EL VAMPIRO

marzo 4, 2005

 

VAMPIRO

Tú, que como una cuchillada,/
Entraste en mi doliente corazón;/
Qué, en tromba, como un rebaño/
De demonios, ornada y loca,/

De mi alma humillada vienes/
a hacer tu lecho y tu dominio;/
-infame a quien estoy ligado/
como el forzado a su cadena,/

Como a su juego el jugador,/
como el borracho a la botella,/
Como a la carroña el gusano./
– ¡Oh, maldita, maldita seas!

Solicité la veloz espada/
La conquista de mi libertad/
Y rogué el pérfido veneno/
Que socorriera mi cobardía./

Ay, que mi espada y el veneno/
Desdeñosos, me han respondido:
‘No eres digno de ser librado/
De tu maldita esclavitud,/

¡Imbécil!-de su dominio,/
Si te soltaran nuestros esfuerzos,/
Tus besos resucitarían/
Al cadáver de tu vampiro’.//

‘LAS FLORES DEL MAL’. BAUDELAIRE

One Response to “EL VAMPIRO”

  1. lasalamandra Says:

    Belgrado, año 1732.
    Alguien desentierra el cadáver de un supuesto vampiro:
    “Se inclinaba hacia un lado, tenía la piel fresca y rubicunda, las uñas largas y espantosamente torcidas, la boca chorreando sangre del banquete de la noche anterior. Clavaron una estaca en el pecho del vampiro, que emitió un terrible alarido mientras de la herida manaba la sangre a raudales. Después quemaron el cuerpo, que quedó reducido a cenizas”

    El texto es literal: es del año 1732 y lo recoge Russell Hope Robbins en su “Enciclopedia de brujería y demonología”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s