– Mi ejemplar de Rayuela –

marzo 2, 2005

27/ Setiembre/ 03

¿Me ayudas a leer Rayuela?
Lo leeré si lo hablamos.
Si no… No lo leeré.
Pensé que había pasado su tiempo.
Acabo de mirar sus capítulos.
Podría ser uno por día…
Esta forrado con un papel de regalo marrón en el que se dibujan mares, barcos bergantines o carabelas y creo que un astrolabio…
Y dice: ‘Para mi hermana Olga con cariño’
Y algo que escribí posteriormente yo:
‘A la abuela más maravillosa del mundo, de tu nieta’.
Mis ‘d’ ya se habían partido… no era cuerda.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Rayuela

29/09/2003 2:36

Huele a humedad y comienza en el número 73; creo que 73 no es un número apocalíptico para mí pero sí lo fue para mi abuela. Se enfermó más gravemente. Y hubo un tiempo en que mi abuela era para mí ese gran tornillo, la paz… a pesar de que estábamos siempre en guerra. Ella escuchaba mi ‘tura’, aún lo hace… y mi tura es la belleza, el amor, las relaciones, la rayuela hecha letras primero caligrafía y luego teclas. Me parece que en un libro un tornillo empiece por ser causa de risa y termine por ser pecado… no me parece, me hace preguntarme: ¿Después del equilibrio siempre se halla a la espera la traición?

El mío es de editorial Edhasa, 1984; una quinta reimpresión. ¿Conoceré pronto a la Maga?. Es lo único que sé de él, ese nombre pero me parece una literatura muy complicada… como de alguien muy complejo que busca librarse con su obra de un peso semántico grande.
Como ves… no tengo idea alguna sólo divago y para colmo de males… sin vergüenza por mi ignorancia

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

01/10/2003 0:30


No creí que la Maga me recordaría tanto a mí. Y no me parece que sea cuestión de narcisismo esta vez y de mi capacidad de situarme sospechosamente en el centro de todo, como me decía un tipo que conocí… Si yo viviera en París recorrería todos los puentes.

Me gusta su manera de encontrarse (la de ellos), eso de que huyan del vecindario y de los timbres y se hallen por las esquinas. Me gusta que la casualidad no sea tan casual; que a él le diera miedo llevarla a aquella madame quiromante, que su vida estuviera llena de insectos y que él terminara por creerla a pesar de su risa: ella había sufrido.

Pero no me gusta que estén atrapados como yo por las ‘señales’. En este libro he encontrado, por fin, una buena explicación de cómo son… sobre todo cuando son lo peor:

”’En fin, no es fácil hablar de la Maga que a esta hora anda seguramente por Belleville o Pantin, mirando aplicadamente el suelo hasta encontrar un pedazo de género rojo. Si no lo encuentra seguirá así toda la noche, revolverá en los tachos de basura, los ojos vidriosos, convencida de que algo horrible le va a ocurrir si no encuentra esa prenda de rescate, la señal del perdón o el aplazamiento. Sé lo que es eso porque también obedezco a esas señales, también hay veces en que me toca encontrar trapo rojo. Desde la infancia apenas se me cae algo al suelo tengo que levantarlo, sea lo que sea, porque si no lo hago va a ocurrir una desgracia, no a mí sino a alguien a quien amo y cuyo nombre empieza con la inicial del objeto caído…”’.(capítulo -I-)

Yo he vivido así por culpa de mi madre. Crecí viendo su tremenda relación con la negatividad de las cosas… era un cúmulo de supersticiones como otras lo son de manual de buenos modales… Me cuesta desterrarlas y como sé que es imposible porque pertenecen a mi trasfondo básico… trato de buscar las positivas. No es lo mejor pero creo que es lo menos malo.

Me ha encantado la descripción del incidente del terrón de azúcar. Y como él, quien describe, ve a la Maga; lo que percibo que siente por ella y me pregunto si para sentir así hay que ser joven e idealista necesariamente… Y me encantó lo del paraguas.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-A la Maga le gustaba Klee

klee

”’Llegué a aceptar el desorden de la Maga como la condición natural de cada instante, pasábamos de la evocación de Rocamadour a un plato de fideos recalentados, mezclando vino, cerveza y limonada, bajando a la carrera para que la vieja de la esquina nos abriera dos docenas de ostras, tocando en el piano descascarado de Madame Noguet melodías de Shubert o preludios de Bach…”’

 

02/03/2005 18:34. Tema: . . Hay 2 comentario/s de este artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s