niña y me cuesta mucho menos mirarle a los ojos, que se asientan bajo el alféizar de una frente de tamaño estándar, y mostrarle mi flaqueza: ‘No lo sé. No puedo recordar cómo iba vestido. Yo procuraba no mirarle. Y ya sé que nació en el 59. No puedo mentirle. Se lo escuché decir a su compañero en el coche patrulla. ¿Pero que edad le suponía antes de saberlo? Pues sí, entre esa que usted me sugiere pero menos de cincuenta, seguro, y mayor que yo, y yo tengo 36, ¿sabe?; eso seguro, también, pero no sé cuántos más años. Y su pelo es moreno, corto pero ondulado y cuando digo esto me llevo las manos a la cabeza, gesticulo mientras declaro, y no, no es que tenga ningún rasgo físico que le haga diferente a nosotros pero si yo le digo que es un individuo repugnante no se lo digo porque haya alguna tara específica en él que le marque, sino por su manera asquerosa de tratar de acercarse a mí y entonces sí, entonces definitivamente sé que he convencido a este hombre de que soy una mujer acosada y se muestra preocupado y amable, y escribe por completo concentrado en la pantalla y yo miro las fotografías de la pared que son las mismas que se pueden ver en las consultas de los hospitales y de los centros de salud: calendarios de nuestra tierra, vistas aéreas de las playas del oriente, y perfiles de los picos y prados muy verdes, de un verde extraordinario que regalaban con el suplemento del periódico y comienza a sonar el teléfono del despacho: ‘Arriba hay dos detenidos pero no sé si son extranjeros. Lo consulto y luego te llamo’. Y me pide disculpas por la interrupción y entra entonces, un hombre más joven, con perilla más que barba y es guapo y parece dulce, como un poco perdido, aunque tal vez sea porque es un tipo sensible y detesta el rechazo y el temor que nos produce a algunas personas su uniforme o su arma. Sobre todo su arma, y yo lamento haberme puesto de nuevo el anorak. Hacía frío con la puerta abierta y observo que he dejado la raqueta encima de la mesa aunque ahora ya no la retiro y supongo que por eso él también la mira, porque tal vez juega al tenis y se debe estar preguntando que hago yo allí.

Un día, un policía me puso en las manos su arma para que le disparase pero eso es ya otra historia.

Y yo leo la declaración que el policía me tiende para que la repase y la firme si estoy de acuerdo, y a pesar de las abreviaturas que desconozco y de que desde luego no le van a dar el pulitzer por la brillante redacción de la misma, es fiel hasta que deja de serlo y entonces él se pone manos a la obra con agrado y de una forma mucho más cálida, la corregimos juntos como si de repente nos hubiéramos trasladado con la mente a uno de esos cafés antiguos donde antes se vivían las tertulias de intelectuales y estuviéramos escribiendo juntos el guión de un corto de cine. Y después de que termina, sí, la firmo y lo peor que me ha dicho es que debería de haberle denunciado mucho antes y me ha dado la mano que yo primero le he tendido y sonriéndome me desea que el problema se solucione pronto.

Entonces luego un tanto desorientada camino hasta la casa de mi madre y es ella quien le pide a Coga que vaya a por mí. Y más tarde conozco a un mirlo blanco.

llambrion

6 Responses to “LO QUE ADORNA LAS COMISARIAS”

  1. lasalamandra Says:

    SOBRE ESA IMAGEN, UN FRAGMENTO QUE PUEDES CONTINUAR EN SU PÁGINA…

    Nubes. Viento. Cielo. Luz. La mañana se me apareció cruzando la Rienda. Atrás quedan momentos, días, siglos. Ahora todo es futuro. El camino se me adapta al pie entre las hayas de la Sotín. Ahora ya todo es luz. ¿Por qué sigo?. ¿Por qué ando?. Voy solo entre las gencianas y el vacío. Todo es luz y el sol se me hermana.
    Dice mi amigo Julio Llamazares que “el paisaje es memoria. Mas allá de sus límites, el paisaje sostiene las huellas del pasado, reconstruyendo recuerdos, proyecta en la mirada las sombras de otro tiempo que sólo existe ya como reflejo de sí mismo en la memoria del que sigue fiel a ese paisaje.”
    Por eso al observar la luz del amanecer sobre estos paisajes de los Picos de Europa no puedo por menos que aparcar la imágen como fuente de bellezas y soñar en estos lugares misteriosos y sagrados, en los que se cocieron dos de los sucesos más trascendentales de nuestro ancestro colectivo; lugar hoy remansado y silencioso, que fue un día el refugio de los mejores ideales y más tarde la cuna y fuente de nuestro ser, desde los pueblos cántabros cantando sus himnos guerreros y sembrando con su firmeza la semilla insobornable de la libertad.
    En los confines de los Picos de Europa se asentaban en la antigüedad dos pueblos de origen céltico, los astures, al oeste, más allá del Sella, y los cántabros. Pueblos guerreros y amantes de su tierra y su libertad lucharon contra Roma y no fueron vencidos sino con grandes esfuerzos por el ejército poderoso y tiranizador de Roma, asediados en el Monte Vindio, los Picos de Europa, donde según creían antes llegarían las aguas del mar que las armas de Roma. En Sajambre persiste la creencia de que en Carombo, fragoso paraje bajo los llastrales de la Duernona, se conservan los cimientos de un antiguo poblado de casas circulares, restos, quizá, del último asentamiento cántabro bajo la mirada arropadora de la Torre Santa.
    Otro episodio acontecería ochocientos años más tarde, cuando Pelayo y algunos de los suyos desafían el poder musulmán que de nuevo tiranizaba estas tierras y vence en la llamada batalla de Covadonga a las huestes de Almanzor. La tradición señala que antes de la batalla Pelayo fue coronado rey y elevado sobre el escudo de sus hombres en tierra valdeona, en el lugar conocido hoy como monte de Corona, donde se levantó una ermita recordando el suceso.

    http://roble.cnice.mecd.es/~ctorio/picoseur.htm

  2. lasalamandra Says:

    Los Premios Pulitzer son una serie de 21 galardones que abarcan las modalidades de teatro, literatura, música y periodismo. Fueron creados por Joseph Pulitzer, editor del New York World. Se convocan anualmente desde 1917 por la Universidad de Columbia, a instancias de The Pulitzer Prize Board. El premio a la mejor fotografía de prensa se concedió por primera vez en 1942, y el premio a la mejor composición musical en 1943. Entre 1970 y 1979 se crearon los premios de ensayo, crítica y ficción literaria.

    Novela

    1918 Ernest Poole (EEUU, 1880-1950) por His Family
    1919 Booth Tarkington (EEUU, 1869-1946) por The Magnificent Ambersons
    1920 -no concedido-
    1921 Edith Wharton (EEUU, 1862-1937) por La edad de la inocencia
    1922 Booth Tarkington (EEUU, 1869-1946) por Alice Adams
    1923 Willa Cather (EEUU, 1873-1947) por Uno de nosotros
    1924 Margaret Wilson (EEUU, 1882-1973) por The Able McLaughlins
    1925 Edna Ferber (EEUU, 1887-1968) por So Big
    1926 Sinclair Lewis (EEUU, 1885-1951) por El doctor Arrowsmith
    1927 Louis Bromfield (EEUU, 1896-1956) por Principios de otoño
    1928 Thornton Wilder (EEUU, 1897-1975) por El puente de San Luis Rey
    1929 Julia Peterkin (EEUU, 1880-1961) por Scarlet Sister Mary
    1930 Oliver La Farge (EEUU, 1901-1963) por Laughing Boy
    1931 Margaret Ayer Barnes (EEUU, 1886-1967) por Years of Grace
    1932 Pearl S. Buck (EEUU, 1892-1973) por La buena tierra
    1933 T. S. Stribling (EEUU, 1881-1965) por The Store
    1934 Caroline Miller (EEUU, 1903-1992) por Lamb in His Bosom
    1935 Josephine Winslow Johnson (EEUU, 1910-1990) por Now in November
    1936 HL Davis (EEUU, 1894-1960) por Honey in the Horn
    1937 Margaret Mitchell (EEUU, 1900-1949) por Lo que el viento se llevó
    1938 John Phillips Marquand (EEUU, 1893-1960) por The Late George Apley
    1939 Marjorie Kinnan Rawlings (EEUU, 1896-1953) por The Yearling
    1940 John Steinbeck (EEUU, 1902-1968) por Las uvas de la ira
    1941 -no concedido-
    1942 Ellen Glasgow (EEUU, 1873-1945) por In This Our Life
    1943 Upton Sinclair (EEUU, 1878-1968) por Los dientes del dragón
    1944 Martin Flavin (EEUU, 1883-1967) por Journey in the Dark
    1945 John Hersey (EEUU, 1914-1993) por Una campana para Adano Adano
    1946 -no concedido-
    1947 Robert Penn Warren (EEUU, 1905-1986) por Todos los hombres del Rey
    1948 James A. Michener (EEUU, 1907-1997) por Tales of the South Pacific
    1949 James Gould Cozzens (EEUU, 1903-1978) por Guard of Honor
    1950 A. B. Guthrie, Jr. (EEUU, 1901-1991) por The Way West
    1951 Conrad Richter (EEUU, 1890-1968) por The Town
    1952 Herman Wouk (EEUU, 1915) por The Caine Mutiny
    1953 Ernest Hemingway (EEUU, 1899-1961) por El viejo y el mar
    1954 -no concedido-
    1955 William Faulkner (EEUU, 1897-1962) por Una fábula
    1956 MacKinlay Kantor (EEUU, 1904-1977) por Andersonville
    1957 -no concedido-
    1958 James Agee (EEUU, 1909-1955) por Una muerte en la familia
    1959 Robert Lewis Taylor (EEUU, 1912) por The Travels of Jaimie McPheeters
    1960 Allen Drury (EEUU, 1918-1998) por Advise and Consent
    1961 Harper Lee (EEUU, 1926) por Matar un ruiseñor
    1962 Edwin O’Connor (EEUU, 1918-1968) por The Edge of Sadness
    1963 William Faulkner (EEUU, 1897-1962) por Los rateros
    1964 -no concedido-
    1965 Shirley Ann Grau (EEUU, 1930) por The Keepers of the House
    1966 Katherine Anne Porter (EEUU, 1890-1980) por The Collected Stories of…
    1967 Bernard Malamud (EEUU, 1914-1986) por El hombre de Kiev
    1968 William Styron (EEUU, 1925) por Las confesiones de Nat Turner
    1969 N. Scott Momaday (EEUU, 1934) por House Made of Dawn
    1970 Jean Stafford (EEUU, 1915-1979) por Collected Stories
    1971 -no concedido-
    1972 Wallace Stegner (EEUU, 1909-1993) por Angle of Repose
    1973 Eudora Welty (EEUU, 1909-2001) por La hija del optimista
    1974 -no concedido-
    1975 Michael Shaara (EEUU, 1928-1988) por The Killer Angels
    1976 Saul Bellow (EEUU, 1915) por El legado de Humboldt
    1977 -no concedido-
    1978 James Alan McPherson (EEUU,1943) por Elbow Room
    1979 John Cheever (EEUU, 1912-1982) por Relatos de John Cheever
    1980 Norman Mailer (EEUU, 1923) por La canción del verdugo
    1981 John Kennedy Toole (EEUU, 1937-1969) por La conjura de los necios
    1982 John Updike (EEUU, 1932) por Conejo es rico
    1983 Alice Walker (EEUU, 1944) por El Color Púrpura
    1984 William Kennedy (EEUU, 1928) por Tallo de hierro
    1985 Alison Lurie (EEUU, 1926) por Asuntos Exteriores
    1986 Larry McMurtry (EEUU, 1936) por Lonesome Dove
    1987 Peter Taylor (EEUU, 1917-1994) por A Summons to Memphis
    1988 Toni Morrison (EEUU, 1931) por Beloved
    1989 Anne Tyler (EEUU, 1941) por Ejercicios respiratorios
    1990 Oscar Hijuelos (EEUU, 1951) por Los reyes del mambo tocan canciones de amor
    1991 John Updike (EEUU, 1932) por Conejo descansa
    1992 Jane Smiley (EEUU, 1949) por Heredarás la tierra
    1993 Robert Olen Butler (EEUU, 1945) por A Good Scent from a Strange Mountain
    1994 E. Annie Proulx (EEUU, 1935) por The Shipping News
    1995 Carol Shields (EEUU, 1935) por The Stone Diaries
    1996 Richard Ford (EEUU, 1944) por El día de la independencia
    1997 Steven Millhauser (EEUU, 1943) por Martin Dressler: The Tale of an American…
    1998 Philip Roth (EEUU, 1933) por American Pastoral
    1999 Michael Cunningham (EEUU, 1952) por The Hours
    2000 Jhumpa Lahiri (Gb, 1967) por Interpreter of Maladies
    2001 Michael Chabon (EEUU, 1964) por The Amazing Adventures of Kavalier & Clay
    2002 Richard Russo (EEUU, 1949) por Empire Falls
    2003 Jeffrey Eugenides (EEUU, 1960) por Middlesex
    2004 Edward P. Jones (EEUU, 1950) por El mundo conocido
    2005 Marilynne Robinson (EEUU, 1947) por Gilead
    2006 Geraldine Brooks (Australia, 1953) por March

    Poesía

    1918 Sara Teasdale (EEUU, 1884-1933) por Love Songs
    1919 Carl Sandburg (EEUU, 1878-1967) por Corn Huskers
    Margaret Widdemer (EEUU, 1884-1978) por Old Road to Paradise
    1920 -no concedido-
    1921 -no concedido-
    1922 Edwin Arlington Robinson (EEUU, 1869-1935) por Collected Poems
    1923 Edna St. Vincent Millay (EEUU, 1892-1950) por La balada de Harp Weaver
    1924 Robert Frost (EEUU, 1874-1963) por New Hampshire: A Poem With Notes…
    1925 Edwin Arlington Robinson (EEUU, 1869-1935) por El hombre que murió dos veces
    1926 Amy Lowell (EEUU, 1874-1925) por What’s O’Clock
    1927 Leonora Speyer (EEUU, 1872-1956) por Fiddler’s Farewell
    1928 Edwin Arlington Robinson (EEUU, 1869-1935) por Tristram
    1929 Stephen Vincent Benet (EEUU, 1898-1943) por John Brown’s Body
    1930 Conrad Aiken (EEUU, 1889-1973) por Poemas escogidos
    1931 Robert Frost (EEUU, 1874-1963) por Collected Poems
    1932 George Dillon (EEUU, 1906-1968) por The Flowering Stone
    1933 Archibald MacLeish (EEUU, 1892-1982) por Conquistador
    1934 Robert Hillyer (EEUU, 1895-1961) por Collected Verse
    1935 Audrey Wurdemann (EEUU, 1911-1960) por Bright Ambush
    1936 Robert P. T. Coffin (EEUU, 1892-1955) por Strange Holiness
    1937 Robert Frost (EEUU, 1874-1963) por A Further Range
    1938 Marya Zaturenska (EEUU, 1902-1982) por Cold Morning Sky
    1939 John Gould Fletcher (EEUU, 1886-1950) por Selected Poems
    1940 Mark Van Doren (EEUU, 1894-1972) por Collected Poems
    1941 Leonard Bacon (EEUU, 1887-1954) por Sunderland Capture
    1942 William Rose Benet (EEUU, 1886-1950) por The Dust Which Is God
    1943 Robert Frost (EEUU, 1874-1963) por A Witness Tree
    1944 Stephen Vincent Benet (EEUU, 1898-1943) por Western Star
    1945 Karl Shapiro (EEUU, 1913-2000) por V-Letter and Other Poems
    1946 -no concedido-
    1947 Robert Lowell (EEUU, 1917-1977) por El castillo de Lord Weary
    1948 W. H. Auden (EEUU, 1907-1973) por La edad de la ansiedad
    1949 Peter Viereck (EEUU, 1916) por Terror and Decorum
    1950 Gwendolyn Brooks (EEUU, 1917-2000) por Annie Allen
    1951 Carl Sandburg (EEUU, 1878-1967) por Complete Poems
    1952 Marianne Moore (EEUU, 1887-1972) por Collected Poems
    1953 Archibald MacLeish (EEUU, 1892-1982) por Collected Poems, 1917-1952
    1954 Theodore Roethke (EEUU, 1908-1963) por El despertar
    1955 Wallace Stevens (EEUU, 1879-1955) por Collected Poems
    1956 Elizabeth Bishop (EEUU, 1902-1988) por Poems-North & South
    1957 Richard Wilbur (EEUU, 1921) por Cosas de este mundo
    1958 Robert Penn Warren (EEUU, 1905-1989) por Promises: Poems, 1954-1956
    1959 Stanley Kunitz (EEUU, 1905) por Selected Poems, 1928-1958
    1960 William Snodgrass (EEUU, 1926) por La aguja del corazón
    1961 Phyllis McGinley (EEUU, 1905-1978) por Times Three: Selected Verse From…
    1962 Alan Dugan (EEUU, 1923) por Poems
    1963 William Carlos Williams (Cuadros de Brueghel
    1964 Louis Simpson (EEUU, 1923) por At the End of the Open Road
    1965 John Berryman (EEUU, 1914-1972) por 77 Dream Songs
    1966 Richard Eberhart (EEUU, 1904) por Selected Poems
    1967 Anne Sexton (EEUU, 1928-1974) por Live or Die
    1968 Anthony Hecht (EEUU, 1923)) por The Hard Hours
    1969 George Oppen (EEUU, 1908-1984) por Of Being Numerous
    1970 Richard Howard (EEUU, 1929) por Untitled Subjects
    1971 William S. Merwin (EEUU, 1927) por The Carrier of Ladders
    1972 James Wright (EEUU, 1927-1980) por Collected Poems
    1973 Maxine Winokur Kumin (EEUU, 1925) por Up Country
    1974 Robert Lowell (EEUU, 1917-1977) por El Delfín
    1975 Gary Snyder (EEUU, 1930) por Isla de la Tortuga
    1976 John Ashbery (EEUU, 1927) por Self-Portrait in a Convex Mirror
    1977 James Merrill (EEUU, 1926-1995) por Divine Comedies
    1978 Howard Nemerov (EEUU, 1920-1991) por Collected Poems
    1979 Robert Penn Warren (EEUU, 1905-1989) por Now and Then: Poems, 1976-1978
    1980 Donald Rodney Justice (EEUU, 1925) por Selected Poems
    1981 James Schuyler (EEUU, 1923-1991) por The Morning of the Poem
    1982 Sylvia Plath (EEUU, 1932-1963) por The Collected Poems
    1983 Galway Kinnell (EEUU, 1927) por Selected Poems
    1984 Mary Oliver (EEUU, 1935) por American Primitive
    1985 Carolyn Kizer (EEUU, 1925) por Yin
    1986 Henry Taylor (EEUU, 1942) por The Flying Change
    1987 Rita Dove (EEUU, 1952) por Thomas and Beulah
    1988 William Meredith (EEUU, 1919) por Partial Accounts: New and Selected Poems
    1989 Richard Wilbur (EEUU, 1921) por New and Collected Poems
    1990 Charles Simic (EEUU, 1938) por The World Doesn’t End
    1991 Mona Van Duyn (EEUU, 1921) por Near Changes
    1992 James Tate (EEUU, 1943) por Selected Poems
    1993 Louise Gluck (EEUU, 1943) por The Wild Iris
    1994 Yusef Komunyakaa (EEUU, 1947) por Neon Vernacular
    1995 Philip Levine (EEUU, 1928) por Simple Truth
    1996 Jorie Graham (EEUU, 1951) por The Dream of the Unified Field
    1997 Lisel Mueller (EEUU, 1924) por Alive Together: New and Selected Poems
    1998 Charles Wright (EEUU, 1935) por Black Zodiac
    1999 Mark Strand (EEUU, 1934) por Blizzard of One
    2000 C. K. Williams (EEUU, 1936) por Repair
    2001 Stephen Dunn (EEUU, 1939) por Different Hours
    2002 Carl Dennis (EEUU, 1939) por Practical Gods
    2003 Paul Muldoon (Gb, 1951) por Moy Sand and Gravel
    2004 Franz Wright (EEUU, 1953) por Walking to Martha’s Vineyard
    2005 Ted Kooser (EEUU, 1939) por Delights & Shadows
    2006 Claudia Emerson (EEUU, 1957) por Late Wife

    http://www.epdlp.com/premios.php?premio=Pulitzer

  3. lasalamandra Says:

    Joseph “Joe” Pulitzer (10 de abril de 1847 – 29 de octubre de 1911), editor estadounidense conocido por los premios periodísticos que llevan su nombre (Pulitzer Prizes: los Premios Pulitzer) y por haber originado el llamado periodismo amarillo junto con William Randolph Hearst.

    Nacido en Makó (actualmente, en Hungría), Pulitzer (pronunciado “pull-it-sir”) inició la carrera militar pero fue rechazado por el ejército austríaco debido a su frágil salud y a su mala visión. Emigró a los Estados Unidos en 1864 para luchar en la Guerra Civil Americana. Tras la guerra se fue a vivir a San Luis (Missouri) donde en 1868 empezó a trabajar para un periódico de lengua alemana, el Westliche Post. Se unió al Partido Republicano y fue elegido en 1869 para la Asamblea del Estado de Missouri. En 1872 Pulitzer compró el periódico en el que trabajaba por 3000 dólares. Después, en 1872, compró el St. Louis Dispatch por 2700 dólares y fusionó los dos diarios para crear el St. Louis Post-Dispatch, que terminó siendo el periódico diario de San Luis. Fue ahí donde Pulitzer desarrolló su papel como portavoz del hombre corriente con exclusivas y con un acercamiento a la noticia fuertemente populista.

    En 1883 Pulitzer, ya millonario, adquirió el New York World, un periódico que estaba perdiendo dinero año tras año. Pulitzer dirigió la atención del periódico hacia historias de interés humano, escándalos y sensacionalismo. En 1885 fue elegido para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, pero renunció tras unos pocos meses de servicio (al parecer por no encontrar en la política un ámbito que colmase sus intereses de realización personal). En 1887, reclutó al famoso periodista de investigación Nellie Bly. En 1895 el periódico introdujo el luego inmensamente popular tebeo Yellow Kid de Richard F. Outcault, que sería el primer tebeo a color de un periódico. Bajo la dirección de Pulitzer, el diario aumentó su circulación de 15000 a 600000 ejemplares, convirtiéndolo en el primer periódico del país en difusión.

    El editor del periódico rival New York Sun atacó a Pulitzer llamándole en 1890 ‘el judío que abandonó su religión’. Tras el ataque, que tenía por objeto el quitarle los lectores judíos, la ya frágil salud de Pulitzer se deterioró rápidamente y tuvo que abandonar la actividad periodística de forma directa, aunque continuó dirigiendo activamente el periódico desde su retiro en Bar Harbor Maine y desde su mansión de Nueva York.

    En 1895, William Randolph Hearst adquirió el periódico rival New York Journal, al que condujo a una guerra de difusión. Esta competición con Hearst, en concreto en todo lo que se refirió a la cobertura antes y después de la guerra Hispano-Americana, vinculó el nombre de Pulitzer al periodismo amarillo.

    Como consecuencia de la denuncia del pago fraudulento de 40 millones de dólares por parte de Estados Unidos a la compañía francesa del Canal de Panamá en 1909, Pulitzer fue denunciado por difamar a Theodore Roosevelt y a J. P. Morgan. Los jueces rechazaron la acusación, en una victoria para la libertad de prensa.

    En 1892, Pulitzer ofreció al presidente de la Universidad de Columbia, Seth Low, financiar la primera escuela de periodismo del mundo. La Universidad rechazó inicialmente el dinero, evidentemente influida por la polémica figura de Pulitzer. En 1902, el nuevo presidente de la Universidad, Nicholas Murray Butler, fue más receptivo hacia el plan de la escuela y de instaurar unos premios, pero no sería hasta la muerte de Pulitzer que este sueño se haría realidad. Pulitzer dejó a la Universidad 2 millones de dólares en su testamento, lo que permitió la creación en 1912 de la Columbia University Graduate School of Journalism (la escuela de periodismo), que sería una de las más prestigiosas del mundo, aunque ya no fuese la primera por haberse creado antes la de la Universidad de Missouri.

    Joseph Pulitzer murió a bordo de su yate en el puerto de Charleston, Carolina del Sur, en 1911. Está enterrado en el cementerio Woodlawn del Bronx, en Nueva York. En 1917, fueron convocados los primeros Premios Pulitzer de acuerdo con los deseos de Pulitzer.

    En 1989 Pulitzer fue situado en el paseo de la fama de San Luis.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Pulitzer

  4. lasalamandra Says:

    susana:
    Define mirlo blanco ;-)
    2004.11.28 20:30 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com
    sabbat:
    No veas la carcajada que me has hecho soltar Susana :)))))))))))

    Eres una cabrita :))))))))))))

    pero un beso que todavía me dura la risa :))))))))))
    2004.11.28 20:33
    salva:
    Pues si no explicais más, la risa se queda entre vosotras, ¿no la queréis compartir?
    2004.11.28 22:13
    sabbat:
    Ah no… esto tendrás que ir pillándolo tú sobre la marcha Salva :)))))))

    Que esto no es igual que lo de María Scheneider

    Un beso.
    2004.11.28 22:28
    manuel h:
    y fin (de la primera parte)
    besos
    2004.11.29 00:34

  5. rofovnifo Says:

    Hello

    Looks good! Very useful, good stuff. Good resources here. Thanks much!

    G’night

  6. candelaarias Says:

    87 visualizaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s