TE PONES SÍ PERO TIENES QUE DEJARLO

febrero 9, 2005

Algo inesperado

Ahora son las cinco y media de la mañana y ya he decidido no acostarme pero cuando he llegado eran las cinco menos cuarto. Y creo que me ha sentado bastante bien el paseo hasta mi casa, aunque continúo sintiéndome muy extraña. A pesar del frío. No siento frío. Siento otra cosa que no sé cómo definir.

Y ahora es antes, las cuatro pasadas de la tarde y es cuando recibo un nuevo correo del amante crepuscular y cuando llego al último párrafo, lo que me ocurre es que me mareo. Y eso es lo único que le digo que me mareo, que ha conseguido que me vuelva a marear al leerle (y esto no es la tensión y no acabo de montarle) y que le escribiré, sí, con la decisión que tome pero cuando vuelva a leerle como necesito leerle: muy lentamente. Pero antes he de pasar por ese juicio que será dentro de unas horas y luego me imagino que me acostaré. Aunque pienso que ya tengo la respuesta: ‘viajar siempre en la dirección del miedo’. Eso que un buen amigo que sabe mucho de estas cosas me dice que es lo que suele hacer.

Y ahora, es un poco más tarde, las ocho y media de la tarde para ser más concreta, cuando toco el timbre de la casa de Max. Y me huele a algo semejante a miel pero no es miel, es incienso de nenúfares que él ha prendido para intentar desterrar otro olor…

– Tú siempre tan puntual… te has adelantado

Pero no es cierto. Por mi reloj es justo la hora y él aún lleva puesto el albornoz porque ha estado corriendo por la playa y se ha dado una ducha. Así que va a secarse el pelo y a vestirse y me sirve una cerveza de una marca que ninguno conocemos y que nos tomamos a medias y los dos estamos agradables pero no pasamos del nivel superficial, incluso en las caricias y él me asegura que no follará conmigo y que por ese motivo no voy a poder escribirlo en mi blog. Y es mezcla de ironía y de algo más que no termina de parecerme malo. Y yo le digo que realmente no es importante, que no me encuentro allí con él por eso, hoy no; De hecho no he vuelto a ”pensar en el sexo” desde la semana pasada. Sólo me sucedió al principio cuando le di aquel beso a Stanislaw.

Sí, no sé que me ocurría que me sentía cargada de energía erótica, y me paseaba por ahí como una auténtica bomba de relojería y sobre todo tenía muchas ganas de verle a él para que nos amasemos pero según fueron pasando los días y las sensaciones asentándoseme dentro pues… dejo de apetecerme y la prueba evidente es que ni siquiera he necesitado masturbarme.

Le cuento todo eso y ya que no va a haber sexo decidimos irnos a cenar, aunque él también me propone que vayamos al cine a ver algo llamado ‘Güisqui’. Pero yo no tengo la cabeza para eso. Estoy nerviosa. Me preocupa el tener que presentarme en ese juicio. No sé lo que me puedo esperar pero no termina de gustarme.

¿Un chino, un mexicano? Al final es un italiano muy coqueto en una de esas ciudades dormitorio que por el invierno parecen fantasmas y primera discrepancia, a Max le gusta comer viendo gente (a mí por ejemplo cuando voy con Coga también) pero en general casi prefiero la intimidad porque me gusta centrarme en la persona, y la mesa que nos ofrecen me parece incómoda, así que pasamos al otro comedor pero allí estamos solos, aunque ese comedor es el doble de bonito, y Max acepta comer allí por darme el gusto, aunque yo también me hubiera sentado en aquella silla incómoda por complacerlo a él. Y bebemos sangría y estiro las manos hacia sus manos pero Max no comprende o no comparte la necesidad del gesto, aunque lo acepta y me recuerda que no habrá sexo, que no me piense que lo estoy ablandando, que se niega a aceptar que su compañía sólo signifique sexo.

Y la cena es estupenda y hablamos sobre todo de sus relaciones y de sus mujeres, de lo locas que están o lo dependientes que son y él me dice que le encanta comer conmigo. (Debe ser porque tengo buen diente, digo yo ;), y a los hombres les gusta eso. He conocido bastantes que me lo han confirmado). Pero entonces no puedo evitar recordarme de Héctor (Villon), porque la última vez que cené con alguien fue con él y hablamos sobre todo de su trabajo y a mí el trabajo de Héctor me resulta apasionante y sobre todo porque él lo vivencia apasionadamente y se le nota que le Encanta. Héctor es un hombre realizado a nivel profesional, y Max es ingeniero pero no por vocación. Lo de Max hubiera sido la música…

Y con Héctor también está aquello de que ambos nos orientamos hacia temas que nos llaman al interés y en los que coincidimos aunque sea de forma sesgada y también hablamos de nosotros, independientemente y como conjunto y no hay apenas miedo (el susto se ha pasado), y ya es raro porque a pesar de ”lo mucho” que nos hemos leído somos dos auténticos desconocidos. ¿Qué importa que acabáramos de follar y que haya sido estupendo? No sé conoce a un extraño follando con él por primera vez aunque te dejes el alma en ello. No siempre, quiero decir…

Y la velada está siendo muy agradable pero no nos reímos. Yo con Max me sonrío mucho pero no termino de tener la suficiente confianza para dislocarme la mandíbula, a no ser cuando hablamos por teléfono; aunque recuerdo que las primeras veces sí pero luego dejé de poder hacerlo. Y también trato de ser más comedida, por ejemplo, a la hora de comer, de lo que yo soy normalmente. No me siento natural. Me siento un poco forzada. No termino de relajarme porque en este hombre hay mucho de etiqueta, y ¡eh!, que no es una crítica, que a él le sienta de maravilla. Es uno de sus encantos pero yo… No podría estar allí sentada frente a él sin mi maquillaje. No como estoy con Héctor.

Porque a mí la sensación que me transmite Héctor es que todo el tiempo está mirando más adentro, muy adentro, adentro de mi mente (ni siquiera he mencionado aquí los sentimientos, ¿de acuerdo?) aunque sé de sobra que si le atraigo es porque estoy buena y esas cosas, fundamentalmente, pero luego no te hace sentir como que eso sea lo más importante… al contrario. Y a Max creo que más tarde le escucho decir: ¡Qué pena! Con la buena pareja que hacemos… Pero es que yo con Coga también hacía muy buena pareja en su momento, y con aquel primer novio formal que tuve y que era un mafioso, lo mismo y con … y con… y.. y… Y lo que trato de explicarle es que ya no puedo concederle el mismo valor al físico que le daba antes, y que ahora más que ninguna otra cosa lo que me estimula es la química emocional que tengo con la gente y sobre todo la química mental

Y luego vamos a tomarnos a otro lado un orujo de miel y a él le llama un amigo ( o se mandan mensajes, su segundo mejor amigo dice Max), que está bastante borracho en ‘Las Caléndulas’ y yo voy a besarlo y por eso me siento encima de su cuello y me frena y me dice que me comporte, que si nos van a echar y que si esto y lo otro,…

… y yo me acuerdo de un taxi y de cientos de besos, y de una estación de autobuses, y de un ‘bardesos’ al otro lado de la calle. De una barra con olor a aceite requemado de girasol y a fritangas del desayuno, y sobre todo de Héctor despidiéndose por segunda vez de mi coño con su rodilla clavada entre mis piernas en aquella barra mientras me mira profundamente a los ojos, me besa con ternura y agarra con sus manos mis manos .

Y llegamos a ‘las caléndulas’ (un local que abrió hace 21 años y que yo misma ayudé a limpiar y a decorar para aquella fiesta de inaguración) y lo que me siento es totalmente fuera de lugar entre esas gentes (‘pijos’ de S) y tomamos caipiriñas que son la especialidad del garito, dos y eso sí, están de muerte pero todo lo demás me sobra. No es por nada pero yo ‘ese tipo de rollo de los grupitos, dónde tienes que pedirle opinión a tu colega del alma para saber que le parece que te tires a la tronca que tiene delante’ lo dejé hace casi 21 años atrás y me planteo… no, pero no, imposible. Además Héctor sabría en todo caso cómo hacerme sentir realmente ‘Fuera de Lugar’. Y nos vamos. Menos mal porque menudo agobio. Con lo que detesto yo tener que estarme en ningún sitio por compromiso y la pobre Inés que no sabe qué hacer para colársele en todos ellos. Pero Inés está más gorda de lo que debe y por eso no luce lo suficiente y si Max tuviera que sincerarse con ella, tendría que decirle algo tal que así:

‘Inés me atraes mucho sexualmente pero me muero de vergüenza cada vez que te presento a mis amigos porque no estás todo lo buena ni eres todo lo sexy que ellos se piensan que un triunfador y un tío tan cojonudo como yo se merece’.

No, claro, le digo. Eso no puedes decírselo desde luego. ¡Jo-Der! ¿Pero es que el físico puede llegar a ser tan importante como para que te paralice de esa manera? También he dicho yo de toda la vida que no me gustan los calvos y por similitudes los que se rapan el pelo y si el tío ‘es muy guay’, tiene mucho coco, y mucho morbo y mucho sexo, pues… Y no andamos más del kilómetro cuando nos para la guardicivil en un control de carreteras, y lo dicho, documentación y menos mal que no se les ocurrió hacerle la prueba de alcoholemia. Y luego va él y me dice: ‘Y tú te pones toda nerviosa y te empeñas en que me coma un chicle’. Pero a ver, ¿y qué hubiera ocurrido si no le damos a la cosa aspecto de normalidad? Algo había que hacer, ¿no? La verdad es que él es frío, ¿eh? Las cosas como son y ahí pues aguanto muy bien el tipo. Y me fui con él a su casa, a su sillón y no quiso poner a Damien Rice pero si a Dayna Kurtz y yo estaba muy afectuosa pero no demasiado apasionada, y me sentía sensual pero no sexual y por eso tampoco le forzaba.

DAYNA KURTZ

Estaba dejando que ocurriera o que no ocurriera el sexo. Mucho cariño, mucha ternura, muchas miradas y silencio pero los besos… Y no creo que fuera por culpa de eso que me dijo acerca de mi lengua, que si es cierto, es áspera, como la de un gato. Creo que es la combinación química de los dos.

Los besos nunca eran increíbles con él pero parecía que llegarían a serlo; aunque yo sentía cómo retraía la lengua pero hoy lo de nuestros besos ha sido más bien patético. No nos hemos puesto de acuerdo ni en uno sólo de ellos, y al final nos hemos ido a la cama y el olor, nuestro olor era como el del pescado.

Yo ya he olido eso otra vez, en un cuarto de hotel, hace algunos años, cuando Pedro O. y Gloria estaban juntos… había algo allí que no cuajaba, como aquí, sólo que esto era nuevo. A mí antes el olor del sexo con Max me excitaba y hemos empezado a follar pero me ha hecho daño al penetrarme. Otra vez el vaginismo, porque no ha sido culpa suya, que con la polla me penetré yo. Y luego sí que hubo un momento en que llegué a estar muy húmeda, si hasta se escuchaba el sonido del sexo haciéndose aguas pero… no sé qué me sucedió que le tuve que pedir a Max que se apartara y no pude seguir. Y esto no voy a decir que nunca me había pasado porque hace años incluso me pasaban cosas peores y más graves pero me ha parecido un retroceso. ¿Qué ocurre que en vez de abrirme más después de la experiencia con el amante crepuscular me he cerrado? ¡Uf! Yo es qué no sabía qué decirle pero Max desde luego para esas cosas es un pedazo de persona y él me dijo que eso era lo que ocurría, que a él si que le apetecía follar conmigo pero no quería porque ahora había otro hombre y que yo lo llamase tonterías o estrecheces, o lo que sea pero que a él, saber que no es tan importante para mí como era pues le corta o hasta le duele. Y yo sí, hasta que no pude continuar eso pensaba, que eran tonterías e insignificancias, que una persona es una persona y otra pues otra y que no se debe mezclar pero después su preocupación o pesar… ya no me parecía ninguna tontería.

Y me fui al baño y me vestí y lo abracé para irme y le dije que le quería mucho, que eso tenía que creérmelo, porque sí, porque era verdad, y que no pensaba que a mí me podría ocurrir algo así pero … y él pues me dijo que me creía, que sentía que le quería y que si yo iba a creerle si me decía que también él me quería a mí.

Y sí, pues nada que nos queremos pero… yo así y él se va a ocho días para Cádiz a darse a conocer a otra de sus novias virtuales y… (a mí que conste que esto ahora mismo no me influye). Bueno y nos abrazamos y luego yo me fui y vine aquí y aquí me he quedado. Haciendo otras cosas, y escribiendo esto. Y no es que esté echa un lío porque no lo estoy en absoluto pero me ha sorprendido mucho el giro que ha dado esta noche. Me ha sorprendido lo que estaba necesitando antes de detenerme y dejar de follar. Le dije: ¿por qué no quieres entrar dentro de mí, de Mí, de Mí? Y Max, dijo que sí quería, claro, que ya me estaba penetrando, claro, con todas sus ganas, claro pero eso No Era. ¿Y dime es que ahora siempre querré que seamos Uno? No es que me preocupe, tú ya me entiendes pero estoy un poco ”desbordada” o descolocada por está sensación nueva y desconocida. Será por ese juicio que me espera dentro de un par de horas, ¿no? Sí, lo más seguro

Un Beso (con sonrisa incluida pero hoy una un poco triste)

LAURA

2 Responses to “TE PONES SÍ PERO TIENES QUE DEJARLO”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 24 comentario/s de este artículo.

    sabbat:
    Nada, que esto estará horrible escrito pero es que no me da tiempo ahora a corregirlo y casi prefiero que sea de esas cosas que son como primero uno las piensa y le salen :)
    Lo siento :'(
    2005.02.09 09:02

    Ratonero:
    No te preocupes por eso. Es tierno. Es hermoso. Y a los puristas de la narrativa que los afeiten con cuchillos oxidados.
    Yo voy a suicidarme y después vuelvo.
    2005.02.09 10:59

    PaquiLou:
    jajajaj, Sabbat, eres de cualquier forma, un encanto lleno de sensaciones transpasada al género femenino…eres genuina, y vales mucho, ya te lo he dicho en alguna ocasión, te leo siempre…por otro lado a Ratonero, tendriamos que reclutarle, porque tiene ese ingenuo y característico humor, que al final regusta tanto, eso del suicio y después vuelvo, ha estado genial…debe de ser un bicho….un beso….
    2005.02.09 16:18

    Hermione:
    Yo también intento hacerme cada vez más libre a mi manera, pero al leerte… me siento en parvulitos ;)
    2005.02.09 19:52

    Odalys:
    Pues no lo quites ni una coma, por favor. No te pasa nada raro, es especial que tu cuerpo reaccione y que no siempre baste con la atracción física. Que te entiendo en muchas cosas, eso.
    Y que tranquila, el juicio es el trago que va a pasar; que estés muy bien. Te dejo un beso y una sonrisa :)
    2005.02.09 20:15

    Carmen:
    Hola, Hola, Hola… no os creerías lo que me ha pasado hoy pero nada yo pienso que alguno ya tiene bastante claro aquí que lo contaré y os doy la gracia por todas vuestras opiniones estupendas pero recordaros que se admiten críticas, ¿eh?. Que no sé de nadie que mejore sin ellas y es lo que yo quiero y que ….(un momento teléfono)
    2005.02.09 23:16

    Carmen:
    ya,ya,… era Nora, que su hermana mayor, la que tiene un hijo de 17 ahora está embarazada otra vez y es ha montado un lío gordísimo esta tarde pero yo creo que eso es muy bueno porque es la única manera de romper con algunas cosas a las que nos hemos supeditado y que llevan más de 20 años esclavizándonos pero yo por dónde iba? Ah, eso que me están pasando muchas cosas y que me gustaría ir hacia atrás y re- plicaros por ahí a todo lo que haya quedado pendiente pero que es que me come el tiempo, así que haber que le hacemos a Ratonero, Paquilou para que se quede por aquí, ¿vale? Es que el tío mola, mola mogollón aunque tengo suerte porque cada uno con su estilo y su especial sentido del humor me vais gustando todos.

    Y verás Hermione lo de la libertad en el próximo post… a ver si al final voy a montar una academia de cómo montarse experiencias crepusculares con amantes crepusculares o no, o montárselas hasta con estalagmitas ;)

    Besos :)))
    2005.02.09 23:53

    Carmen:
    (desde luego cuando escribo cómo pienso y no corrijo soy capaz hasta de escribir habriendo (del sustantivo puertas) incluso con ‘h’
    Nada, que disculpas.
    2005.02.09 23:56

    Ratonero:
    Debo admitir que me gusta más dejar notitas en tu blog, que por ejemplo en el de C., que es como observar la lenta agonía de un robot desenchufado.

    Aquí hay un espíritu vital, una especie de duende que te coge de la mano y te lleva, acelerado, sin descanso, por un túnel de sensaciones. Un tipo de alocado conejo de Alicia (no, ese no, el de “Llego tarde, llego tarde”), que te describe sus emociones tal y como le vienen, a ráfagas. Y me divierto. Y me emociono.

    Porque, a los que somos reservados, nos gusta esto de echarles vistazos a la vida de otros, como voyeurs de sentimientos.

    Y si se escapan faltas, si se escapan otras cosas… ¿qué mas da? Cuando optemos a un premio literario, entonces.

    Y os agradezco los halagos, y los deseos de que me quede. Y muchísimo. Nunca han querido que me quedase en ninguna parte, excepto los tipos esos de la camisa blanca y la corbata, que te hablan todo el día de un tal Celofán o algo así. Gracias de veras.

    Y ahora, nuestra sección de crítica. El ojo humano lee mucho mejor, cuando se trata de textos largos, con letra negra sobre fondo blanco. Llama más la atención en letra blanca sobre fondo negro, pero por eso mismo, la atención se diluye si hay demasiado texto. Así que mi anotación es de caracter estético. Letra negra sobre fondo blanco. Y a ser posible, letra con remate, como la Times New Roman esa.
    2005.02.10 00:28

    Ratonero:
    Acabo de leer mi post anterior y ha quedado muy serio. Bórrenlo todo y pongan lo siguiente.
    Teta.
    Culo.
    Queso parmesano.
    Hombre bailando con pollo en la cabeza.
    Aaaah. Ahora me siento más yo.
    2005.02.10 00:30

    Carmen:
    Pues vale…
    A ver por partes, que vuelvo a leerte:

    ‘C’ es una persona virtual alucinante. La más alucinante que yo he tenido la suerte de leer. Y cuando yo estaba así como bastante K.O técnico me ayudó mogollón que existiera ese sitio dónde ‘refugiarse’, permanecer tranquila, lamerse las heridas de la vida y disponerse a remontar el vuelo sin tampoco tener que renunciar a vivir. Es que ‘Ce’ antes escribía igual pero era un poco distinta. Parecía rígida pero humana. Aunque a lo mejor esto también es una percepción erronea mía y lo que ha cambiado es la buena fe con la que yo solía tomármela

    De todas formas hizo que me gustaran dos palabras especialmente: Coño y follar. Eso que he salido ganando y perderle el miedo a los reprimidos, porque ella dice que se ríe de todo pero es que me río a la cara de todo llegado al caso. O sea que me río de verdad, y a lo mejor ella también aunque algunos nos parezca mentira

    ¿sigo vale?
    2005.02.10 00:45

    Carmen:
    Lo de Alicia muy bueno… jaja. Pero no te creas que yo iba confundir a ese conejo ni con Busbony ni con el conejito de playboy que aunque se me note también soy leída, ¿eh? Pero aunque no lo fuera … he visto mis buenas dosis de dibujos animados en la infancia. Aunque ahora no, ahora he de decir que me aburren bastante. Incluso los simpson lo siento. Pero yo es que tengo poca paciencia en general para la televisión, así que lo que no me gusta demasiado es la televisión. Prejuicios que alguno hay que confesar, ¿no?. Porque si no, ya me veo yo también como ‘el cerdo’ del señor de las moscas. ¿O era un paracaidista?. Y no me gusta nada la perfección, aunque me encante haberme marcado como meta algo llamado Areté :)

    (me falta pulir cera y dar cera, muchas muchas veces para eso, aclaro…)
    2005.02.10 00:50

    Carmen:
    Lo del celofán no termino de pillarlo pero es lo único. Lo demás creo que sí… y no, de veras tío que eres algo así como … no sé algo así … pero guay, que se te ve incisivo pero no canino y desde luego no te veo a ti llamándome en ningún momento ‘Perra’ si se me ocurriera enseñarte mi niña interior, bueno, más bien mi bebé interior Pero esto es un adelanto de lo próximo que tengo que contar y no se va a entender ahora. Ya, más tarde o mañana sigo…

    Y bueno, últimamente me han dicho que cuando uno esta bien… coincide con gente que también está bien y me parece que ahora los que estamos de parte de la felicidad, de la auténtica, del placer que supone la vida y de los objetivos de cumplirla pues de alguna manera nos encontramos y nos gustamos unos a otros. Creo que es eso.

    ¡Ah!, y a mí también me gusta hacer de voyeur. Soy las dos cosas una observadora y una exhibicionista. Pero no me llama la atención todo. Por eso visito muy pocos blogs. Y luego aunque quisiera visitar y conocer muchos… pues se me iría un tiempo que necesito para mí: egoísmo. Eso, para pulir y dar cera… Es una fallo, lo sé pero aprovecho para disculparme, ¿de acuerdo?
    2005.02.10 00:58

    Carmen:
    Sobre la crítica literaria en concreto:

    Mi amigo Hermes me ha dicho lo mismo más o menos unas siete u ocho veces… y a veces cambio los colores sí, pero a escarlata, por ejemplo, o rojo burdeos, así que estarías en las mismas. Nunca a blanco con letra a negra porque mi alma nunca es de ese color. Mi alma siempre es oscura y está en penumbra y este blog soy Yo.

    No sé puede tener todo Ratonero. ¿Querrías que le compiase el formato a ‘C’?

    Es que ya sé que no me dices eso pero sería algo así. Yo quiero escribir en Bookman antigua (aunque no si vosotros la veréis así, como yo la elegí) :)

    Besos y ahora desconecto.

    ¡Ah!, y que te conste a mí no vas a engañarme con eso del teta, culo, pedo, pis. Tú eres otro amante crepuscular. Es lo que significa eso.
    2005.02.10 01:03

    Carmen PS:
    (y paso de ponerme con lo de las fe de erratas .. porque iba a tener que escribir un güevo)

    No sé cómo puedo pensar tan mal cuando escribo rápido.
    2005.02.10 01:06

    Carmen:
    Bueno, vale sólo una

    *Compiase: del controvertido verbo yo compio, tú compias, él compia, nosotros compiamos y bueno ahora espero que regrese aquel que me dijo aquello de ‘Tu Bruto quoque’ ;)
    2005.02.10 01:11

    Ce:
    A mí este diario me encanta porque es como encontrarme en el otro lado. De alguna forma, somos tan absolutamente opuestas que nos encontramos en muchos puntos.

    Y sí, me río un montón. Y me encanta ser voyeur. Así, desde afuera, te leo, sabes que te leo, pero apenas dejo constancia de que lo hago. Como si dejaras la ventana abierta y yo te mirara desde otro edificio.

    Un beso.
    2005.02.10 02:03

    Carmen a Ce:
    Un beso Ce :))
    2005.02.10 02:18

    Gatopardo:
    No, pensé en hacerte una reflexión sobre tus escritos desde el punto de vista de una correctora de estilo; pero después de leerte torrencialmente, he decidido con toda sensatez, que no me molesta ni ese injerto de haber y abrir que es “habriendo la puerta”, porque forma parte de una creatividad que nada tiene que ver con la ortografía.
    Siente mi abrazo cómplice y tiernísimo en este juicio y en el que asistes en una sala del Juzgado, querida Carmen.
    2005.02.10 10:54 email: gatopardoblog (arroba) gmail.com

    Ratonero:
    Lo del Celofán. Como dijo el Joker: “Si tienes que explicar un chiste, es que no hay chiste”.

    Lejos de mi ánimo el agraviar a Ce. Creo que es una persona fascinante. En todo punto. Una mezcla perversa entre Nin y Dorothy Parker. Pero al mismo tiempo (que conste que la leo desde hace poco), la veo aguantando un pábilo vital muy muy débil, que se apaga y la va apartando poco a poco de todo lo que le rodea, dejándola como una observadora hastiada. Y me da la sensación que tuvo que ser, en algún momento, una persona con una pasión suficiente como para incendiar el mundo. Y me da la sensación de haber llegado cuando la hoguera ya se ha apagado y sólo hay ascuas, y da rabia. Pero claro, algunas veces confundo el personaje con la persona, y así me va.
    Estimada Ce, le ofrezco contrito mis disculpas si en algo la he ofendido.

    A mí, hace seis años se me llevó la antena de la tele un vendaval y aún no he subido a ponerla. Pero sí, veo muchos, muchísimos dibujos animados. Veo a Bugs Bunny, al Coyote, a todos los de la Warner. No me gustan los de Disney, porque temo pillar una diabetes con tanto azúcar. Me encanta el humor referencial de Futurama, el absurdo de Padre de Familia, la crítica visceral de South Park. Me gusta ver los hentai japoneses con colegialas tragando pollas como sables y monstruos ninja. Y me gusta Xena, y Farscape y Firefly.
    Y las novelitas de terror y ciencia ficción, esas de viejo. Esas de a duro, que aún se encuentran perdidas en oscuras tiendas de segunda mano, con olor a papel ajado y moho y palabras perdidas. Sí, esas novelillas con títulos tan sugerentes como: “La Casa de Satán”, “El Diablo de los Dos Mil Ojos” o “Belcebú No Paga el Alquiler”.
    Y los tebeos. Muchísimo. Mi vida rota alrededor de esos engendros con dibujitos y palabras. Y los libros.

    Lo malo de hacer lectura rápida es que un libro le dura a uno tres o cuatro horas, cuando hay libros que a uno le gustaría que durasen casi (sólo casi) eternamente.

    ¡Pero qué voy a ser yo crepuscular! ¡Si soy aún un pollo jovencito! ¡Llevo camisetas de Batman, chanclas, bermudas incluso en invierno y ninguna cana en mi fastuosa mele… en mis greñas!

    Maldición. Me he visto una cana hace un rato.
    2005.02.10 11:17

    Ratonero:
    Llevo unos días de lo más egocéntrico. Todos los post son “Yo, yo, yo, yo”.

    Por favor, que alguien me dé con un palo en la cabeza.
    2005.02.10 11:19

    Carmen:
    Esta bien Ratonero. Pof!!! Son tres mil :)

    ¡Baroja! Viva la madre que te parió. Pero no veas que problemas estoy teniendo para inventarme eso como lo de ‘él aureaba en su pristilo’, tú ya me entiendes y ahora después de cierta noche, lo necesitaría. Necesitaría que existiera ese lenguaje distino, así que a ver como me voy añando sin leer a Cortazar porque entonces correría el riesgo de COMPIAR ;)
    2005.02.10 12:35

    PaquiLou:
    Carmen, niñaaa, este “Ratonero” es la rehostía, qué tio con más ingenio, es un tesoro..Mi niña…anota…” este a la lista de “amantes crespusculares” si no es pá tí, es pá mí…..jajajajaja un gran beso….
    2005.02.10 19:23

    Ratonero:
    Me halagas sobremanera, PaquiLou. De veras. Acaba de engordar tanto mi ego que ahora peso más de once arrobas, un peso ideal para que el cochino pase al matadero.
    Pero amiga mía, soy un amante horrendo. Mis escenas de sexo deberían titularse “Mr. Bean intenta follar”.
    Lo de crepuscular va bien. Me coloco lentamente delante de la lámpara e imito muy bien el crepúsculo.
    Lo del ingenio no te llames a engaño. Todo lo copio de un libro. En serio. Uno muy grande, que tengo justo al lado. Se llama “Sea popular y consiga chicas millonarias bisexuales por internet”. Aún voy por el prólogo.
    En serio, gracias por el halago y el espaldarazo a mi ego. Tienes un café pagado donde quieras.

    Aunque a mí me gusta más el colacao.

    …Desayuno y merienda ideal…
    2005.02.10 20:02

  2. candelaarias Says:

    Visualizaciones 151

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s