LA RELACIÓN ENTRE DIOS Y ALMA

enero 21, 2005

Dicotomía

Odalys me recuerda algo grande, me dice que Max tiene que crecer a su paso, y que yo eso lo sé. Y sí, claro que lo sé, cómo no lo voy a saber si me lo repito yo a mi misma un montón de veces a lo largo de la semana pero lo que me gusta especialmente es como nos define ella cuando dice: ‘Ese Max con el que no te pones de acuerdo aunque no haya nada en que ponerse de acuerdo’. Y sonrío y no, supongo que no lo hay… nada en que ponerse de acuerdo querida Odalys, porque yo en principio no he querido renunciar por él a mi Encuentro con ‘el hombre crepuscular’. Eso en ningún momento fue negociable, aunque ni siquiera se habló de esa posiblidad, quedó temblando en el aire como una nota de arpa pero me fue suficiente ver su cara aquella noche, cuando no le permití que se engañara. Y si he de ser brutalmente sincera creo que debería reconocer que cuando la historia entre ‘el hombre del salón que era como un cuadro de Matisse’ y yo comenzó a tomar cuerpo, la única cosa que me molestaba era que por dentro me estaba carcomiendo la idea de que las puertas que estaban a punto de abrírseme (era una sensación) ya no se me abrirían para que yo pudiera atravesarlas y cerrarlas tras de mí con cuidado. Y si digo cuidado es porque se trataba de no hacer demasiado ruido, y yo no me imagino a ningún niño llevándose a un laberinto en un jardín secreto a nadie con él; si acaso a otros niños, pero no a cualquier niño. Los niños entienden de eso bastante, de la noción de compañero. Y si no fíjate en sus amigos imaginarios. Nunca les traicionan. Y no sé si alguien puede reconocer esa sensación de la que hablo porque yo ya he dejado de creer en muchas cosas, tal vez demasiadas… me he hecho escéptica y un tanto cínica pero en mi voz interior sigo creyendo.

Y la voz interior (¿será aquel amigo imaginario del niño que desapareció durante la infancia?) es eso que parece que siempre sabe a dónde tenemos que llegar y en qué momento y lugar justo.

A ver si me explico, porque son dos cosas distintas: una es ‘el hombre crepuscular’ y todo lo relacionado con él y otra Max… y esta misma tarde, hablando con él me dice que no le es sencillo acostumbrarse a que me adelante a su pensamiento, que eso le hace sentirse torpe y previsible, y yo lo sé, sé que podría sentirse así, torpe y previsible porque acabo de escribirlo unas horas antes… le he dejado dicho que está acostumbrado a jugar con mujeres a las que intelectualmente no les resulta sencillo ponerse a la altura de su agilidad mental y que por eso no hay juego, lo que pronto hay es un hombre recorriendo las diagonales de un tablero de escaques por el que solo se pasean sus ‘altas damas’. A la hija de Nora le encanta jugar a ese juego. Supongo que siente su supremacía de esa manera, y yo una vez jugué con ella, un día que Nora me pidió que le hiciese de canguro porque Tara estaba ”enferma”, y lo hice a pesar de que le dije que ese tipo de juegos me aburrían soberanamente. Imagino que ella interpretó mi afirmación como debilidad y no como lo que era: no deseo jugar contigo a eso porque no me resulta divertido, tan poco divertido como estar aquí ‘cuídandote’ por obligación, y cuando comprobó que no tenía nada claro que podría ganarme entonces me ofreció que jugásemos a cualquier otra cosa. Tara quería ganar, sólo quería ganar. Como Max, que no soporta perder. Y yo le digo que con él me quedé. Bueno, no, luego me corrijo: ‘Me fui pero regresé y eso ya no voy a olvidarlo’. Eso le digo. ¿Y regresaste para quedarte? Pero qué pregunta es esa…

‘Regresé para quedarme siempre que tú desees de corazón que esté contigo… cuando eso ocurra… no para suponer una obligación u otras cosas más feas y más vulgares’

– No se me ocurre nada más feo ni vulgar

– ¿Qué una obligación? Pues sí…

– Sí

– Por ejemplo el interés. Eso es más feo y mucho más vulgar

– Si el interés es sincero, sin mentiras, a veces se puede aceptar. De todas formas…

Bueno y aquí es dónde me dice que acaba de levantarse y yo le digo que entonces está espeso y él sí, también dice que está espeso… y yo tonta de mí olvido jugar a hacerme la idiota, que es lo que suele ‘encantarles’ a los hombres en general y es lo que lleva tratando de enseñarme mi madre durante toda la vida… Por qué ¿cuántas veces me lo habrá dicho? ‘Tú no sabes nada. Haz como yo’. Es que a mí madre se le da a las mil maravillas hacerse la idiota y mi respuesta siempre ha sido la misma: ‘Y si lo sé por qué narices tengo que decir que no lo sé’. Bastantes cosas desconocemos como para fingir que ignoramos aquello que conocemos bien. Así que imagino el motivo por el qué Max puede sentirse brillante cuando se comunica virtualmente con esas otras novias suyas y ellas guardan esas grandes conversaciones que han mantenido. La mentira de la poesía barata, como lo llama Cecilia. Pero y a mí qué me importa lo que se diga si por lo único que espero es por esas cosas increíbles que él me hace sentir. Podríamos permanecer en silencio o no, podríamos hablar o no, pero no dejaríamos de mirarnos en silencio aunque hablásemos y sentir que nos lo podemos decir todo en ese silencio mientras permanecemos abrazados y besándonos. Y claro, ocurre que él se aleja, a lo mejor porque se piensa que soy demasiado pero que en el fondo soy poco para él y entonces parece que ese mismo alejamiento suyo, ese dolor de crecimiento que a mí me ocurre en la separación, provoca el impulso necesario para que esas puertas… esas de las que tenías la sensación que podrían abrírsete de un momento a otro… se abran y tú sientes que ya estás allí, dónde tenías que estar, aunque no tengas ni la más remota idea de por qué o de si estás equivocada. Y lo que sabes seguro, lo que sientes con absoluta certeza, es que una vez llegado a este punto ya no quieres dar marcha atrás, y Max se ha quedado ahí fuera, con sus dudas, con esas dudas inmensas que produce la incertidumbre de lo inexorable. Así que le entiendo, creo le entiendo a la perfección. Él desde aquella noche en la que pasamos nueve maravillosas horas juntos, espera a que yo le llame y le diga: ¿Por qué no nos vemos? Venga, vamos a vernos y te firmaré ese contrato de fidelidad que para ti es tan necesario. ¿No se supone que te quiero? Entonces por qué no habría de hacerlo. Cuando amas a alguien te conformas con encerrarte con ese alguien en ese universo angosto y único que seríais tú y él. Lo que ocurre que en mi caso ya es tarde para eso y podría ponerme demagógica y decirte que no creo que esa sea la manera, y que etc y etc, y etc, pero sería mentira porque lo que ocurre, lo único que ocurre es que yo no quiero renunciar a encerrarme tras esas otras puertas en las que hay un universo que desconozco y en busca de sensaciones y experiencias que desconozco y que por supuesto no sé cómo me van a cambiar. Así que puede que cuando regrese sea la misma o no y siga sintiendo lo mismo o no, y tú lo intuyes, porque tampoco nunca antes habías tenido que enfrentarte a un ”rival” así… He acabado otra vez hablando contigo, ¿no? Y te envío un mensaje y te digo: ‘¿Te ha molestado algo de lo que he escrito?’. Y tú me respondes que no, que te ha encantado todo lo que has leído y me dices también que soy como un viejo sabio, pero eso sí, que mucho más sexy, y me envías uno de esos besos impresentables que yo tanto detesto y que son como esos que envían todos los gilipollas por Internet y a los que no termino de acostumbrarme, sólo que tú me avisas de que es una horterada y apostaría que hasta lo haces un poco por tomarme el pelo, y luego una posdata: ‘Ah! Y tu arrebato de ira, precioso’. y aún no es medianoche. Por lo menos, pienso, hoy hemos hablado porque ayer los dos permanecimos mucho rato conectados y no nos dijimos nada, como si fuéramos dos extraños, tú y yo, ese tú que me ha conocido más intimamente de lo que me ha conocido jamás nadie. ¿No es triste? Lo reconozco en mi caso ha sido mi puto orgullo, ¿y en el tuyo? Así que te envío otro mensaje a tu teléfono: ‘Creo que mañana tendré otra de esas horribles citas donde trato de encontrar a ese alguien que se haga cargo de esas necesidades que tú despertase en mi mente, en mi cuerpo y en mis sentimientos. ¿Rezarás por mí? Sé que un día no tendré suerte’. Y tú no contestas pero quizás habrás pensado en Alma, porque tal vez recordarás lo que te conté la otra noche… Alma que ha llegado a la conclusión de que Dios existe por mi causa. Y eso fue lo que me dijo el último día, que no encuentra otra explicación a que a mí no me ocurra nada grave con la vida que llevo si no es la existencia de Dios, que da igual lo que digan los que dicen que no hay nada, que algo tiene que haber Y que sus rezos de algo deben de servir. Y yo le digo lo de siempre que me enfado con ella, aunque ahora se lo digo abrazándola: ¡Joder güelita, que eres comunista cerrada. Así que a ver cuándo entiendes que no se puede ser comunista cerrada y creer en Dios. Pero tú reza, por si acaso sigue rezando siempre por mí!

REZAR

10 Responses to “LA RELACIÓN ENTRE DIOS Y ALMA”

  1. lasalamandra Says:

    DE LA PÁGINA DONDE ENCONTRÉ LA IMAGEN:

    Aprendiendo a querer
    Te hablaré de cosas que he visto y me han hecho meditar,
    de lo humano y de lo divino,
    quizá de un modo un poco desordenado, pero…
    Sinceramente
    13. El otoño de la vida

    Mamá: la doctora me ha dicho que te operarán hoy mismo, en cuanto haya un quirófano libre.

    Esta vez no pido un milagro. Le he pedido a Dios que se me lleve, que me deje descansar ya. Pero… que se haga su voluntad, no la mía.

    En eso coincidimos. Es exactamente lo que le he dicho, pero pidiéndole lo contrario: que te cures.
    Querer morirse es de comodones.
    Confía en Dios. Él lo soluciona todo, antes, más y mejor.

    Pude darle un beso antes de que entrara en boxes, a media tarde.
    Fui a la capilla, me arrodillé, y le dije al Señor:
    A tus manos encomiendo lo pasado, lo presente y lo futuro, lo pequeño y lo grande, lo poco y lo mucho, lo temporal y lo eterno.

    Pasaban de las 10 de la noche cuando me llamaron.

    La operación ha ido bien. Tiene los intestinos pegados, con muchas bridas. Hemos cortado unos treinta centímetros, que estaban necrosados.

    Gracias… , dije, acordándome de lo que mi madre había comentado poco antes: A las enfermeras les doy las gracias hasta cuando me hacen daño.

    La mantendremos dormida con psicotropos, para que descanse.
    Esa noche no pude dormir. A la mañana siguiente estaba hecho polvo. Necesitaba relajarme, y me fuí a correr a rezar un par de horas.
    Llegué hasta la orilla del mar, que estaba gris, como el día.
    Ten fe pensé . El sol brilla tras las nubes.

    Y al poco… se abrió un pequeño claro.
    Un rayo de luz hizo brotar una sonrisa en mi rostro,
    una acción de gracias en mi corazón,
    y destellos de plata en las olas.

    Me descalcé, y seguí corriendo sobre la arena húmeda, barrida por la espuma.
    ¡Parecía champán!
    Y brindé:
    Hágase, cúmplase, sea por siempre bendita, alabada y eternamente ensalzada tu amabilísima voluntad sobre todas las cosas. Amén.
    Lo que Tú quieras… antes, más y mejor.

    Los primeros días en la UCI estuvo profundamente dormida, como muerta,
    las mejillas hundidas, los labios secos,
    pendiente de manojos de tubos, como un pelele,
    como una hoja seca, agitada por el viento.

    Despertó, y del mismo modo que se había resignado a morir, se resignó a vivir.

    Mamá: mientras dormías salí a correr, y mientras corría salió el sol, y pensé en lo que hizo Jesús en el monte Tabor. Antes de padecer, para fortalecer la fe y la esperanza de los discípulos, se transfiguró ante ellos, mostrándoles una pizca de su gloria.
    Cuando te sientas débil, contempla a Cristo glorioso, y piensa que tras compartir su pasión y su muerte compartiremos su gloria para siempre.
    Busca las cosas de arriba, ten tu conversación en los cielos.

    .
    ¿Cómo está tu madre?

    Relativamente bien… Como las hojas otoñales, que tienen un colorido magnífico, pero están a punto de caer….
    Su vida es una llama que parpadea sobre una vela casi totalmente consumida.
    Ella lo sabe, y lo acepta. Es un ejemplo vivo de sencillez, de paz, de confianza en Dios.

    Aprendiendo a querer

    Antonio Parra
    Navidad, 2005

    http://www.xtec.es/~aparra1/true/antesmasymejor.htm

  2. lasalamandra Says:

    El Rosario es considerado como la oración perfecta, porque junto con él, esta aunada la majestuosa historia de nuestra salvación. Es una oración simple, humilde como María; es una oración que podemos hacer con Ella. Al rezar el Avemaría, invitamos a nuestra Madre a que rece con nosotros y una su oración a la nuestra. Es una verdadera colección de “rosas de alabanza” que obsequiamos a la más bondadosa de todas las madres, a la más bendecida de todas las mujeres. Es la oración de los sencillos y de los grandes. Es tan simple que está al alcance de todos; se puede rezar en cualquier parte y a cualquier hora.
    ¿Te has fijado que en los momentos de mayor dificultad, lo primero que se nos ocurre es rezar un Rosario?, y después de rezarlo, ¿has experimentado la paz y confianza que se siente?. Has la prueba, rezar el Rosario es como un bálsamo que te permite afrontar a vida desde otro punto de vista. El Rosario ha sido la devoción más efectiva para mantener viva en las mentes y en los corazones de los fieles el amor de Dios, la fe en el Señor Jesucristo, el conocimiento de las verdades básicas de la doctrina cristiana y la conciencia de pertenencia a la Iglesia.
    Con su triple serie de misterios, el Rosario nos enseña a unirnos con María a Cristo en todo momento. Precisamente en eso consiste toda nuestra santificación: en configurarnos con Cristo, el hombre perfecto, el único “Camino, Verdad y Vida”. Jesús vino al mundo por María; el hombre llegará a Dios por María. El Rosario es la oración inspirada por la Virgen, con él se presenta en sus dos últimas apariciones: en Lourdes y en Fátima, fue aquí en donde ella misma se identificó con el título de “La Señora del Rosario

    http://www.oremosjuntos.com/

  3. lasalamandra Says:

    ¡A rezar se ha dicho!
    Posteado por Mabel Rehnfeldt el 12/04/2007

    Todo indica que a partir del próximo viernes 20 de abril faltará exactamente un año para que elijamos al próximo presidente o presidenta del país. ¿Usted sabe rezar?

    ¿Se ha fijado en el festival de nombres y duplas que están circulando para dirigir nuestro país? ¿Ha visto los globos sondas que tiran opositores y colorados para probar cuál nos cae mejor? ¿Se detuvo a mirar los nombres, las trayectorias, las obras, los ejemplos y la experiencia de los nombres que circulan? Sobre todas las cosas, ¿ha visto quiénes están detrás de cada uno de ellos?
    Un día amanecemos con un nombre; para el mediodía salta otro nuevo. Prueban acá y allá, las intrigas están a la orden del día y las conspiraciones más. No hay tiempo para el dengue, la leishmaniasis ni los casos de neumonías pediátricas que están atiborrando hospitales. Las reuniones son febriles: Entran y salen, van y vienen. Declaraciones por aquí, declaraciones por acullá. Coqueteos con el más allá, tratos con el cielo, convenios con el infierno.
    Todo vale para gestionar el sillón presidencial paraguayo para el 2008.
    Colorados y opositores nos deleitan con sus sinfonías desafinadas y promesas desvencijadas y repetidas, las mismas que venimos oyendo desde tiempos inmemoriales: Goli Stroessner y Julio César Velázquez. Blanca Ovelar y José Alberto Alderete. Blanca Ovelar y Víctor Bernal. José Alberto Alderete y Víctor Bernal. José Alberto Alderete y Goli. Goli y José Alberto Alderete. Víctor Bernal y Javier Zacarías Irún. Luis Alberto Castiglioni y alguien. Lugo y Lino. Lugo y Laíno. Lugo y Lilian. Lilian y alguien más. Lugo y Federico Franco. Lugo y Blas Llano. Lugo y Fadul.
    Siento un ataque repentino de rezar el via crucis más largo de mi vida.
    Desde hoy hasta abril del año que viene tenemos tiempo de rezar 365 rosarios, uno por cada día; eso hará unos 18.250 “Dios te salve -y nos salve- María”, unos 1.825 “Padrenuestros” con sus “líbranos del mal”, otros 1825 “Gloria al Padre”, unos 365 “Yo Pecador me arrepiento de todo corazón” y otros 365 “a tí suplicamos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas”. No olvidemos incluir peregrinaciones a todas las vírgenes y santos nacionales e invocar a todos los santos del almanaque Bristol.
    Si por ahí tiene tiempo para rezar dos rosarios diarios, uno con el desayuno y otro con la cena, estaría duplicando sus chances de ser oído y de que con suerte, demasiado buena suerte, ocurra un milagro.
    Que Dios nos ampare.

    http://www.abc.com.py/blogs/post_view.php?bl_id=62&id=d5e67ced15e86d994718b27caa9de6e7

  4. lasalamandra Says:

    Rezar no sirve para nada, según estudio médico
    Clasificado bajo: Autoayuda y desarrollo personal — sergio at 9:02 pm on Martes, Enero 23, 2007

    Oracion hacia la MecaEl New York Times publica los resultados de un estudio médico realizado durante 10 años, que concluye que: “rezar no sirve para nada”. Es más, concluye que los pacientes por los que se rezaba y que fueron sometidos a cirugía del corazón sufrieron más de taquicardia, arritmia que por los que no se rezaba. Fuente: New York Times.

    Los pacientes fueron divididos en 3 grupos, dos grupos por que se rezó, a uno de los grupos se les informó; al otro no se le dijo nada. Por el último grupo no se rezó. Luego se le pidió a los miembros de 3 congregaciones religiosas que efectuaran sus oraciones incluyendo la frase “por el éxito de la cirugía y una pronta recuperación, sin complicaciones” .
    La conclusión del estudio es que no hubo diferencia en la recuperación, al contrario, los pacientes que sabían que se estaba rezando por ellos sufrieron de un efecto nocivo producto tal vez del stress.

    Oracion de los BudistasSiguiendo una discusión en el foro de Steve Pavlina en la sección de Intención-Manifestación se opina que no solo se requiere rezar, sinó se requiere saber rezar.

    El estudio en mi opinión, desvirtúa el objeto mismo de la oración: usar la ciencia para comprobar hechos espirituales. Además no midió el grado de fé de los pacientes, es decir, desconocemos si ellos querían conseguir la gracia y si estaban convencidos que lo iban a lograr.

    Otro estudio con un objetivo similar en Inglaterra durante el siglo XIX, concluyó que aunque todos los súbditos rezaban continuamente por los reyes del Reino, estos no conseguían vivir más que la población normal. También concluyó que el rezo de las masas no funciona.

    http://www.peoplecnc.com/blog/2007/01/23/rezar-no-sirve-para-nada-segun-estudio-medico/

  5. lasalamandra Says:

    La manera de rezar
    April 1st, 2007 · No Comments

    Un labrador que tenía a su esposa enferma le encomendó una serie de plegarias a un sacerdote budista. El sacerdote comenzó a rezar, pidiendo que Dios curase a todos los enfermos.

    -Un momento -interrumpió el labrador. -Yo le pedí que rezara por mi esposa, y usted está pidiendo por todos los enfermos.

    -Estoy rezando por ella.

    -Pero pide por todos. Puede terminar por beneficiar a mi vecino, que también está enfermo. ¡Y él no me gusta!

    -Usted no entiende nada de curaciones -dijo el monje, apartándose. -Al rezar por todos estoy uniendo mis plegarias a las de millones de personas que en este momento están pidiendo por sus enfermos. Todas juntas, estas voces llegan a Dios y benefician a todos. Separadas, pierden su fuerza y no llegan a ningún lado.

    Paulo Coelho

    http://marock.wordpress.com/2007/04/01/la-manera-de-rezar/

  6. lasalamandra Says:

    Y todo por culpa del maldito tabaco. Porque si hoy se sabe que el tabaco produce cáncer, entre otros males, para mi padre tenía una consecuencia aun peor: era casi un pecado mortal (y en lo de mortal, mira por dónde, no iba desencaminado). Para complicar más las cosas, después de comer coincidían la hora del mejor cigarrillo del día con la hora del inevitable rosario, porque en mi casa formábamos la famosa familia unida que reza unida.

    Lo cierto es que esa armonía a punto estuvo de irse a pique por una cuestión moral no pequeña de la que solo un jesuita bien formado podía salvarnos: ¿es lícito fumar mientras se reza el rosario? Llamamos a mi primo y le consultamos nuestra zozobra como a un oráculo. “No se debería fumar mientras se reza”, dijo, “pero Dios agradecería que le rezaseis, aunque estéis fumando”. Desde entonces, antes de que mi padre hiciese rodar entre sus dedos las cuentas del rosario, se oía un murmullo apresurado de cerillas en ignición dispuestas a elevar hasta el cielo nuestras oraciones, envueltas por fin en el humo jesuíticamente santificado.

    Entre fumar y rezar, mi cerebro solo alcanzaba para una tarea de las dos. Pero creo que mi padre nunca lo notó.

    ———————————————————————

    (Meditación para hoy: hoy tocaba hacer una reflexión sobre los cuatro millones de firmas del PP para pedir un referéndum contra el estatuto de Cataluña -aunque ellos creo que no le llaman así- que ayer presentaron en el Congreso, y que fue rechazado por todos los partidos políticos… excepto el PP. Pero me pareció que hay muchos más millones de españoles preocupados por el destino de sus almas y el valor de sus oraciones, que al fin y al cabo son para toda una eternidad, que no la dudosa utilidad de las firmas de Blancanieves, los siete enanitos, La Cenicienta, Miky Mouse, el Capitán Trueno y Asterix, que sólo sirven para enredar durante una legislatura. Aprender a rezar con provecho es muy práctico, sobre todo si el Partido Popular nos vuelve a gobernar algún día. Dios no lo quiera, Jesusito de mi vida que eres niño como yo.)

    http://blogs.20minutos.es/manolosaco/post/2006/05/17/el-metodo-jesuitico-fumar-y-rezar

  7. lasalamandra Says:

    El oficio divino, los salmos, etc.

    Oficio Divino. Se reza en la obra esta joya que nos dejaron los antiguos cristanos? El salmo dos de porque se amotinan las naciones se medita los martes cierto, pero ¿se fomenta esta oracion?

    Sí, claro, el oficio divino lo rezan, como está establecido por la Santa Sede, los sacerdotes y los que están en preparación para el sacerdocio.

    San Josemaría lo rezaba con gran devoción, y frecuentemente tomaba notas mientras leía esos Salmos, textos clásicos, himnos y oraciones del breviario. Sus escritos están llenos de referencias a ellos.

    Te dejo aquí un punto de Camino:

    Tu oración debe ser litúrgica. —Ojalá te aficiones a recitar los salmos, y las oraciones del misal, en lugar de oraciones privadas o particulares. (Josemaría Escrivá, Camino, 86).

    Y sobre el Salmo II, como es sabido, no sólo se reza sino que procuramos meditarlo también en la oración cada uno.

    Etiquetas: camino, liturgia, rezar

    http://opus-dei.blogspot.com/search/label/rezar

  8. lasalamandra Says:

    Recemos por Zapatero
    El día de Navidad asistí a misa y presencié un espectáculo que empieza a cargarme. En el momento de la oración de los fieles o preces, una de ellas invitaba a rezar por el Rey y la Familia Real… para que sean responsables en el cumplimiento de sus funciones, bla, bla, bla.

    No me gusta nada que la Iglesia [Católica] se meta en política, como viene pasando con cuestiones como el nacionalismo (en uno u otro sentido). Sin embargo, me parece normal que se pida por nuestros gobernantes. Los de verdad.

    ¿Qué sentido tiene rezar por el rey [y su familia] y no por el presidente del gobierno? ¿Quién toma las decisiones que nos afectan en nuestro día a día? Por no hablar de a quién elegimos y quién nos viene impuesto.

    Mucho me temo que la monarquía es vista por parte de la Iglesia Católica española como “algo nuestro”. Sensu contrario, la opción republicana puede ser vista con temor, como algo ajeno, quizá amparándose en la identificación que todavía persiste entre república y rojos (enfatizada dicho sea de paso hasta el hastío por los partidos de izquierda).

    Pues bien, las cosas no son así. Hay católicos monárquicos y republicanos. ¿Alguien lo duda? Y si vamos a rezar, empecemos por los que más lo necesiten. ¿Quién dice que es el Rey?

    PD: Feliz Navidad (con retraso).

    http://abundando.blogspot.com/

  9. lasalamandra Says:

    «Para un cristiano, por tanto, rezar no es evadirse de la realidad y de las responsabilidades que ésta comporta, sino asumirlas hasta el fondo, confiando en el amor fiel e inagotable del Señor», indicó el Santo Padre.

    Concluyó invitando a los creyentes, en «este tiempo de Cuaresma», a pedir a María, «Maestra de vida espiritual», «que nos enseñe a rezar como hacía su Hijo para que nuestra existencia quede transformada por la luz de su presencia».

    http://blogs.periodistadigital.com/encristiano.php/2007/03/05/p78806

  10. candelaarias Says:

    54 visualizaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s