– DIARIO EMOCIONAL – o ser como aquello que dijo la sórdida Eliza Doolittle –

diciembre 30, 2004

Una anotación al dorso

 

Aparece una nueva ‘persona virtual’ en el horizonte de las máscaras virtuales.

Me convoca de una manera que a mí me cae en gracia y le añado a mi messenger. Y esa ”personalidad” me acepta. Luego cuando nos ponemos de acuerdo y nos conectamos a un tiempo me dice que es una viejecita de sesenta y tres años y yo no le pongo ni una sola pega.

En el horizonte virtual esas son las reglas: aceptas sin rechistar lo que te dice el otro. Y si no lo aceptas así, es mejor que no juegues. No se valen las suspicacias. Si la otra persona desea ser un aventurero, un psiquiatra lacaniano, un salteador de caminos, tú asientes y no le das más vueltas. Por lo menos eso es lo que hago yo. No jugar con ninguna otra posibilidad ni opción pero sin dejar de jugar con ellas… y así, cualquier contacto virtual, hasta el más pintado, puede ser divertido y enriquecedor. ¿Además que son la verdad y la mentira más que dos versiones fragmentadas de lo mismo?: algo relativo, algo no lineal.

Y esta mujer a la que llamaré ‘Catpardo’, lo primero que me dice es que me gustará Henry Miller.

hmiller

A ella Miller y Jean Genet le resultaron fascinantes y piensa que nunca los ha visto superados en lenguaje erótico por nadie. Luego me dice que ha visitado mi página y que le ha interesado el cómo trato yo el sexo pero también que el lenguaje que utilizo es limitador y decepcionante. Lo cual no me molesta en absoluto pero porque yo suelo encajar de forma positiva cualquier crítica que considere que tenga ese talante.

Y ‘Catpardo’ también me habla de un capítulo de ‘Rayuela’ donde Cortazar mezcla el español con un idioma inventado y ella misma se inventa, dice, algo como lo que él utiliza:

”cuando rozaba su inupio, ella aureaba”.

 

Pero luego me parece que lo que le ha interesado de mí es lo que me dice y no yo; el como trato a la gente como un tal ‘Andrés León’, un tertuliano de la bitácora del unicornio. Aunque yo en eso ni siquiera entro, porque yo no trato a Andrés León de manera distinta a como trato a las demás personas virtuales: o sea, las trato exactamente como me tratan.

Y eso sí que no es merito mío. Eso es el mérito en todo caso de los otros. Como le decía a un hombre hace menos de un mes:

tú cuando partes de mí, partes con el cien por cien de mi credibilidad. No voy a cobrarte a ti. Nada que un pasado reciente o lejano me haya hecho otra persona. Voy a valorarte sólo en lo que tú te valores en el presente en el que nos conocemos y en lo que nos depara el futuro. Luego, si en menos de un mes agotas o abusas de mi confianza… tampoco es importante o algo por lo que tú tengas que preocuparte: es simple, has Elegido.

Aunque ‘Catpardo’ debe haberse pensado que yo escribo literatura o que al menos tengo ínfulas de escritora, y eso no es exactamente así, y por eso me comenta que sería hermoso que llegara a inventar un vocabulario que respondiera a mis emociones, como si compusiera música.

Porque me dice que yo estoy usando una partitura que está muy desgastada y que no hablo de follar, que no es eso, que yo hablo de algo tan estremecedor y tan esencial… Pero entonces la saco del error y le explico que yo ahora mismo quiero llamarlo exactamente así, como lo llamo; porque eso otro ya lo viví y lo escribí como ella me sugiere, pero era otra etapa de mi vida, y el sexo tenía otra dimensión entonces: la dimensión de un descubrimiento. En la que uno se siente un poco niño que da los primeros pasos y va señalando con su dedito e intentando averiguar los nombres que Dios le dio a cada cosa, y luego los repite, a veces sin conseguirlo del todo.

Yo lo hice casi como una de esas niñas repelentes a las que todas sus compañeras de clase detestan por actuar como si fuera un ser superior a los demás. Supongo que formaba parte de mi proceso de aprendizaje. Luego, es cuando llega el descubrimiento de que Dios no existe y de que probablemente tampoco existieran en aquel jardín ni el árbol del bien, ni ‘el árbol de la ciencia’.

Y ahora pienso que me resulta curioso que el protagonista de ese libro se llame Andrés, como el tal Andrés León. Bueno, miento, eso acabo de descubrirlo ahora. Pero me resulta muy curioso. Es que a mí me encantan las casualidades pero no suelo creer demasiado en ellas. Más bien las tengo por esa lógica que se me escapa.

Y termino de explicarle a ‘Catpardo’ que en eso ando, viviendo la dimensión del ‘descreimiento’, y mientras la dimensión no cambie yo no me la quiero inventar, quiero que primero suceda la experiencia y luego hallar las palabras para contarla y le digo que si ”sólo” logro follar, pues sólo puedo escribir follar.

Y ‘Catpardo’ me dice que leyéndome cree que hablo de ‘algo que forma parte de la esencia y la existencia, no de un sentimentalismo con dulzura de sacarina o un estrépito’… (así lo expresa, es una cita suya textual)

Y yo tengo que irme y me despido de ”ella” haciéndole saber que el suyo me parece un reto muy interesante. Le he dejado un link dónde se guardan algunos textos míos de la época en que yo aún quería creer en ”Dios”, o al menos en ese dios que era el ‘Amor’, mi auténtico dios. Y ella se ha ofrecido a hacerme de ‘correctora de estilo’ porque al parecer ese es uno de los oficios que ha desempeñado en esta vida y dice que le interesa saber si sus sugerencias pueden servirme porque a los escritores que la contratan sólo les sirve para desentenderse de su escritura. Y yo se lo he agradecido mucho y luego he guardado nuestra conversación bajo el epígrafe de ‘el contacto extraño’. Tal vez porque no es tan común que alguien se moleste en plantearte un reto tan personal, a no ser que te hayas convertido en parte del suyo.

Tal vez a ‘Catpardo’ le guste ejercer su influencia pigmaliónica sobre las sórdidas Elizas Doolittle que nos paseamos con nuestro lenguaje soez y nuestras actitudes zafias por este mundo. O tal vez… quién sabe.

elisa

“Como verán, verdadera y realmente, aparte de las cosas que cualquiera puede adquirir (la ropa y la forma apropiada de hablar, y otras cosas) la diferencia entre una dama y una florista no es cómo se comporta sino cómo se le trata. Siempre seré una florista para el profesor Higgins, porque siempre me trata como a una florista, y siempre lo hará, pero yo sé que puedo ser una dama para usted, porque usted siempre me trata como a una dama, y siempre lo hará.”.

Y a lo mejor este es un poco un buen resumen de todo.

Y eso me sirve de pie para recordar con qué finalidad fue abierto este blog: la que lo escribe quiere que le sirva para contactar y conocer a gentes que amplien su universo. Seres siempre Auténticos, como ella misma, personas de carne y hueso, aunque se admitan algunas excepciones muy de vez en cuando y por motivos muy especiales. Y por supuesto y cómo no, para Darse a conocer (literalmente, que no literariamente).

Y el día que tenga intenciones más sublimes y menos grafómanas procuraré invertirlas en un proyecto de novela si acaso. Sólo quería dejar claro que éste es mi diario emocional y no hay otra pretensión de que se convierta en más que eso. Así que si a alguien no le gusta… pues ya sabe dónde está la puerta. Lo cual no quita que el reto de ‘Catpardo’ me haya resultado profundamente interesante, pero de ahí a dejar que cualquiera influya en mis motivaciones… bueno, eso sería equiparable a suponer que las Elizas Doolittle que transitamos por este mundo no pensamos siquiera.

Besos en general.

11 Responses to “– DIARIO EMOCIONAL – o ser como aquello que dijo la sórdida Eliza Doolittle –”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 11 comentario/s de este artículo.

    salva:
    Me ha gustado mucho este post. Sobresaliente. Bien escrito, bien argumentado, con una muy acertada elección de citas y foto. Parece que estás cargada de buena energía, ¿no podrías enviarme una poquita? :)
    2004.12.30 12:24

    sabbat:
    Eso es imposible. Mi combustible tiene ideas propias. Y sí tienes razón mi estado actual es exultante, porque tengo algunos buenos motivos y también se me presentan perspectivas muy halagüeñas en un futuro no demasiado lejano. Estoy especialmente contenta por varios motivos que de momento sólo a mí me atañen :)

    Un beso y muchísimas gracias por ponerme esa nota tú. Ya puedo habérte gustado porque es la primera vez que das una tan alta. Aunque hace unos días me han dado un notable en otro aspecto y eso sí que me hizo una ilusión bestia.

    Otro beso querido Salva.
    2004.12.30 13:44

    Odalys:
    Me ha gustado mucho y un día, haré algo que siempre pienso y nunca hago, mientras lea iré anotando lo que me provoca a tramos porque son muchas cosas, diferentes, vivas y por eso me gusta.

    ¿Qué secreta “razón” nos inspira a creernos jueces? Cuando uno hace algo, no falta quien quiera corregir o interpretar; cuando doy un consejo procuro ponerme en los zapatos del otro, pero cuando me expreso, es simplemente eso, lo que siento y nada más.

    El mundo virtual es mágico, provoca muchas veces lo que el físico no logra con tanta eficacia pero es porque lo vivimos de otra forma, más mental; no ponemos rostro porque lo vamos dibujando a nuestro antojo. Lo pesado es cuando pasamos la barrera, a veces el hacerse “humano” rompe el encanto.

    Provocar alegría, rabia, ofensas, ternura, dolor, amor… lo que sea, menos indiferencia. Muchos besos y feliz fin de año, sé como sientes y vive tu metamorfosis, sobre todo vive y sé felíz, el tiempo que dure. :))
    2004.12.30 18:07

    sabbat:
    Gracias por todos tus comentarios Odalyss :))

    Un fuerte abrazo.
    2004.12.31 01:04

    manuel h:
    feliz año!!

    creo, como tú, que a la gente que conoces virtualmente hay que aceptarlos tal cual, virtualmente, en lo que digan, porque nadie, por mucho que quiera, dice la verdad completa. Como mucho, el más sincero puede aspirar a transmitir a los demás la idea que tiene de sí mismo (normalmente bastante alejada que quién uno mismo es en realidad).
    2004.12.31 13:40

    manuel h:
    y en cuanto a las intenciones y/o propósitos al escribir un blog, también coincido contigo: uno quiere conocer y darse a conocer.

    besosssssssssssss
    2004.12.31 13:41

    hermes:
    ¿Te molestaría que comenzase diciendo? PERO QUE BIEN ESCRIBES!, es lo primero que me sale, aunque lo he dicho muchas veces.
    Un dia leí aquí algo en referencia a mi persona “alguien que ha perdido la confianza en si mismo”, no sabes cúanto pensé en ello, por eso solo contesté: “He leído”, quedé pensándo en porqué perdí la confianza y lo he descubierto.
    Ojalá a ti no te suceda, no creo que te suceda, pues supongo y noto que tienes un mundo interior verdaderamente rico, pero también noto que tu vida sexual es el centro de todo (ojalá me equivoque) y digo ojalá, porque ese precisamente es mi problema, el sexo para mi, era el camino de mi realización personal y cuando dejé de ternerlo, mas bien cuando dejé de gustar, fué cuando perdí la confianza en mi. Puede que pienses que entonces soy demasiado superficial, puede ser, pero así es, esa fué la razón. La confianza en mi radicaba en el deseo que inspiraba en los demás.
    FELIZ 2005!
    2004.12.31 13:56

    Carmen a Hermes:
    No me molesta en absoluto tratándose de ti. Es más, te dejo que me lo repitas las veces que quieras, o que no me digas nada.

    Y con respecto a eso de la confianza… es para pensárselo… pero yo perderé la mía en la vida cuando los demás no me dejen de gustarme, creo. Cuando ya no me inspiren deseo por conocerlos, porque haber siempre puede haber alguien que te mire cuando tú le miras. Perdería mis ganas de vivir, cuando perdiese mis ganas de mirar. Nunca me ha gustado demasiado ser mirada. Lo que sí… es ser correspondida. Pero tengo algo que escribir con respecto a eso del sexo. No para matizártelo a ti, si no para matizárselo a alguien a quién pude haber asustado con mi vehemencia hace un par de días.

    Un beso y feliz Año :))))
    2004.12.31 14:56

    Carmen bis.:
    ¡Dios, estaba hablando con mi amiga Nora por teléfono y qué cosas escribo!. Lo copio bien:

    Y con respecto a eso de la confianza… es para pensárselo… pero yo perderé la mía en la Vida cuando los demás dejen de gustarme, creo. Cuando ya no me inspiren deseo por conocerlos, porque ‘haber’ siempre puede haber alguien que te mire cuando tú le miras. Perdería mis ganas de vivir, cuando perdiese mis ganas de mirar. Nunca me ha gustado demasiado ser mirada. Lo que sí… es ser correspondida. Pero tengo algo que escribir con respecto a eso del sexo. No para matizártelo a ti, si no para matizárselo a alguien a quién pude haber asustado con mi vehemencia hace un par de días
    2004.12.31 15:42

    Luis:
    Creo que la cita te la he puesto en algún otro sitio, pero es que viene a huevo.
    Decía Pessoa en su Autopsicografía: “El poeta es un fingidor/y llega a fingir tan verdaderamente/ que llega a fingir que es dolor/el dolor que de verdad siente”.
    Eso es lo que mola de ti: trasmites verdad sin necesidad de “hacerte la auténtica”. “Eres” sin necesidad de fingir que eres nada. “Vas de algo” sin necesidad de ir de nada…
    Los escritores que me gustan (Cortázar, Anais Ninn, Rulfo…) hacen eso. No necesitan fingir que no fingen.
    Por eso me gusta leerte…
    2005.01.02 14:42 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    sabbat:
    Sí, la habías puesto en otro sitio pero hasta ahora no me habías dicho directamente que era para mí… Aunque me la tomé un poco por mí y no supe que pensar de ello. Verás, una mujer hace unos tres años me la repetía un día sí y otro no… pero ella estaba empeñada en advertirme de que no me acostara con un tipo del que decía que era un caimán y resultó ser novio suyo. ¡Cosas de la red!.

    Besos y gracias mil :)))
    2005.01.02 15:17

  2. lasalamandra Says:

    Existe otro Pigmalión que es el hermano de la reina Dido de Cartago. Es rey de Tiro. Este Pigmalión codicia los tesoros del sacerdote de Hércules que tiene escondidos en el templo dedicado a ese semidiós en Tiro. Obliga a Dido a casarse con él y tras el matrimonio le dice a su hermana que averigüe el paradero del tesoro. Dido lo descubre y miente a su hermano diciéndole que el tesoro está bajo el altar del templo, cuando en realidad está escondido en el jardín. Pigmalión ordena matar a Siqueo inmediatamente y que se saque el tesoro del altar. Pero Dido, sabiendo muerto a su marido, desentierra el tesoro del jardín y huye. A partir de este momento, la historia de Pigmalión se desvanece.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Pigmali%C3%B3n

  3. lasalamandra Says:

    Pigmalión
    De Wikipedia, la enciclopedia libre
    Saltar a navegación, búsqueda

    Para otros usos de este término, véase Pigmalión (desambiguación).

    Pigmalión es según la mitología griega un rey de Chipre que además de ser sacerdote, era también un magnífico escultor. Su obra superaba en habilidad incluso a la de Dédalo, el célebre constructor del Laberinto. Se destacó siempre por su bondad y sabiduría a la hora de gobernar.
    Ilustración de Angelo Bronzino (1530)
    Ilustración de Angelo Bronzino (1530)

    Durante mucho tiempo Pigmalión había buscado una esposa cuya belleza correspondiera con su idea de la mujer perfecta. Al fin decidió que no se casaría y dedicaría todo su tiempo y el amor que sentía dentro de sí a la creación de las más hermosas estatuas.

    Así, realizó la estatua de una joven, a la que llamó Galatea, tan perfecta y tan hermosa que se enamoró de ella perdidamente. Soñó que la estatua cobraba vida.

    Ovidio dice así sobre el mito en el libro X de Las metamorfosis: «Pigmalión se dirigió a la estatua y, al tocarla, le pareció que estaba caliente, que el marfil se ablandaba y que, deponiendo su dureza, cedía a los dedos suavemente, como la cera del monte Himeto se ablanda a los rayos del sol y se deja manejar con los dedos, tomando varias figuras y haciéndose más dócil y blanda con el manejo. Al verlo, Pigmalión se llena de un gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engañaba. Volvió a tocar la estatua otra vez, y se cercioró de que era un cuerpo flexible y que las venas daban sus pulsaciones al explorarlas con los dedos.»

    Cuando despertó en lugar de la estatua se hallaba Afrodita, que le dijo “Mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal”. De esa forma Galatea se transformó en una mujer real.

    Moraleja: Mantengamos las más altas ilusiones en aquellos con quienes convivimos; si sinceramente creemos en sus posibilidades, las veremos cumplidas.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Pigmali%C3%B3n

  4. lasalamandra Says:

    #

    Género literario: Teatro
    #

    Tema: La transformación de una muchacha nacida y criada en los bajos fondos de la sociedad en una Lady perfectamente respetable. Las clases socio-culturales y el amor.
    #

    Argumento: Todo empieza en Londres, en Covent Garden, a la salida de una representación en el Teatro de la Ópera. El profesor Higgins toma nota de los acentos de un grupo de personas que trabajan en el mercado y, con especial atención, de la manera de hablar de una de las floristas, Elisa. El encuentro con un colega, el Coronel Pickering, sellará una apuesta: ¿será capaz el profesor Higgins de convertir a Elisa, en seis meses, en una verdadera Lady? Dispuesta a lograrlo, Elisa se trasladará a la mansión donde viven Higgins, Pickering y una estricta ama de llaves. Entre tanto, el experimento comienza a tomar cuerpo con duras lecciones que agotan a Elisa y desesperan a Higgins. Por fin se hace la luz y a la vista de los progresos, Higgins decide someterla a la primera prueba, en la casa de su madre, Mrs. Higgins. Donde conoce a un apueso jóven llamdo Freddy Eynsford Hill.
    Higgins accederá a una nueva prueba, la Garden Party. El éxito es absoluto. Elisa se comporta como toda una aristócrata. De regreso a casa, Elisa y Higgins mantienen una violenta discusión que desenlaza con la marcha de ella: se han enamorado y ninguno quiere reconocerlo.
    #

    Tiempo y lugar de los hechos: Londres, principios del S. XX, fines del S XIX
    #

    Estructura interna:
    #

    Introducción: es hasta que Elisa comienza a convivir con Higgins.
    #

    Nudo: empieza cuando Elisa y Higgins discuten luego de la Garden Party, y después Elisa se va de la casa.
    #

    Desenlace: comienza cuando Higgins encuentra a Elisa en la casa de Mrs. Higgins.

    http://html.rincondelvago.com/pigmalion_george-bernard-shaw.html

  5. lasalamandra Says:

    domingo, noviembre 27, 2005
    The rain in Spain stays mainly in the plain
    Como algunos habréis identificado, esta pequeña rima en inglés es la frase (y también el título de la canción) que el profesor Higgins (Rex Harrison) utilizaba para enseñar a la humilde y zafia Eliza Doolittle (Audrey Hepburn*) a pronunciar y hablar como una dama de la alta sociedad en la película de George Cukor My Fair Lady. Para que no se me echen encima los puristas diré que la película está basada en el musical del mismo título de Alan Jay Lerner que lleva dando vueltas por todo el mundo desde 1956, a su vez inspirado en la obra de Bernard Shaw Pigmalión, que bebe directamente del mito clásico de Pigmalión, rey de Chipre y escultor vocacional que en la búsqueda de la perfección en su obra se enamoró de una de sus creaciones, Galatea, que cobró vida cuando Pigmalión, en su obsesión, besó sus labios de mármol. Pero como diría Ende, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión…

    A lo que iba, The rain in Spain stays mainly in the plain. Más de uno sin duda habrá identificado la frase pero a mayoría, incluso a aquellos que han visto la película, no les dirá nada. A estos últimos, en cambio, tal vez les suene la frase La lluvia en Sevilla es una pura maravilla, que es cómo se tradujo para la versión española. ¿Qué tienen en común ambas frases? Pues poco más que la lluvia y la rima, que ni siquiera es la misma. Buena traducción, ¿no?

    Llamadlo casualidad, pero estos últimos días he estado precisamente en Sevilla por motivos de trabajo y mira… la noche del viernes cayeron unas gotitas… pura maravilla, oye.

    http://www.pordeciralgo.net/2005/11/rain-in-spain-stays-mainly-in-plain.html

  6. lasalamandra Says:

    3 de Junio de 2005
    ‘My fair lady’

    Este texto se incluye en el libro-DVD de My fair lady que ofrece EL PAÍS

    ‘My fair lady’, de George Cukor

    EDUARDO HARO TECGLEN

    George Bernard Shaw fue irlandés, longevo (1856-1950), filósofo, filólogo, socialista, inventor de una taquigrafía, burlón, vegetariano: de todo ello hay algo en sus obras de teatro y mucho de todas ellas está en Pigmalión, la comedia de 1913 que fue a desembocar en el genero musical y se convirtió en una película que ha sobrepasado con mucho el género de espectáculo, My fair lady, que probablemente ha tenido ya más representaciones y proyecciones que las que tuvo la comedia original (que aún se suele dar por el mundo, y que siempre conserva su calidad). El socialismo fabiano de Shaw aparece también, o está sobre todo: un socialismo lento, sin revoluciones, pero con redomadas evoluciones para transformar la sociedad, hasta llegar a la absoluta nada que representa hoy Tony Blair. El fabianismo que adoptó Shaw, y muchos de los grandes escritores de la época, tan abundante en ellos, toma su nombre del general romano Fabius Cunctator, o el que retrasa, el lento. Ésa era su doctrina: poco a poco, cambiar las cosas sin que nada se rompa… No creo que se pueda negar que la irritante y exclusiva separación en clases sociales que dominaba en la época de Shaw haya ido desapareciendo y que una relativa igualdad esté instalada hoy en la atónita isla que no sabe si inclinarse hacia Europa o hacia Estados Unidos.

    Esa diferencia abismal entre clases sociales, con la seguridad de que las altas o aristocráticas eran completamente imbéciles, forman parte del teatro de Shaw, como de otro irlandés, Oscar Wilde (se vieron sólo cuatro o cinco veces en la vida, se enviaban libros dedicados y, al final, Shaw firmó peticiones para que indultaran a Wilde: sin éxito). En Pigmalión, o sea, en My fair lady, la tesis de Shaw explica que la única diferencia entre unos y otros consiste en un idioma, una prosodia, un vocabulario, y unas ropas, una manera de andar y de mover los brazos…

    El profesor Higgins apuesta con su amigo el coronel Pickering a que una muchacha de la calle que pudiera ser suficientemente educada en la superficie, y sin preocuparse del fondo de sus conocimientos, puede estar fácilmente, en seis meses, en condiciones de asistir a la gala social más importante de la temporada de Londres y saludar a alguien de la familia real como una distinguida criatura de la alta sociedad. La chica elegida es una lenguaraz y gritona florista que vende a la salida de la ópera, en el Covent Garden. Todo lo que se diga de la representación filmada de Audrey Hepburn será insuficiente; aun así, su papel se queda reducido junto al de Rex Harrison y a su pronunciación inglesa, y a su manera de cantar recitando, o recitar cantando, en un inglés maravilloso: quizá vaya contra la tesis de la película/comedia porque está por encima de la aristocracia real. Cuando lleva a su Galatea -es innecesario decir que el nombre de la comedia original, Pigmalión, reproduce el mito clásico de su creación y amor por Galatea- a la inauguración de Ascot quedan visibles la estupidez de la clase aristocrática, la superioridad humana de la antigua florista, el éxito de la educación lingüística y de maneras londinense de la época eduardiana con el rey Jorge apuntando ya en lo que habría de ser un cambio decisivo. Al decir “maneras” recuerdo una frase del otro gran irlandés refiriéndose a la misma sociedad: “Maneras antes que morales” (“Manners before morals”, dice un personaje de La importancia de llamarse Ernesto), y hay un momento en la obra de Shaw, que no se salta My fair lady, en el que el moralista es el quizá basurero, quizá simplemente uno de la calle, que es el padre de la florista, decidido a vendérsela bien a Mr. Higgins, en uno de los trozos más burlones de la obra. Ah, este Doolittle terminaría más adelante dando conferencias en los círculos puritanos de la ciudad…

    Pero no puedo saltar simplemente la escena del primer día de las carreras de Ascot -mediados de junio- sin recordar los trajes de Cecil Beaton, el desfile de modelos, el juego de blanco y negro dentro de una película a todo color. Cecil Beaton comenzó como fotógrafo, lo fue de la familia real, sus fotografías convirtieron en personajes de la corte de Londres a quienes lo eran de Hollywood -de Marlene a Marilyn, y su Marlon Brando- y dio su elegancia a Vogue, que a su vez se la dio a Europa… Recuerdo una tarde en una playa de Tánger: mi hijo, Eduardo Haro Ibars, me dijo discretamente: “Cuando puedas, vuelve la cabeza y verás qué tres divinos”. Lo hice, y les saludé con jolgorio: eran sir Cecil, Luis Escobar, Vitín (Víctor María) Cortezo: tres grandes creadores de belleza, ya en la edad donde se pierde toda, pero no el porte. Nos hicieron ir a su mesa. Creo que estaban más interesados en conocer a Eduardo que a mí.

    Todo el trabajo que me cuesta separar la comedia de Shaw de la película de Cukor, y cómo las mezclo en la memoria, es porque se consiguió con ella algo que solía fallar siempre: que una traslación a filme, y sobre todo a un musical (de Lerner, magistral en el género), no perdiera su conexión con el original: una película de 1964 podía ser una comedia de 1913; dos guerras entre una y otra, y 40 años desde el filme hasta nuestros días, con cambio de siglo y guerras de civilizaciones, imperios y resistentes, no sólo no la han envejecido, sino que le dan unas calidades nuevas. Como los argentinos dicen de Gardel que cada día canta mejor, se puede decir de esta obra de Shaw, Cukor, Beaton, Lerner, Rex Harrison, que cada día está mejor.

    Ocho ‘oscars’ para un musical

    My fair lady se realizó en 1964. Sus principales intérpretes fueron Audrey Hepburn, Rex Harrison, Stanley Holloway, Theodore Bikel, Jeremy Brett, Mona Washbourne y Wilfrid Hyde-White. Director: George Cukor. Productor: Jack L. Warner. Guión: Alan Jay Lerner, adaptación de la obra de teatro Pigmalión, de George Bernard Shaw. Fotografía: Harry Stradling Sr. Música: Frederick Loewe. Diseño de producción y vestuario: Cecil Beaton.

    Fue el musical de Broadway que más tiempo estuvo en cartelera en su época. Harrison repitió el papel que había hecho en el teatro después de que Cary Grant lo rechazara. Julie Andrews había sido Eliza en Broadway, pero el productor Jack Warner pensó que no aseguraría la recaudación necesaria en taquilla. El filme tuvo 12 nominaciones a los oscars y consiguió ocho, incluyendo los de mejor película, mejor director, mejor actor y mejor actriz.

    http://www.eduardoharotecglen.net/blog/archives/2005/06/my_fair_lady_es.html

  7. nandara Says:

    “…la diferencia entre una dama y una florista no es cómo se comporta sino cómo se la trata. …”

    Sí, ese es el perfecto resumen. Y da igual el oficio de la persona, tratar a una persona como lo que es: persona, ni más ni menos.
    Hoy estoy sensible.

    _______________________-
    _________________________

    Lo malo es que existen los monstruos, ¿verdad? :)
    Reconozco eso de la sensibilidad. Yo a veces también lo estoy.. un abrazo para los días sensibles.
    Si tienes oportunidad, hoy, creo que a las doce ponen un documental en Odysea sobre una escuela en tierras de Sheba, creo… de niños, árabes y judíos que aprenden juntos.

  8. nandara Says:

    No lo sé, estoy muy cansada físicamente (dos noches seguidas de trabajo, esta noche también y mañana noche otra. Acumulando días…) Tengo que dormir.

    Sheba como símbolo de tierra ocupada. Es un apodo que estoy empezando a dejar de utilizar.

    A la tarde seguiré comentando tus post, los veo tan llenos de emoción, aunque a veces me cueste un poquito entenderlos.

    SAlud.

    _______________________________
    ___________________________–

    Gracias por comentarme… de corazón :)
    Supongo que ocurre porque muchas veces hablo de personas que están ahí fuera y que son posibles lectores de sus propias experiencias, entonces no soy clara del todo, por ”jugar” con la ambigüedad. Por llegar a un consenso, entre lo que ellos pueden oír y lo que yo no quiero herir… Cuando ya no me importa… soy brutal. Fui brutal. Que descanses… las noches son durísimas. Yo hoy también habré dormido tres horas, solamente …

  9. nandara Says:

    Y sigo anotando referencias de libros, me gusta tanto leer. A veces creo que soy demasiado ingenua pensando que existen respuestas para todo.

    _______________________
    ________________________

    Probablemente las que nosotras busquemos sí estén en ellos…
    A mí me gusta preguntarles sus libros a mis ”ellos” porque creo que van a contarme más que ellos mismos de sí… No sé si es correcto. Pero lo hago, inevitablemente.

  10. nandara Says:

    ¿Crees en la ley del vampiro: “Si ha sido mordido, morderá”? Traducido: “A quien le ha sido infringido daño, repetirá el mismo daño”.

    __________________________
    ____________________________

    Sí y no. A ver, durante muchos muchos años fui víctima de malos tratos en mi hogar…
    Entonces me caso y me voy a vivir con ese alguien. Y no te quiero contar los números que le montaba
    Tenía un gato, un primer gato: lo torturé emocionalmente.
    Afortunadamente descubrí la astrología en ese punto y a través de ella la psicología… y me interesé en la sanación. Tenía 23 años…
    Entonces empecé a hacer conscientes en mis contenidos inconscientes y no. Una vez que tú desarrollas tu propia ética y no crees en el dolor ni quieres continuar la cadena la respuesta es NO.

    Ahora: ¿Cuánta gente se hace esa reflexión? A lo mejor la respuesta la tienes tú. Yo no la tengo
    Desde luego yo he recibido un palo este año… de alguien que juzgué demasiado elevado como para tener otra ética diferente.
    Pero yo voy a seguir siendo la misma y no pienso actuar como él

    Llegará otra persona a mi vida y gozará con el cien por cien de mi confianza… para eso lo dejo entrar.
    Luego si ”me falla” me retiraré tan silenciosamente como pueda y no, no creo que ande jodiéndole la marrana a nadie
    Pero cada uno es como es.
    Yo he decidido ser legal, sobre todo cuando se trata de sentimientos y eso no lo cambia ya ningún palo.
    ¿Te he dado una respuesta?

  11. candelaarias Says:

    109 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s