OTRA VEZ HABLANDO DE SHANGRI-LA

febrero 5, 2005

¿Recuerdas lo que ocurría cuando dos pompas de jabón chocaban?

Ahora mismo, desde hace un rato y desde no recuerdo ya cuando… es el primer momento en mucho tiempo en que me siento triste. Tampoco es que sea preocupante pero digamos que comienzo a notar algo de frío, y si él me escuchara creo que me repetiría, por ejemplo: ‘Eso es ya un principio de realidad’. Pero él no está aquí para cubrir mi cuerpo con las sábanas y estrecharme otra vez contra su cuerpo como hizo aquella otra noche de hace siete días, que justo hasta hace unos minutos me parecía que seguía siendo ayer. Aunque… ¿y si ahora mismo estuviera con otro hombre? ¿qué sucedería entonces? ¿Con Max tal vez? ¿y si Max me estuviera abrazando contra él en su sofá de terciopelo azul o sobre la alfombra y dándome besos y calor? ¿Me deprimiría entonces no encontrarme noticias suyas? Probablemente sí, sólo que no ahora, mañana si acaso o más de madrugada, cuando comprobase su ausencia en el correo, en las estadísticas, o en los foros que el amante crepuscular suele frecuentar… pero eso seguro que también dependería de lo que hubiera sucedido en el hipotético caso de que Max y yo hubiéramos sorteado otra velada juntos. Así que ese razonamiento demuestra que esta tristeza es del todo improcedente. No se trata de que él me escriba o no, porque yo misma estuve a punto de recordarle ayer que no tenía ninguna obligación. ¿Pero qué iba a decirle? ‘No lo hagas porqué me acostumbraré a ello y el día que no te encuentre cuando te busque donde siempre me dolerá? No, no funciona así.

Ese es el ‘modus operandi’ del miedo. Pretender poner los parches antes de que la rueda de la bicicleta pinche. ¿Dónde se ha visto eso? ¿En la medicina preventiva? Sí, evidentemente, te cortas un brazo antes de que te entre la gangrena o te lo entablillas como si te lo hubieras roto por el cúbito antes caerte por el abismo de aquella magmática y arbórea caverna…

¡Qué ridiculez! Sobre todo porque nosotros vamos en un tándem. Pero Alma me habla de vacunas. Eso es lo que hace, pedirme, cuando sonrío tan estúpidamente como llevo haciéndolo durante toda la semana, que me prevenga contra la malaria… ¿No ves que puedes sufrir? ¿Qué este estado de constante irrealidad que muestras no es lógico? ¿No te das cuenta que…? Pero por qué me haces esto, la interrumpo enfadándome. Por qué quieres atentar contra mi paz, contra esta serenidad y alegría que me inunda por dentro. ¡Jo-der!, que esto es la primera vez que me sucede: déjame disfrutarlo y no me molestes con el futuro. No quiero pensar en el futuro. Ya tomaré quinina o deliraré. Ignoro cual es el tratamiento en ese caso y además es invierno, no hay mosquitos en invierno y yo no he viajado a ningún país tropical. No estuve en una jungla ¿cómo tengo qué decírtelo? Fue otra cosa. Tú no lo entiendes. No lo puedes comprender porque a ti nunca te ha sucedido y además estoy de acuerdo con lo que él me dijo:

¿Y se puede no querer, así, por las buenas…?.
A mí es que no me sale. Yo me resigné hace tiempo a querer del todo cuando ya he empezado a querer. Total: voy a querer igual haga lo que haga…así que mejor apurar la copa y saber a qué sabe.

¡Que gracia! Entonces era octubre y yo le hablaba a William Enol tal que así, cuando él me interpeló con aquello:

y yo sólo sé que ya no quiero querer mucho a quien no puede quererme nada no tampoco es eso es a quien no quiere quererme nada era injusto por eso porque yo si quería querer mucho y brotaba y brotaba y creía que las flores y su estación no se agotarían nunca por eso el asiento trasero de tu coche está bien eso no es como que me regales un nomeolvides por eso la idea del hotel me aterrorizaba en el fondo si lo hacía pensaba en cosas banales como lo de negociar la factura como no ir a tener bastante dinero y cómo conseguirlo para pasarme a las filas del amor burgués ahora se folla tal día a las cinco y diez o a tal otra hora una vez al mes o cada dos meses para que no te acostumbres así que vete tomando conciencia de que tienes que abrirte de patas y poner cara de placer porque si no ni eso claro y luego viene lo de jadea como un perro y estate agradecida y yo cuando voy con un hombre quiero olvidarme de esas cosas quiero dejarme arrastrar por las cosas que ocurren pero nunca es así y por eso la idea del hotel a lo mejor también me aterrorizaba porque me daba miedo ir a sentirme a gusto y cómoda y empezar a querer mucho a alguien que ya ha decidido de antemano que no va a quererme nada y fue por eso que te dije que lo prefería porque no quiero pensar en que después de todo vas a ser bueno conmigo y yo voy a dejarte jugar como un niño en mi patio

Y lo que menos se me hubiera ocurrido imaginar aquel día es que yo terminaría por acabar durmiéndome con él al lado en una cama de hotel, con el amante crepuscular. Se suponía que era con William Enol con quién pensaba alcanzar Shangri-La

Un beso (que menuda resaca que arrastro ahora)

P.S: Y no estoy triste, de verdad que no :)

Girls Band, ‘Shangri-La’

2 Responses to “OTRA VEZ HABLANDO DE SHANGRI-LA”

  1. lasalamandra Says:

    Carmen:
    Lo que es ser libre o estar libre de roles… Hasta te puedes permitir el lujo de marcarte un tango con esa imagen del país de las hadas :)

    Bueno, y qué, que me llamen infantil, ¿pero a qué es bonita? Yo soy la que está ahí dentro de esa pompa de jabón. Y miro hacia esa otra en la que veo a unos amantes fundidos en una burbuja. Soplo para llegar a ellos. Ese era el punto al que quería llegar.
    2005.02.05 02:29

    Restallón:
    La acumulación de experiencias produce placeres y es un placer en sí misma, pero lo es más para unas personas que para otras, y para muchos, desemboca en hastío. Prolongar una experiencia particular puede ser muy placentera, si es la experiencia correcta con la compañía correcta, lo que rara vez se descubre al primer golpe. ¿Qué es más arriesgado de tu amante crepuscular? ¿que tú misma puedas perder el interés, según pase el tiempo, o que lo mantengas y él lo pierda?. Lo asimétrico es más estético, pero a menudo pincha o escuece. Me gustó leer que él no es sólo él sino su entramado. Y que, dices, sientes algo que nunca habías sentido, y que te produce felicidad. Los miedos preventivos son puro instinto, no hay que avergonzarse de ellos, pero a veces lo más sensato sea vencerlos. Si al final del camino está Shangri-Lah… el precipicio merece la pena… Soplo por que tu pompa infantil de jabón no estalle, sino que se funda con la pompa que vuela gemela, las dos ingrávidas. ¡Pop! :-)
    2005.02.05 11:20

    Luis:
    Me encanta el comentario de Restallón. Creo que sólo hay una forma de querer, de follar y de amar: teniendo miedo…y siguiendo adelante. Si uno no tiene miedo, es que no está haciendo nada. Quizás por eso tu amante crepuscular habla siempre de viajar en la dirección del miedo.
    Te dejo una cita de Carlos Castaneda, un tipo que por lo visto no existía pero que no dejó que eso le impidiera ser sabio: “¿Qué le sucede a la persona que ha huido frente a su miedo? No le ocurre nada, sólo que no aprenderá nunca…”.
    Así que nada: apura la copa de la vida…y cuida esa resaca ;-))
    besos
    2005.02.05 13:50 email: luis.muino (arroba) elhabitatdelunicornio.net

    Carmen a vosotros:
    Gracias por estar ahí :)
    2005.02.05 15:42

    riverrun:
    La resaca es algo perjudicial y siempre da sopor amoroso. Un “Bloody Mary” ayuda a olvidarte de otro “Bloody Mary”. Yo eso de querer mucho o poco no lo entiendo. Es como tirarse al mar y mojarse mucho o poco: ¿es eso posible?. Los viajes largos en avion se pasan mejor con un buen “Bloody Mary”. Cuando aterrizas te sientes todavia volando por las nubes.
    2005.02.05 18:10 email: riverrun (arroba) voila.fr

  2. candelaarias Says:

    12 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s