Sinceridad ‘brutal’

diciembre 14, 2004

Es ahora por la mañana cuando le envío este mensaje:

‘Tú dirás cuando quieres que pase por el parque a recoger mis discos… hoy puedo mañana imposible porque me pienso pasar todas las tarde follando’ (la ‘s’ que falta es a propósito)

Y sé exactamente cómo gritará Nora cuando se lo diga. Pondrá el grito en el cielo, como cuando me dijo ayer de camino hacia la librería, que no le cuente esas cosas…, que ella no puede ni oírlas, pero en el fondo se divertirá mucho imaginando que a una parte de ella también le gustaría ser así, y provocar ese tipo de ”debacles”, los ”desastres” de la ”guerra”. Porque ahora estamos ya del otro lado. Hemos pasado la frontera y yo me he fugado de las filas del ”amor”. Y comienzo a experimentar la ”Libertad” del que ya no tiene nada que ”perder”. Y sí, no puedo hacer otra cosa que plagarlo todo de entrecomillados, porque tengo la sensación de que nada es lo que parece…

Y ya ha pasado casi media hora y no hay respuesta. Él no me ha enviado ninguno de esos mensajes suyos que son ininteligibles y que te hacen pensar si el que sujeta el móvil usa un teclado o escribe a boli sobre una libreta de parvulario. Es que el primero que me envió me provocó un trauma. Yo llegué hasta a pensar que era un mensaje de los extraterrestres que estaban usando las comunicaciones terrícolas para tener un ‘Contact’ conmigo… Fue cuando Alma dijo: ‘Si eso es lo que puede destrozar con un teléfono… no quiero ni pensar que logrará hacerle a un PC’

Así que queda patente que el tío es un inútil pero no, era mucho mejor echarme a mi la culpa, que sólo soy la gilipollas de turno que le regaló un CD con las fotografías de aquel verano. Y su maravilloso ordenador, uno que le había vendido un tipo de fiar, absolutamente de fiar (que eso sí me lo dejó claro) y que todavía arrastraba el windows95 como sistema operativo contrajo algo que él llamaba el virus VEGA por causa de mi disco, o sea de mi regalo.

Así que cuando María, la prima de Laura, me dijo que yo les había roto el ordenador … me hice cargo del asunto, como la doblemente gilipollas que soy, y le presté todo lo necesario para solventar el problema, ofreciéndole hasta mi ayuda física: yo te lo formateo. E incluso me hubiera hecho cargo del desembolso económico si eso hubiera sido necesario porque el hermano de Pésimo es tan paupérrimo como yo.

Y se lo presté sí, pero de lo que me dieron ganas era de mandarle a tomar por el culo y de decirle: ‘pero bueno capullo cómo tienes tanto morro de andar echándole tu propia mierda encima a los demás’. Porque ‘P’ es ese tipo de persona que se dedica a eso. A ir de víctima y que siempre sean los otros, los que tengan que hacerse cargo de lo que él jode, empezando por su vida. P, Paco es el hermano toxicómano de Pésimo.

Y creo que lo que colma el vaso es cuando el día de mi cumpleaños le escribo: ‘Deséale felicidades de mi parte a tu madre’, porque la buena señora, que es como la madre de ‘El cumpleaños de la madre’ (una peli de serie ‘B’ o ‘C’, de esas con mucha sangre que vi hace un siglo), cumple años el mismo día que yo. Y empiezo a recibir llamadas de un número que no conozco y cuando cerca de las siete alcanzo el portal de mi amante (que lo es porque las mujeres casadas no podemos tener otra cosa y eso a mí me encanta) y recibo otra entonces contesto:

– ¿Sí?

– ¿Quién eres?.

– ¿Cómo quién soy? ¿Tú a quién estás llamando?.

– Es que el móvil de mi marido recibió un mensaje felicitando a su madre.

– ¡Ah!, sí. Soy María

– Bueno pues dijo mi suegra que te pregunte quién eres y que te de las gracias.

– No era necesario. Sólo es que recordé que ella y yo cumplimos los años el mismo día.

Y era un tono agresivo, un tono intimidatorio, como de alguien que en el fondo lo único que busca es enseñarte los dientes y lo que te está diciendo es que dejes en paz a su marido.

Pero creo mal porque eso no es lo que colma el vaso, y el viernes es cuando ocurre lo que lo colma:

Voy con ‘en las nubes’ por la calle y acabo de presentarle a Miguel. Y Miguel es ‘el venezolano’ del C…. ese del que he hablado en alguna ocasión aquí hace unos meses y el mismo que figuraba en un relato que escribí hace como cosa de dos años: ‘Tecnología GPS’

Y es la tarde de la mañana que tuve aquella pesadilla con Laura. La pesadilla en la que la perdía porque sucedía algo horrible y yo la asustaba a ella, y entonces gritan mi nombre y Laura y María se abalanzan a mis brazos. Son ellas las que me ven y yo me vuelvo feliz y las abrazo. Y es una algarabía. Mi pecho lo es y sus ojos lo son, sobre todo los de Laura porque yo casi que sólo tengo ojos para ella. Ojos abiertos como platos o como estrellas gigantes. Y me dice muy desasosegada que ha soñado conmigo, que tuvo una pesadilla esa misma noche en la que a mí me daba una especie de ataque epiléptico y ella se asustaba mucho. Y entonces yo le digo que algo así fue lo que yo soñé y ella me pregunta por el significado y yo sólo le hago prometerme que no me olvidará, que no olvidará cuanto la he querido, que recordará eso siempre y lo importante que ha sido para mí y no me fijo en María, entonces no me fijo en la cara de María y les digo que tal vez, por fin, tengo un novio como ellas querían. Y las dos saltan felices y baten las palmas pidiéndome verlo. Y yo busco en el móvil un mensaje que es del 30 de noviembre y Laura lo lee y sólo dice asombrada: ‘¡Es como tú!. Habla igual que tú’. Y sus ojos ahora brillan como toda una galaxia y yo le sonrío feliz y la abrazo y le doy la razón y le aseguro que la quiero, que la quiero mucho, y que ocurra lo que ocurra… yo sí que no podré olvidarla y entonces es cuando me fijo en la cara de María y veo esa expresión de la que Laura me habló y que yo nunca había visto en ella pero ya es tarde para remediarlo. Y aunque la tomo por la carita y le digo que la encuentro muy triste y ella me asegura con cierta pesadumbre que no… soy incapaz de repetirle el mensaje de Amor y fidelidad que le acabo de dedicar a Laura, sin poder ni querer evitarlo, porque sólo sería una mentira. Y la beso y me preocupo por ella, y la quiero de otra buena manera, pero eso ya no va a curarle la certeza de las diferencias… Y ahora recuerdo la cara de Laura aquella tarde en el parque, el día que me dijo que tenía que contarme un secreto: ‘No se lo digas a nadie pero mi abuela no me quiere. No me quiere como quiere a María’.

Y ahora es cuando necesito hacer una de mis pausas.

14/12/2004 23:23. Tema: … y las otras fuentes de las que he bebido….

3 Responses to “Sinceridad ‘brutal’”

  1. lasalamandra Says:

    Susana:
    Recuerdo ese mensaje ¡¡menudo caos!! yo no quiero ni imaginarme cómo será su caligrafía ;-)

    Ahora mismo estaba ejercitando la mía, escribiendo un par de postales para Diego y Medea.

    Sobre María…, sólo decirte que creo que las personas espontáneas y sinceras provocamos esas caras a menudo sin ser conscientes de ellas. A veces nos alegramos tanto y tan sinceramente de ver a alguien que no reparamos en quién está a su lado.

    Un abrazo.
    2004.12.14 22:14 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com
    sabbat:
    Hoy me he enterado de que María se caga. En cualquier momento, en cualquier parte. A mi hermano le sucedía lo mismo. No tenía control sobre ello y era el miedo. Yo fui distinta. Más como Laura. Menos cobarde, más rebelde de manera asertiva.

    También me he enterado de que Laura llora. Lo que ocurre es que no lo hace delante de la gente, y llora muchas veces en casa. Por ejemplo cuando su padre la mira mal por que quiere encender el televisor. Y también tiene miedo de que la peguen. Siempre se encoge cuando yo voy a acariciarle la cabeza y los niños que confían no hacen eso.
    2004.12.14 23:04
    sabbat:
    Hoy también jugamos al ‘veo-veo’ bajo el horreo. He sido feliz con ella un rato.

    Hemos ido al quiosco a comprar. Hemos hablado del amor… Ella dice que bailar con un hombre en su salón y ver estrellas fugaces mientras paseas es el ‘Amor’. ‘Eso es el Amor’, decía todo el tiempo mientras me escuchaba… y luego yo he pensado en ese hombre y ella me ha mirado a los ojos para ver si me brillaban de una manera especial y nos hemos reído mucho porque a su padre sus ‘clientes’, como yo les llamo, le regalan botellas carísimas, de 250 euros y hasta de 400 … pero le he preguntado las marcas y los nombres y eso no supo decírmelo. Le hablan de lo que valen las cosas pero no le están enseñando su verdadero valor. Entonces ella me dice que ayer fue un jamón y yo le cuento cosas de los médicos que viven en los pueblos, a los que la gente a veces pagaba sus servicios con gallinas y cerdos… Y luego de hablar del problema de María, le he dicho que no me puedo creer que alguien que no llora, alguien que no llora con facilidad delante de los demás, pueda sentir nauseas sólo por ver a una prima, a la que se adora, bajo el prisma de una mísera cagada. ‘Creo que tú eres menos impresionable que todo eso’. Y ella se lo ha pensado. Se lo ha estado pensando y sé que se lo va a pensar más la próxima vez.

    Ha echado a correr hacia mí cuando ya me iba y se me ha abrazado a la cintura. ¿Por qué te levantaste tan rápido?. Y yo le digo que sólo es que tenía frío en los pies y entonces nos hemos puesto a pasear y a jugar al ‘veo-veo’.
    2004.12.14 23:22
    sabbat:
    La mujer de Paco me llamó sobre las cinco y media mientras estaba con Laura. No me sorprendió en absoluto pero tampoco se atrevió a decirme nada que no fuera lo procedente. Yo quería saber cuándo me devolverían lo mío y ella me dice que ahora no puede ser porque su marido está enfermo y hemos quedado en que me avisarían en el fin de semana. Si pretendía intimidarme creo que se dio cuenta de que a mí, en realidad, me la traen bastante floja los dos y que lo único que quiero es recuperar lo que me pertenece.

    Luego Laura me dijo: ¿Hablabas con María Jesús?.

    – Sí
    – ¿A qué parece que está enfadada?.
    – No, especialmente
    – Pues yo creo que sí, que desde que está enferma le pone mal tono a todo el mundo
    – ¿Ah sí?. ¿Y qué tiene?
    – La gripe
    – ¡Ah!.

    Y María, que tiene ocho años, ha perdido el control sobre sus esfínteres. ¡Curioso!
    2004.12.14 23:31
    sabbat:
    Luego he ido a ver a Guernika. Aunque primero me aseguré de que no había traído el coche y hace días que quería comentarle algo.

    Y me ha salido bastante bien lo de la puesta en escena. Decía que lo que nosotros necesitabamos era un hotel… Pero el remate final ha sido cuando me he ido a tomar un café después de resfregarle por los morros lo poco que le necesito yo, hoy por hoy, a él y le enviado el siguiente mensaje:

    ‘Se me olvidaba decirte que no me mires lo de la raqueta. No creo que me merezca la pena. Un beso profesor’.

    Y me gustaría, sinceramente me gustaría. Que el último día, aquellos diez minutos encerrados en la oficina de t de m. de mesa… hubieran sido la última vez. pero la última vez, de Verdad.
    2004.12.14 23:41
    sabbat:
    ¡Ah! Y se me olvidaba, algo por lo que estoy especialmente feliz: le dije a Laura dónde vivo. Le dije: ‘Tú tenías razón. Aquel día me viste y era yo. Se me olvidó que había ido a jugar a las palas por la mañana y que por eso llevaba la mini. Y me viste entrando en mi casa’.

    – ¿Tu casa?. Pero no dijiste en la…

    – No, dije que cerca y pasa algo porque viva ahí? Ya te dije que era pobre.

    – No, nada.

    – Bueno, pues ya lo sabes.
    2004.12.14 23:53
    Susana:
    :-) (esto es por decirle a Lau dónde vives)

    Sinceridad brutal es el título el post, y acabo de leer el mensaje que me manda un hombre de 36 años de Asturias y que me dice textualmente “Lo primero, y para q quede claro, siempre t dire la verdad ok? si no quiero contarte algo t lo digo, pero no t mentire nunca.”
    Buenas noches
    2004.12.15 00:10 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com
    .
    ..

    ….
    Martín C.:
    “Honestidad brutal”. Ese es el título exacto de un disco genial que hace referencia a la valentía necesaria para enfrentar sin hundirse el abandono del ser amado y los miedos más arraigados.
    Y con lo poco o mucho que sé de ti me atrevo a afirmar que eres muy valiente, admirable y brutalmente honesta.
    2004.12.15 18:40
    sabbat:
    Yo lo que escucho ahora es ‘La Distancia’ cantada por él…’ y decir que de mi amor nada cambio/ pero mi silencio fue mayor/ y en la distancia muero sin saberlo tú/… pensé dejar de amarte alguna vez/ fue algo tan difícil de intentar/ si alguna vez amor piensas en mí/ ten presente al recordar que yo nunca te olvidé/…’

    Un beso Martín C.
    2004.12.16 06:37

    .
    .
    .
    C_A_L_A_M_A_R_O:
    cuando te conocí ya no salías
    con el primero que te había abandonado
    no vale la pena hablar
    de aquellos años pasados
    cuando te conocí ya no salías
    con aquel chico casado
    que te prometía que la dejaría
    y todavía no se había divorciado
    cuando te conocí salías
    con un amigo de los pocos que tenías
    eras lo mejor de su vida
    pero fuiste lo mejor de la mía
    cuando te conocí miré por un agujero
    en tus pantalones
    y dos años después
    ya tomabas todas las desiciones
    cuando te conocí
    te reconocí por tus botas
    y mientras tomabas tequila
    dejamos atrás dos almas rotas
    cuando te conocí me dijiste
    que por mí no ibas a cambiar – estribillo –
    ibas a seguir siendo igual,
    ibas a seguir siendo igual
    y en el fondo es tan hondo mi dolor )
    porque me voy, y no se puede cambiar ) bis
    de corazón como de sombrero )
    sin haber sufrido primero )
    – estribillo –
    y en el fondo es tan hondo mi dolor
    porque me voy, y no se puede cambiar
    de corazón como de camisa
    sin perder la sonrisa
    2004.12.16

  2. candelaarias Says:

    9 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s