VIVAMENTE EL DOMINGO

febrero 26, 2005

Le digo a un hombre…

 

… que trato de no preguntarme lo terrible que sería dejar de sentirle. Le digo: ¿Sabes lo que me imaginado ahora mismo? Una mujer con un paraguas en una marina brumosa, en una mañana, tiene que ser una mañana y contemplando el mar muy lejos, tan lejos como si la línea de la bajamar fuera el mismo horizonte del mar que se ha ido y lleva ahí detenida no sé cuántas horas y no lo ve crecer, sólo irse cada vez más lejos… Así sería. E imagino que en algún momento se da la vuelta y deja de mirar al mar y comienza a caminar con resignación hacia el sur al encuentro de ese mismo mar…
.
..

….
…..
……
…….

Y ahora es otro día…… Ella dice que es incapaz de hablar con él, como conmigo. Yo creo que la diferencia está en que yo a Nora le hago muchas preguntas, las mismas que me hago a mí. No la dejo tranquila, la fuerzo a que se ‘interrogue’ y eso crea adicción porque la ‘verdad’ como el ‘Amor’: LIBERA. Y me gustaría hacer eso por ti. Nadie puede curarse del dolor del alma sino se saca el dolor de adentro y lo expone a la luz de la conciencia. Yo antes de empezar a hablarte a ti, recuerdo vividamente que aún me sentía MALDITA. Siempre me había sentido así; quizá fue como escribí porque jamás me abrazaron en el llanto. No sé, pero te juro que me sentía maldita… Y el otro día caí en la cuenta de que he dejado de sentirme así. Y esa sensación tan poco acostumbrada en mí te la debo a ti, porque he llorado en estas páginas imparablemente y sin decoro alguno, y me he comportado horriblemente contigo contándote sucesos con el único fin de hacerte daño, el peor de los daños, y tú pese a todo te arriesgaste a darme mi primer beso de amor e hiciste que aquella atenazante soledad que oprimía como una coraza mi corazón, se disipase como si sólo hubiera sido una niebla que estuviese ocultando una playa brumosa y húmeda de la claridad azul y brillante de un soleado día. Sólo espero poder pagártelo con el mismo alivio.

Me gustaría que pudieras hablar de todo lo malo que crees que hay en ti. Me gustaría que lo interrogases hasta dejarlo exhausto. Me gustaría ser capaz de hacerte sentir que existe ‘alguien’ en el universo capaz de quererte inmensamente a pesar de todo el mal. Porque así me sentí yo cuando tú me abrazaste…”’

‘Quizá todos los dragones
de nuestra vida
sean princesas que solo
esperan vernos
una vez hermosos y valientes
Quizá todo lo terrible sea
en su ser más profundo
algo desvalido que quiere
que lo ayudemos’

R. M. Rilke

Fragmento de una carta de amor escrita el día 7 de agosto del 2001

26/02/2005 11:50. Tema: Clépsidra. #. .

sábado, 26 de febrero de 2005 5:26

No dejaré esta dirección en tu blog.

http://blogia.com/sololamuerte/

Un beso.

Me disgustó un poco leer la reacción de ese hombre

Me disgustó un poco por ti.

Pero me callé porque yo también quiero ser respetuosa contigo

Pero me costó callarme.

Otro beso amante crepuscular.

Mañana me moriré con esta resaca :)

sábado, 26 de febrero de 2005 12:37

Y que bien me ha sentado leerte…
Intento llevar bien reacciones como la de ese hombre (ha habido más: la
mayoría a través de e-mail). Sé que son producto del amor posesivo
despechado, que es de las peores emociones que tenemos los humanos.
Comprendo esa reacción porque, en parte, estoy seguro de haberla
tenido alguna vez…

Pero ayer fueron muchos dardos y me dolieron. No va a afectar a mi
libertad: seguiré sin ser esclavo de las expectativas de los demás.
Pero me dolieron…

Gracias, princesa. Me encantó tu forma de expresar el sentimiento de
maliditismo que, creo, hemos tenido alguna vez los dos. Me gustó tu
forma de contar la libertad. Y me da muchas fuerzas el saber que estás
ahí y compartimos la necesidad de no ser posesión de nadie…
Contesta si quieres a ese hombre (me parecería bien que alguien
aprendiera algo de todo esto…). A mí, ahora mismo, lo que más me
importa es que se acerca un fin de semana en el que voy a saborear la
libertad de estar contigo…

besos, miles de besos

VLL

Pd: el autobús que yo cogí el domingo estaría fenomenal. LLega sobre
las seis, una hora perfecta. Yo te espero el domingo a esa hora en la
estación…y empieza la vida. Hay una peli francesa, de Truffaut, que
tiene un título extraño y sugerente:”Vivamente el domingo”. Pues
eso…

vivamente el domingo

Y le envío un sms… a las seis y media de la tarde:

”’Voy a entrar dentro de ti y voy a lamer cada una de tus heridas hasta que no sean más que pálidas cicatrices. Y voy a acariciar tus sienes y tus sesos hasta que no sientas más que mis dedos y mi arrullo. Mucho Amor y paz  liberto ”mío”. Y no dejes que te esclavicen los miedos  y las prisiones de los otros más que lo imprescindible: el dolor necesario para recordar que uno es humano  y no un dios. Dios está muerto. Te quiero -sonrisa-”’

One Response to “VIVAMENTE EL DOMINGO”

  1. lasalamandra Says:

    Julien Vercel, propietario de una agencia inmobiliaria, es el principal sospechoso de un doble asesinato: el de su propia mujer, Marie-Christine, y el del amante de ésta, Claude Massoulier. Las circunstancias se vuelven en contra de Julien cuando se le imputa un tercer asesinato, lo que lo obliga a desaparecer antes de que la policía lo detenga. Será su fiel secretaria, Barbara Becker, la encargada de iniciar las pesquisas y de descubrir la verdad, buscando primero lo que pudo ocurrir en la relación entre Massoulier y Marie-Christine, lo que la lleva a entrevistarse con el hermano del difunto. Barbara, detective no profesional, deberá enfrentarse a situaciones imprevistas en su afán por descubrir la identidad del verdadero culpable.

    http://www.truffaut.eternius.com/Vivement_Dimanche_1983.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s