TAN DISTINTAS

febrero 11, 2005

El teléfono permanece mudo. Nora dijo que me llamaría cuando llegase a casa pero no lo hace. De todas formas me dice que tiene que dedicarle la tarde a Yago, así que lo más seguro es que no me llame para salir.Aunque antes, a la hora de comer, cuando yo menos podía atenderla me llama desde el trabajo. ‘Chica, estoy muy disgustada’, me dice. ‘He visto las placas de mi hermano y tiene… y además… y por eso… y claro, encima me dice que él no puede perder el tiempo pasando consulta, que tiene que trabajar, que me haga cargo yo de los resultados, pero no es el menisco, como él cree, son más cosas, fibromas, tumores benignos pero tumores y no le va a quedar otro remedio que hacerse una gammografía y…’. ¡Ay! y yo suspiro con cansancio porque recuerdo que cuando me dieron a mi cita para la mía hace la tontería ya de ocho años, me negué a ir. Me negué terminantemente porque me importaba un carajo saber el resultado. Me dije: si te metes más en ti y en médicos no sales, así que enamórate, haz lo que sea, aprende a danzar balinés, el pino, pero olvídate de la salud y vive. ¡De una puñetera vez: Vive! Y eso me limité a hacer. Así que contabilizo que han sido dos desgracias familiares esta semana (omito la tercera que fue un agujero que ‘Tara’ hizo en la pared a mala hostia con las tijeras, la semana pasada y que ella descubrió el lunes cuando la niña estaba de vacances esquiando en Cerler): el embarazo de la hermana mayor, esa que ya no se va de la casa de su suegra y seguirá catando a las vacas hasta la hora misma de dar a luz y hasta la tumba si me apuras; e imagino que después de todo no se irá porque no se les ha acabado ‘la casera’ (¿te acuerdas del anuncio?). Y la rodilla del hermano gemelo que no vive en la casa de sus padres pero vive en la de sus suegros y se lleva a matar con los consuegros del otro hermano porque no le gustó el apaño que le hicieron con la calefacción; sí, los consuegros del que si vive en la casa de sus padres y hace poco perdió a Lucía, aquel bebé que nació con ‘el síndrome de Pateau’ y está casado con una neurótica de la limpieza que además trabaja de limpiadora en el hospital dónde debe pasárselo pipa. Y ella cómo no tiene problemas personales a no ser el del aburrimiento que la está matando pues nada a buscárselos, como siempre, para entretenerse. Y bueno una aquí desahogando porque a ver dónde me quejo yo sino de la lata que me da Nora con lo de sus cuitas familiares, cuando yo paso tanto de las mías que hasta me da vergüenza. Pero antes de que cuelgue le digo:

– ¿Oye? que… ayer conocí a alguien.

– ¿Quieres decir a alguien más? ¿A alguien distinto? ¿Y por Internet?

– Sí, más o menos

– ¿Cómo qué más o menos? ¿Pero lo conociste o no?

– Pues a ver cómo te lo explico. Tú sabes el paseo que damos siempre cuando vamos hasta S, ¿no?

– Sí, claro

– Pues la cosa fue que cuando llegamos a ‘La Polca’ que era donde íbamos a tomar el café estaba cerrado y yo le propuse dar un paseo hasta ‘La peña’, hasta el mirador porque él no lo conocía y nada lo que pasó es que acabamos follando allí…

IMAGEN

– Te odio. Te juro que te odio. Bueno, yo lo flipo todo contigo. ¿Pero cómo me puedes hacer esto a mí, con lo jodida que estoy?

– Pero Nora, de verdad que esta vez no se me había ni pasado por la cabeza que podría suceder algo así.

– Bueno mira, ya me lo contarás, o mejor no sé si no. Es que a ti parece que ya no hay quién te pare. Cogiste carrerilla y no dejas uno vivo.

– ¡Ostras Nora! pero yo no tengo la culpa. Es que no lo pude evitar. Fue tan inocente, tan imprevisto, tan alucinante…

– Y encima me dirás que el tío estaba bien, ¿no?

– Pues más o menos sí. Vamos que sí, que me temo que te gustaría a ti y a cualquiera. Metro ochenta y cinco, moreno, con el pelo largo y ondulado, atractivo, 41 tacos pero que parecen 38, con cuerpazo, o sea súper atlético, así como tipo Carlos, ese al que le olía el pecho a madreselvas y no te lo pierdas: conversador, agradable, franco, ‘nada pijo’… buen amante y hasta besa pero que de vicio.

– Veeenga, anda… ya hablaremos que estoy trabajando.

Y este viene a ser un claro ejemplo de que las cosas que solemos contarnos mi amiga Nora y yo por teléfono.

Yo me paso la vida hablándole de sexo y ella se la pasa hablándome de muertes, bodas, bautizos, funerales, ordeñamientos, enfermedades

(para ella siempre hay alguno de la familia que necesita ir al psicólogo, bien sea ‘P’ que se dedica a meter la polla en los tubos de escape de los coches y no sólo ahí, y sino que se lo pregunten a las cabras de los alrededores de su pueblo, o a mear en los enchufes de los hoteles, o el suegro de ‘D’ que ya de joven era pirómano, o su hermana pequeña la que es perito y que sospechamos que aún es virgen a los 35 años y a quién nosotras queríamos presentarle a Max y que seguimos creyendo que hubiera sido un acierto porque Pili tiene asumido que es ‘lo máx de lo máx’, y a mi ex-amante le estaría pero que de puta madre condenarlo a pasarse un par de horas con ella para que se sintiese como aquel usurero del Cuento de Navidad de Diquens y luego nos invitase a Pavo, y…).

Y lo último que la trae hablando sola es lo de que su madre quemase hasta el bastón del abuelo a la semana de morir. Y yo le digo: ‘Nora, tía yo no lo veo tan rato. Peor es lo de mi abuela que lo guarda todo, y tengo miedo que hasta guarde los calzoncillos. Y mi abuelo cascó hace la friolera de 20 años’. Pues eso es que no lo quería, me contesta ella indignada. Es que Nora no puede ver a su madre pero esto me hace acordarme de algo que tenía pendiente y se me había olvidado escribir. Resulta que por las Navidades Nora me contó un sueño que había tenido su abuelo y que le había impresionado mucho, también aparecía la madre y había una cesta y un río y cuando acabó yo sólo sé que le dije: ‘Esa es la muerte que está llegando y avisa, Nora’. Y el buen hombre no tardo ni cuatro días en morir.

Un beso para su abuelo para que descanse en paz y otro con mucho cariño para el mío :)

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

P.S: En los comentarios he dejado unos link a través de los que se pude visitar EL LUGAR 11/02/2005 18:35. Tema: Diario. #. .Nota (sabbat):
Cuando el abuelo de Nora tuvo aquel sueño, gozaba de un perfecto estado de salud.
2005.02.11 18:38

2 Responses to “TAN DISTINTAS”

  1. lasalamandra Says:

    Su:
    “Cogiste carrerilla y no dejas uno vivo” pues yo te deseo de todo corazón que sigas con la carrerilla y no dejes títere con cabeza.

    Que te lleves por delante todo lo que te apetezca y te dejen llevar y que vivas todos los días que te sea posible con esa estúpida sonrisa de felicidad tatuada en la cara.

    Además, ¿como vamos a saber si alguien besa de cine o de puta pena si sólo besamos a uno? ;-)

    Un beso lleno de envidia de la buena.
    2005.02.11 20:44 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

    Odalys:
    Preciosas fotos, me recuerdan las fortalezas del Morro y la Cabaña, en la Habana; te encantarían las vistas de la ciudad y de la bahía :)
    Tal vez a cada persona le llega el instante de “¡De una puñetera vez: Vive!” y lo hacemos por un tiempo o lo ignoramos.
    Anoche ví a un hombre tirado en la calle, un auto lo atropelló y el chico que conducía lloraba. El señor tenía el pelo blanco, alzaba la mano derecha y al llegar la ambulancia, se lo llevaron, al parecer los golpes le lastimaron su hombro y cadera izquierda. La mano levantada me devolvió a los 18 años, una noche en que mi “mama” (bisabuela) intentaba tocar algo indefinible mientras sus ojitos muy azules se volvían de cristal. Esa fue la primera noche que “sentí” algo.
    Escogiendo, mejor hablar de amores.
    Besos :)
    Oye, te quiero enviar un poema pero por acá quedaría largote, te importa?
    2005.02.11 21:04

    sabbat:
    ¿Y qué fue lo que sentiste Odalys? ¿O es indescriptible? Yo prefiero no acordarme de lo que sentí cuando murió mi abuelo. Mi primer muerto cercano. Mi único muerto no animal

    Y un poema, pues claro que sí. Da igual lo largo que sea pero si te apetece enviármelo a mi hotmail y que yo te lo edite acá… pues hecho

    Un beso :)
    2005.02.12 02:30 email: sabbat1267 (arroba) hotmail.com

    Ratonero:
    Ratonero viene borracho.
    Ratonero no se encuentra bien consigo mismo.
    Ratonero cree que ha estado haciéndose el graciosillo interesante.
    Ratonero hará acto de contrición.
    Cuando esté sobrio.
    Ratonero tiene muchísimos defectos.
    El hacerse el centro de atención es uno de ellos.
    Ratonero estuvo muerto una vez unos minutos.
    Hay algo, sí.
    No sé definirlo.
    2005.02.12 02:44

    sabbat:
    Ratonero, el papel de graciosillo interesante te queda bien. No te preocupes por eso. Y tú tranquilo que yo por lo menos te supongo los mismo defectos que a todo el mundo, o sea los pertinentes. Y con respecto a lo de centro de atención.. bueno, pues yo no soy la más indicada para decirte nada, que te eche la arenga otro que tenga menos tendencia a eso. Y bueno lo de la muerte es muy interesante, si te apetece compartirlo…

    Buenas noches
    2005.02.12 02:55

    Odalys:
    Linda Carmen, te cuento lo que sentí aquel día. Desde un mes antes, un día que la ví, se me cruzó una idea por la mente “la próxima vez que la vea, será la última” y no volví a visitarla, lo hacía cada semana pero aquella idea era estúpida y a la vez me daba miedo, eso no lo puedo explicar.

    Pero un día, salí de la escuela y ya no pude más, no le avisé a mi mamá que llegaría tarde porque era más fuerte que yo, tenía que ir. Cuando iba subiendo las escaleras, escuché un grito de mi tía y cuando llegué corriendo me dijo, “Mama acaba de ponerse mala”; lo recuerdo como si fuera un sueño, ella tranquilita en la cama, viva (era una viejita preciosa, con el pelo muy blanco, su piel blanca rosada y los ojos más azules que he visto). Llegaron los de la ambulancia y la bajaron sentada en su taburete, porque era tan delicada que temían “romperla”, me dije yo.

    Abreviando… me fui detrás al hospital y la tenían en una sala con oxígeno, como un tubito plástico a la entrada de su nariz, estaba viva pero su mano izquierda hacía por tocar algo indefinible, tal vez porque era una pared que ella no reconocía. Yo pregunté “se pondrá bien?” y alguien detrás de mí, dijo bajito “no creo, tiene los ojos vidriosos”, fue entonces cuando reparé en su mirada, como de cristal. Eran cerca de las 9 de la noche. Me fui a casa con un nudo en el pecho.
    Me puse a ver la tele pero mi mente no estaba ahí y como a las 11, “sentí” y le dije a mi mamá: “mama se murió” y ella me dijo “cómo lo sabes?” y le dije “de pronto he sentido paz, se desató el nudo y no sé bien, como si me hubiera liberado, eso, paz”. Ella me miró sin espanto como si me creyera y nos fuimos a dormir, recuerdo que dormí tranquila. Al día siguiente, mi padre me fue a buscar a la escuela y cuando se acercaba le dije al profesor y al escucharlo mi papá se alarmó y me preguntó “quién te lo ha dicho?”, le pregunté “cuándo sucedió?” y dijo: “anoche, poco después de las 11”. Esa fue la primera vez.
    No fue la primera persona que ví muerta pero sí que sentí y no lo recuerdo con horror; cuando digo que siento paz, es por esa sensación tan especial. Claro que la lloré mucho, tenía 98 años pero fue como si entre nosotras hubiera existido una “conexión”.
    Besos :)

  2. candelaarias Says:

    10 visualizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s