La tierra giró de Eugenio Montejo y el día que regreso a la ciudad de Falbalá…

enero 18, 2005

He estado con Susana en la ciudad de Falbalá. Hemos ido a parar al puerto, lo primero. Me ha regalado un libro que compró para mí estas Navidades. Un precioso libro sobre Klimt, con muchas de sus pinturas y una explicación de cada cuadro, y lo ha hecho porque sabe que a mí él me gusta, porque a veces elijo cuadros suyos para mis diarios. Me encantan los detalles sinceros. Aquella mañana iba con sus padres y ella no dudó ni un segundo de que a mí me encantaría tener ese detalle suyo (eso es conocer), y creo que esos son los únicos regalos que me gustan.

 

Las cosas que ves de repente y te hacen pensar en una persona…

Yo, los atrapasueños los conocí así. Un día de hace unos meses vi un elefante portavelas con la trompa alzada y de color ébano y tuve (obsérvese el matiz) que entrar en aquella tienda para comprárselo a mi madre.

 

A mi madre le gusta quemar velas y le gustan los elefantes que tienen la trompa alzada.

Es una mujer muy supersticiosa y es quién me inculcó todos esos miedos estúpidos que no sirven para nada. Por ejemplo, que se te derrame el aceite, un disgusto, que se te derrame el salero sobre la mesa o mientras cocinas, otro disgusto, y entonces gírate rápido y tira por detrás del hombro un puñado pequeño de sal o si no, corre a por el azucarero y déjate caer por encima unas cuantas pizcas de azucar… Y que pises una araña en la casa por la noche y te la cepilles aunque sea sin querer, una desgracia, o peor que rompas un espejo, siete años de disgustos, mala suerte y desgracias (aunque ella incluso catalóga los cristales como espejo pero esos están menos ”penados”).

La casa es un auténtico peligro, desde luego, porque hagas lo que hagas casi que vas a disgustarte, bueno vas a disgustarte aunque tú no quieras porque todas esas cientos de cosas más que ella siempre se Sabe (y tú no, y eso que quede bien claro. ¿Se me nota la ironía?), esos cientos de cosas que pueden traerte disgustos y desgracias suelen ocurrirle a cualquiera varias veces al día.

¿Y barrer de noche? Eso si se te ocurra. Eso podría y resultar terrible y ‘NO POSES EL BOLSO EN EL SUELO’. Menudo grito que me ha pegado, pero por qué… porque es malo, ¿quieres morirte?, te dice ella y ayer con Susana no lo posamos, lo tirábamos directamente en la acera junto con el abrigo… ya, estoy loca, pero era que me sentía feliz: acababa de recibir un mensaje de móvil, era la una del mediodía, un mensaje del hombre crepuscular, el primero, antes nunca nos habíamos comunicado por teléfono y el teléfono es distinto…

porque puede ocurrir lo de ayer, que te estés sacando fotos por el puerto con una amiga para exorcizar ‘los fantasmas de la última mala aventura en la que se te ocurrió embarcarte’ y que de repente ella, partiéndose el culo, se ponga a disparar ”flashes” a tu cara porque dice que nadie debería perderse una cara así, como la que tú has puesto cuando recibiste el mensaje.

Y yo la he llevado a hacer el mismo recorrido que hice con Tervoch pero a la inversa. Le he enseñado el edificio con la escultura de las algas marinas, el que me trajo al recuerdo esas palabras de Carmen Kurtz, la autora de ‘Duermen bajo las aguas’

Carmen Kurtz, ¿ recuerdas?. Te lo dije a ti: ‘Duermen bajo las aguas’. Y más al fondo… ‘¿Pero tú qué miras a mí o a …?. No recuerdo como termina su frase pero yo le digo que lo miro todo, eso, aquello, a ti y sobre todo a las montañas en el horizonte lejano mientras el sol se pone sobre ellas, un mundo de sesgadas líneas malvas, ciclamen y rojos que anuncian vientos. Lo mío es una persecución sin tregua de la belleza, y hace unos minutos también acababa de decirle que había sido una lástima no animarme a traer la cámara. A nuestras espaldas hay una especie de fortaleza derruida (ahora ya apenas la recuerdo, podría haber sido cualquier cosa) y eso es lo que a mí suele atraerme fotografíar de los lugares. Muros desvencijados, quicios desde ángulos extraños. Los goznes, la madera, los marcos carcomidos, la piedra, eso que después de todo… permanece. (13/01/05)

Y las gaviotas han chillado sobre nuestras cabezas, y ella entonces me dice que desde luego veo cosas en las que ella no se habría fijado.‘Sólo nos falta el olor de la saliva’, le digo yo. El salitre golpeaba el aire. ‘Y bueno, las montañas y los colores sobre las montañas. Esos tendrás que imaginártelos porque la hora no es la misma’. Lo que si hicimos fue fotografiarnos en el antiguo fuerte militar. Nos sentamos a horcajadas sobre los cañones y sobre todo reímos. Reímos con tantas ganas que tuve la sensación de que el mundo era un carrusel y de que la tierra giró…

la tierra

La Tierra giró para cercarnos
giro sobre si misma y en nosotros
hasta juntarnos por fin en este sueño
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiemop en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hce mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.

EUGENIO MONTEJO

4 Responses to “La tierra giró de Eugenio Montejo y el día que regreso a la ciudad de Falbalá…”

  1. lasalamandra Says:

    Entonces pasaron 2 años y dos días y Susana fue quien me regaló mi primer atrapasueños :))

  2. lasalamandra Says:

    Susana:
    Dios mío Carmen! no sabía que posar el bolso en el suelo daba mala suerte,¿qué digo mala suerte? ¡la muerte ni más ni menos!! si lo hubiese sabido ayer lo hubiese dejado delicadamente en algún banco o sitio similar :-)

    No sé si la tierra giró realmente o sólo fue nuestro pequeño mundo, pero algo giró porque a mí se me removieron cosas dentro.

    Hacía mucho que no contaba la historia que te conté a tí ayer, y desde luego que con tantos detalles y tantos sentimientos sólo se la había contado una vez a Medea. Ahora me revolotea en la cabeza sin parar y aunque la mayor parte del tiempo me revolotee cantando alegremente, algunos instantes me revolotea chillándome tan alto y tan agudo que tengo que taparme los oídos para que deje de hacerme daño.

    ¿Serán ésto los famosos cantos de sirena que atraen irremediablemente a quién los escucha aún sabiendo que le causarán la muerte?

    Dame un abrazo :-)
    2005.01.18 12:16 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

    Luis:
    Mis padres no leían nunca, así que tenían la típica biblioteca que se formaba juntando el libro del mes del Círculo de Lectores. Una de las cosas que recuerdo de mi infancia eran los títulos de esos libros: eran fascinantes. Me acuerdo de “Los cipreses creen en Dios”, “Nadie debería morir”, “Al otro lado del río y entre los árboles”, “La sombra del ciprés es alargada” y…”Duermen bajo las aguas”.

    Yo tampoco leo mucho. Pero conservo el gusto por las frases cortas que sugieren más de lo dicen. Me gusta que me dejen a mí contarme mi propio cuento. Solo necesito un estímulo.
    En mi cuento de “Duermen bajo las aguas” había unos amantes que dormían despues de follar toda la noche. Convocaban a las olas para que les taparan. De niño yo era muy romántico. Ahora no…¿o sí?
    2005.01.18 22:00 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    Carmen a Susana:
    Te doy los que quieras :-)
    2005.01.19 00:56

    Carmen a Susana ( II):
    Sobre eso de las atracciones irremediables me gusta la interpretación de Kafka

    ”’Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio”’

    Quedate con esta frase. ¿A que en tu caso da que pensar? Porque si lees el cuento completo de Kafka… acabarás liándote como yo. En todo caso, espera a leértelo después de…
    2005.01.19 01:02

    Carmen a Luis:
    Pues no lo sé… tú siempre me hablas del Miedo y eso a mí me parece muy romántico… El romanticismo estaba un poco lleno de eso, ya sabes, de historias de cementerios y cosas tales como noches tormentosas, etc… :)

    Luego, sobre estímulos. ¿Sólo uno?. Bueno, pues yo te voy a tentar con alguno más

    ‘El color Púrpura’ de A.Walker

    ‘Vicios Ancestrales’ de Tom Sharpe

    ‘Estupor y Temblores’ de una tal A.Nothomb, que me han dicho que es acojonante pero que yo todavía no me he leído.

    ‘Trece Campanadas’ (este especialmente, que tengo que recordar ir a buscar a la librería)

    ‘Seda’ de Baricco.

    Un beso
    2005.01.19 01:11

    Luis:
    Apuntados…
    “Trece campanadas” es, para mí, el gótico gallego. Santiago de Compostela (de alguna manera, mi lugar en el mundo), la Torre Berengela en la Catedral, la vista desde la Alameda…En ese libro están todos los lugares que me sugieren algo que está más allá de las sensaciones cotidianas.
    2005.01.19 12:50 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    Luis:
    Escribí un comentario sobre Trece campanadas en una cosa que hago que llamo Lecturas De-mentes (http://www.bemonline.com/modules/wfsection/index.php?category=4). La titulé ¿Dónde habita el mal?…
    2005.01.19 12:55 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    Carmen a Luis:
    Sí, lo sabía… allí fue donde nos conocimos pero yo no lo descubrí hasta hace muy poco. Tengo una historia muy curiosa con eso. Una mujer llamada Nieves me regaló una brujita alli mismo, frente a la Catedral, que me dio como no sé… ¿Un buen pálpito?. Fue el día que llegamos a Compostela después de haberla visto desde el Monte del Gozo. Se suponía que ya nos habíamos ganado nuestra compostela de peregrinos. Incluso pensé entoces que un día de este año me gustaría comenzar el Camino con ella… luego pasaron cosas en Julio que lo hicieron imposible. Y Nieves leía mucho pero ese fue el único libro que me recomendó. Me dijo que tenía que leerlo porque ‘Merecía la pena’. Es curioso, se me quedó aquello grabado… lo de merecer la pena, porque es algo que yo manejo a veces pero de una manera muy literal.

    Es curioso lo de las Casualidades aunque sólo se necesiten 23 personas para reunir en una fiesta a los que hayan nacido en el mismo día. Parece que no dejamos de hablar del efecto mariposa, ¿o sí’
    2005.01.19 13:35

    carmen:
    El color purpura es para mi… ¡uf!. Esperanza, ternura, aprendizaje. Lo leí joven. Pero ahora estoy comprendiendo aquello de Shug Avery

    Vicios Ancestrales. Mi Tom Sharpe. Risa, ironía. Noches galopantes de risa. Coincidencias: le caí fenomenal a Benito, un profesor de filosofía que tuve, por coincidir con él en ese autor. ¡Ay cómo somos los humanos a poco que escarbes!. Eso te demuestra Sharpe de manera hilarante

    ‘Estupor y Temblores’. Otra recomendación. Algo muy prometedor en un futuro cercano. Me gusta el título. Me parece sugerente. Como lo es la posibilidad de que dos mundos muy distintos ‘colisionen’ como los quark… como los quark encantados… Esto es de una peli y lo escribí en un diario hace años.

    Seda. Algo indescriptible. Una historia de tantas cosas. El deseo, la nostalgia, los avatares de la vida… lo que podría llegar a hacerse por ”Amor”

    ¿Trece Campanadas?. Una incógnita. E imágenes. He tenido sensaciones increíbles las dos veces que estuve en Compostela… recuerdo una visión de una catedral desde un parque ínmenso que se rodeaba… y lo que sentí la primera vez que estuve dentro. Creí que era la piedra…
    2005.01.19 13:48

    Odalys:
    Será por eso que me gustan los verdaderos regalos, los muy pocos que recibo pero que conservo como tesoros. Y no siempre hay una cámara para apresar la expresión pero creo que de alguna manera el mundo sonríe cuando recibimos una grata sorpresa.
    ¿Te ha pasado que en medio de nada, sin esperarlo, una llamada te devuelve el buen ánimo?
    Lo de las supersticiones, tenía entendido que poner la cartera en el suelo hacía que perdieras dinero; yo me aplico mejor lo que dice mi madre… pa’ la leche que da la vaca, que se la mame el ternero :))
    Besos, ando con mucho trabajo pero llevaba dias con muchas ganas de pasar por acá.
    2005.01.20 16:58

  3. lasalamandra Says:

    ARTÍCULO SOBRE LA IMAGEN ELEGIDA:

    La Tierra Primitiva no era tan Infernal

    Según últimos estudios el periodo de formación de la Tierra podría no ser como se pensaba hasta ahora.

    Resumen – (18 de Noviembre de 2005) La mayoría de geólogos creen que al principio de la historia nuestro planeta estaba en un entorno “infernal” extremo, bajo constantes bombardeos de asteroides, y completamente carente de formaciones modernas como continentes. Los investigadores del ANU están en desacuerdo, y creen que han encontrado pruebas de que los continentes ya estaban formados en los primeros 500 millones de años, y había líquido interactuando con las rocas. La Tierra en esta época podría haber tenido un parecido notablemente similar al de nuestro planeta actual, lleno de continentes y océanos.

    Historia Completa – La nueva investigación de ANU establece un giro radical a la creencia convencional de que la Tierra primitiva era un planeta infernal carente de continentes.

    Un grupo de investigación internacional liderado por el Profesor Mark Harrison de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra analizó minerales únicos de 4 a 4,35 mil millones de años de antigüedad del interior de Asutralia y encontraron pruebas de que una teoría extremista que detalla el desarrollo de continentes durante los primeros 500 millones de años de la historia de la Tierra – el Eón (“Infernal”) Hadeano – tiene posibilidades de ser cierta.

    Crédito de Imagen: NASA

    La investigación, publicada en la última edición de Science, continúa a partir de los resultados publicados por el Profesor Harrison y sus colegas a principios de este año que confirmaban que nuestro planeta también había tenido, posiblemente, océanos durante la mayor parte del Hadeano.

    “Está emergiendo una nueva visión de la Tierra primigenia”, dijo el Profesor Harrison. “Tenemos pruebas de que la superficie de la Tierra primitiva sustentó agua – el ingrediente principal para hacer nuestro planeta habitable. Y tenemos pruebas de que este agua interactuó con los magmas de los continentes en formación a la largo del Hadeano.

    “Ahora tenemos pruebas de que estas masivas cantidades de corteza continental se produjeron casi inmediatamente tras la formación de la Tierra. La Tierra Hadeana puede haber tenido gran parecido a como es ahora, bastante más que nuestra imaginaria visión de un mundo seco carente de continentes”.

    El Profesor Harrison y su equipo recopilaron estas pruebas a partir del zirconio, el mineral más antiguo conocido de la Tierra. Estos antiguos granos, normalmente del ancho de un cabello humano, se encuentran solo en la región de Murchison en Australia Occidental. El equipo analizó las propiedades isotópicas del elemento hafnio en unos 100 diminutos zirconios de 4,35 mil millones de años.

    Convencionalmente, se creía que los continentes de la Tierra se desarrollaron lentamente en un periodo largo de tiempo comenzando hace unos 4 mil millones de años – o 500 millones de años tras la formación del planeta.

    Sin embargo, las variaciones en el isótopo de hafnio producidas por el decaimiento radiactivo de un átomo de lutecio indica que muchos de estos antiguos zirconios se formaron en un asentamiento continental dentro de los primeros 100 millones de años de la formación de la Tierra.

    “Las pruebas apuntan a un casi inmediato desarrollo de continentes seguido de un rápido reciclado en el manto a través de un proceso semejante al de las modernas placas tectónicas”, de acuerdo con el Profesor Harrison.

    La huella isotópica dejada en el manto por las primeras fusiones se muestran de nuevo en los jóvenes zirconios – proporcionando pruebas de que han surgido de la misma fuente. Esto sugiere que la cantidad de manto procesado para hacer los continentes debió ser enorme.

    “El resultado es consistente con la masa de corteza continental que contiene la Tierra hoy día y la de hace 4,5-4,4 mil millones de años”.

    “Esto es un radical cambio respecto a la creencia convencional sobre la Tierra Hadeana”, dice el Profesor Harrison.

    “Pero estos antiguos zirconios representan el único registro geológico que tenemos de este periodo de la historia de la Tierra y por tanto las historias que cuentan tienen preferencia sobre otros mitos que se elevan en ausencia de pruebas observacionales”.

    “La explicación más simple para todas las pruebas es que esencialmente, desde su formación, el planeta cayó en un régimen dinámico que han perdurado hasta el presente”.

    http://www.astroseti.org/noticia_1661_La_Tierra_Primitiva_era_tan_Infernal.htm

  4. Nandara Says:

    De los libros que citas, he leído “Seda” y “Estupor y temblores”, éste último hace unas semanas. Y sí, son ambos dos, libritos (por extensión) estimulantes. Consiguen detener el tiempo.

    ________________________
    ________________________

    A mí ‘Seda’ me marcó.
    Estupor y temblores está en la lista de los sólo leídos a medias por algún motivo. Escribe divertido esa chica pero una busca otras cosas que le interesan más que la diversión.
    ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s