El peeling o relato de corte lésbico…

enero 13, 2005

Cristina

cristina

 

Y seguimos caminando. Él ha tenido muchas citas como ésta. Tal vez un centenar de citas. Su criterio de búsqueda siempre parte de la aventura. Es un hombre físicamente atractivo e interesante y me explica que San Sebastián es una ciudad elitista, y que se le ha quedado pequeña, es demasiado conocido y por eso utiliza la red y también me cuenta que un día le gustaría follarse a un travesti. Tal vez se pensaba que yo lo era. En realidad yo sé que soy algo, por no decir bastante, andrógina. Puede que siempre lo haya sido o tal vez que lo haya conseguido de tanto trabajar por ello. Creo que la sensación de ‘completud’ se encuentra en uno. Y es a partir de ahí, cuando tú te desarrollas en tu vertiente ”masculina y femenina” (casi prefiero los términos orientales ‘yin/yang’ porque lo occidental parece que tiene una connotación tendenciosa: activo/pasivo, positivo/negativo) cuando estás en condiciones de dar sin tratar de extraer eso que necesitas, esa materia prima, de los demás, y no me genero dudas, digo que no me devalúo: si te gusto bien, y si no también bien, estupendo. Yo soy asertiva.

 

Y luego él me pregunta por mis inclinaciones lésbicas (que no existen, lo que existe es una bisexualidad, ahora estoy explorando eso), algo que ha leído, y yo le hablo de Cristina, que es alguien que conozco un día de octubre cuando acudo a depilarme a un salón de belleza. Es el día que voy a tener ese encuentro con Enol que luego no llega a ser porque él se molesta conmigo por algo que escribo sobre él. Piensa que le juzgo y le duele. Y voy a depilarme por segunda vez. Es ya después de conocer a Max y como aún tengo problemas con eso de la pediculosis púbica (no sé si me he librado de ella) se lo aviso, y Cristina no le da ninguna importancia al tema y hablamos bastante y cuando me está depilando las ingles yo me excito. En algún momento ella me presiona el clítoris con su dedo y yo me excito. Así que en vez de hacerme daño cuando me depila lo que siento es placer y me mojo y ella vuelve a sugerirme la necesidad que mi cuerpo tiene de un buen peeling corporal. Dice que tengo la piel extremadamente seca y que no seré capaz de hidratarla si no me hago un arrastre de las células muertas. Y es la segunda vez que me lo dice pero es después de que me excito cuando lo digo que sí, que reservaré hora con ella y lo probaré. Y Cristina dice que va a gustarme, que es una hora de tratamiento y que es muy agradable. Así que acudo a esa cita y no me cuesta nada relajarme. Y me relajo tanto desde el primer minuto que hasta a ella le extraña mi facilidad para dejar que alguien manipule mi cuerpo con esa confianza que manifiesto, y yo le explico que soy muy abierta, que me he ido haciendo así de abierta con los años o quién sabe si con las experiencias, que todo está en la mente, aunque también le digo que antes era muy distinta, demasiados prejuicios y ella dice que sería incapaz de relajarse así, aunque le gustaría mucho y no hablamos apenas.

 

Escuchamos esa música que a ella le gusta y yo me concentro en el placer que me producen sus manos por todo mi cuerpo; un cuerpo al que trata por zonas. Y sólo la zona que trata está desnuda. Las otras reposan cubiertas debajo de las toallas y me encanta el olor de la jojoba sobre mi piel. Este producto que utiliza libera microcápsulas con ese aceite y a los 20 minutos me dice que debo darme una ducha para aclararme y yo me levanto, la sigo y siento una atracción brutal de mí hacia a ella. Estamos muy cerca y ella me enseña el funcionamiento de la ducha, yo podría tocarla pero no lo hago, es muy atractiva, y femenina, de cuerpo más pequeño y más frágil que el mío y yo respeto esa frontera, así que me quito las bragas y me encierro en la ducha y el agua comienza a resbalar por mi cuerpo mientras lo froto, y llevo sólo unos segundos cuando me doy cuenta de la imagen tan erótica que contemplo en el espejo de cuerpo entero de la puerta de la cabina, soy yo frotándome con sensualidad y no la veo a ella ni en la cabina ni por el espejo. Está en ese ángulo muerto desde dónde deduzco que contempla mi imagen a la perfección y en el que yo no puedo verla a ella y entonces siento que me está mirando, y que se está excitando con mi imagen bajo la ducha, tanto como yo. Por lo menos a mí me ha sucedido con alguna peli porno, sobre todo ‘Tabú’, que era muy mala pero dónde el hijo espía a esa madre tan hermosa en la ducha, enjabonándose y mientras se masturba. Y entonces comienzo a ponerle mucha más intención a mis movimientos, los ralentizo, y me acaricio los pechos y los pezones y las nalgas, con suavidad , y sobre todo con mucha sensualidad y froto con mis dedos mi coño, despacio, muy despacio, como si me estuviera masturbando y me contorsiono, el producto del tratamiento es jabonoso y yo estoy muy muy excitada y ella ha debido de sentir algo porque se muestra y de alguna manera entonces quiere que la vea y se pone a colocar unas toallas, sin necesidad, frente al espejo de la pared y nuestros ojos se coinciden en ese espejo por el que ella me mira, y es muy turbador y es sobre todo muy excitante. Me estoy insinuando a esa chica como quizás no me he insinuado a ningún hombre. Hay que ir con otro tiento. Una equivocación sería fatal. Antes tiene que existir una seducción, un juego de seducción, pero no es nada claro, quién está seduciendo a quién. Y después de que me seco y me tumbo otra vez en la camilla y ella me da un masaje delicioso que dura más de media hora, y yo lo siento todo, mi cuerpo se convierte en un receptor-transmisor gigante de sensaciones y me concentro en el deseo, no siento otra cosa que puro deseo, y hay un momento en que ella mientras masajea el final de mi espalda apoya sus pechos sobre mí y antes cuando estaba masajeando mis pechos, sus manos rotan al rededor de ellos, ha tenido que ver mis pezones erizados al máximo por su contacto y mientras su vientre empujaba con pequeños movimientos rítmicos mi cabeza y también siento como su sexo se pega a mi brazo y lo roza, y casi puedo sentir los pelos de su pubis a través de la tela de la bata y el pantalón y … es increíble, auténticamente increíble lo estupenda que me hace sentir, y cómo me gustaría desnudarla y hacerle lo mismo que ella me hace y succionar y lamer con mi boca todo su cuerpo. Cristina logra que se me dispare la fantasía como nadie me la ha disparado. Es una mujer tremendamente magnética y no sólo porque sus manos y sus dedos lo sean. Cristina es una mujer muy deseable.

 

relax

– el anuncio de Kasandra –

 

5 Responses to “El peeling o relato de corte lésbico…”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 14 comentario/s de este artículo.

    Luis:
    Delicioso.
    2005.01.13 18:39 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    Susana:
    La “escena” de la ducha es una pasada :-)
    2005.01.13 20:46 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

    sabbat:
    Gracias a los dos. Sí, yo pienso eso mismo. Fue realmente delicioso y una pasada :)
    2005.01.13 21:04

    salva:
    Excitante.
    2005.01.13 22:32

    Odalys:

    2005.01.14 20:16

    Carmen:
    ¿Sin palabras Odalys? ¿por qué? ¿Te escandaliza? Me encantaría saber qué emociones te produce aunque no me gusten, de verdad. Aquí puedes expresarte con total tranquilidad. Yo voy a aceptártelo.

    Un beso
    2005.01.14 23:20

    salva:
    Sobre identidades sexuales, géneros, filias y fobias sexuales: he curioseado en internet acerca de las teorías queer, que no conocia. Simplificando, una de sus reivindicaciones es eliminar las ‘fronteras’ rígidas acerca de los conceptos de identidad sexual. Algo que sugieres en este escrito.
    http://www.jornada.unam.mx/2003/oct03/031002/ls-teoriaqueer.html

    2005.01.15 00:23

    Carmen:
    Muchas gracias por el enlace Salva.

    La hija pequeña de mi amiga sorprendió a su padre el otro día llamándole antiguo porque al parecer lo último en gritos sexuales es la bisexualidad. Y ahora todos los adolescentes gracias a una cosa que se llama ‘Loca’ saben que nacemos bisexuales y que nuestra cultura nos condiciona brutalmente a tomar partido.

    ¿Estarán cambiando las cosas?

    Lo cierto es que ni yo me siento atraída por todos los hombres, ni ahora voy a sentirme atraída por todas las mujeres pero me he abierto a no sentir tanto miedo. ¿Y a ti? ¿te gusta algún chico?

    Un beso.
    2005.01.15 00:43

    salva:
    No, ahora no. Sí, cuando tenía treinta años aproximádamente, me di cuenta de que podía sentir atracción por un hombre concreto, era consciente de que me atraía ese individuo, pero prefería no dejar crecer esa sensación, no fomentarla, ignorarla, quizá reprimirla.
    2005.01.16 00:09

    Sabbat:
    ¿Y cómo era él? ¿qué era lo que te atraía de él? ¿en qué entorno os tratásteis? ¿en qué circunstancias? ¿dónde os conocisteis? ¿cómo os sentisteis? ¿o sólo te sentiste tú? ¿qué hacías por verlo? ¿qué sentías cuándo te miraba? ¿qué te hubiera gustado hacerle? ¿y que él te hiciera a ti?

    Un beso
    2005.01.16 00:39

    salva:
    El tendría un año o dos más que yo, pero eso solo es una suposición, no lo sé realmente. Bien parecido, delgado, de rasgos finos, de mi estatura, más o menos. Parecia sensible, educado y alegre, quizá un poco “afeminado”. Yo suponía que le atraían los hombres, incluso que yo le podía atraer…

    (Me has hecho tantas preguntas que si contesto todas parecerá esto mi bitácora :)

    Ahora es tarde, ya te enviaré un correo.
    2005.01.16 01:26

    salva:
    Ya que insistes, aquí lo pego:

    Las respuestas prometidas:
    Bueno, sigo contando. Creo que la primera vez que lo vi fué en un parque, un día de sol como casi todos aquí. El era uno de los socios con relevancia en una ONG. Creo que celebraban alguna fiesta para atraer a nuevos simpatizantes y socios, yo estaba interesado y me acerqué a hablar con ese grupo, no recuerdo con precisión, supongo que me dirigí a él preguntando o, simplemente el se encargó de contestar. Más adelante me hice socio y lo conocí un poco más, supe que era periodista, uno de los responsables de la sección, pero no recuerdo qué cargo. Yo en aquella época era muy tímido y poco sociable (bueno, casi igual que ahora), por eso no puedo asegurar datos sobre él, aunque los suponga, como lo de su homosexualidad o su edad. En aquella plaza me di cuenta de que podía sentir atracción, si me lo permitiera a mi mismo, por él. También me di cuenta de que él también parecía interesado. El estaba junto a otro más alto y yo los imaginaba pareja; siendo ya era socio, el verlos llegar juntos al local, para mi era una confirmación de esa relación, pero es otro dato del que carezco de pruebas.

    (sigue)
    2005.01.16 23:06
    salva:
    Recuerdo perfectamente que en aquella plaza me decía a mi mismo que por un hombre como ese podría sentir deseo, como el deseo que turba al protagonista de ‘Muerte en Venecia’. Me preguntas qué me hubiera gustado hacerle y viceversa, pero mis pensamientos no llegaban a ese extremo, me inquietaba la posibilidad de sentir verdadera atracción por algún hombre. Sólo me permitía advertir que, si bien por los hombres en general no sentía atracción, por ese hombre en concreto, sin embargo, sí podía sentirla, pero tenía miedo a que creciera ese deseo.
    2005.01.16 23:07

    Odalys:
    No creo que haya manera de controlar las sensaciones que percibimos al contacto con otra piel; y no siempre reaccionamos igual con cualquier persona. No creo que sentir placer sea exclusivo del contacto hombre-mujer. Creo en la “química” entre la gente y en que el punto de parada sí es una elección que podemos hacer. En lo personal no me interesan las relaciones con alguien de mi sexo.
    El relato está muy bien contado y transmite muchas cosas; si quieres que resuma, me voy por las palabras que han dicho antes: delicioso, exquisito.
    Muchos besos y disculpa, la otra vez no andaba sin palabras, andaba sin yo, pero quería que al menos supieras que había pasado por aquí :-)
    2005.01.17 18:20

  2. lasalamandra Says:

    Peeling: el arte de renovar la piel

    ¿Qué es el peeling? ¿En qué casos está indicado? ¿Cada cuánto tiempo es aconsejable realizarlo? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que surgen en torno a una técnica que cada vez adquiere mayor popularidad. La aparición de sustancias más eficaces y el perfeccionamiento de este tratamiento permiten devolver a la piel juventud y luminosidad.

    Elena Escala Sáenz

    Según explica Belén Díaz, vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC), el peeling consiste en la eliminación de distintas capas de la epidermis para favorecer la regeneración de la piel. “El número de capas a eliminar dependerá del tipo de peeling que se realice: superficial, medio o profundo. Además, puede ser físico o químico, y según el agente utilizado se obtienen distintos beneficios, como el aumento del colágeno, despigmentación de manchas o el control sobre la grasa y bacterias en las pieles acneicas”, indica Díaz.

    El peeling está indicado en casos de envejecimiento fisiológico o actínico y para el tratamiento de manchas y acné. No obstante, puede emplearse como un medio para “mantener una piel sana, tersa, libre de impurezas y luminosa”.

    Entre las sustancias empleadas en el peeling se encuentran el fenol y los ácidos glicólico, tricloracético, salicílico y kójico. La elección de estas sustancias dependerá del objetivo del tratamiento (despigmentante, antiacneico o antiarrugas). En todo caso se consigue mejorar la calidad de la piel y la producción de colágeno y elastina.

    Peeling superficial: Cierra los poros, atenúa las cicatrices originadas por el acné y las arrugas finas. Además, aporta uniformidad al tono de la piel y un aspecto más juvenil y saludable. Este tipo de peeling ayuda a “controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas, y pone a la piel en mejores condiciones para recibir cualquier tipo de tratamiento dermatológico”.

    Peeling medio: está indicado en el caso de envejecimiento solar o tóxico, ya que actúa sobre las arrugas finas y de profundidad media, y para controlar las manchas actínicas. También se emplea como “paso previo o complemento de muchos tratamientos médicos, como la microdenervación, lifting o rellenos”.

    Peeling profundo: Con resultados espectaculares, el peeling profundo consigue actuar sobre “las arrugas superficiales, medias y profundas, eliminar manchas actínicas y solares y queratosis. Asimismo, produce la retracción de la piel, lo que mejora notablemente los problemas de flacidez”.

    La profundidad del peeling determinará la recuperación de la piel, que puede ir desde unas pocas horas hasta cinco días. En el caso de los peelings profundos, se realiza una única sesión en el rostro, requiere sedación profunda o incluso anestesia y la recuperación se alarga más en el tiempo. “La paciente puede tardar entre cinco y diez días en poder maquillarse y acudir normalmente al trabajo”.

    La periodicidad del peeling también dependerá del objetivo del tratamiento así como de la sustancia empleada. En los peelings para aportar luminosidad al rostro se realizan entre cuatro y ocho sesiones semanales o quincenales. Una vez obtenidos los resultados deseados se hace una sesión de mantenimiento cada cuatro o seis semanas. Cuando la intervención en la piel es profunda, las sesiones se espacian más en el tiempo y el tratamiento completo se repite una vez al año. Si el peeling es muy profundo no suele repetirse en años.

    “Después del tratamiento la higiene es inexcusable, es imprescindible la protección solar y evitar la exposición directa al sol. Cada paciente contará con un tratamiento personalizado, que puede ir desde la aplicación de cremas hasta complementos dietéticos, para mejorar el problema específico que presenta su piel”, concluye Díaz.

    http://www.dmedicina.com/

  3. lasalamandra Says:

    Peeling Químico
    PROCEDIMIENTO: Consiste en la aplicación de diferentes sustancias químicas sobre la piel con el objeto de “pelar” o exfoliar las capas más externas de esta. Se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela, y decolorar o eliminar manchas. Dependiendo del poder de penetración de la sustancia química se eliminarán más capas de piel. A mayor profundidad, mayores efectos pero también más riesgos. Se emplean sobre todo en la piel de la cara.

    TIEMPO QUIRÚRGICO: Depende de la extensión tratada y de la sustancia empleada. Varía entre 10 minutos a 2 horas.

    ANESTESIA: Generalmente no precisa anestesia. Con peelings profundos (fenol) se suele emplear la sedación profunda.

    HOSPITALIZACIÓN: Lo normal es sin ingreso. Se realiza en consulta. Con peelings profundos es necesario hacerlo en un quirófano y permanecer ingresado 1 ó 2 días.

    EFECTOS SECUNDARIOS: Durante el procedimiento tienen sensación de picor (más intenso cuanto más profundo). Después tienen enrojecimiento, inflamación, costras y alteraciones de la sensibilidad. El fenol provoca un blanqueamiento permanente de la piel y la imposibilidad de broncearse.

    RIESGOS: Infecciones bacterianas, herpes, cicatrices, alteraciones de la pigmentación y alergias. Con el fenol, además, pueden aparecer alteraciones cardiacas durante su aplicación.

    RECUPERACIÓN: Desde 1 a 2 días con los peelings más suaves hasta 1 mes con los más intensos. El enrojecimiento cutáneo con los peelings profundos puede durar hasta 6 meses.

    DURACIÓN DE LOS RESULTADOS: A mayor profundidad del peeling, mayor duración de los resultados, sin olvidar que el proceso de envejecimiento seguirá su curso.

    http://geosalud.com/cirugiaestetica/peeling.htm

  4. candelaarias Says:

    712 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s