LA HISTORIA DEL 406

febrero 18, 2005

Y esa misma tarde le digo a Guernika que me debo haber hecho vieja porque prefiero la comodidad del sexo a la antigua agresividad que tanto disfrutaba del juego. Y es cierto, entre que parece que me he curado de la violencia, lo poco que voy debido a lo desmotivada que estoy por las heladas nocturnas y lo aburrido que es ver siempre las mismas caras de asco y escuchar siempre las mismas conversaciones patéticas sobre lo que deberían hacer los jugadores del Real Madrid y los del Barcelona, y lo mucho que me merma físicamente esta contractura constante, sumado lo hedonista que me he vuelto comparada con lo espartana que era antes para los entrenamientos y lo duro que golpean ahora los de la nueva hornada… Sobre todo B, el hijo de Guernika, un mozalbete de unos 20 años, más de metro ochenta y sobre los cien kilos de peso, las clases se han convertido en un pequeño suplicio que ha hecho casi que las abandone del todo. Y Guernika me sugiere que nos veamos como antes pero luego sale corriendo de la cancha y me parece que elude el que hablemos más del tema, aunque dos minutos más tarde cuando me lo tropiezo por el pasillo descubro que ha intentado negociar con su hijo lo del coche. Resulta que ha vendido su peugeot y ahora tienen un coche familiar para todos, y vive a expensas de que su hijo no lo necesite y se lo preste.. Y creo que sé lo que ha ocurrido. El coche ”lo compró por mí” para que tuviéramos un lugar dónde encontrarnos. Y cuando se le desbarató la relación que mantenía con su antigua amante, ocho años de relación con la tiparraca que me precedió (es que me hizo anónimos telefónicos a casa de mis padres, por eso la llamo así) y que seguramente ha sido ‘LaMujerMasImportanteDeSuVida’, a él cuando hice acto de aparición en su panorama con mis 30 recién cumplidos era evidente que le gustaba yo más de la cuenta y eso ella, que tendría aproximadamente mi edad de ahora, no se lo quiso o no se lo pudo perdonar, le dio la ventolera de sacarse el carné de conducir , como decía él: ‘a mis 41 años…’ y se compró el coche que acogió nuestra tormentosa relación y en el que yo acabé por despertar al Deseo… eso que le tengo que agradecer porque mi liberación ocurrió con él. Guernika era tal atajo de problemas y complejos sexuales que me provocó la mayor de las ternuras y la más plena de las combatividades. Y recuerdo fue por abril del año pasado cuando le escribí la siguiente carta a Lemprier, contándole esta historia:

Se sentía frustrada, derrotada por completo en el terreno en el que ella creía ser una experta… ‘La lentitud’ y eso a la vez era algo paradójico porque era una mujer rápida en extremo pero no para las relaciones… sus relaciones tenían que ser como una pavana y los movimientos más cuidados y lentos cuanto más se estrechaba el cinturón de lo íntimo.

Pero con él eso siempre había sido imposible… nunca era ella la que lograba establecer el ritmo, y eso quizás suponía un último reto porque todo lo demás…

Así que el viernes tarde cuando él, también con desgana de verla, la llamó ( había descubierto a partir del pasado mes que no existía nada que ella pareciera querer y con lo que él pudiera negociar, y el único ‘ajuar de novio’ que podía ofrecerle a esa mujer era la decadencia más absoluta… ) ella fue a su encuentro distinta, menos dispuesta a ser complaciente y sí más sincera… franca hasta médula que no cruel, aunque esto último sería inevitable porque todos sabemos que la Vida a veces lo es y siempre termina por serlo…

Y llovía… pero no con tantas ganas como por la mañana así que pensó coger el paraguas pequeño, uno azul de bolso, más manejable… el coche lo agradecería…

Y él la esperaba en el lugar de siempre, la estación de autobuses pero un autocar le ocultaba y eso permitió a la mujer aparecer por sorpresa. Cuando la advirtió ella se limitó a sonreírle (se dio la orden interna) y disponerse a cerrar el pequeño paraguas pero… éste le había dado problemas desde el primer día que lo compró hacía un par de meses; de vez en cuando resultaba imposible cerrarlo y había que forcejear con él durante varios segundos, a veces casi un minuto… ¿Se entiende lo que dificulta eso la elegancia de los movimientos?. Y él la estaba mirando, era un hombre muy impaciente para los pequeños actos cotidianos, aunque lento para las decisiones serias… Y ella lo intentó una y otra vez y otra y otra más y …

… La mujer comenzó a irritarse y viendo que a más irritación, más resistencia oponía el paraguas respiró hondo e intentó cerrarlo con calma por última vez; y el mecanismo pareció ceder pero entonces las varillas se negaron a doblarse… ¿Ah sí?. Y fue cuando siguiendo el impulso dobló la barra metálica y lo lanzó en un gesto de desprecio por la espalda y por los aires abandonándolo a su suerte.

La cara de él era un poema. No había dejado de mirarla ni un sólo segundo y cuando la mujer abrió la portezuela del coche él sólo le dijo: ‘Yo alucino. Yo contigo acabo de alucinarlo todo’.

– Pero chico, qué quieres.. Me estaba dando problemas. Me ha dado problemas desde el primer día que lo compré y hoy terminó por hartarme… además creo que ya te dije que no quiero problemas y que todo lo que me los de se va a tomar directamente por el culo.

Bueno, y lo demás ya puedes imaginártelo… El coche se puso en marcha, el asombro no les abandonó, la conversación siguió tensando un poco más las cuerdas y … cuando él le dijo que aquel sería un día que habría vivido como si no lo hubiera vivido porque no sucedería nada nuevo… una mujer le hizo el amor por primera vez en casi cincuenta años y él no se atrevió ni a moverse… el temor a parecerse a un pequeño paraguas para la lluvia le inmovilizaba y fue así como él llegó a conocer los extremos de la dulzura y ‘la lentitud’ …

Y aquel día fue el día en que creo descubrí la importancia que tenía para mí el sonido de mis propios gemidos... Esa parecía ser la clave de mis ritmos y aquello no fue follar solamente, bueno que digo follar; Guernika como polla es un desastre pero a lo mejor era por eso por lo que más me gustaba porque podían ser 50.000 cosas pero seguro que lo que iba a ser no era sólo sexo genital. Y yo he tenido pollas muy buenas entre mis piernas, ejemplares fastuosos, la de L., mi amante casado, L. V. Y con el que estuve como con aquel J. de mi infancia, por pura imposibilidad de estar con William Enol, que era con quién quería estar de verdad y con quién deseaba satisfacer mi necesidad sexual y mi hambre de afecto. La de mi novio ‘T’, el que me dejó preñada con tan sólo 17 jodidos años, la de Coga alexitímico, increíblemente incansable. Siempre ha funcionado muy bien con esa parte de su anatomía. Era muy buen amante mientras no le pidieses lo que no podía darte, lo único que yo demandaba: intimidad. Y la de Max, que de veras era fabulosa. Tampoco sé si podría llamar a eso, ya a estas alturas, ‘hacer el amor’ ¿porque qué es hacer el amor? y sin embargo con el amante crepuscular lo entendía.

Menuda paranoia que me dio con aquello de ‘Haz el amor y no la guerra’, que por fin me parecía haber pillado y lo de la hippie sonriente y que en mi primer lance con la marihuana me parecía el colmo de ‘la iluminación’.

Y pobre amante crepuscular menuda vara que le di con la historia, y qué vergüenza debería de darme todavía ahora pero que va, al contrario, precisamente porque terminó por dármela entre sus brazos y por lo mucho que se río del mí él entonces… es que el amante crepuscular me gusta tanto como me Gusta.

peugeot 406

Y Guernika me dice que tenemos que quedar por la mañana pero que no puedo ponerle excusas. Aunque eso sí procurará avisarme el día antes e iremos al faro y yo le incito a que me toqué porque también me dice que está totalmente empalmado en ese momento pero él a eso me dice que estoy loca, que todos nos observan y que no son tontos. Es mentira, ellos están a lo suyo pero sí que en los cientos de viviendas que quedan del otro lado de la calle alguien podría vernos y es quizá eso precisamente lo que a mí tanto me excita, y me dice que ya me tocará bien tocada cuando esté conmigo, y yo le aviso de que ando con la regla, ‘aunque para lo que tú y yo hacemos…’, le digo cínica, ‘tampoco es necesario que la deje de tener, ¿no crees?’. Y él me dice: ¡Hombre!, para lo que hacemos… dicho así’. Pero eso sí, aunque no quiera tiene que ser realista y los dos sabemos lo que hay y cuando voy a irme me detiene y entonces me dice que el otro día ha estado follando con ‘una’ y lo dice así pero que en lo único que él podía pensar era en mí. Y que me imagine lo que eso significa. Supongo que debería de sentirme halagada por ello, aunque lo único que quiere, creo yo, es matar dos pájaros de un tiro y hacerme saber que también él ha encontrado a alguien con quién ”follar’ y con quién sustituirme y entonces se da la vuelta y echa a andar y yo también me voy pero mientras le escribo un mensaje:

Pues cuando vuelvas a follar con ella… me llevas a mí y nos la follamos juntos. ¿Te apetece?

Y luego cuando ya casi alcanzo la altura de la casa de mis padres. Me he pensado mejor lo del faro y le escribo otro:

Pero tenemos que ir a otro sitio porque allí arriba como yo me quiero correr contigo no se puede. ¿Qué tal P? Un beso

Y al día siguiente, el martes, me lo he pensado mucho mejor y le advierto que el miércoles no podré, que tampoco es que sea falso, no podría y él ya opta por la postura de siempre, la del pelargón, como la llamó yo porque me cae gordo de tan gilipollas que se pone. Y ni aparezco esa tarde, ni he aparecido la de ayer, ni lo haré, lo más seguro, la de mañana. En realidad para echarnos unas risas pues bueno, si hay humor… pero para que me cuente la batallita de Las Navas de Tolosa y se me ponga cruzado y sea a mí a quién terminen por cruzárseme los cables pues como que no.

Y cuando Guernika cree que ”me ha perdido” pues decide hacerse viejo definitivamente (ya es abuelo hace dos años aunque al nieto no lo han visto ni en pintura) y vende el coche porque seguro que piensa que se gasta más en él del uso que le da y para lo que le sirve. Además es que el tío es un rata… bueno, como Max, porque él mucho criticar a su amigo Fernando pero luego lo único que le preocupaba era el dinero que iba a gastarse en esas vacaciones de esta semana en Cádiz para conocer a su novia gaditana. Y me decía: ‘Bueno, es que a ti si la historia con ese amante crepuscular te salía mal ¿qué invertiste en ella? Pero yo es que es mucho dinero’. ¡Ay que joderse! Y yo mi fe. Los restos que me quedaban de ella. O sea Todo. Que es en lo único que yo he sido verdaderamente rica y en lo que me he arruinado en estos últimos tiempos. No sé qué habría sucedido si me hubiera roto en aquella cita de finales de enero de nuevo. Porque ahora ya no sería lo mismo claro, ahora he descansado, he sido feliz y me siento fuerte y restituida. Y aunque sólo resultara ser una tregua, como aquella de Benedetti, sé que habrá merecido por completo la Pena.

Un beso.

18/02/2005 02:50. Tema: Diario. #. .

2 Responses to “LA HISTORIA DEL 406”

  1. lasalamandra Says:

    Restallón:
    No sé por qué, leyendo los nuevos capítulos de tu vida, creo tener a veces una sensación de dejà vu. Quizá es porque últimamente todo lo que pasa a mi alrededor me parece una rueda, que gira 360 grados.

    Las treguas son respiros, que a veces conducen a una nueva batalla (como la calma que precede a la tormenta) y a veces a la paz. ¿Qué es lo que más te gustaría, la paz o una nueva batalla? No creo que estés hecha para la paz, aunque quizá te gustaría :-)

    Del amante crepuscular me alegró lo que descubriste, pero todos sabemos, sabíamos, que algún día habría, habrá, cansancio o agotamiento. ¡Lo que no imaginé fue una experiencia telekinésica, una alucinación casi real! Uau ;-)

    Te veo en constante, egoísta y generoso aprendizaje de hombre en hombre (o mujer), alimentando tus propios pensamientos/sensaciones. Pero soy dado a imaginar y eso me conduce a errores: nadie es dibujable, definible. Lo malo es que, además, no tengamos una dirección, un sentido. Sólo un caminar, hacia ninguna parte.

    Me ha encantado lo del beso como si tuvieras flores y pompas de jabón en la boca. Fresco y burbujeante :-)
    2005.02.18 13:30

    Carmen:
    Me voy a comer pero me gustaría que antes me definieras para lo que yo pudiera entenderlo qué es eso del dejà-vu. Lo he escuchado utilizar varias veces a distintas personas pero ni siquiera sé si a mí me ha ocurrido alguna vez o me ocurre.

    Luego te leo :)
    ciao.
    2005.02.18 13:57

    Su:
    ¿Puedo meterme, si verdad? a la espera que Restallón conteste, te explico me particular definición de dejà vù o cómo coño se escriba. Etimológicamente significa “ya visto” o ya vivido o algo así (ahora no recuerdo, sorry). Leí que era un error del cerebro, que en vez de almacenar algo como vivencia lo almacenaba como “recuerdo” por eso cuando lo estamos viviendo es como si ya lo hubiésemos vivido.

    ¿Nunca te ha pasado? A mi si, muchas veces y es la hostia, es una paranoia porque justo cuando acabas de oír, decir o ver algo piensas “joer, estó ya pasó, ya viví esta situación otra vez, sabia que oiría, diría o vería esto”.

    Y no es porque una situación se repita siempre eh? no se considera deja vú que cada vez que llegue al trabajo me encuentre cosas sin hacer ¿eh? esa es una situación que se repite a menudo y que vivo una y otra vez, pero no es lo mismo.

    Un beso que me piro a currar.
    2005.02.18 14:19 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

    Restallón:
    “Dejà-vu”, ya visto con anterioridad. “Su” habla del fenómeno psicológico del “dejà-vu”, una especie de fantasma o espejismo, que nos hace creer que ya hemos vivido una experiencia presente, aunque no sea verdad. Eso nos ocurre a todos alguna vez (yo ya estuve aquí, yo ya conozco este paisaje, yo ya he visto a este tipo, siendo falso). No entiendo mucho de psicología, pero supongo que tendrá que ver con alguna experiencia similar que permanece en el subconsciente, o con algún sueño. Tal vez sea lo que dice Su, un accidente o error del cerebro. No lo sé.

    Yo pensaba en el dejà-vu ordinario, tal como lo utilizan a diario los franceses. “Cette collection de mode a quelque chose de dejà vu”…, dicen cuando un diseñador lanza una colección de modas que tiene un aire de ya visto… porque se inspira en (o plagia a) una colección anterior, propia o ajena. Yo sólo quería decir, Sabbat, que nuestra vida tiende a ser rutinaria y repetitiva. Y que tú has destruido la rutina, pero quizá le has sobrepuesto otra, totalmente distinta a la de la gente corriente. Tengo miedo de que, escrito así, interpretes mal lo que digo. Dicho a lo bestia, tu rutina actual es ,,, yo qué sé: Max-GUERNIKA Amante_Crepuscular-Max, tu marido, Amante, recuerdo de un amor adolescente-Pablo-esa_chica_que_te_pone-Crepuscular-SMS para ver si surge un Max más atractivo… Perdona, seguro que es un error, porque tampoco te leo todos los días, no me sé todos los nombres ni todos los capítulos ni párrafos de tu vida.

    Sólo quería decir que te leía tus últimos “post” y me parecía que eran variaciones sobre “capítulos” tuyos anteriores. Y quizá me sorprendió porque de ti todo era inesperado y extraordinario, mientras que de la mayoría de nosotros todo es repetitivo y previsible, en nuestras grandezas y en nuestras miserias. Tú no eres previsible, pero sí que pareces moverte circularmente. O eso me pareció. Y posiblemente me equivoque. Y, por otra parte, tampoco tiene la menor importancia. Porque tu círculo, si es que existe, es totalmente distinto al de las personas resignadas, como somos muchos de los mortales.

    No te enfadas, ¿verdad?

    Ah… he dejado fuera del círculo lo de “follar”, porque el Crepuscular te ha alterado la noción de eso. Creo (vaya, sólo imagino), que tienes una percepción más amplia. Aunque esos saltos cualitativos ya te han pasado en varias ocasiones, en distintos episodios de tu vida, por lo que he podido leerte.

    :-)
    2005.02.18 16:57

    sabbat:
    Claro que no, Restallón pero no puedo pararme ahora con esto… más tarde, mañana, … seguro. Es muy interesante lo que observas pero yo nunca dije que no fuera círcular por completo. Es más … no me gustan nada pero que nada las sorpresas, otra cosa es pero bueno, ahora no. En otro momento :)

    Buena tarde.
    2005.02.18 17:22

    sabbat:
    Ya, restallón. Te he contestado pero me ha costado, ¿eh?. Aunque tú no tienes que leértelo :)

    Sólo son mis ejercicios espirituales. No los tuyos.
    2005.02.19 23:57

    Hermione:
    Me encanta la historia esa que le contaste a Lemprier :)))

    Yo, que hasta si, en defensa propia por supuesto, mato un bicho horrible, le doy digno enterramiento… en la papelera.
    ¿Así que es así como aparecen paraguas, medias, móviles y objetos varios abandonados en las calles, no? :)))
    2005.02.20 01:37

    sabbat a Hermione:
    Y a mí me gusta que te guste Hermione pero no acabó ahí. Recuperé el paraguas al día siguiente y lo guardé durante algunos meses con su mancha de aceites de autobús. Lo guardé para que él recordase en su momento que después de todo, viejo y roto y desvencijado, como el mismo, tampoco me olvidé de él :))

    Un beso.
    2005.02.20 02:45

  2. candelaarias Says:

    14 visualizaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s