¿Alguna vez han intentado saquearte la humanidad? Nudismo y promiscuidad.

enero 26, 2005

Le cuento a Salva que no me gustan los ghettos, y que cuando tenía 20 años me hice nudista y aquel día en vez de ir con mi ‘amigo’ a la A. que era dónde siempre íbamos y quién me había convencido para que lo practicáramos (mi novio, aunque él nunca me permitió llamarle así mientras salimos juntos) me fui un tarde con una amiga y las hermanas de ésta al S. pero porque Cristina me insistió tanto que no me quedó otro remedio que acompañarlas y como para mí aquello de la desnudez se había convertido en una cuestión de principios, les advertí que yo me desnudaría les gustase o no, y eso hice sin reparar en que allí no había nadie más desnudo.

Se suponía que aquella larguísima y atestada playa era una playa en la que se practicaba el nudismo pero nos habíamos equivocado de zona y eso quedaba justo en la otra punta, o sea a dos kilómetros y nadie me dijo absolutamente nada. Se me miró sí, pero no más de lo que ya me había habituado a que me miraran durante todo aquel verano. Así que se me quedó grabado aquello y por eso yo nunca soy de las que protesta cuando veo que alguien no se quita la ropa. ¿Qué importancia tiene que vaya sólo a mirar o no? Todos lo hacemos y quizás esa es la manera de acostumbrarse a la idea que tiene esa persona.

Quizás el próximo día, el próximo mes, el próximo año, el próximo lustro se encuentre preparado y se decida… Y luego ves reacciones indignadísimas que no guardan ninguna proporción con el hecho, y te asombras de lo absurdos que podemos llegar a ser los seres humanos. ¿Aquí o todos o ninguno? ¡Hombre, por favor! Tú alégrate de poder hacerlo y déjate de historias… Y también le cuento a Salva que de aquel día conservo una imagen muy especial: la de mi valentía. Y la imagen con la que me estrené en el mundo virtual cuando casi todos me llamaban ‘la mujer de las mil caras’ y cobarde porque se pensaban que yo era un hombre, un tarado que se escondía tras aquellos perfiles literarios que se me ocurría escribir… y en los que vertía sólo mis necesidades de expresión. Perfiles que para mí lo único que suponían eran papel virtual y una voz (aunque al principio he de reconocer que cometí graves faltas éticas). Entonces les planté una mañana aquella foto y les deje admirados. Es cierto, casi todos admiramos y respetamos la valentía y yo no mentía tanto… sólo en 15 años pero en esencia seguía siendo la misma. Y es cuando le explico a Salva que yo, en mi caso, lo que más valoro es eso, por ejemplo que cualquier persona (no máscara, insisto, persona) de esta sociedad virtual a la que todos los que estamos aquí pertenecemos, se Arriesgue a tener una relación de índole íntima conmigo, sabiendo de sobra como ‘soy’… Y a mí eso, no sé cómo expresarlo bien pero me rompe por completo los esquemas, y podría hasta equivocarme y decir que me fascina o emplear el término opaco ‘me conquista’ pero es que lo he estado pensando y tampoco es eso… es más bien cómo si alguien me regresara mi humanidad, la que he sentido que han querido saquearme tantas veces y no sólo eso sino que lo han conseguido … la última meses atrás. Es eso, ¿ves? ahora sí me estoy explicando: como una ganancia de fe y esperanza, una ganancia en vez de otra jodida pérdida. Una apuesta por mí como ser humano y que nadie se asuste, ¿eh?, que vale sí, me estoy poniendo emocional y esas cosas… pero es ahora en este rato en que lo estoy escribiendo y se me pasa pronto.

Y bueno, es en este punto cuando no puedo olvidarme de citar a Max, porque Max se está portando de forma increíble conmigo. Y puede que ya no se atreva a dejar más comentarios en el blog porque como él dice: ‘aquí tan pronto parezco el mocín de la película como el villano’. ¡Qué risa! Pero lleva razón… y está haciendo grandes esfuerzos por crecer y Comprender. Por ejemplo, ahora entiende que cuando yo me pongo sarcástica y le digo que su cama está tan concurrida que pronto le veo montando un tablao flamenco en ella, de lo que estamos hablando es del peligro que conlleva la sinceridad radical, la que yo le ofrecí. Así que o yo no soy tan promiscua como él se pensaba que lo era después de leerme y tratarme, o bien él es tan promiscuo como yo y eso aunque no lo mejora lo que tampoco hace es empeorarlo, o tal vez ocurre que no estamos hablando de promiscuidad y sí de otros asuntos más complejos que nos llevan al terreno pantanoso de los motivos y las carencias; o no, tal vez si estamos hablando de promiscuidad pero entonces ni él es un monstruo por ello ni yo lo soy. Y ahora que ha insistido en que leyese esa conversación privada suya, esa con la que ha querido mostrarme y demostrarme el verdadero alcance de muchas cosas, por ejemplo lo equivocada que yo estaba cuando me suponía que Inés no tenía nivel suficiente para él (aunque tampoco es que pensase exactamente algo así)… eso por la parte de cerrarme la boca y quizás un poco buscando lograr el que yo me pusiera celosa porque su novia si que demostraba ser una mujer muy competente y por las otras partes… estaba lo único que deseaba transmitirme en el fondo: ‘Te estoy dando lo que tú me pediste. Estoy entrando en tu terreno. Estoy dispuesto a plantearme esa relación erótica que tú dices que necesitas’. Y me parece muy meritorio que haya querido incluso hacerlo cuando yo me he negado a firmarle un pacto de no agresión:

Max dice: hay una cosa que siempre tuve claro que no perdonaría a una chica y es que me leyera el diario a escondidas y la única persona de la que no me molestaría que leyera mi diario (por razones obvias) eres tú.

 Ya, pero yo sólo lo leería contigo al lado… por razones obvias

Max dice: pero no soportaría que algún día utilizaras mis confidencias para hacerme daño… las confidencias que te hago y que podría hacerte en un futuro

Yo creo que mi manera de hacer daño a los demás no es hiriente. ¿O no te das cuenta de que yo soy una persona con un nivel de conciencia bastante alto?

Max dice: sí, pero tambien me doy cuenta de que a veces actúas un tanto a la ligera y que si consideras que alguien te ha hecho daño puedes llegar a ser muy vengativa

No creo que eso ocurra así con las personas que quiero

Max dice: no mientras las quieres, pero ¿qué ocurre después?

 Es que yo nunca dejo de querer… Tendrías que quererte muy pero que muy poco a ti mismo para tratarme tan mal que yo te dejara de querer. Eso ocurrió con Guernika. Además estoy mejorando. Lo intento pero no soy perfecta… puedo tener un mal día, me puedo equivocar, puedo sentirme dolida, sí…

Max dice: a eso me refiero, a que en un mal momento puedes liar una cojonuda

Ya… pero nadie puede ofrecerte seguridad al cien por cien

Max dice: y aunque después te arrepientas ya será tarde

 Pero un diario es un diario. Entiendo ese concepto. Y un diario son pensamientos íntimos y no todos adecuados, así que barajaría también eso, sobre todo si alguien me hace firmar un pacto… oye, que no te estoy diciendo que me lo dejes, que hablamos de otra cosa

Max dice: no me estaba refiriendo al diario

 ah

Max dice: me estaba refiriendo a retirar la red en mi relación contigo

No estamos en ese nivel. Yo no puedo comprometerme a eso… Te haría daño sí

Max dice: tampoco estoy hablando exactamente de mis sentimientos hacia ti

ya, por eso mismo. No estoy preparada para hacer frente objetivamente a tus sentimientos Universales

Max dice: perfecto, comprendido

Yo no voy a engañarte. No quiero decirte que sí para que luego tengas que enfadarte conmigo también. Y esas cosas son profundizar en el otro. Comprometerse. Firmar Pactos de Amistad y de no Agresión

Max dice: claro,pactos de no agresión… marcarte en el mapa donde están mis armas de destrucción masiva y esperar que no lo utilices en mi contra

 Bueno, podrías hacerlo en el caso de que yo me comprometiera en una relación íntima con otra persona y nos convirtiéramos en amigos

Así que ahora sentados frente a su ordenador él me habla como si yo fuera su terapeuta, aunque yo tengo muy claro que soy su amante, que es lo que he sido y no pierdo ese norte, no me estoy haciendo pajas mentales y jugando a la psicóloga con él… no, no, por dios, que va, nada más alejado de ”mis pretensiones” pero nos pasamos discutiendo los pormenores de su vida emocional e íntima durante dos horas frente a la pantalla de su ordenador. Y él me toca, hace por tocarme pero yo me he desconectado emocional y sensorialmente y trato de ser sólo objetiva; así que procuro que sus caricias no me afecten, ni me nublen la mente y le digo que he puesto mis sentimientos ‘no sé dónde’, creo que a salvo, adónde sea que los lleve y donde ni él ni yo podamos romperlos, que yo sé hacer eso, al menos por un tiempo limitado pero sé cómo hacerlo, se desapegarme y se ser civilizada y razonable. Aquí no existe el acecho del jaguar, es el vuelo del águila. Y a ver… hemos estado jugando al tenis, peloteando, llovía, nos empapamos y nos pusimos de barro hasta las rodillas pero en serio (recordé hasta esa fantasía que yo tengo con el barro… y fue entonces cuando sin importarme quién fuera el que pudiera vernos me acerqué a la red y le abracé… sólo un abrazo para festejar el contento), y yo sabía que él tenía ganas de probar eso conmigo, si era cierto que era alguien con quién se podía ‘jugar’, y eso me confirma, que le he sorprendido gratamente y luego nos vamos a su casa. Y yo ahí dura, como cuando fui a buscarlo y nos tomamos ese café que él preparó, ni un beso, ni un abrazo pero tampoco arisca del todo; sí, acepto sus tentativas de caricia pero con ciertos reparos y no las secundo, y al final le explico que bueno, que me apetece mucho llegar a mi cita del sábado con el deseo ”intacto” (imagino que aquí soy malvada, lo he sido durante toda la tarde), y le digo que desde que estuvimos juntos la última vez yo no he estado con nadie, porque esos besos con Javier, el abogado, sólo fueron una indagación. ¿Había química o no? Vale, sí, la había pero y qué, no existía nada más. No iba a existir nada más. Sólo sexo y no sé ni siquiera si satisfactorio porque yo ya no me siento por la labor de conformarme con cualquier cosa. Me gusta la ternura y la cualidad de lo entrañable y no entiendo porque debo prescindir de ella en mi relaciones sexuales (con Caloma esa ausencia no me hizo un efecto lo que se dice bueno). Y yo a Javier no lo veo por la labor de eso, la verdad. Y comunicación intelectual pues no existe ninguna. Y Max me dice que lo comprende y hablamos de lo que me despierta el hombre del Oeste y de que tampoco sabemos si se va a sostener en la realidad o no, que cabe la posibilidad de que se nos venga abajo, aunque yo estoy bastante segura de que eso no será así por mi parte porque él tiene un ritmo distinto a todo lo que yo he conocido y es algo que me atrae mucho de él desde el principio, al margen de que su criterio me parece muy sólido; así que si él me asegura que no va a sentirse decepcionado… a mí no me caben dudas de que será así. Y esto hace meses que me lo ha dicho, que tampoco es cuestión de cuatro días; no sé … pero es que es una persona muy reflexiva y por lo que sea yo también lo he sido bastante con él; algo muy excepcional por otro lado y tratándose de mí.

Pero no sé cómo ocurre, fue imprevisto… Si lo que hacíamos era escuchar un programa de radio sobre la muerte… y de repente me dice que en cinco minutos se va a ir al cine con su ex-novia y el hijo de ella, y yo que me veo salvada por la campana pues nada, entonces me digo que ya no hay peligro y me apetece darle un beso y me acerco a él y se lo doy aunque él ya no está por la labor, y en cuanto se lo doy es que me ciego, me entran las oleadas esas de oxitocina o lo que sea que se desate en la tormenta hormonal y como en aquellos tiempos en que me ocurría con Guernika, pues que pierdo la razón y me quema el sexo y adiós. Ya estaba liada. Y acabamos en el sofá follando en dos minutos como posesos, y cuando Max me repite que tiene que irse yo febril me saco la polla de dentro y me empiezo a vestir pero ni enfadada ni nada de eso, pura consecuencia. Eso le decía yo: ‘pues si te tienes que ir, te tienes que ir y no pasa absolutamente nada. Yo ya sabía que te tendrías que ir’. ¡Ostras!, es que yo le había asegurado de ‘todas todas’ que no iba a follar con él, que cuando quiero me controlo perfectamente pero porque me quemó mucho cuando el domingo me dijo que le dejara descansar un día, que necesitaba un día para él… cómo si yo fuera la que le presionara, que hacía más de quince días que no nos veíamos. Y lo que me molestó fue que tuviera tan claro lo que iba a pasar. ‘Si nos vemos follamos’. ¡Chico y yo que sé lo que me va a apetecer! Y de verdad me hacía mucha ilusión pensar que tenía algún control sobre mis instintos pero resultó que no, que si bajas la guardia un segundo se jodió el invento. Y además, bueno qué sentido tenía no disfrutar del momento. Ninguno. Y a Max esos cambios míos quizás le traigan así como ”loco”. Me refiero a qué luego él me decía: ‘Mira qué de cosas distintas y estados hemos atravesado esta tarde’. Pero para mí sólo ha sido otra tarde. No más que eso… lo que quiero que sea. Eso le digo. Una tarde completa, estupenda. Me lo he pasado de maravilla contigo pero tú no estás follando con mi mente, de momento no. Lo siento. De momento sólo ”posees” mi cuerpo. Algo que puede tener cualquiera. Cualquiera al que yo desee. Y qué más queremos… pero si es alucinante lo que nos ocurre. Si es que yo nunca me sentí tan a gusto con nadie dentro. Y lo peor es que podría estarme así horas.

Y él me ha convencido para que me quedase y me ha pedido que dejase de chuparle la polla un minuto mientras llamaba a ‘B’ para retrasar la cita hasta la sesión de las diez y media pero yo no le hecho ni caso y bueno tiene mérito el hombre porque no sé cómo ha conseguido controlar la voz con lo que yo me estaba esmerando.

Y ha sido genial porque me lo he llevado a la cama, y literalmente me he arrancado la ropa lanzándola por los aires y nos hemos estado follando salvajemente durante casi una hora. Nada de sutilezas como los otros días, y ni un sólo sentimiento, sólo sensaciones, arrolladoras y deseo, cuerpos sudorosos y gemidos, tan sudorosos que luego hasta me daba ”pena” pensar que en esa cama tan mojada era dónde tendría que dormir él…

… porque la cosa no iba a mejorar demasiado ni cambiando las sábanas y un día, otro día tengo que detenerme a escribir todos instantes de sensualidad arrebatadora que he vivido con él pero otro día…

Y me perdí Salva pero esa era la imagen de mí que te decía que me gusta mirar. Dos instantes de la misma playa aunque separados por un puente invisible de dieciseis años. ¿Cómo define a eso Coelho Odalys? Cómo magia, ¿no es cierto? No, no, me equivocaba. Lo que dice Coelho es que la magia es un puente entre lo visible y lo invisible. Tal vez otra cosa muy distinta o no… Y mañana, bueno hoy, seguro que me apetece seguir hablando de ello…

¡Ah!, y además no se me puede olvidar contarte que por fin Manu se conectó conmigo ayer . ¿Recuerdas al hombre de Caracas? Al que llamé por teléfono y le pedí su dirección electrónica estas Navidades porque cuando nos habíamos encontrado por la calle hablamos de tomarnos un café… Sí, el mismo. Pues ha tardado pero parece ser que ya está ahí…

weber

3 Responses to “¿Alguna vez han intentado saquearte la humanidad? Nudismo y promiscuidad.”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 15 comentario/s de este artículo.

    Anónimo:
    Me permite dejarla esta nota?
    Sí su tiempo se lo permite y el frio la invita lea:
    “La biografia de Marina Tsvietaieva”, escritora rusa; además de “”Cartas de Amor a Evita” de Violet Trefusis”.
    Creo que la gustara.
    Sin más en esta tarde de frio invierno.
    2005.01.26 18:44

    Anónimo:
    Vita Sackville West (Gran Bretaña, 1892-1962)
    Autobiografía (fragmento)
    ” No conozco ningún relato verídico de este tipo de relaciones, ninguno que se haya escrito sin la intención de provocar el regocijo vicioso de los posibles lectores. Tengo la convicción de que, a medida que avanzan las edades y los sexos se van mezclando debido a sus crecientes semejanzas, esas relaciones dejarán de ser consideradas meramente antinaturales y se las comprenderá mucho mejor, no sólo en su aspecto intelectual sino en el físico. La psicología de personas como yo será entonces asunto interesante, y habrá de reconocerse que hay mucha más gente de mi tipo que lo aceptado hoy día en un sistema hipócrita”.
    2005.01.26 18:55

    Anónimo:
    :)
    2005.01.26 18:56

    salva:
    No sé si estas palabras las dices por mi, por si acaso quiero comentarlas, dices: “… se Arriesgue a tener una relación de índole íntima conmigo, sabiendo de sobra como ‘soy’…” No sé a qué riesgo(s) te puedes referir. Lo qué sé de ti es que para nada sé de sobra como eres, a medida que te leo voy descubriendo facetas nuevas que desconocía; de lo que no tengo ninguna duda es de que eres una mujer con la emotividad muy viva. Y la belleza de las fotos no necesita comentario :)
    2005.01.27 00:00

    sabbat a Salva:
    Lo primero darte las gracias por los halagos. Y lo segundo me interesa conocer (aquí) de qué facetas nuevas me hablas. La emotividad sí, es antigua, cierto.

    En cuanto a lo otro, a lo de los riesgos… no, imposible que tú corras ningún riesgo, ¿no te parece? Ya sé que eres una persona como todos nosotros pero aquí en Internet eres una máscara como la inmensa mayoría. Y yo hablaba de personas, personas con nombre y apellidos y con vida propia y con imagen que ”salvaguardar”. No creo que tenga que aclararte lo más. Pero ese sería el caso de Susana. Susana está ahí dando la cara, por ejemplo y Max también porque podría dar aquí la dirección de su perfil y todo el mundo le vería en persona. Él no se esconde. Por eso me gustó.
    2005.01.27 00:18

    sabbat (sobre Vita Sackville West):
    Esa aventura escarlata: el amor lesbiano

    http://www.imonzon.com.ar/escar.htm
    2005.01.27 01:01

    sabbat a Anonimo:
    Gracias.
    2005.01.27 01:15

    hermes:
    MUY BUENA , la nueva decoración TODA la decoración.

    Sentir que me arrancaran y rompieran la ropa es una fantasía que hace tiempo cumplí.
    2005.01.27 14:41

    Odalys:
    Es delicioso bañarse en el mar sin ropas.
    Creo que a represión la expresamos de muchas formas, a veces callando, ocultando el cuerpo o simplemente negando lo que sentimos. Pero es muy bueno cuando se logra liberar.
    Coincido con Max, hay cosas que es mejor no mostrar si tememos que salgan a la luz algún día.
    Besitos
    2005.01.27 19:56

    salva:
    Quizá no pensaba en nada en concreto cuando dije lo de conocer facetas nuevas, o quizá tenía presente en ese momento esa facilidad para emocionarte, como señalé. Era mayormente, un comentario general acerca de lo difícil que es conocer completamente a una persona y que siempre quedan facetas nuevas por descubrir. Prestaré una atención más concreta para poder decirte aquello que me parezca algo nuevo que desconocía de ti, igual no se presenta nada :) Acerca de la persona y la máscara, es cierto que soy anónimo, puesto que el nombre poco revela de mi, pero otra cosa es ponerse una máscara en el sentido de aparentar lo que uno no es. Esto último no va conmigo, puedo ser tímido y preferir el anonimato, pero sin máscaras, ni disfraces. Prefiero la sinceridad. Y me parece bien escribirte aquí lo que tenga que decirte si no es privado. Un beso.
    2005.01.28 00:13

    Carmen:
    Besitos Odalys, yo también estoy de acuerdo con Max :))

    Salva Ya sé que eres sincero, aunque eres anónimo. Ese es tu Derecho. Y es que si no fueras sincero… yo no te dejaría que utilizases mi lugar para mentir;)

    Besos.

    P.S: Conocer, no sé si uno acaba de conocerse a si mismo. ¿Acaso es posible?. Pero ‘conocer’ si que se puede uno conocer y sobre ”conocer” a los demás, ¿o no?
    2005.01.28 08:08
    Susana:
    ¿Te había contado que una de las cosas que más me prestó de Mallorca fue cuando la última noche Medea y yo nos bañamos desnudas en la playa?. Fue una sensación muy guay, y eso que había dos cerdos mirándonos desde un banco.

    Ahora que lo pienso eso también fue divertido porque los cerdos nos siguieron cuando nos fuimos para el hotel, y justo antes de doblar una esquina nos quitamos las toallas en medio de la calle y nos quedamos desnudas.

    :-) Beso.
    2005.01.28 20:06 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com
    Odalys:
    Los cerdos son de esos que hacen gru-gru-gru? :)))
    2005.01.28 23:08
    Carmen:
    Odalys me parece que he encontrado a alguien mucho peor que yo imitando a los cerdos. Es que yo soy desastre con eso. Fíjate que jamás he podido pillarle el ritmo a esa canción de autobús infantil que dice: ‘En la vieja factoría iaiao…’ :))
    2005.01.28 23:37

  2. lasalamandra Says:

    La pluma de Tsvietáieva se balancea a trazos antojadizos entre dos biografías y muchas sombras. La vida de Natalia, “una”. La vida de Natalia, la “otra”. La sombra de Pushkin sobre la “otra”. La sombra de Pushkin sobre Tsvietáieva. La sombra de Tsvietáieva sobre Pushkin y sobre la “otra”. La sombra de Tsvietáieva sobre Goncharova, “su” Goncharova… ¿Sombras? ¡Luces! Latigazos verbales de luz que iluminan y rasgan las biografías de esos grandes seres que marcaron su época.

    http://www.ub.es/cdona/lletra_de_dona/fitxautora/tsvietaieva.htm

  3. lasalamandra Says:

    Inaugurado el puente a través de estas alas invisibles, el 3 de mayo de 1926, recibe Marina Tsvietáieva la primera carta de Rainer Maria Rilke y un ejemplar de las Elegías de Duino, con la siguiente dedicatoria:

    «Nos tocamos. ¿Con qué? Con aletazos; / hasta con lejanías nos rozamos./ Vive solo el poeta, y quien lo lleva/ se encuentra a veces con quien lo llevaba.»

    En el cruce de estos signos en viaje, se funde el primer relámpago con su secuela de hechizos, por el que en adelante, confundidas en una comunión secreta, peregri­narán sus búsquedas simbólicas. Esta carta, llegada a ella como un intercam­bio de espacios comunes en la más elevada espiritualidad de la concepción de sus mundos, desata en Marina Tsvietáieva todas las fuentes amorosas hacia Rilke, hasta entonces ocultas. La profundidad de este sentimiento, se manifiesta de manera resuelta en la descarnada y fascinante desnudez de su respuesta fechada el 9 de mayo de 1926, a través de los siguientes fragmentos:

    «Rainer Maria Rilke: ¿Puedo llamarlo así? Pues usted, poesía encarnada, debe saber que su nombre mismo es ya poesía. Rainer Maria, resonancia eclesiástica, infantil, caballeresca. Su nombre no rima con la actualidad: viene del pasado o del futuro; de lejos. Su nombre quería que usted lo eligiese. (somos nosotros quienes elegimos nuestros nombres, y todo lo que acontece después es sólo la consecuencia de tal elección). Su bautizo fue el prólogo a usted todo, y el sacerdote que lo bautizó no sabía en realidad lo que estaba creando. Usted no es el poeta que más amo («más» implica ya una comparación). Usted es un fenómeno de la naturaleza que no puede ser mío, que no se ama, se comprende, o (no es todo aún): usted es el quinto elemento encarnado: la poesía misma; o (no es todo aún): usted es aquello de donde nace la poesía y que es más que la poesía misma (que usted). No hablo del hombre-Rilke (el hombre es aquello a lo que estamos condenados), sino del Rilke-espíritu, que es aún más que el poeta y al que yo llamo Rilke, el Rilke del futuro. Usted debe mirarse con mis ojos: abra-zar su grandeza con la grandeza de mis ojos cuando lo miro: su grandeza en toda su lejanía y vastedad… ¿Qué le queda por hacer a un poeta después de usted? Se puede superar al maestro (Goethe, por ejemplo), pero superarlo a usted significa (significaría) superar la poesía. El poeta es aquel que supera (debe superar) la vida. Usted es una tarea insuperable para los poetas futuros. El poeta que venga después de usted, deberá ser usted mismo, es decir usted deberá nacer de nuevo.»

    http://amparoiosorio.blogspot.com/2006/10/ensayo-amparo-osorio.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s