ALGUNAS…’I ching’ (el libro de las mutaciones)

febrero 6, 2005

Lucía, Paz, Inés y Maureen O’Hara

Lucía amaba la madera de sándalo y recuerdo que una vez cuando las dos teníamos 16 años me mostró como si fuera un tesoro, un delicado marcador de libros de color márfil, sólo que más oscuro, como si por encima hubiera sido envejecido con una capa de barniz de judea y que estaba hecho de ese material. ¡Huélelo!, me dijo con su voz ajada, ronca y como de actriz de teatro dramático (era una gran aficcionada). Lucía poseía una voz extraña y sensual y aquella era una casa exótica y extraña. El padre de ellas, de las cuatro hermanas, tenía un laboratorio y ellas aseguraban que era investigador científico y tal como hablaban de él, yo me lo imaginaba descubriendo algo importante algún día por lo que tal vez hasta le concedieran el Nobel. Y la madre postrada en cama y víctima de la cirrosis hepática nunca se alejaba demasiado de su ejemplar del ‘I ching’ (el libro de las mutaciones) y de sus monedas, aunque un día conseguí que me lo prestaran para inquietar, una vez más, a mi propio padre (libro del que yo ahora tengo un ejemplar igual y que comienza con ese poema de Borges: ‘El porvenir es tan irrevocable como el rígido ayer…’) Y Paz era la hermana mayor de las cuatro. Paz , heroinómana y la novia de Kiko, un camello muy conocido del pueblo, Y un tío muy guapo, por el que parece que ni pasa el tiempo. ¿Existirá un retrato que envejezca por él? Y recuerdo que ella nos aseguraba que se casaría por la iglesia con ese hombre y que en su boda se leería ‘El cantar de los Cantares’:

… Tu ombligo, como una taza redonda, Que no le falta bebida. Tu vientre, como montón de trigo, Cercado de lirios.

Tus dos pechos, como dos cabritos Mellizos de gama.Tu cuello, como torre de marfil; Tus ojos, como las pesqueras de Hesbón junto á la puerta de Bat-rabbim; Tu nariz, como la torre del Líbano, Que mira hacia Damasco.

Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey Ligada en los corredores.

¡Qué hermosa eres, y cuán suave, Oh amor deleitoso!

Y tu estatura es semejante á la palma, Y tus pechos á los racimos!

Yo dije: Subiré á la palma, Asiré sus ramos: Y tus pechos serán ahora como racimos de vid, Y el olor de tu boca como de manzanas;Y tu paladar como el buen vino, Que se entra á mi amado suavemente, Y hace hablar los labios de los viejos.

Yo soy de mi amado, Y conmigo tiene su contentamiento.Ven, oh amado mío, salgamos al campo, Moremos en las aldeas.

Levantémonos de mañana á las viñas; Veamos si brotan las vides, si se abre el cierne, Si han florecido los granados; Allí te daré mis amores.

Las mandrágoras han dado olor, Y á nuestras puertas hay toda suerte de dulces frutas, nuevas y añejas. Que para ti, oh amado mío, he guardado.

‘Veréis…’, nos decía. ‘Veréis la cara que se les queda a esas viejas beatas cuando escuchen esto’. Y seguía recitándonoslo como si sólo ella fuera testigo de un extásis místico que a nosotras nos estaba vedado, y no nos reíamos porque era la hermana mayor de Lucía, y esas cosas ”antes” se respetaban mucho, y Lucía, quizá la más madura o realista de las cuatro, decía: ‘No empieces a desbaballar Paz. Pero tía qué colgada estás’. Desde luego era una familia muy original, con el cuento de que habían tenido un abuelo de Manila (el padre de la madre alcohólica) que había sido morfinómano y fumador de opio… claro, comparándolo con el mío que sólo había sido zapatero y luego ya de mayor, pasados los 50, se había hecho marino mercante pues así era imposible sentirse ni sofisticada, ni cosmopolita. Pero eso sí, menudo puntazo el día que tuve que presentarme en la brigada criminal por la venta ilegal de oro (me fundí todo el metal preciado que encontré por casa y hasta una medalla de mi tía, que fue la pieza clave de la investigación, con la finalidad delictiva de comprarme libros). Conste que lo pasé de puta pena (sobre todo por el asedio de mi vieja que todavía se acuerda de aquello y me lo echa en cara cada cierto tiempo) pero desde entonces, desde que fui ”acribillada a preguntas” por aquel comisario de policía al que se le notaba que le costaba su buen esfuerzo aguantarse la risa, porque yo con mis modales de colegio de monjas y mi aspecto aniñado y sexy, tenía menos de pinta de delicuente juvenil que aquella paralítica que aparecía en la obra de Juana Spyri y que todos conocimos… , pero lo importante es que desde entonces en el hogar de Lucía y Toñeta se me tenía por ‘una progre’ más de la hermandad. Lógico, les hacía juego con el conjunto de descalabros: había sido violada por un policia, había sido investigada policialmente por motivos que nada tenían que ver con el hecho anterior, inclusive más tarde aborté presionada por mi novio, el mafioso y todo ello siendo menor de edad en la época en la que aún se consideraba delito y la gente iba a parar hasta a la cárcel por ello (veanse las detenciones de la Clínica Canalejas en Salamanca: fue allí). O sea que aunque fuera tremendamente cursi, digamos que mi azarosa vida me concedía cierto glamour y ellas solían advertirles a los ‘yonkies’ que trataban, que no se dejasen engañar por mi aspecto inofensivo. Es que había que hacerse respetar…

Y no sé por qué motivo me he puesto a divagar sobre todo esto pero supongo que es un poco lo mismo que me sucedió aquella noche con el amante crepuscular. De repente le estaba hablando de cosas increíbles, que jamás se me habría ocurrido contarle a nadie. Escribirlas sí, bueno porque parece que cuando algo, lo que sea, adquiere una forma literaria, aunque sea la de una mala literatura, ese sello lo valida.

Pero aquella noche era distinto. Nunca había experimentado una libertad de expresión tal… en toda mi vida. Aunque por otra parte se me queda la sensación dentro, de que por una vez no he sabido escuchar… Por una vez yo era Laura y alguien era yo.

Y ahora creo que comprendo por qué Laura llegó a sentir lo que llegó a sentir por mí. Es que es estupendo sentirse escuchada como si para todo lo que dijeses existiera una licencia y una buena explicación, y sólo espero que él haya sentido un poco de la magia que yo sentía cuando Laura se abría cándidamente a mí. Aunque sé que sí. Lo sé perfectamente.

Y una interrupción: he tenido una llamada de Guernika ahora por la noche y he recibido un beso virtual de Inés más o menos a la misma hora, la novia o ex-novia de Max (ignoro que rumbo ha tomado su relación). Guernika quería avisarme de que mañana no dará clase, ‘Como el viernes no viniste’, me dice. Pero yo creo que no ha sido sólo por eso, más bien para sondearme el talante. Y con lo de Inés, me he limitado a remitirle a Max su beso. Porque desconozco si ella imagina que ‘Olimpiha’ soy yo y sobre todo lo que podría buscar ella en mí. ¡Vaya, vaya! En ausencia del macho de la especie, ¿acabaremos follando juntas para consolarnos de tan inconsolable pérdida? Es que Max se va a Cádiz en unos días a conocer a otra de sus novias, una empresaria italiana muy emprendedora y dice que así cierra su primer periplo virtual. O sea que él se lo monta como los antiguos romanos en la época de los triunviratos. ¿O lo de los triunviratos era otra cosa? Lo digo porque ellos se repartían el Poder: Pompeyo, César y Craso, no porque crea que él tiene personalidad múltiple; y lo cierto es que este hombre parece que en vez de una espada de Damocles, lo que tiene entre las piernas es el falo de Damocles tal como te expone el asunto a veces…

Y otra cosa que he hecho esta tarde ha sido contestar correos que se me habían traspapelado. Incluso aquel del voluntariado de prisiones.

MAUREEN

4 Responses to “ALGUNAS…’I ching’ (el libro de las mutaciones)”

  1. lasalamandra Says:

    Carmen:
    Yo me enamoré de la chica de la foto en una peli que se llamaba ‘El hombre tranquilo’. Es más, cuando era jovencita llegué a teñirme el cabello con henna de color rojo oscuro porque me apetecía enormemente parecerme a ella (de temperamento más o menos andabamos parecidas), aunque tal vez sólo lo hice porque le envidiaba a LLon Güein ;)

    Un beso.
    2005.02.06 22:44

  2. candelaarias Says:

    Visualizado 6 veces.

  3. nandara Says:

    “El hombre tranquilo” es la película favorita de E. :)

    ______________________
    ____________________-

    Y una de las del hombre del tatuaje :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s