A LA PREGUNTA DE:

febrero 21, 2005

Solo hay una definición posible de adicción: algo que hace sufrir y resulta incontrolable… ¿Puede el sexo, cualquier tipo de sexo, entrar en esa definición?

Luis Muiño

Supongo que podría entrar en esa definición. ¿Por qué no? Un ejemplo: yo creo que la Marla Singer del ‘Club de la lucha’ sufría por ella… Tampoco es lo más común. Lo más común no son los personajes extremos ni las necesidades compulsivas extremas. Lo más común somos el común de los mortales. Esos que no solemos confesar lo inconfesable

Yo tenía un amigo que en época de exámenes se masturbaba hasta 17 veces y estaba muy preocupado por ello. El problema no era que necesitase aliviar la tensión de esa manera y lo consiguiese. ¡Que guay, joder sin falta de pastillas y nada. Uff con sus dos manos! El problema estaba en que él veía esa necesidad como un problema. Y yo que también era bastante compulsiva con el tema… Me gusta acariciarme el coño pero no lo considero un problema y a veces lo hago inconscientemente pero no siempre se tiene la suerte de dar con alguien que te lo excite y te lo acaricie durante horas… Yo lo hago hasta para dormir. Si lo demás no funciona, aunque no me apetezca el sexo me acuerdo de eso, un truco infantil

Y había una niña autista en el campamento. Un día alguien me dijo: ‘Mira, esa es la que se masturba todo el tiempo’. ¡Claro, tema estupendo para las comidas! ¿Cuánto invierten los demás en el sexo o en tocarse el coño o los cojones? ¿Y tú? Porque no te preocupas de alimentarte y deja de importarte lo que nos tocamos ella o yo

Así que pienso que se puede ser adicto a todo y a nada. Pero lo que no deberíamos consentir es que lo reglaran en los documentales que se emiten por televisión. Pan y Circo… y hala, a los leones

¿Algún gladiador con morbo por aquí que se atreva a intentar calentarme a mí a través de una webcam? Eso sí que estaría bien para variar. Aunque yo me temo que soy muy fría para el cibersexo, así que sería todo un reto estarme quieta delante de una pantalla aguantando eso. ¡Qué aburrimiento! Pero también decía Alberoni que las mujeres miramos más a las mujeres con ojo estético que con ojo erótico. Y puede que también miremos a los hombres así

Un día, hace años ya, un tío se me masturbó por webcam delante de mí y luego se enfadó mucho porque escribí que me había parecido un mono cascándosela. Un mono atrapado en una jaula hecha de ‘bites’, un mono desnudo… ¡qué tristeza! El cibersexo me hace sentir doblemente sola, porque son dos soledades que se suman: la tuya y la mía y eso resuena dentro de una manera terrible, como una tormenta encerrada en el pecho que asusta, como la de anoche… Por lo menos a mí.

Un beso

 imagen

3 Responses to “A LA PREGUNTA DE:”

  1. lasalamandra Says:

    Una vez me preguntaron que por qué perdia tanto el tiempo escribiendo este tipo de comentarios larguisimos en otros post…

    Pero este era el motivo.
    Porque eran míos…

  2. lasalamandra Says:

    Adicción. La búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias psicotrópicas, aunque, de manera más genérica, se aplica también a diversos hábitos que son nocivos, pero que resultan gratificantes para el sujeto. Usualmente el término se ha vinculado al consumo de sustancias psicoactivas, pero se ha extendido a otras situaciones que no requieren del consumo de ninguna sustancia, como el juego o el uso de Internet. El término ha estado sometido a múltiples discusiones a lo largo del siglo XX y XXI, y ha sido objeto de variadas definiciones que reflejan, más bien, el estado de ánimo social y político más que una discusión netamente científica. La OMS, por ejemplo, ha utilizado los términos “habituación”, “farmacodepedencia”, “uso perjudicial” y otros para referirse al uso de sustancias, lo que refleja la discusión en el interior de los diversos comités que se han formado para discutir el tema.

    En la actualidad existe un cierto consenso, no completamente aceptado, que distingue al menos dos fenómenos relacionados con el uso de sustancias psicoactivas: adicción y dependencia. Estos dos fenómenos son completamente diferenciables tanto en la clínica como en la neurobiología, conducta y tratamiento. Sin embargo, los dos grandes manuales de consenso en torno a los trastornos psiquiátricos (el DSM IV de la American Psychiatric Association, y la CIE-10, de la OMS) presentan una mezcla de sus signos característicos.

    Originalmente, adicto era quien seguía ciegamente al líder, sin criticarlo ni decirle nada (en latín a-dictio: ‘no dicción’). Luego se llamó addictus a un ‘esclavo’ por deudas. De allí addictio: ‘adjudicación, cesión al mejor postor, consagración, dedicación’.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Adicci%C3%B3n

  3. INVERSaMENTE Says:

    […] acaba, academia, acogimiento, acordarse, acosador, acuario, acuérdate, ada, adelma, además, adicción, admiración, adrede, adultez, afecto, aflorar, afluentes, afrodisiaco, aftereight, agobio, agosto, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s